Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 13 nº 4 - Oct/Dic - 2016

Artículo Original Imprimir 

Páginas 42 a 48


Comportamientos de Riesgo para el Desarrollo de Trastornos Alimenticios asociados a la Imagen Corporal y el Estado Nutricional en Adolescentes de una Escuela Pública

Risk Behaviors for the Development of Eating Disorders associated to Body Image and Nutritional Status of Adolescents in a Public School

Comportamentos de Risco para o Desenvolvimento de Transtornos Alimentares associados à Imagem Corporal e o Estado Nutricional em Adolescentes de uma Escola Pública

Autores: Vanessa Mayana Alves Baad1; Michelle Vance de Figueiredo Fulco2; Ana Carolina Rodarti Pitangui3; Marianne Louise Marinho Mendes4; Cristhiane Maria Bazílio de Omena Messias5

1. Maestranda en Hebiatría. Graduación en Nutrición por la Universidad de Pernambuco (UPE). Petrolina, PE, Brasil
2. Graduanda de Nutrición por la Universidad de Pernambuco (UPE). Petrolina, PE, Brasil
3. Doctorado en Ciencias por la Universidad de São Paulo (USP). São Paulo, SP, Brasil. Profesora Universitaria del curso de Fisioterapia, de la Universidad de Pernambuco (UPE). Petrolina, PE, Brasil
4. Doctorado en Ciencia y Tecnología de Alimentos por la Universidad Federal de Paraíba (UFPB). João Pessoa, PB, Brasil. Profesora Universitaria del curso de Nutrición, de la Universidad de Pernambuco (UPE). Petrolina, PE, Brasil
5. Doctorado en Química y Biotecnología por la Universidad Federal de Alagoas (UFAL). Maceió, AL, Brasil. Profesora Universitaria del curso de Nutrición y Programa de Post-graduación Formación de Profesores y Prácticas Interdisciplinarias (PPGFPPI), de la Universidad de Pernambuco (UPE). Petrolina, PE, Brasil

Cristhiane Maria Bazílio de Omena Messias
Universidade de Pernambuco (UPE) - campus Petrolina, Curso de Nutrição
BR 203 KM2 S/N. Campus Universitário, Vila Eduardo
Petrolina, PE, Brasil. CEP: 56328-903
crisbomena@hotmail.com; cristhiane.omena@upe.br

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Adolescente, trastornos de la alimentación y de ingestión de alimentos, imagen corporal, estado nutricional.
Keywords: Adolescent, feeding and eating disorders, body image, nutritional status.
Descritores: Adolescente, transtornos da alimentação e da ingestão de alimentos, imagem corporal, estado nutricional.

Resumen:
OBJETIVO: Identificar la prevalencia de comportamientos de riesgo para trastornos alimenticios, insatisfacción con la imagen corporal y el estado nutricional en adolescentes.
MÉTODOS: La muestra fue compuesta por 418 adolescentes del sexo femenino entre la franja etaria de 10 a 17 años de una escuela pública. Fueron aplicados cuestionarios para diagnóstico de la población, percepción de imagen y satisfacción corporal y para el riesgo de desarrollo de trastornos alimenticios. El estado nutricional fue evaluado a través de medidas antropométricas. La relación entre las medidas antropométricas fue realizada por intermedio del coeficiente de correlación de Pearson. Para los datos provenientes del cuestionario de satisfacción se utilizó la prueba del Chi-cuadrado con el nivel de significancia del 1% y para los demás datos, estadística descriptiva.
RESULTADOS: La mayoría de la población se encontraba eutrófica a través de la antropometría y satisfechas con sus estructura corporal actual. Sin embargo se observó un alto porcentaje de adolescentes con riesgo de presentar algún tipo de trastorno alimenticio.
CONCLUSIÓN: La percepción de la imagen corporal de las adolescentes está adecuada a su real situación nutricional. Sin embargo, mismo satisfechas con su imagen corporal, los índices de riesgo para el desarrollo de trastornos alimenticios encontrados en el estudio fueron altos.

Abstract:
OBJECTIVE: Identify the prevalence of risk behaviors for eating disorders, dissatisfaction with body image and nutritional status in adolescents.
METHODS: The sample consisted of 418 female teenagers with 10 to 17 years old from a Public School. Were applied questionnaires for the diagnosis of the population, perception of body image, body satisfaction and to the risk of developing eating disorders. We also assessed the nutritional status by anthropometric measures. The relationships between anthropometric measurements were performed by means of the Pearson correlation coefficient. For the data from the satisfaction questionnaire, we used the chi-square test with a significance level of 1% and the other descriptive statistics data.
RESULTS: Most of the study population was eutrophic through anthropometric assessment and satisfy with their current body structure. But the research showed a high percentage of adolescents at risk of having some type of eating disorder.
CONCLUSION: The perception of the adolescent's body image is appropriate to actual nutritional situation. However, even satisfied with their body image, the rates of risk for developing eating disorders found in the study were high.

Resumo:
OBJETIVO: Identificar a prevalência de comportamentos de risco para transtornos alimentares, insatisfação com a imagem corporal e o estado nutricional em adolescentes.
MÉTODOS: A amostra foi composta por 418 adolescentes do sexo feminino entre a faixa etária de 10 a 17 anos de uma escola pública. Foram aplicados questionários para diagnóstico da população, percepção de imagem e satisfação corporal e para o risco de desenvolvimento de transtornos alimentares. O estado nutricional foi avaliado através de medidas antropométricas. A relação entre as medidas antropométricas foram realizadas por intermédio do coeficiente de correlação de Pearson. Para os dados provenientes do questionário de satisfação utilizouse o teste do qui-quadrado com o nível de significância a 1% e para os demais dados, estatística descritiva.
RESULTADOS: A maioria da população encontrava-se eutrófica através da antropometria e satisfeitas com suas estruturas corporais atual. Porém observou-se um alto percentual de adolescentes com risco de apresentar algum tipo de transtorno alimentar.
CONCLUSÃO: A percepção da imagem corporal das adolescentes está adequada a sua real situação nutricional. No entanto, mesmo satisfeitas com sua imagem corporal, os índices de risco para o desenvolvimento de transtornos alimentares encontrados no estudo foram altos.

INTRODUCCIÓN

La adolescencia es la fase de la vida comprendida entre los 10 y 19 años1 y corresponde al momento de transición entre la infancia y la edad adulta. Este es un grupo extremamente vulnerable, considerándose sus necesidades nutricionales en aumento, su estándar alimenticio, estilo de vida y percepción a influencias ambientales2.

Como consecuencia, el adolescente acaba "cediendo" al estándar estético corporal actual, que privilegia el cuerpo espigado y esbelto2. El conflicto vivido entre la búsqueda de la identidad adulta, que implica autonomía, y el deseo de proseguir en la dependencia característica de los niños, puede presentarse por medio de insatisfacción corporal. En ese sentido, la insatisfacción del adolescente con el cuerpo es característica de la extrañeza y la ansiedad frente a los cambios surgidos con la pubertad3.

La insatisfacción corporal puede llevar a serias distorsiones de la imagen corporal. La imagen corporal puede ser definida como la representación mental del propio cuerpo y del modo como se es percibido por el individuo, de forma que la imagen abarca los sentidos, las ideas y sentimientos referentes al cuerpo4.

Debido a la carencia de datos en Brasil con respecto a trastornos alimenticios, insatisfacción con la imagen corporal y sus factores de riesgo asociados, se justifica la realización de estudios que puedan ampliar el conocimiento de base sobre esos aspectos con relación a las adolescentes brasileñas. El objetivo del estudio fue analizar la prevalencia de comportamientos de riesgo de desarrollo de trastornos alimenticios asociados a la insatisfacción con la imagen corporal y estado nutricional.


MÉTODOS

Estudio de corte transversal fue realizado en el período de mayo de 2011 a noviembre de 2012 con una muestra compuesta por 418 adolescentes del sexo femenino en la franja etaria de 10 a 17 años de edad, matriculadas en una escuela pública. El estudio fue realizado después de la aprobación del Comité de Ética de la Universidad de Pernambuco (UPE), nº: 244/2010 y la obtención del Término de Consentimiento Libre y Esclarecido (TCLE) firmado por los padres o responsables.

Fueron analizadas como variables: hábitos alimenticios, autopercepción con relación al peso actual, la percepción de imagen corporal y satisfacción corporal, medidas antropométricas (índice de masa corporal - IMC, circunferencia de la cintura - CC y distribución de la grasa corporal - DGC).

La percepción de la imagen corporal se obtuvo por autoevaluación, con el uso de una escala de siluetas corporales (1 a 9) en que se establecen cuatro categorías: bajo peso (1), eutrofia (2 la 5), sobrepeso (6 la 7), y obesidad (8 9)5,6. Para análisis de la satisfacción corporal fue aplicado el Body Shape Questionnaire - BSQ - Cuestionario sobre la imagen corporal7, una prueba de autoevaluación compuesta por 34 preguntas para ser respondidas según una leyenda, conforme versión traducida al portugués por Cordás & Castilho8, lo cual se presenta con una escala de puntuación: < 80 considerada sin insatisfacción; entre 80 y 110, insatisfacción leve; entre 111 y 140, insatisfacción moderada; y > 140, insatisfacción grave.

Para la evaluación de la presencia de trastornos alimenticios se utilizó el cuestionario Eating Attitudes Test (EAT-26) o prueba de actitudes alimenticias, instrumento que contiene 26 preguntas sobre comportamiento alimenticio e imagen corporal9. El cuestionario EAT-26, considerado indicador de riesgo para el desarrollo de un disturbio alimenticio, cuando el score sea el formado por la suma de respuestas positivas igual o superior a 21. El EAT contiene 26 preguntas cerradas abordando actitudes alimenticias, y las respuestas indicadas son: siempre (5 puntos), muy frecuentemente (4 puntos), frecuentemente (3 puntos), a veces (2 puntos), raramente (1 punto) y nunca (0 puntos). El score igual o superior a 20 puntos indica individuos supuestamente susceptibles al desarrollo de disturbios de conducta alimenticios, además de presencia de estándares alimenticios anormales, no revelando, sin embargo, la posible psicopatología subyacente al comportamiento manifestado10.

El cuestionario Bulimic Investigatory Test Edinburgh (BITE) o Test de Investigación Bulímica de Edinburgo, es un instrumento constituido de 33 preguntas, con 30 preguntas dirigidas a la sintomatología bulímica, variando de 0 hasta 30 puntos. La respuesta "sí" representa la presencia del síntoma, valiendo 1 punto, mientras la respuesta "no" significa la ausencia (0). Score abajo o igual a 10 puntos fue considerado normal11.

La evaluación del estado nutricional fue realizada a través de las medidas antropométricas: peso, altura, circunferencia de la cintura y pliegues cutáneos (tricipital y subescapular). La clasificación del IMC se realizó de acuerdo con la clasificación propuesta por la Organización Mundial de Salud - OMS12.

La circunferencia de la cintura fue realizada utilizado los estándares de clasificación de la OMS12. El porcentaje de grasa corporal relativo (% Grasa) fue estimado por medio de las ecuaciones propuestas por Slaughter et al.13 utilizando la suma de los pliegues cutáneos (tricipital y subescapular), pudiendo ser utilizados para niños y niñas en la franja etaria de 8 a 17 años14.

Valores de masa corporal baja (MCM) fueron determinados por la simple sustracción entre la masa corporal y la cantidad de grasa absoluta. Los porcentajes de grasa fueron clasificados de acuerdo con las categorías de adiposidad propuestas por Ronque et al.15.

Se hizo un análisis estadístico por intermedio de los paquetes estadísticos Statistical Package sea the Social Science (SPSS), versión 10.0, y Epi Info, versión 6.0. La relación entre la clasificación del IMC, CC y % grasa fue realizada por intermedio del coeficiente de correlación de Pearson (p > 0,0001). La prueba de correlación de Pearson fue utilizada para análisis de las variables continua. Se consideró como estadísticamente significantes los valores de p mayores que 0,0001. Para los datos provenientes del cuestionario de satisfacción se utilizó la prueba del Chi-cuadrado con nivel de significancia de 1%. Los demás datos fueron analizados y presentados en distribuciones de frecuencia y porcentaje, utilizando la estadística descriptiva.


RESULTADOS

Sabiendo que la cantidad de comidas realizadas está relacionada directa y/o indirectamente a la percepción de la imagen corporal y satisfacción corporal, las adolescentes fueron indagadas sobre los hábitos alimenticios y el número de comidas por día realizadas. Apenas 12,44% realizaban las seis comidas diarias. En lo referente a la realización del desayuno, 42,58% contestaron siempre realizar el desayuno. De entre los motivos para la no ingestión estaban la falta de apetito, acordar atrasada, y con menor porcentaje el objetivo de pérdida de peso.

Con relación a la imagen corporal utilizando la escala de siluetas (Tabla 1), la mayoría se consideró eutrófica. Cuando la escala era relacionada a la imagen corporal que a la adolescente le gustaría presentar, la mayoría relató eutrofia seguido de sobrepeso. Existió diferencia significativa entre las proporciones observadas y las esperadas constatadas por intermedio de la prueba c2 (p<0,01) para cada categoría.




En lo que se refiere a satisfacción corporal en la tabla 2, se puede observar que la mayoría se consideró con peso ideal, sin embargo, ese valor no fue tan alto como el porcentaje de eutrofia encontrado en la población.




En el EAT-26, prueba utilizada para identificar riesgos de disturbios alimenticios, 80,14% presentaron señales positivas y los mayores porcentajes fueron encontrados en adolescentes de 10 a 13 años. De acuerdo con el BITE, 67,22% presentaron valor negativo para el test, mientras 32,77% obtuvieron valor positivo. Esos valores fueron evaluados separadamente por series, con el objetivo de un mejor acompañamiento de la población. Fue observado que los resultados positivos, tanto para el test EAT, como para el BITE, se presentaron en mayor cantidad en las grupos con franjas etarias menores del sexto al noveno año.

A través de la evaluación antropométrica de las adolescentes se observó un promedio de peso de 49,14 ± 10,14 Kg y altura de 130,42 ± 0,07 cm. Comparando el peso indicado por las adolescentes anteriormente (50,79 ± 7,31 Kg) hubo similitud entre los valores encontrados en la evaluación antropométrica y los relatados por las mismas. Los valores del IMC y grasa corporal (Tabla 3) observados se encontraban, en su mayoría, en la clasificación eutrófica, existiendo diferencia significativa entre las proporciones observadas y las esperadas constatadas por intermedio de la prueba c2 (p<0,01) para cada categoría evaluada.




Analizando el IMC y la auto clasificación obtenida a través de la escala de silueta, se observó la súper estimación de algunas adolescentes (Tabla 4) con relación a las clasificaciones de delgadez, sobrepeso y obesidad.




DISCUSIÓN

El uso de herramientas validadas mundialmente como los cuestionarios EAT y BITE es el indicado para la detección de riesgo de desarrollo de estos disturbios. En comparación al estudio realizado por Chiodini y Oliveira16 en escuela pública de São Paulo/Rio Claro con el objetivo de analizar el comportamiento alimenticio de adolescentes, fue utilizado el test EAT, y la tasa de inadecuación alimenticio encontrada en el presente estudio fue superior a la expresada por ellos. Según Lowe et al.17, particularmente las mujeres, cuando sometidas a esfuerzo crónico para controlar la dieta, se tornan más vulnerables a alimentos supuestamente prohibidos y a comportamientos alimenticios no adecuados.

Un estudio realizado por Appolinário y Claudino18 en escuelas públicas de Minas Gerais, con alumnos de 7 a 19 años del sexo masculino y femenino, encontró apenas 19 estudiantes (1,1%), siendo la mayoría del sexo femenino, presentando diagnóstico positivo para bulimia nerviosa según el BITE. Un valor inferior a lo que fue encontrado en el presente estudio.

Mariath y Grillo19 evaluando adolescentes entre 12 y 20 años, verificaron valores de 20,60 ± 2,50kg/cm2 con índice de eutrofia del 92,9% y 7,1% para sobrepeso. Los resultados observados en el presente estudio se presentan menores para eutrofia y mayores para sobrepeso en comparación al estudio relatado anteriormente. Pocos estudios han enfocado en la relación entre la percepción del peso y autoestima, o de la relación entre el IMC y una imagen corporal positiva.

La preocupación y la no aceptación de los adolescentes con relación a sí mismo frente a los cambios bruscos en su cuerpo y apariencia revelan la relación positiva entre esa insatisfacción y los trastornos alimenticios. Un estudio realizado con adolescentes en la franja etaria de 14 a 19 años en São Paulo, relató que 39% de las adolescentes eutróficas se percibían con sobrepeso y 47% se percibían obesas presentando diferencias cuando comparado con el presente estudio20.


CONCLUSIÓN

Los resultados mostraron que la percepción de la imagen corporal de las adolescentes está adecuada a la real situación nutricional. Y el índice de eutrofia encontrado en las evaluaciones antropométricas fue considerado alto para la población. El alto índice de eutrofia sugiere una caracterización de esas adolescentes al estilo de vida de esa población que se encuentra lejos de la capital, adoptando todavía estándares de alimentación tal vez más saludables. La mayoría de las adolescentes se consideró satisfecha con su imagen corporal, sin embargo, con un índice alto para riesgo de desarrollo de trastornos alimenticios.


REFERENCIAS

1. World Health Organization. Nutrition in adolescence: issues and challenges for the health sector: issues in adolescent health and development. Geneva, 2005. Acesso em 28 fev 2014.Disponível em: whqlibdoc.who.int/publications/2005/9241593660_eng.pdf.

2. Leal GVS, Philippi ST, Matsudo SMM, Toassa EC. Consumo alimentar e padrão de refeições de adolescentes. Rev Bras Epidemiol 2010; 13: 457-67.

3. Frois E, Moreira J, Stengel M. Mídias e a imagem corporal na adolescência: o corpo em discussão. Psicol Estud 2011; 16: 71-77.

4. Schilder P. A Imagem do corpo: as energias construtivas da psique. São Paulo: Martins Fontes 1999.

5. Madrigal FH, Irala EJ, Martinez GMA, Kearney J, Gibney M, Martinez HJA. Percepción de laimagen corporal como aproximación cualitativa al estado de nutrición. Salud Pública de México 1999; 41: 479-486.

6. Pimenta AM, Sánchez-villegas A, Bes-rastrollo M, López C N, Martínez-gonzález MA. Relationship between body image disturbance and incidence of depression: the SUN prospective cohort. BMC Public Health 2009; 9:1.

7. Cooper PJ, Taylor M, Cooper Z, Fairburn CG. The development and validation of the Body Shape Questionnaire. Int J Eat Disord 1987; 6: 485-494.

8. Cordás TA, Castilho S. Imagem corporal nos transtornos alimentares - instrumento de avaliação: "Body Shape Questionnaire". Psiquiatria Biológica 1994; 2: 17-21.

9. Garner DN, Garfinkel PE. The eating attitudes test: an index of the symptoms of anorexia nervosa. Psychological Medicine 1979; 2(9): 273-279.

10. Cordás TA. & Neves JEP. Escalas de Avaliação de Transtornos Alimentares. Revista Psiquiatria Clínica 1999; 1 (26): 41-47.

11. Cordás, TA, Hochgraf PO. "BITE": Instrumento para avaliação da bulimia nervosa -versão português. J Bras Psiquiatr 1993; 42: 141-4.

12. Onis M, Onyango A W, Borghi E, Siyam A, Nishida C & Siekmann J. Development of a WHO growth reference for school-aged children and adolescents. Bulletin of the World Health Organization 2007; 85: 660-667.

13. Slaughter MH, Lohman TG, Boileau RA, Horswill CA, Stillman RJ, Van loan MD et al. Skinfold equations for estimation of body fatness in children and youth. Hum Biol 1988; 60:709-23.

14. Fisberg M. Atualização em obesidade na infância e adolescência. São Paulo: Editora Atheneu; 2004.218p.

15. Ronque E R V, Guariglia D A, Cyrino E S, Carvalho F O, Avelar A, Arruda M. Composição corporal em crianças de sete a 10 anos de idade, de alto nível socioeconômico. Rev Bras Med Esporte 2007; [online],13 (6): 366-370. [acesso em ]. Disponível em:

16. Chiodini, JS, Oliveira, MRM. Comportamento alimentar de adolescentes: Aplicação do EAT-26 em uma escola pública. Saúde Rev 2003; 5(9): 53-58.

17. Lowe MR, Foster GD, Kerzhnerman I, Swain RM, Wadden TA. Restrictive dieting versus "undieting". Effects on eating regulation in obese clinic attenders. Addictive Behaviors 2001; 26: 253-266.

18. Appolinario JC, Claudino AM. Transtornos alimentares. Rev Bras Psiquiatr, São Paulo, 2012 .

19. Mariath AB & Grillo LP. Influência do estado nutricional, circunferência da cintura e história familiar de hipertensão sobre a pressão arterial de adolescentes. Rev Ciênc Méd 2008; 17 (2): 65-74.

20. Branco LM, Hilário MOE, Cintra IP. Percepção e satisfação corporal em adolescentes e a relação com seu estado nutricional. Rev Psiquiatr 2006, 33(6): 292-296.
adolescencia adolescencia adolescencia
GN1 © 2004-2017 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
E-mail: secretaria@adolescenciaesaude.com