Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 13 nº 4 - Oct/Dic - 2016

Artículo Original Imprimir 

Páginas 81 a 88


Consumo de frutas, legumbres y verduras por adolescentes de una escuela pública de Petrolina - Pernambuco

Consumption of fruits and vegetables by adolescents of a public school at Petrolina - Pernambuco

Consumo de frutas, legumes e verduras por adolescentes de uma escola pública de Petrolina - Pernambuco

Autores: Cristhiane Maria Bazílio de Omena Messias1; Marianne Louise Marinho Mendes2; Carla Nunes Santos3; Emerson Iago Garcia e Silva4; Wekeanne Cardoso Martim5

1. Graduación en Nutrición y Doctorado en Ciencias por la Universidad Federal de Alagoas (UFAL). Maceió, AL, Brasil. Profesora Adjunta del curso de graduación en Nutrición y Docente Permanente del Programa de Post-Graduación Stricto Sensu Formación de Profesores y Prácticas Interdisciplinarias (PPGFPPI) de la Universidad de Pernambuco (UPE) - Campus Petrolina. Petrolina, PE, Brasil
2. Graduación en Nutrición y Doctora en Ciencia y Tecnología de los Alimentos por la Universidad Federal de Paraíba (UFPB). João Pessoa, PB, Brasil. Profesora Adjunta del curso de graduación en Nutrición y Docente Permanente del Programa de Post-Graduación Stricto Sensu Formación de Profesores y Prácticas Interdisciplinarias (PPGFPPI) de la Universidad de Pernambuco (UPE) - Campus Petrolina. Petrolina, PE, Brasil
3. Graduación en Nutrición por la Universidad de Pernambuco (UPE). Petrolina, PE, Brasil
4. Graduación en Nutrición por la Universidad De Pernambuco (UPE). Petrolina, PE, Brasil
5. Graduación en Nutrición por la Universidad De Pernambuco (UPE). Petrolina, PE, Brasil

Cristhiane Maria Bazílio de Omena Messias
Universidade de Pernambuco (UPE), Campus Petrolina, Curso de Nutrição
BR 203 KM2 S/N, Campus Universitário, Vila Eduardo
Petrolina, PE, Brasil. CEP: 56328-903
crisbomena@hotmail.com; cristhiane.omena@upe.br

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Adolescente, consumo de alimentos, frutas, verduras.
Keywords: Adolescent, food consumption, fruit, vegetables.
Descritores: Adolescente, consumo de alimentos, frutas, verduras.

Resumen:
OBJETIVO: El objetivo del estudio fue estimar el consumo de frutas, legumbres y verduras por adolescentes de una escuela pública de Petrolina- PE.
MÉTODOS: Estudio de tipo transversal, contó con la participación de 210 adolescentes entre 15 y 17 años, de ambos géneros, regularmente matriculados. El instrumento colector de datos fue el Recordatorio 24 horas (R24h). A partir del R24 h, se correlacionaron las porciones de frutas, legumbres y verduras consumidas con las respectivas recomendaciones.
RESULTADOS: La mayoría de los adolescentes presentó no adecuación respecto al consumo de vegetales. Con relación a las frutas, se observó que apenas 28,6% de los adolescentes de ambos sexos consumían porciones adecuadas. En cuanto a las legumbres, solamente 3% de la población femenina mostró un consumo satisfactorio, y ningún adolescente exhibió un consumo adecuado de vegetales. El promedio del consumo fue inferior a una porción completa de frutas, legumbres y verduras.
CONCLUSIÓN: Los adolescentes de ambos sexos, independiente de cualquier franja etaria establecida, presentaron bajo consumo de frutas, legumbres y verduras. Esa falta de apetito indica la necesidad de acciones educativas promotoras de hábitos alimenticios saludables.

Abstract:
OBJECTIVE: The objective of the study was to estimate the consumption of fruits and vegetables by adolescents from a public school in Petrolina-PE.
METHODS: This cross-sectional study included the participation of 210 adolescents between 15 and 17 years, of both genders regularly enrolled. The data collector instrument was 24 hours Reminder (24HR). From the R24 h, we correlated the portions of fruit and vegetables consumed with the respective recommendations.
RESULTS: Most adolescents had inadequacies regarding the consumption of vegetables. In relation to fruits, it was observed that only 28.6% of the adolecents of both sex consumed adequate portions. Regarding vegetables, only 3% of the female population showed a satisfactory consumption, and no adolescent exhibited an adequate consumption of vegetables. The average consumption was less than a full portion of fruits and vegetables.
CONCLUSION: Adolescents of both sexes, independent of any age criteria, had low consumption of fruits and vegetables. This inappetence signals the need to promote educational activities of healthy eating habits.

Resumo:
OBJETIVO: O objetivo do estudo foi estimar o consumo de frutas, legumes e verduras por adolescentes de uma escola pública de Petrolina- PE.
MÉTODOS: Estudo do tipo transversal, contou com a participação de 210 adolescentes entre 15 e 17 anos, de ambos os gêneros, regularmente matriculados. O instrumento coletor de dados foi o Recordatório 24 horas (R24h). A partir do R24 h, correlacionou-se as porções de frutas, legumes e verduras consumidas com as respectivas recomendações.
RESULTADOS: A maioria dos adolescentes apresentou inadequação quanto ao consumo de vegetais. Em relação às frutas, observou-se que apenas 28,6% dos adolescentes de ambos sexos consumiam porções adequadas. Quanto aos legumes, somente 3% da população feminina mostrou um consumo satisfatório, e nenhum adolescente exibiu um consumo adequado de vegetais. A média do consumo foi inferior a uma porção completa de frutas, legumes e verduras.
CONCLUSÃO: Os adolescentes de ambos os sexos, independentemente de qualquer faixa etária estabelecida, apresentaram baixo consumo de frutas, legumes e verduras. Essa inapetência sinaliza a necessidade de ações educativas promotoras de hábitos alimentares saudáveis.

INTRODUCIÓN

La adolescencia es una etapa evolutiva en la cual culmina todo el proceso de madurez biopsicosocial del individuo. Según la Organización Mundial de Salud (OMS), la adolescencia va de los 10 a los 20 años incompletos. Ya en el Estatuto del Niño y del Adolescente - ECA, se inicia a los 12 y termina a los 18 años. En este período ocurren intensas modificaciones corporales, teniendo el estado nutricional del adolescente importancia fundamental en su desarrollo1, caracterizándose por profundas transformaciones somáticas, psicológicas y sociales2.

Los adolescentes constituyen un grupo nutricionalmente vulnerable, considerándose sus necesidades nutricionales en aumento, su estándar alimenticio, estilo de vida y su susceptibilidad a las influencias ambientales3. Vale destacar que el estado nutricional ejerce influencia en los riesgos de morbimortalidad, en el desarrollo y crecimiento de los adolescentes4.

La promoción del consumo de frutas y hortalizas es una prioridad mundial para la mejoría de la salud de la población5. Comer una variedad de frutas, legumbres y verduras garantiza, sin duda, una adecuada ingestión de la mayor parte de los micronutrientes, fibras y una gama de factores nutricionalmente esenciales. Además, el aumento del consumo de frutas, legumbres y verduras puede ayudar a sustituir alimentos que poseen altas concentraciones de grasas saturadas, azúcar y sal6.

La Guía Alimenticia para la Población Brasileña define como verdura la parte comestible del vegetal como las hojas, flores, botones o astas, y se denomina legumbre cuando las partes comestibles son los frutos, semillas o las partes que se desarrollan en la tierra. Fruta es la parte que rodea a la semilla de plantas, poseyendo un aroma característico, siendo rica en jugo y con sabor endulzado7.

Las hortalizas y frutas son, en su gran mayoría, excelentes fuentes de vitaminas, sales minerales y sustancias antioxidantes, como vitamina C, compuestos fenólicos y pigmentos carotenoides8. Además de suministrar componentes importantes para el desempeño de funciones básicas en el organismo, son fuente de compuestos bioactivos directamente asociados a la prevención de enfermedades9.

Frutas y hortalizas son importantes elementos de una dieta saludable y su consumo en cantidad adecuada puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. Estimaciones indican que el consumo no adecuado de frutas y hortalizas está entre los diez principales factores de riesgo para la carga global total de enfermedad en todo el mundo. Se considera suficiente el consumo mínimo de 400 g de frutas y hortalizas diariamente, lo que equivale a cinco porciones de esos alimentos10.

El estándar alimenticio característico del adolescente incluye el consumo excesivo de refrescos, azúcares y "junkfoods", la reducida ingestión de frutas y hortalizas, la adopción de dietas monótonas o modismos alimenticios, así como la no realización del desayuno. Tales desequilibrios alimenticios favorecen la ocurrencia de desvíos nutricionales, además de una ingestión insuficiente de micronutrientes11.

De acuerdo con la Guía Alimenticia para la Población Brasileña (2008), el aumento del consumo de frutas, legumbres y verduras puede ser considerado el desafío más importante para una alimentación saludable, una vez que las pruebas científicas de los beneficios del consumo de estos alimentos para la salud son incontestables, y porque el promedio de consumo, tanto de legumbres y verduras, como de frutas, es bajo, a pesar de su abundancia en Brasil7.

Con base en los relatos anteriores, el estudio tiene por objetivo evaluar el consumo de frutas, legumbres y verduras por adolescentes de diversas clases sociales, a nivel fundamental y medio en una escuela pública de Petrolina, Pernambuco.


MÉTODOS

Diseño del estudio


Estudio de tipo transversal, realizado en los meses de agosto de 2013 a julio de 2014, el cual fue conducido en la Escuela de Aplicación Maestra Vande de Souza Ferreira, en Petrolina, PE. La muestra fue constituida por alumnos de la franja etaria de 15-17 años de edad, de ambos sexos (n = 210), matriculados en el año 2013 en la Escuela de Aplicación. De entre los participantes, 133 pertenecían al sexo femenino y 77 al sexo masculino; inicialmente fueron sometidos a información sobre la pesquisa y luego, los padres o responsables recibieron el Término de Consentimiento Libre y Esclarecido (TCLE). El estudio es un sub-proyecto del proyecto "Consumo de Energía, Macronutrientes y Micronutrientes de Adolescentes de la Escuela de Aplicación Maestra Vande de Souza Ferreira, Petrolina-PE", aprobado por el Comité de Ética de la Universidad de Pernambuco, Nº de parecer: 200.105, en febrero de 2013.

Recolección de datos

Inicialmente, los adolescentes fueron sometidos a informaciones sobre la pesquisa. A continuación, los adolescentes y padres o responsables, entregaron al TCLE firmado y los adolescentes pasaron por una evaluación del consumo alimenticio.

El instrumento de pesquisa utilizado para la evaluación fue el Recordatorio 24 horas (R24), en el cual son definidos y cuantificados todos los alimentos y bebidas ingeridas en el período anterior a la entrevista, los cuales pueden ser 24 horas precedentes o, más frecuentemente, el día anterior12.

La aplicación del R24 procedió de dos maneras distintas (un día típico - lunes a viernes, y un día atípico - sábado, domingo y feriado), con intervalo de, aproximadamente, dos semanas para establecer el consumo promedio de cada individuo, evaluando el total de la ingestión de alimentos y nutrientes, siendo posible estimar la dieta habitual13. Las informaciones fueron suministradas por los alumnos, siendo orientados y asistidos durante el rellenado del Recordatorio 24 horas, donde fueron rigurosamente consideradas todas las comidas diarias, como desayuno, merienda, almuerzo, merienda, comida y cena; hora de las comidas; formas de preparación y las cantidades en medidas caseras y de volumen.

Para auxiliar al entrevistado en la estimación de la cantidad de alimentos consumidos, fueron utilizados recursos audiovisuales, tales como: fotografías, réplicas, figuras (álbum de registros fotográficos; UNICAMP/UFG).

Análisis de Datos

Con base en los cuestionarios aplicados, se calculó, individualmente, el consumo promedio de frutas, legumbres y verduras de los adolescentes. Las informaciones obtenidas fueron transformadas en porciones medias y analizadas en relación a la adecuación de los grupos alimenticios de frutas, verduras y legumbres, utilizando la recomendación de la Organización Mundial de Salud (WHO 2003), en el programa 5 al día, que sugiere el consumo de por lo menos 5 porciones de frutas, verduras y legumbres, (siendo preferentemente, las cinco porciones divididas en 3 porciones de legumbres y verduras, y 2 porciones de frutas) todos los días.

Fueron utilizados los programas Excel (Versión 2013) y GraphPad Prism (GraphPad Inc., San Diego, CA, EEUU, Versión 6.01) para el tratamiento estadístico de los datos. Primero, fue realizado un análisis estadístico descriptivo (medio, desvío-estándar, y porcentajes). Para evaluar relaciones entre sexo y consumo de frutas, verduras y legumbres, se realizó un análisis inferencial por promedio de aplicación de la prueba t Student con un nivel de significancia igual a 0,05.


RESULTADOS

La evaluación del consumo cualitativo de frutas mostró que el 79,6% de la población evaluada consumía frutas. En lo referente a legumbres y verduras, 46,2% y 24,8% realizaron consumo, respectivamente. Esos resultados tomaron en consideración apenas la frecuencia diaria de consumo, independiente del sexo, edad o cantidad consumida.

Al estratificar a la población por sexo, se constató que con relación al consumo de frutas, 60 (77,9%) adolescentes del sexo masculino las consumían. En lo que concierne al sexo femenino fue verificado que 106 (80,4%) adolescentes relataron algún consumo. En cuanto al análisis del consumo de legumbres y verduras, se constató que 33 (44,1%) adolescentes del sexo masculino y 64 (48,1%) del sexo femenino consumieron legumbres; 18 (23,4%) del sexo masculino y 34 (25,6%) del sexo femenino relataron comer verduras.

La Tabla 1 muestra el promedio de consumo de frutas, legumbres y verduras con relación al sexo y franja etaria. Se observa que los adolescentes de ambos sexos, independiente de la franja etaria, presentaron un consumo no adecuado de vegetales, no siendo encontradas diferencias significativas con relación al sexo en cuanto al consumo de frutas (p = 0,38), verduras (p = 0,06) y legumbres (p = 0,08). Se constata que los individuos de la muestra no atendieron la recomendación de la Guía Alimenticia para la Población Brasileña, que sugiere el consumo diario de 3 porciones de legumbres y verduras, y 3 porciones de frutas. Tampoco atendieron la recomendación indicada por la OMS. Se destaca que los adolescentes obtuvieron consumo inferior a una porción completa de frutas, legumbres y verduras al día.




En la relación existente entre el consumo alimenticio relativo a porciones de frutas, legumbres y verduras estratificado por sexo (Tabla 2) se verificó que ambos sexos presentaron un consumo de frutas con alto grado de no adecuación, no alcanzando la recomendación de 3 porciones diarias. Se nota también que el consumo adecuado de frutas ( = 3 porciones ) fue bajo y semejante en ambos sexos. Mientras, el sexo masculino presentó mayor porcentaje al no consumo de frutas, en comparación con el sexo femenino. En cuanto a legumbres y verduras, se verificó bajo consumo en ambos sexos, no llegando a alcanzar una porción según las recomendaciones vigentes, sin embargo, 3% del sexo femenino llegó a consumir la recomendación de 3 porciones diarias.




Las formas de consumo de frutas, legumbres y verduras relatadas por ambos sexos están presentes en la Tabla 3. Por lo expuesto, se observa que las formas in natura y jugos, sopas y ensaladas, fueron las más consumidas y, por lo tanto, más aceptadas por esta población.




Con relación a las formas de consumo de frutas, se notó que el consumo de jugos fue superior a la forma in natura, mientras las formas dulces, vitaminas y asado presentaron valores todavía más bajos. Estudios apuntan que el consumo de jugos por adolescentes viene creciendo y sustituyendo a las frutas in natura. En referencia al consumo de legumbres y verduras, se notó que ensaladas crudas y sopas fueron las formas de consumo más encontradas.


DISCUSIÓN

Según la Guía Alimenticia para la Población Brasileña, es recomendado el consumo diario de 3 porciones de frutas y 2 porciones de legumbres y verduras. La misma guía enfatiza la importancia de consumir esos alimentos diariamente, visto que son ricos en vitaminas y minerales, aportando para la salud y disminución del riesgo de varias enfermedades, como las enfermedades crónicas no transmisibles (diabetes, enfermedades cardíacas y algunos tipos de cáncer), además de auxiliar en la prevención y control de la obesidad7.

De acuerdo con el Ministerio de Agricultura, Brasil es el tercer mayor productor mundial de frutas, participando con 12,35% de la producción total en 2005. Sin embargo, la mayor parte de la producción se destina al mercado interno y una pequeña parte es vendida en el mercado internacional. Actualmente el país participa con cerca del 2% de las exportaciones mundiales de frutas7.

La Región Noreste, por medio de la participación de sus polos irrigados, es la principal región productora y exportadora de frutas tropicales frescas de Brasil. El Valle del São Francisco viene destacándose nacional e internacionalmente en la producción de frutas y hortalizas de calidad. La manga, uva, melón, banana, cebolla, entre otros, son los cultivos actualmente más explotados y en fase de gran expansión14. El principal polo de producción de frutas de esa región es el perímetro irrigado Petrolina/Juazeiro que responde como el gran dinamizador de la economía local generadora de empleo y renta, además de la oferta de frutas y verduras frescas para consumo habitual.

A pesar del polo Petrolina/Juazeiro ser uno de los principales centros de producción de frutas frescas de la región noreste, se observó, a través de los resultados obtenidos, que no hay búsqueda frecuente y significativa por frutas, legumbres y verduras, remetiendo al hecho de que la problemática de la baja ingesta de estos alimentos no está en la oferta, sino en la búsqueda, lo que no ocurre o transcurre exiguamente.

Diversos estudios de ámbito nacional e internacional apuntan al consumo no adecuado o insuficiente de frutas, legumbres y verduras. De entre éstos, se destaca el estudio realizado con estudiantes en escuelas públicas y particulares en Santa Catarina, observando que el 26,6% no llegaron a consumir frutas y hortalizas ni siquiera una vez al dia15.

Estudio realizado por Leal et al. (2010), con el objetivo de evaluar el consumo alimenticio y el estándar de comidas de adolescentes en una escuela pública de Ilhabela, SP, utilizando la pirámide alimenticia como instrumento de comparación, también detectó bajo consumo de frutas, verduras y legumbres. Se verificó que este grupo alimenticio quedó en el tope de la pirámide, mientras el grupo de dulces y grasas, en la base3.

Estudio evaluando la prevalencia y factores asociados al consumo de frutas, legumbres y verduras entre adolescentes de escuelas públicas de Caruaru, PE, observó que 10% de los adolescentes informaron no consumir frutas, y 30,7% no consumen legumbres ni verduras. La prevalencia de consumo diario de frutas fue de 32,9%, y de legumbres y verduras 29%. Apenas 6,5% de los adolescentes consumen ambos alimentos diariamente16.

Según Monticelli et al. (2013)17 en estudio realizado en dos escuelas de la red municipal de Curitiba-PR, también fue observado no adecuación al consumo de frutas, verduras y legumbres, constatándose que el 71% de la muestra evaluada presentó consumo no ajustado.

Estudio realizado por Castañola et al. (2004), con el objetivo de conocer la ingestión alimenticia de adolescentes en la región metropolitana de Buenos Aires, Argentina, observó que 68% de los adolescentes no consumieron cualquier porción de vegetales al día18.

Legnani (2006), realizando un estudio sobre los comportamientos de riesgo a la salud en adolescentes de la triple frontera: Argentina, Brasil y Paraguay, con relación a los hábitos alimenticios de frutas, observó que el 67% de los adolescentes indicaron consumo no adecuado. La mayor proporción fue observada en adolescentes argentinos (72,1%) y la menor, en los jóvenes paraguayos (60,1%); se puede observar que la proporción de adolescentes de la Triple Frontera no alcanzaron la frecuencia mínima diaria de consumo de frutas (77,3%) y vegetales (79,7%). Entre los adolescentes brasileños, fueron encontradas las mayores proporciones de jóvenes que no atienden a las recomendaciones mínimas de consumo de frutas (80,6%) y vegetales (84,8%)19.

En nuestro estudio, los valores observados para los adolescentes mostraron un consumo cuantitativo de frutas de (79,6%), legumbres y verduras, (46,2%) y (24,8%) respectivamente, menor que el observado en el trabajo de Legnani referente a Argentina y Uruguay, y mayor en comparación con los datos brasileños.

Cansian et al. (2012), con el objetivo de evaluar la ingestión de frutas, legumbres y verduras de estudiantes universitarios matriculados en el curso de Graduación en Nutrición de la Universidad Federal del Triángulo Minero (UFTM), verificaron que 25,2% de éstos nunca, o raramente, consumían esos tipos de alimentos20. Ese mismo estudio evaluó el porcentaje de universitarios que consumían de 1,1 a 2 porciones de frutas y 0 a 1 porción de vegetales, obteniendo 22,31% y 38,66%, respectivamente. El número de universitarios que esporádicamente, o raramente, consumían estos tipos de alimentos, fue alto (25,2%).

Consumo no adecuado de porciones de frutas y verduras también fue observado en un estudio realizado por Toral et al. (2006)21, que buscó evaluar el comportamiento alimenticio de adolescentes con relación al consumo de frutas y verduras, y pesquisó que estos estudiantes consumían menos de una porción al día21. Datos semejantes fueron constatados en un estudio realizado en Formiga, MG, con el propósito de evaluar el consumo de frutas, verduras y legumbres por adolescentes y su relación con factores socioeconómicos, el cual arrojó que el consumo promedio de porciones de frutas equivalía a 1,74, mientras el consumo de legumbres y verduras varió de 0,06 a 8 de la porción al día22. Esos datos muestran proximidad a lo encontrado en este estudio, corroborando todavía más la no adecuación de consumo de frutas, legumbres y verduras por adolescentes.

Con relación a las formas de consumo, un estudio realizado en una escuela particular en Piauí, verificó que hubo un consumo excesivo (80%) de jugos, mientras el consumo in natura fue bastante menos frecuente. Las hortalizas hojosas fueron consumidas en menor cantidad en comparación a las frutas (52,04%), datos semejantes a los obtenidos en el presente trabajo2.

La baja ingestión de frutas y hortalizas observada puede tener muchas causas. Según Ferreira & Veloso (2007), la baja palatabilidad de estos alimentos ha sido apuntada como una de esas causas, ya que esos alimentos no presentan tenores altos de densidad energética, proteínas y lípidos que promueven mayor palatabilidad. Otra causa serían los cambios en lo cotidiano de los adolescentes y el propio medio ambiente que favorece el cambio de comportamiento, alterando la aceptación del alimento23.

Con base en los relatos anteriores, se torna necesaria una reevaluación del ámbito escolar, y no escolar, en relación al consumo de frutas, verduras y legumbres por adolescentes. La situación actual es alarmante y puede ser modificada o atenuada por medio de medidas educativas nutricionales y apoyo en el ámbito político y social, una vez que la no ingestión de frutas, verduras y legumbres se refleja en problemas de cuño sociopolítico y nutricional.


CONCLUSIÓN

Los adolescentes de ambos sexos, e independiente de cualquier franja etaria establecida, presentaron bajo consumo de frutas, legumbres y verduras. Esa falta de apetito es una constatación preocupante, pues estos vegetales presentan efecto protector, además de ser excelentes fuentes de nutrientes esenciales al desarrollo. Los hábitos alimenticios influencian en el crecimiento, desarrollo y salud de los adolescentes, siendo de fundamental importancia, una vez que aportan para una vida saludable, previniendo patologías futuras. En ese sentido, la situación presentada señaliza la necesidad urgente de medidas educativas promotoras de hábitos alimenticios saludables.


NOTA

Soporte Financiero: Bolsa de iniciación científica del Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq).


REFERENCIAS

1. Silva JG, Teixeira MLO, Ferreira MN. Alimentação e saúde: sentidos atribuídos por adolescentes. Esc Anna Nery 2012 jan-mar; 16(1): 88-95.

2. Carvalho CMRG, Nogueira APT, Teles JBM, Paz SMR, Sousa RML. Consumo alimentar de adolescentes matriculados em um colégio particular de Teresina, Piauí, Brasil. Rev. Nutr. maio-ago; 14 (2): 85-93.

3. Leal GVS, Philippi ST, Matsudo SMM, Toassa EC. Consumo alimentar e padrão de refeições de adolescentes, São Paulo, Brasil. Rev. Bras. Epidemiol 2010 set; 13(3): 457-467.

4. Bertin RL, Karkle ENL, Ulbrich AZ, Neto AS, Bozza R, Araujo IQ, Campos W, et al. Estado nutricional e consumo alimentar de adolescentes da rede pública de ensino da cidade de São Mateus do Sul, Paraná, Brasil. Rev Bras Saude Mater Infant 2008 out-dez; 8(4): 435-443.

5. Ramalho AA, Dalamaria T, Souza OF. Consumo regular de frutas e hortaliças por estudantes universitários em Rio Branco, Acre, Brasil: prevalência e fatores associados. Cad Saúde Pública 2012 jul; 28(7): 1405-1413.

6. Gomes FS. Frutas, legumes e verduras: recomendações técnicas versus constructos sociais. Rev Nutr 2007 nov-dez; 20(6): 669-680.

7. Brasil. Ministério da Saude. Guia alimentar para a população brasileira: promovendo a alimentação saudável. Brasília, DF. 2008.

8. Mattos LM, Moretti CL, Moura MA, Maldonade IR, Silva EYY. Produção segura e rastreabilidade de hortaliças. Hortic Bras 2009 out-dez; 27(4): 408-413.

9. Faller ALK, Fialho E. Disponibilidade de polifenóis em frutas e hortaliças consumidas no Brasil. Rev Saúde Pública 2009 abr-mar; 43(2): 211-218.

10. Jaime PC, Figueiredo ICR, Moura EC, Malta DB. Fatores associados ao consumo de frutas e hortaliças no Brasil, 2006. Rev Saúde Pública 2009 nov; 43(2): 57-64.

11. Toral N, Slater B, Silva MV. Consumo alimentar e excesso de peso de adolescentes de Piracicaba, São Paulo. Rev Nutr 2007 set-out; 20(5): 449-459.

12. Fisberg RM, Marchioni DML, Colucci ACA. Avaliação do consumo alimentar e da ingestão de nutrientes na prática clínica. Arq Bras Endocrinol Metab 2009 jul; 53(5): 617-624.

13. Bueno AL, Czepielewski MA. O recordatório de 24 horas como instrumento na avaliação do consumo alimentar de cálcio, fósforo e vitamina D em crianças e adolescentes de baixa estatura. Rev Nutr 2010 jan-fev; 23(1): 65-73.

14. Lopes PRC, Oliveira IV, Salustriano RR. Maçã no semiárido? Pesquisadores avaliam potencial do nordeste para cultivo de frutas de clima temperado [internet]. 2008. [acesso em 2013 dez 20]. Disponível em: http://www.agenciaprodetec.com.br/.

15. Costa LCF, Vasconcelos FAG, Corso ACT. Fatores associados ao consumo adequado de frutas e hortaliças em escolares de Santa Catarina, Brasil. Cad Saúde Pública 2012 jan-jun; 28(6): 1133-1142.

16. Muniz LC, Zanini RV, Schneider BC, Tassitano RM, Feitosa WMN, et al. Prevalência e fatores associados ao consumo de frutas, legumes e verduras entre adolescentes de escolas públicas de Caruaru, PE. Ciênc saúde coletiva 2013 fev; 18(2): 393-404.

17. Monticelli FDB, Souza JMP, Souza SB. Consumo de frutas, legumes e verduras por escolares adolescentes. Rev Bras Crescimento Desenvolv Hum 2013 out; 23(3): 1-7.

18. Castañola J, Margariños M, Ortiz S. Patrón de ingesta de vegetales y frutas en adolescentes en el área metropolitana de Buenos Aires. Arch argent pediatr 2004 jul-ago; 102(4): 265-270.

19. Legnani, E. Comportamentos de saúde em adolescentes da tríplice fronteira: Argentina, Brasil e Paraguai. Florianópolis. Dissertação [Mestrado em Educação Física] - Universidade Federal de Santa Catarina, 2006.

20. Cansian ACC, Gollino L, Alves JBO, Pereira EMS. Avaliação da ingestão de frutas e hortaliças entre estudantes universitários. Rev Soc Bras Alim Nutr 2012 abr; 37(1): 54-63.

21. Toral N, Slater B, Cintra IP. Comportamento alimentar de adolescentes em relação ao consumo de frutas e verduras. Rev Nutr 2006 maio-jun; 19(3): 331-340.

22. Mendes KL, Catão LP. Avaliação do consumo de frutas, legumes e verduras por adolescentes de Formiga - MG e sua relação com fatores socioeconômicos. Araraquara Alim Nutr 2010 abr-jun; 21(2): 291-296.

23. Ferreira MA, Alvim NAT, Teixeira MLO, Veloso RQ. Saberes de adolescentes: estilo de vida e cuidado à saúde. Texto contexto - enferm. 2007 abr-jun; 16(2): 217-224.
adolescencia adolescencia adolescencia
GN1 © 2004-2017 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
E-mail: secretaria@adolescenciaesaude.com