Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 14 nº 1 - Ene/Mar - 2017

Artículo de Actualización Imprimir 

Páginas 112 a 118


Consejo sexual y contraceptivo a los adolescentes: la importancia do género

Sexual and contraceptive counseling for teens: the importance of gender

Aconselhamento sexual e contraceptivo aos adolescentes: a importancia do gênero

Autores: Rita Coutinho1; Pascoal Moleiro2

1. Médico Residente - Servicio de Pediatría - Centro Hospitalario Leiria. Leiria, AC, Portugal
2. Médico Asistente de Pediatría - Servicio de Pediatría - Centro Hospitalario Leiria. Leiria, AC, Portugal

Rita Coutinho
Centro Hospitalar de Leiria, Hospital de Santo André
Rua das Olhalvas Pousos. Leiria, Portugal. CEP 2410-197
aritacoutinho@gmail.com

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Sexualidad, adolescente, consejo sexual.
Keywords: Sexuality, adolescent, sex counseling.
Descritores: Sexualidade, adolescente, aconselhamento sexual.

Resumen:
OBJETIVOS: teniendo en consideración la importancia del género en el consejo sexual y contraceptivo, el presente estudio tiene por objetivo: 1) describir las diferencias de sexualidad y los comportamientos sexuales de los y las adolescentes; 2) identificar las creencias y los mitos en cada género y sus principales preocupaciones sobre la sexualidad en general y suyas en particular, y 3) auxiliar a los profesionales de salud en el consejo sexual según este enfoque.
FUENTE DE DATOS: Este trabajo se basa en la experiencia clínica de los autores con los adolescentes y en la revisión analítica de la literatura de artículos científicos publicados en las bases electrónicas SciELO and Pubmed. Otras fuentes utilizadas fueron datos publicados por órganos oficiales disponibles en internet. Fueron incluidos los artículos científicos redactados en los idiomas inglés, portugués o español, publicados en los últimos 20 años, y que presentaran resultados relacionando sexualidad en la adolescencia, consejo y género. Fueron utilizados como descriptivos: "adolescencia", "consejo sexual", "comportamientos sexuales de riesgo", "creencias y mitos en la sexualidad", "género" y "sexualidad".
SÍNTESIS DE DATOS: Existen diferencias de género en las normas de comportamiento sexual y en los mitos o creencias en torno a la sexualidad. Basado en esas diferencias encontradas en la literatura, los autores innovan proponiendo un consejo dirigido al género.
CONCLUSIÓN: Los profesionales que realizan consejo a adolescentes deben estar listos para analizar, con perspectiva de género, las distintas situaciones o conflictos que éstos enfrentan y antever algunas creencias erróneas que los mismos tienen acerca de la sexualidad.

Abstract:
OBJECTIVES: With special attention to the importance of gender on the sexual and contraceptive counseling, the present study aims to: 1) describe the differences of sexuality and sexual behaviors of adolescents; 2) identify the beliefs and myths in each gender and their main concerns about sexuality in general and in particular on their one 3) assist healthcare professionals on sexuality counselling according with this approach.
DATA SOURCE: This work is based upon our clinical experience with adolescents and from an analytical review of scientific articles published in electronic databases SciELO and Pubmed. Other sources were data published by official organizations on the internet. We included scientific articles written in English, Portuguese or Spanish, published on the past 20 years, which provided results relating teenage sexuality, counselling and gender. Were used as key words: "adolescence", "sexuality", "gender", "sexual risk behaviors", "beliefs and myths on sexuality".
DATA SYNTHESIS: There are differences of gender in the norms of sexual behavior, myths or beliefs around sexuality. Based on these differences found in the literature the authors innovate proposing a counseling directed to the gender.
CONCLUSION: the professionals who perform counselling for adolescents should be prepared to analyze through gender perspective, the different situations or conflicts they face and be able to anticipate some erroneous beliefs that they have about sexuality.

Resumo:
OBJETIVOS: tendo em consideração a importância do gênero no aconselhamento sexual e contraceptivo, o presente estudo visa: 1) descrever as diferenças da sexualidade e dos comportamentos sexuais dos e das adolescentes; 2) identificar as crenças e os mitos em cada gênero e as suas principais preocupações sobre a sexualidade em geral e a sua em particular e 3) auxiliar os profissionais de saúde no aconselhamento sexual segundo este enfoque.
FONTES DE DADOS: Este trabalho baseia-se na experiência clínica dos autores com os adolescentes e na revisão analítica da literatura de artigos científicos publicados nas bases eletrônicas SciELO and Pubmed. Outras fontes utilizadas foram dados publicados por órgãos oficiais disponíveis na internet. Foram incluídos os artigos científicos redigidos nos idiomas em inglês, português ou espanhol, publicados nos últimos 20 anos, e que apresentassem resultados relacionando sexualidade na adolescência, aconselhamento e gênero. Foram utilizados como descritores: "adolescência", "aconselhamento sexual", "comportamentos sexuais de risco", "crenças e mitos na sexualidade", "gênero" e "sexualidade".
SÍNTESE DE DADOS: Existem diferenças de gênero nas normas de comportamento sexual e nos mitos ou crenças em torno da sexualidade. Baseados nessas diferenças encontradas na literatura, os autores inovam propondo um aconselhamento direcionado ao gênero.
CONCLUSÃO: Os profissionais que realizam aconselhamento a adolescentes devem estar preparados para analisar, com perspectiva de gênero, as distintas situações ou conflitos que estes enfrentam e antever algumas crenças erróneas que os mesmos têm acerca da sexualidade.

INTRODUCIÓN

La sexualidad y la experiencia amorosa y sexual forman parte del normal desarrollo psicosocial del y de la adolescente, siendo esenciales en el establecimiento de su identidad personal. Los rápidos cambios físicos y psicológicos que ocurren en esta fase, las características propias de este grupo etario (inmadurez biológica del córtex pre-frontal y consecuente impulsividad) así como la naturaleza esporádica de las relaciones, tornan este grupo más vulnerable a comportamientos sexuales de riesgo, entre quienes una baja adhesión a los métodos contraceptivos, y en consecuencia, un mayor riesgo de contraer infecciones sexualmente transmisibles (EST) y de embarazo no deseado1.

Teóricamente, los y las adolescentes de la época actual gozan de una sexualidad más libre, con más igualdad entre ambos géneros, con acceso más fácil a la información y a los métodos contraceptivos. Sin embargo, en la práctica continuamos verificando un gran número de embarazos no deseados y de EST en este grupo etario1,2. Una de las causas que explican esta realidad parece ser la influencia de mitos y falacias transmitidas por las generaciones anteriores, verificándose que éstos mantienen conceptos erróneos referentes a la sexualidad en general y al acto sexual en particular2,3. De ahí la necesidad de una mayor inversión de los profesionales de salud en el consejo sexual y contraceptivo a los y a las adolescentes.

Las cuestiones de género son primordiales para el entendimiento de las relaciones de poder en la sociedad, incluso en la salud y en la sexualidad4. Es importante observar al género como un determinante de salud en la adolescencia5. Existen diferencias de género en normas de comportamiento sexual3. Las relaciones desiguales e injustas de género son las que más perjudican el pleno desarrollo de la sexualidad y originan características y vulnerabilidades particulares6. Asimismo, los autores defienden que para el éxito del consejo es de extrema importancia que los profesionales de salud reconozcan las diferencias y desigualdades de género en la "vivencia" de la sexualidad y en los comportamientos sexuales, para que puedan dirigir sus recomendaciones.

Teniendo en consideración la importancia del género en el consejo sexual y contraceptivo, los principales objetivos de este artículo son: 1) describir las diferencias de la sexualidad y de los comportamientos sexuales de los y de las adolescentes; 2) identificar las creencias y los mitos en cada género y sus principales preocupaciones sobre la sexualidad en general y suya en particular y 3) auxiliar a los profesionales de salud en el consejo sexual según este enfoque.

Diferencias de género en la sexualidad y en los comportamientos sexuales de los adolescentes

Es importante distinguir entre sexo y género. Sexo se refiere a las diferencias biológicas, anatómicas, fisiológicas y características cromosómicas que distinguen un hombre de una mujer. El género dice relación a un conjunto de ideas, creencias y atribuciones que son social y culturalmente construidas basadas en la diferenciación sexual y abarca conceptos como feminidad y masculinidad6. Existen diferencias de género en normas de comportamiento sexual. En la adolescencia, los sentimientos difieren entre muchachos y chicas. En estas últimas, el "debe ser" continúa a ser una norma social, vinculando la experiencia sexual con intimidad, el amor y la ternura, reconociendo que hacen más el amor por amor que por placer. En los muchachos, la sexualidad está centrada en los genitales y hacerlo por puro placer, pasando el erotismo y la emoción a segundo plano. En suma, los motivos más probables que llevan a las chicas adolescentes a envolverse sexualmente son la intimidad emocional, agradar y mantener a su compañero, mientras que los muchachos adolescentes lo hacen por puro placer físico7,8.

Fueron realizados dos estudios en Portugal promovidos por el equipa Aventura Social, en cooperación con la Organización Mundial de Salud (OMS): el primero en el ámbito del proyecto Health behavior in school - aged children (HBSC), realizado en 2014, con adolescentes del 6º, 8º y 10º años9; y el segundo proyecto, Salud Sexual y Reproductiva de los Estudiantes Universitarios10, fue realizado en 2010 con jóvenes universitarios. En ambos ocurrió variación significativa por género.

Las muchachos adolescentes y jóvenes adultos indicaron haber tenido relaciones sexuales (RS) con mayor frecuencia, con inicio más precoz de la actividad sexual; indicaron tener compañeras ocasionales y con mayor frecuencia relaciones sexuales bajo efecto del alcohol o drogas. Con relación al uso de preservativo durante la primera RS, las chicas adolescentes expresaron su uso más frecuente que los muchachos, lo cual no fue observado en los jóvenes adultos. Estas variaciones de acuerdo al género sugieren que los muchachos y jóvenes adultos masculinos se envuelven con mayor frecuencia en comportamientos sexuales de riesgo que las chicas/jóvenes mujeres11, resultados confirmados en otros estudios4,7,12,13. Las chicas y las jóvenes mujeres también demostraron significativamente un mayor conocimiento general sobre el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) que los chicos/jóvenes hombres11. En varios estudios, se verificó que las chicas hacen más test para las EST que los muchachos, y que éstos evitan la responsabilidad y delegan a sus enamoradas la tarea de hacer la prueba de EST; se verificó haber sido necesario despender mucho más tiempo con los muchachos para alentarlos a asumir su responsabilidad sexual12,13. La mayoría de los adolescentes y jóvenes hombres revela una actitud moderada a muy positiva en cuanto a preguntar, comprar o andar con preservativos. Sin embargo, las chicas demuestran mayor dificultad que los muchachos, admitiendo tener vergüenza en comprar el preservativo, esperando que el compañero lo tenga a la hora de usarlo, no considerando este acto como siendo de responsabilidad suya6,11. Esto aumenta la vulnerabilidad femenina, perdiendo la posibilidad de negociación del preservativo con su compañero sexual. En ambos géneros se verifica que los y las adolescentes utilizan menos el preservativo cuando existe un compañero próximo/relación seria que con compañeros ocasionales5.

Diferencias de género en las creencias/mitos y en las principales preocupaciones de los y las adolescentes sobre sexualidad

Uno de los motivos identificados para el poco éxito del consejo sexual son los mitos y/o creencias erróneas que los y las adolescentes tienen, y que muchas veces son desconocidos u olvidados por los profesionales de salud, no siendo abordados o desmitificados en la consulta.

Existen mitos comunes a ambos géneros, siendo los más frecuentes: "No se considera relación sexual cuando no existe penetración", "Con el acto interrumpido es imposible embarazar", "Las EST no se transmiten por el sexo oral o anal", "Durante la menstruación no se puede embarazar", "No se puede embarazar ni contraer EST en la primera vez que se tiene relaciones sexuales", "No se embaraza si el sexo es hecho en el agua; "La masturbación hace mal a la salud"2,3,13,14. Existen diferencias de género en las creencias/mitos y en las principales preocupaciones de los y de las adolescentes sobre la sexualidad, las cuales describimos de forma resumida respetivamente en los cuadros 1 y 22,3,13,15,16.






Género y consejo sexual de los y de las adolescentes

En este artículo no abordamos los métodos contraceptivos que están a disposición de los y de las adolescentes, pero remitimos a las orientaciones de la Sociedad Portuguesa de Medicina del Adolescente de la Sociedad Portuguesa de Pediatría y de la Sociedad Portuguesa de Contracepción publicados en la Acta Pediátrica Portuguesa en 201417. Hablamos del consejo sexual en adolescentes, según una perspectiva de género. El consejo sexual y contraceptivo no se debe limitar a consultas específicas para el efecto. Todos los profesionales de salud que trabajan con adolescentes y jóvenes deben aprovechar todas las oportunidades que surgen y hacerlo según las evidencias de las mejores prácticas, desde que posean conocimientos para hacerlo. Es igualmente importante asegurar la privacidad y la confidencialidad, creando un ambiente seguro, sin juicios y sin preconceptos. El acceso y la gratuidad son una plusvalía.

Para el éxito del consejo no basta informar sobre los contraceptivos que existen, de cómo prevenir un embarazo o una EST. Esta información es muy importante, sin embargo, muchas veces se ha revelado insuficiente para alterar el comportamiento de los y de las adolescentes18. De esta forma, independiente del género, otros aspectos de igual relevancia deben ser abordados, específicamente: saber cuáles son los motivos que llevan a los y a las adolescentes a tener sexo, permitiéndoles que aclaren sus preocupaciones y dudas. Evaluar sus intenciones en el control de la natalidad y de las EST, y antes de aconsejar la contracepción oyendo a los y a las adolescentes acerca de las barreras previas y actuales a la contracepción, preocupaciones con los efectos secundarios, evaluando las potenciales dificultades en la adhesión18. Hablar de la anatomía del aparato reproductor masculino y femenino será una buena práctica. Atendiendo a que la mayoría de las veces los y las adolescentes no cuestionan a los profesionales acerca de sus verdaderas preocupaciones o dudas, el profesional de salud debe prever y abordar esas mismas cuestiones y aprovechar para desmentir las creencias más frecuentes con base en el género.

Consonante a la disponibilidad temporal en una o más consultas, debe ser siempre obtenida una historia sexual cuidada y completa. Se resalta que el profesional debe tomar la historia sin asumir cualquier orientación sexual del/la adolescente, no debiendo dar como adquirida su heterosexualidad: la orientación sexual debe ser evaluada de forma neutra. En el cuadro 3 indicamos los apartados más importantes que deben ser abordados durante la colecta de la historia, independiente del género14,17,18,19,20.




Como ya fue descrito anteriormente, existen diferencias de género en los comportamientos sexuales, y por ese motivo los autores proponen un consejo dirigido al género (Cuadro 4). En el consejo al género masculino, debe tenerse atención que éstos inician su actividad sexual en una edad más precoz, lo que ha sido asociado a una menor probabilidad de uso de protección contra embarazo no deseado y mayor probabilidad de EST asociado a un mayor número de compañeros sexuales a lo largo de la vida19. Asimismo, la educación sexual en los muchachos debe ser iniciada en la adolescencia precoz o antes: se sabe que cuando realizado esto antes de la primera experiencia sexual, atrasa su inicio y disminuye la probabilidad de comportamientos sexuales de riesgo20. Entendiendo que los muchachos se envuelven con mayor frecuencia en comportamientos de riesgo, específicamente usar con menor frecuencia el preservativo atrasando la primera RS, tienen un mayor número de parejas sexuales y hacen frecuentemente sexo bajo efectos del alcohol y/u otras drogas, es necesario insistir en la importancia del uso del preservativo informándoles los lugares donde pueden adquirirlo gratuitamente. Los muchachos también revelan un menor conocimiento general sobre VIH y otras EST, de esa forma, hay necesidad de invertir mucho más tiempo con ellos para hablar sobre este asunto, siendo importante alentarlos a aumentar su preocupación y comprensión del riesgo elevado de EST, para que no comprometan su salud o la de otros12.




En el consejo al género femenino, debe ser preguntado la edad de la menarca, estándar menstrual, antecedentes de embarazo y sus consecuencias. Si ya ha iniciado actividad sexual, es importante saber la edad de inicio: si es en edad precoz, está significativamente asociada a mayor riesgo de embarazo18. Dolor durante el acto sexual y cuestiones sobre orgasmo deben ser incluidas y desmentidas. Una problemática relativamente común a las chicas es la presión ejercida por el grupo o por su compañero para iniciar la actividad sexual. De esta forma, el profesional de salud debe anticiparse y abordar este asunto, discutiendo estrategias para manejar esa presión. En varios estudios, las chicas demuestran mayor dificultad en andar con preservativos o comprarlo, siendo uno de los motivos que muchas veces dificulta la negociación de lo mismo con el compañero, lo cual es importante para explicarles que esto aumenta su vulnerabilidad, dificultando la posibilidad de negociación6. Finalmente, los profesionales deben aclarar, de acuerdo al género, los mitos/creencias y principales preocupaciones abordados en el cuadro 1 y 2.


CONCLUSIÓN

La adolescencia es un período fundamental de formación de la identidad sexual y de la cultura en torno a la sexualidad del ser, siendo de extrema importancia percibir cuáles son las percepciones de los y de las adolescentes acerca de la sexualidad6.

Se ha verificado que a pesar de los adolescentes tener acceso a información, sus conductas muchas veces permanecen inalteradas, continuando a constatarse el uso inadecuado de métodos contraceptivos11. Esto puede ser explicado debido a creencias erróneas, siendo importante que los profesionales de salud tengan conocimiento de las más comunes y las aborden y aclaren. Es importante mirar al género como un determinante de salud en la adolescencia5, incluso en la salud y en la sexualidad6.

Los sentimientos, preocupaciones y comportamientos en torno a la sexualidad que aparecen en esta fase, difieren entre muchachos y chicas y de ahí la importancia del consejo ser realizado según una perspectiva de género. Concluyendo, los profesionales que realizan consejo a adolescentes deben hacerlo siempre con perspectiva de género y deben estar listos para prever creencias erróneas en torno a la sexualidad y desmentirlas.


REFERENCIAS

1. Parera N, Suris JC. Sexuality and contraception in adolescents from Barcelona, Spain. J PediatrAdolescGynecol1997 Aug;10(3):153-7.

2. Coelho I, Andrade F, Santos H, Pereira L, Ferreira C, Melo L. et al. A percepção dos adolescentes sobre os mitos e verdades da sexualidade. XIII JEPEX 2013- UFRPE. Disponível em : http://www.eventosufrpe.com.br/2013/cd/resumos/R0383-1.pdf

3. López P. Influencia de los mitos y falácias em las prácticas sexuales de la población adolescente madrilena: proyecto de encuesta. Rev Profesional Espanola de Terapia Cognitivo-conductual 2004; 2:87-93.

4. Puente D, Zabaleta E. et al. Gender differences in sexual risk behaviour among adolescents in Catalonia, Spain. GacSanit 2011 Jan-Feb; 25(1): 9-13.

5. Evidence for gender responsive actions to prevent and manage adolescent pregnançy.Young people´s health as a whole of society response. WHO regional office for Europe.2011. 1-26.

6. Torres C, Beserra E. Gender relation and vulnerability to sexually Transmissive diseases: perceptions of Adolescent´s Sexuality. Esc Anna R Enferm 2007 jun; 11(2): 296-302.

7. Vega E, Robledo E, Fernández P, Fernadéz R. Influencia del sexo y del gênero em el comportamiento sexual de una población adolescente. Psicothema 2010; 2: 606-612.

8. Ozer E, Dolcini M, Harper G. Adolescents reasons for having sex: gender differences. J Adolesc Health 2003;33:317-319.

9. Aventura Social e Saúde. HBSC. A saúde dos adolescentes portugueses em tempos de recessão. Dados nacionais 2014. Disponível em: http://aventurasocial.com/arquivo/1428847863_RELATORIO%20HBSC%202014.pdf

10. Aventura Social e Saúde. A saúde sexual e reprodutiva dos estudantes universitários. Relatório do estudo. Dados nacionais 2010. Disponível em http://aventurasocial.com/arquivo/1356031665_V5%20Relatorio-Universitarios_protegido.pdf

11. Ramiro L, Reis M, Matos M, Diniz J. Knowledge, attitude and behaviour related to sexually Transmitted Infections in Portuguese School( Adolescent) and College Students, Sexually Transmitted Infection. Prof. Nancy Malla(Ed.). 2012. ISBN: 978-953-51-0258-8, In Tech.

12. Rembeck GI, Gunnarsson RK. Role of gender in sexual behaviours and response to education in sexually transmitted infections in 17-year-old adolescents. Midwifery. 2011 Apr;27(2):282-7.

13. Taquette S, Vilhena M, Paula M. Doenças sexualmente transmissíveis e gênero: um estudo transversal em adolescentes no Rio de Janeiro. Cad. Saúde Pública 2004 Jan; 20(1): 282-290.

14. Petersen R, Payne P, Albright J, Holland H, Cabral R, Curtis Km. Applying motivational interviewing to contraceptive counseling: ESP for clinicians. Contraception. 2004 Mar;69(3):213-7.

15. Wynn L, Foster A, Trussell J. Can I get pregnant from oral sex? Sexual health misconceptions in e-mails to a reproductive health website. Contraception. 2009 Feb; 79(2): 91-97.doi:10.1016/j.contraception.2008.08.009. Epub 2008 Oct 19.

16. Martins C, Almeida F, Alencastro L, Matos K, Souza S. Sexualidade na adolescência: mitos e tabus. Ciencia y enfermeria XVIII (3): 25-37, 2012.

17. Neto S, Bombas T, Arriaga C, Almeida M, Moleiro P. Contraceção na adolescência: recomendações para o aconselhamento contraceptivo. Acta PediatrPort 2014; 45: 51-63.

18. WHO - World Health Organization. [Acesso em 01 mar. 2015] Disponível em: http://www.euro.who.int/en/what-we-do/health-topics/health-determinants/gender/publications/young-peoples-health-as-a-whole-of-society-response-series

19. Wellings K, Collumbien M, Slaymaker E, Singh S, Hodges Z, Patel D et al. Sexual behaviour in context: a global perspective. The Lancet Sexual and Reproductive Health Series, 2006 Oct;1-21.

20. Ford CA, Millstein SG, Eyre SL,Irwin CE. Anticipatory guidance regarding sex views of virginal female adolescents. J Adolesc Health. 1996 Sep;19(3):179-83.
adolescencia adolescencia adolescencia
GN1 © 2004-2017 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
E-mail: secretaria@adolescenciaesaude.com