Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 13 nº 4 - Oct/Dic - 2016

Artículo de Revisión Imprimir 

Páginas 98 a 103


Hábitos alimenticios de adolescentes: una revisión de literatura

Eating Habits of adolescents: a literature review

Hábitos alimentares de adolescentes: uma revisão de literatura

Autores: Rozilaine Redi Lago1; Thalita Hanna Teixeira Ribeiro2; Marcos Nicodemos Costa de Souza3

1. Doctoranda en Salud Pública por la Facultad de Salud Pública de la Universidad de São Paulo (USP). São Paulo, SP, Brasil. Máster en Salud Colectiva - ejerce la docencia en la Universidad Federal de Acre (UFAC) como Profesora Asistente en las áreas de vigilancia y promoción de salud y salud mental. Rio Branco, AC, Brasil
2. Graduación (en curso) en Salud Colectiva. Universidad Federal de Acre (UFAC). Rio Branco, AC, Brasil
3. Graduación (en curso) en Salud Colectiva. Universidad Federal de Acre (UFAC). Rio Branco, AC, Brasil

Thalita Hanna Teixeira Ribeiro
Conj. Tucumã I Q W 3- c/15 nº 326 Bairro Distrito Industrial
Rio Branco, AC, Brasil. CEP: 69919-775
thalitinha.hanna@gmail.com

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Hábitos alimenticios, adolescente, educación alimenticia y nutricional.
Keywords: Food habits, adolescent, food and nutrition education.
Descritores: Hábitos alimentares, adolescente, educação alimentar e nutricional.

Resumen:
OBJETIVO: Disponer de forma precisa informaciones sobre el conocimiento producido en relación a los hábitos alimenticios de los adolescentes, para subsidiar la actuación de profesionales de salud y educación, además de otros interesados junto a este grupo.
FUENTE DE DATOS: Se trata de una revisión sistemática de literatura, de carácter exploratorio, realizada a través de la Biblioteca Virtual en Salud (BVS).
SÍNTESIS DE DATOS: En la adolescencia, la persona aumenta la autonomía de las decisiones alimenticias, en las cuales los padres y/o responsables no poseen gran interferencia. Los hábitos alimenticios adquiridos por los adolescentes, conjuntamente con otros factores acompañados en el contexto de la sociedad contemporánea, han generado una verdadera pandemia de obesidad y diversos perjuicios relacionados. Ese factor se torna preocupante para la salud pública, pues esta fase es decisiva tratándose de la calidad de vida.
CONCLUSIÓN: La influencia de la alimentación en la salud de los individuos y las agravantes que esta dieta puede ocasionar, afectan una gran parte de la población mundial; entre las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT), las más citadas son: diabetes, hipertensión y cardiopatía, fruto de varios factores, tales como mala alimentación y ausencia de práctica de actividad física. Frente a eso, es necesario que algunos valores en la sociedad moderna sean modificados para que las futuras generaciones no sufran con los malos hábitos adoptados a lo largo de la vida.

Abstract:
OBJECTIVE: Provide, in a synthetic way, information about the knowledge produced about adolescents' eating habits, in order to subsidize the performance of health and education professionals, as well as others interested in this group.
DATA SOURCES: This is a systematic review of literature, of an exploratory nature, performed through the Virtual Health Library (VHL).
DATA SYNTHESIS: In adolescence, the person increases the autonomy of food decisions, in which parents and / or guardians do not have much interference. The eating habits acquired by adolescents, along with other factors permeated in the context of contemporary society, have generated a true obesity pandemic and several related damages. This factor is of concern for public health, since this phase is a decision in the quality of life.
CONCLUSION: The diet influence on the health of individuals and the aggravations that it can cause affect a large portion of the world population; Among the non-communicable chronic diseases (DCNT), the most cited are: diabetes, hypertension and cardiopathy, where the most cited cause is the diabetic, hypertensive, and cardiopathy, among others, due to several factors such as poor diet and absence of physical activity. So, it is necessary that some values in modern society are modified the need so that future generations do not suffer from the bad habits adopted throughout life.

Resumo:
OBJETIVO: Disponibilizar de forma sintética, informações sobre o conhecimento produzido a respeito dos hábitos alimentares dos adolescentes, para subsidiar a atuação de profissionais de saúde e educação, além de outros interessados junto deste neste grupo.
FONTES DE DADOS: Trata-se de uma revisão sistemática de literatura, de caráter exploratório, realizada através da Biblioteca Virtual em Saúde (BVS).
SÍNTESE DOS DADOS: Na adolescência, a pessoa aumenta a autonomia das decisões alimentares, nas quais os pais e/ou responsáveis não possuem grande interferência. Os hábitos alimentares adquiridos pelos adolescentes, juntamente com outros fatores cadenciados no contexto da sociedade contemporânea, têm gerado uma verdadeira pandemia de obesidade e diversos prejuízos relacionados. Esse fator torna-se preocupante para a saúde pública, pois esta fase é decisória em se tratando da qualidade de vida.
CONCLUSÃO: A influência da alimentação na saúde dos indivíduos e os agravos que esta dieta pode ocasionar, afetam uma grande parcela da população mundial; entre as doenças crônicas não transmissíveis (DCNT), as mais citadas são: diabetes, hipertensão e cardiopatia, fruto de vários fatores como má alimentação e ausência da prática de atividade física. Frente a isso, é necessário que alguns valores na sociedade moderna sejam modificados para que as futuras gerações não sofram com os maus hábitos adotados ao longo da vida.

INTRODUCCIÓN

Para alcanzar calidad de vida, son necesarios algunos hábitos saludables, de entre ellos, la alimentación balanceada y adecuada, es decir, una dieta rica en variedades de alimentos y que posea un equilibrio en la cantidad de algunos nutrientes, como vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos, lípidos, entre otros (Silva et al. 2012)1.

La constante modificación en los hábitos alimenticios de varios pueblos del mundo también acontece en Brasil con la introducción de nuevas tecnologías, cambios en el estilo de vida de las sociedades, emigración de la zona rural hacia las ciudades, de la carta al el y-mail, del caminar a dirigir autos, de alimentarse en casa para comer en la calle, y muchos otros cambios comportamientos que acontecieron a lo largo de los años, impulsados principalmente por factores demográficos y económicos (Bezerra et al. 2013)2.

Esas pequeñas modificaciones de comportamiento pasaron a influenciar directa e indirectamente en la salud de la población. El hábito de no caminar, por ejemplo, aportó con las nuevas generaciones para el sobrepeso, problemas cardíacos, compromiso neurológico y muscular, osteoporosis, entre otros perjuicios. La vida en la ciudad trajo el estrés, con largas horas de trabajo, y comer fuera de casa hizo con que las personas pasaran a escoger alimentos que, consumidos en grande escala, pueden afectar su salud. El consumo de gran cantidad de sodio, carbohidratos, lípidos, azúcares en alimentos procesados, pasó a ser presencia constante del menú de los brasileños (Silva et al. 2012)3.

En medio a tantas modificaciones, la preocupación con la salud de la población brasileña se volvió blanco de evaluación y foco por los gobernantes en políticas públicas, a fin de aportar para que las personas tengan más salud a lo largo de sus vidas. Gran parte de las llamadas enfermedades no transmisibles, como diabetes, hipertensión, osteoporosis y otras están asociadas a alimentación no adecuada y al sedentarismo. Estimular la educación, la actividad física y el mejoramiento de la dieta alimenticia puede aportar para la adecuación de estos problemas (Cardoso et al. 2011)4.

Según pesquisas, los adolescentes son los que se encuadran en el mayor grupo de riesgo con relación a los factores alimenticios. Pasan mayor cantidad de horas frente a la televisión; son los que más consumen alimentos fuera de casa, optando casi siempre por fast food, refrescos, galletas y salados (Camello et al. 2012)5.

Dos Santos et al. (2012)6 y Petroski et al.20 llegaron a la conclusión que existe un dilema adolescente entre "consumir alimentos que les identifican como alguien moderno, divertido, correspondiente a los estándares de los medios de comunicación y de la mayoría de los otros adolescentes, o adoptar hábitos saludables".

Además, los adolescentes son el grupo de individuos que tienden a modificar con mayor facilidad sus hábitos alimenticios en función de la cultura alimenticia contemporánea de alimentación fast food, rica en sodio, azúcar y grasas; esa modificación generalmente continúa por varios años, proyectándose en las próximas fases de sus vidas (Madruga et al. 2012)7.

Debido a la creciente importancia de la priorización de la salud del adolescente en la agenda de salud y de otros sectores, así como la necesidad de comprender mejor los aspectos relacionados a los hábitos alimenticios de este público, se justifica la realización de ese estudio con el fin de disponer, de forma precisa, informaciones sobre el conocimiento producido con respecto a los hábitos alimenticios de estos adolescentes, para subsidiar la actuación de profesionales de salud y educación, además de otros interesados, junto a este grupo8-20.


MÉTODOS

Se trata de una revisión sistemática de la literatura, de carácter exploratoria, realizada a través de la Biblioteca Virtual en Salud (BVS), en la cual fueron seleccionados artículos completos, a partir de los siguientes descriptivos: hábitos alimenticios; adolescentes; reeducación alimenticia. Para el filtrado de la pesquisa, utilizamos como requisito textos completos disponibles gratuitamente para download, en los años 2011, 2012 y 2013, publicados en el idioma portugués.

En esta búsqueda fueron encontradas 67 publicaciones, de las cuales fueron incluidas en esta pesquisa 30 artículos. Así, dos evaluadores independientes analizaron todo el material y mantuvieron en la revisión aquellos artículos que contemplaban el objetivo propuesto en esta pesquisa. De forma complementaria, fueron consultados documentos disponibles en el sitio del Ministerio de Salud sobre la temática.


RESULTADOS Y DISCUSIÓN

La adolescencia es una fase de transición, donde ocurre transformación física, emocional, psicológica e inclusive social, tornándose así una fase complicada de vida (Brasil 2009)8.

Adolescencia viene del Latín "ADOLESCENTIA", que significa período de la vida humana entre la infancia y la fase adulta. De acuerdo con el Estatuto del Niño y del Adolescente (ECA) por medio de la ley Nº 8.069 del 13 de julio de 199015, adolescente es la persona entre doce y dieciocho años de edad. Por otro lado, para la Organización Mundial de Salud (OMS), la adolescencia es definida como siendo el período que comienza a los diez y termina a los diecinueve años, pues es en este espacio de tiempo que comienzan los varios cambios. Límites cronológicos estandarizados no necesariamente reflejan esa fase de la vida, apenas aproximan la duración de este período, el cual depende de diversos elementos contextuales para que pueda ser vivido en su plenitud.

La sensibilidad de los adolescentes, influenciada por la oscilación hormonal de esta fase de la vida, aporta para que sean más propensos a la adhesión de hábitos alimenticios con dietas hipercalóricas, con gran cantidad de azúcares, grasa y sal. Estudios apuntan que esos nutrientes actúan de forma directa en el llamado circuito cerebral hedónico. Este centro cerebral controla tres comportamientos distintos: gustar, querer y aprender, a través de respuestas neurales conscientes e inconscientes (Sawaya y Filgueiras 2013)9.

De acuerdo con pesquisidores, desde la estimulación de este sistema, principalmente las industrias de alimentos y bebidas, desarrollaron productos que activan el sistema hedónico de forma de generar un consumo excesivo de alimentos con gran cantidad de calorías; esa activación se da a través del envolvimiento de algunas hormonas, tales como la dopamina, insulina, inhibición de la leptina y acetilcolina. Además de esos, la exposición por largos períodos al azúcar, grasa y sal, alteran el funcionamiento del sistema nervioso central, tracto gastrointestinal, modificando el código genético y determinando ganancia de peso a lo largo de todo el ciclo de vida (Sawaya y Filgueiras 2013)9.

Los hábitos alimenticios adquiridos por los adolescentes, conjuntamente con otros factores acompañados en el contexto de la sociedad contemporánea, han generado una verdadera pandemia de obesidad y diversos perjuicios relacionados (Cardoso et al. 2011)4.

En esta concepción, es notorio que la población brasileña pasó a adoptar una dieta hipercalórica al consumir con frecuencia alimentos industrializados, ricos en grasas, azúcares y sodio; al paso que disminuyó el consumo de alimentos naturales como frutas, legumbres y verduras, ricos en fibras y vitaminas. En opinión de la población, principalmente adolescentes y jóvenes, es preferible el paladar y el estilo de vida adoptado, una alimentación industrializada, en contrapartida a una dieta natural (Estima 2012)10. Ferreira et al. (2012)11 van más allá cuando dicen que "para el brasileño, las ensaladas y verduras no tienen gusto, no tienen sabor, no matan el hambre, y sirven solamente para condimentar el plato."

Sin embargo, varios factores tienden a influenciar la alimentación de un adolescente, sea directa o indirectamente, como ejemplo, factores sociales, culturales e incluso económicos. En este contexto, no podemos olvidar la gran influencia que los medios de comunicación poseen, utilizados por grandes corporaciones alimenticias de fast food, propagandas televisivas, en radio, outdoor, industria cinematográfica, marketing electrónico y demás medios de comunicación, teniendo la persuasión como función. Pesquisas comprueban que cuanto mayor el número de horas de un individuo frente a la televisión, sus elecciones alimenticias tienden a ser básicamente alimentos hipercalóricos, y que entre esos, los adolescentes representan la mayor parte de la población (Camello et al. 2012)5.

Para aquellos que escogen los alimentos de acuerdo con sus condiciones financieras y que forman parte de las capas sociales menos favorecidas, la oferta de alimentos de baja calidad nutricional también es amplia, visto que se tornan, muchas veces, más baratos y accesibles. Por otro lado, el consumo de algunos alimentos industrializados cargados de marketing, tales como aquéllos comercializados en franquicias de restaurantes y cafeterías, se ha popularizado en la sociedad, la cual vincula el consumo con una identidad y estatus social (Camello et al. 2012)5.

En medio a este complejo proceso de elección de alimentación, se percibe que el adolescente es un individuo altamente inducido a escoger alimentos de baja calidad nutricional, los cuales pueden interferir en la salud y calidad de vida de la fase adulta, y en la tercera edad (dos Santos et al. 2012)6. Esas elecciones acontecen tanto por los factores citados arriba, como por el desconocimiento de los valores nutricionales, transformándolos susceptibles a ser un grupo de riesgo, donde se constató que a medida que las condiciones económicas aumentan, las elecciones alimenticias tienden a ser las dietas ricas en lípidos (Silva et al. 2012)3.

En la adolescencia, la persona aumenta la autonomía de las decisiones alimenticias, en las cuales los padres y/o responsables no poseen gran interferencia. Ese factor se vuelve preocupante para la salud pública, pues esta fase es decisiva tratándose de la calidad de vida. Según Madruga et al. (2012)7,"los hábitos alimenticios en la infancia son considerados estables, así como de la infancia hacia la adolescencia. Mientras, parece haber mayor variación de los estándares alimenticios en la adolescencia". Por esa razón, el adolescente debe estar listo para manejar esa autonomía de decisiones alimenticias desde la fase de infancia, cuando todavía es muy permeable a orientaciones de padres y profesores. Ribeiro et al. (2012)12, demuestran la importancia de algunos actores cuando dice que: "la escuela es una gran escena, donde ese trabajo de prevención puede ser realizado en conjunto con la familia".

Es preocupante el creciente número de niños y adolescentes obesos. A pesar de ésta ser una enfermedad multifactorial, el mal uso de una alimentación está íntimamente ligado a sus causas. Con el surgimiento de varias industrias alimenticias, las personas se alimentan cada vez peor, transformando a casi dos millones de personas de la población en personas con exceso de peso (Sawaya y Filgueiras 2013)9.

La preocupación con la necesidad de que la población brasileña tenga el poder de decisión, escoger una alimentación saludable, hizo con que el Ministerio de Salud publicara la Instrucción Interministerial Nº 1010, del 08 de mayo de 200616, que instituye, en el ámbito nacional, las directrices para la promoción de alimentación saludable en las escuelas de educación infantil, fundamental y media, de las redes públicas y privadas. Esa estrategia tiene como una de sus grandes finalidades la reducción del número de población afectado por Enfermedades Crónicas No Transmisibles - ECNT. Las ECNT están asociadas a varios factores, tales como: sedentarismo, alimentación no adecuada, tabaco, falta de actividad física, etilismo, condiciones de trabajo insalubres, entre otros.

El Ministerio de la Salud, a través de la Coordinación General de Política de Alimentación y Nutrición, confeccionó una cartilla8 conteniendo algunos pasos sobre una alimentación saludable para los adolescentes, siendo éstos:

"Para mantener, perder o ganar peso, busque orientación de un profesional de salud.

Aliméntese 5 o 6 veces al día. Coma al desayuno, almuerzo, cena y realice meriendas saludables en los intervalos.

Intente comer menos salados de paquete, refrescos, bizcochos rellenos, meriendas de fast food, alimentos de preparación instantánea, dulces y helados.

Elija frutas, verduras y legumbres de su preferencia.

Intente comer frijoles todos los días.

Busque comer arroz, masas y panes todos los días.

Busque tomar leche y/o derivados todos los días.

Evite el consumo de bebidas alcohólicas.

¡Muévase! No se quede horas frente a la TV o la computadora.

Elija alimentos saludables en las meriendas de la escuela y en los momentos libres".


CONSIDERACIONES FINALES

La influencia de la alimentación en la salud de los individuos y las agravantes que puede ocasionar, afectan a gran parte de la población mundial; entre las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT), las más citadas son: diabetes, hipertensión y cardiopatía, fruto de varios factores como mala alimentación y ausencia de práctica de actividad física. Resaltamos la importancia de una buena alimentación, pues su calidad, las costumbres y decisiones alimenticias adquiridas por el individuo a lo largo de la vida colaborarán para el desarrollo de agravantes de salud, o aportar para evitarlos.

En esto el adolescente es el individuo más propenso a modificar sus hábitos alimenticios, mucho más que los niños, que tienen su alimentación establecida por los padres, y más que los adultos, que ya tienen hábitos adoptados años atrás, principalmente en el período de la adolescencia. En esa perspectiva queda claro cómo el período de la adolescencia podrá influenciar directamente en la salud de los futuros adultos, el consumo de alimentos industrializados dando prioridad a comidas hipercalóricas, hiperlipídicas e hipersódicas a las cuales los adolescentes se acostumbraron, pudiendo perdurar en sus hábitos alimenticios. Percibimos la importancia que la familia posee en el proceso de educación alimenticia sobre los hijos desde las fases iniciales de vida, pues la elección de alimentos se da de acuerdo a cómo los mismos les fueron presentados.

Frente a eso es necesario que algunos valores en la sociedad moderna sean modificados para que las futuras generaciones no sufran con malos hábitos adoptados a lo largo de la vida, pues como podemos ver, el hábito alimenticio es adoptado desde varios factores, tales como socioculturales, socioeconómicos y fisiológicos, entre otros, y la valorización de las estándares actuales de ingestión de determinados alimentos tiende a colaborar para que las sociedades sean dañadas, una vez que los medios de comunicación, las industrias y la propia sociedad, tienden a sobrevalorar el consumo de alimentos industrializados entre otros.

Es importante resaltar que no fueron encontrados artículos que hablen sobre la fiscalización de los órganos de control, que inicialmente serían los más adecuados para fiscalizar la calidad de alimentación que está siendo ofrecida a la población. Sin embargo, el tema es tan complejo que el monitoreo es apenas un paso para la mejoría de los hábitos de la población, pues esa modificación envuelve aspectos psicosociales, socioeconómicos y demográficos que pasan por varias áreas tales como comunicación, psicología y, actualmente, atienden a intereses de un gran mercado organizado, principalmente, con grandes empresas y muchos medios para inducir a la población al consumismo alimenticio.

El estudio del comportamiento social con relación al consumo alimenticio, además de pesquisas de varios otros hábitos como actividad física, cantidad de horas trabajadas, calidad del descanso y muchos otros, es necesario para que se pueda conocer cómo la población se comporta y cómo se puede intervenir para que sean adoptados hábitos que puedan, en el futuro, disminuir la cantidad de agravantes a la salud.


REFERENCIAS

1. Da Silva JG; Teixeira MLdeO; Ferreira MdeAo. Alimentação e Saúde: Sentidos Atribuídos por Adolescentes. Esc Anna Nery 2012 Jan-Mar; 16 (1):88- 95.

2. Bezerra IN; Souza AdeM; Pereira RAlves; Sichieri R. Consumo de Alimentos Fora do Domicílio no Brasil. Rev Saúde Pública 2013;47(1supl):200s-11s.

3. Silva RdeCR; Assis AMOliveira; Szarfarc SC; Pinto EdeJ; Da Costa LCC; Rodrigues LC. Iniqüidades Socioeconômicas na Conformação dos Padrões Alimentares de Crianças e Adolescentes. Rev Nutrição 2012 Jul./Ago; 25(4):451-461.

4. Cardoso LdeO; Alves LC; De Castro IRR; Leite IdaC; Machado CJ. Uso do Método Grade of Membership na Identificação de Perfis de Consumo e Comportamento Alimentar de Adolescentes do Rio de Janeiro, Brasil. Cad Saúde Pública 2011 Fev; 27(2): 335-346.

5. Camelo LdoV; Rodrigues JFdeC; Giatti L; Barreto SM. Lazer Sedentário e Consumo de Alimentos entre Adolescentes Brasileiros: Pesquisa Nacional de Saúde do Escolar (PeNSE), 2009. Cad. Saúde Pública 2012 nov; 28(11): 2155-2162.

6. Dos Santos CC; Ressel LB; Alves CN; Wilhelm LA; Stumm KE; Da Silva SC. A influência da Cultura no Comportamento Alimentar dos Adolescentes: Uma Revisão Integrativa das Produções em Saúde. Adolesc Saúde 2012 Out/Dez; 9(4): 37-43.

7. Madruga SW; Araújo CLP; Bertoldi AD; Neutzling MB. Manutenção dos Padrões Alimentares da Infância à Adolescência. Rev Saúde Pública 2012; 46(2): 376-86.

8. BRASIL. Ministério da Saúde; Secretaria de Atenção a Saúde. Caderneta de Saúde da Adolescente. Brasília, DF. 2009.

9. Sawaya AL; Figueiras A. "Abra a felicidade"? Implicações para o Vício Alimentar. Estudos avançados 2013; 27(78): 53-70.

10. Estima CdeCP. Por que os Adolescentes Comem o que Comem? Determinantes do Consumo Alimentar. Tese apresentada ao Curso Interunidades em nutrição Humana Aplicada da Universidade de São Paulo, 2012. 126 p.

11. Ferreira CdasG; Da Silva PCdosS; Andrade CUB; Soares EA; Mesquita G. Alimentação na adolescência e a relação com o estresse. Adolesc Saúde 2012 Jan/Mar; 9(1): 12-17.

12. Ribeiro THT; De Albuquerque TG; Da Silva DL; Oliveira KCda S; Filgueiras N; Mendes VdeS. Revisão Bibliográfica: Consumo de Refrigerantes Associado à Obesidade. Rev Adolesc Saúde 2012 Out/Dez; 9 (4):44-48.

13. Bittencourt SA; Dos Santos PL; Oliveira MdaS. Motivação para Mudança: Análise Fatorial da URICA para Hábitos Alimentares. Psico-USF 2012; 17(3): 497-505.

14. Bigio RS; Júnior EV; De Castro MA; César CLG; Fisberg RM; Marchioni DML. Determinantes do Consumo de Frutas e Hortaliças em Adolescentes por Regressão Quantílica. Rev Saúde Pública 2011; 45 (3):448-56.

15. BRASIL. Lei nº 8.069, de 13 de julho de 1990. Dispõe sobre o Estatuto da Criança e do Adolescente e dá outras providências. [acesso em 14 de Janeiro de 2014]. Disponível em: http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/leis/l8069.htm.

16. BRASIL. Lei n° 1010, 08 de maio de 2006. Institui em âmbito nacional, as diretrizes para a promoção da alimentação saudável nas escolas de educação infantil, fundamental e médio, das redes públicas e privadas. [acesso em 15 de janeiro de 2014]. Disponível em: http://dtr2001.saude.gov.br/sãs/PORTARIAS/Port2006/GM/GM-1010.htm.

17. BRASIL. Ministério da Saúde; Coordenação Geral da Política de Alimentação e Nutrição. Alimentação Saudável para Adolescentes: Siga os Dez Passos. [acesso em 15 de março de 2014]. Disponível em:http://nutricao.saude.gov.br/pas.php?conteudo=habilidades_pessoais.

18. Coelho LG; Cândido APC; Coelho GLLM; De Freitas SN. Associação entre Estado Nutricional, Hábitos Alimentares e Nível de Atividade Física em Escolares. Jornal de Pediatria 2012: 88(5).

19. Ministério da Saúde. Guia Alimentar, Como Ter uma Alimentação Saudável. [acesso em 16 de março de 2014]. Disponível em: www.saude.gov.br/nutricao.

20. Petroski EL; Romanzini M; Pelegrini A. Prevalência e Fatores Associados à Obesidade Abdominal em Adolescentes. Rev Paulista Pediatria 2011; 29(4): 546-52.
adolescencia adolescencia adolescencia
GN1 © 2004-2017 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
E-mail: secretaria@adolescenciaesaude.com