Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 14 nº 3 - Jul/Sep - 2017

Artículo Original Imprimir 

Páginas 63 a 70


Violencia entre enamorados adolescentes en Pernambuco, Brasil

Violence between teenage lovers in Pernambuco, Brazil

Violência entre namorados adolescentes em Pernambuco, Brasil

Autores: Lygia Maria Pereira da Silva1; Camila de Mattos Oliveira2; Marilia Gabriela Silva Santana3; Ana Virginia Rodrigues Verissimo4; Taciana Mirella Batista dos Santos5; Mirian Domingos Cardoso6

1. Doctora en Ciencias por la Universidad de São Paulo (USP). São Paulo, SP, Brasil. Profesora Adjunta de la Facultad de Enfermería Nossa Senhora das Graças, docente del Programa de Post-Graduación en Hebiatría - Universidad de Pernambuco (UPE). Recife, PE, Brasil
2. Residente en enfermería obstétrica por la Secretaría Estadual de Salud de Pernambuco (SES- PE). Recife, PE, Brasil. Graduación en Enfermería por la Universidad de Pernambuco (UPE). Recife, PE, Brasil
3. Graduanda en Enfermería por la Facultad de Enfermería Nossa Senhora das Graças, de la Universidad de Pernambuco (FENSG - UPE). Recife, PE, Brasil
4. Doctoranda en Salud del Niño y del Adolescente por la Universidad Federal de Pernambuco (UFPE). Recife, PE, Brasil. Maestría en Enfermería por el Programa Asociado de Post-Graduación en Enfermería de la Universidad de Pernambuco (UPE) y de la Universidad Estadual de Paraíba (UEPB). Recife, PE, Brasil. Profesora Asistente de la Facultad de Enfermería Nossa Senhora das Graças de la Universidad de Pernambuco (FENSG - UPE). Recife, PE, Brasil
5. Doctoranda en Salud Pública por la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG). Belo Horizonte, MG, Brasil. Maestría en Hebiatría por la Universidad de Pernambuco (UPE)

Lygia Maria Pereira da Silva
Universidade de Pernambuco
Rua Arnóbio Marques, 310, Santo Amaro
Recife, PE, Brasil. CEP: 50100-130
lygia.silva@upe.br

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Adolescente, violencia, sistemas de información en salud.
Keywords: Adolescent, violence, health information systems.
Descritores: Adolescente, violência, sistemas de informação em saúde.

Resumen:
OBJETIVO: Describir el perfil de violencia perpetrada entre enamorados adolescentes en el estado de Pernambuco notificados en el período de 2009 a 2012.
MÉTODOS: Estudio descriptivo en una población de 604 adolescentes con edades entre 10 y 19 años que mantenían alguna relación de intimidad (relacionamiento) con el agresor.
RESULTADOS: 98% de las víctimas eran del sexo femenino, de las cuales 48% estaban embarazadas, 43% tenían de 10 a 14 años y 80% eran de raza/color parda o negra. Un 37 y 26% de los casos presentaron violencia sexual y física, respectivamente. El 81% de los casos fueron encaminados para servicios contemplados en los ejes de defensa y promoción de derechos.
CONCLUSIÓN: se evidencia la necesidad de rápida intervención para esta población, con el objetivo de acceso de los adolescentes a los servicios de salud, en los cuales existan espacios de diálogo abierto y apoyo para a la desconstrucción de la naturalidad de violencia.

Abstract:
OBJECTIVE: Describe the profile of teen dating violence in Pernambuco state notified in the period 2009 to 2012.
METHODS: We used a quantitative epidemiological approach. The sample consisted of 604 adolescents with ages between 10 to 19 years which maintain some intimate relationship with the aggressor.
RESULTS: 98% of the victims were female, 48% of which were pregnant, 43% had between 10 to 14 years and 80% were from brown and black race/color. 37 and 26% of the cases presented sexual and physical violence, respectively 81% of those were referred to the defense and promotion of right services.
CONCLUSION: We noticed the necessity of early intervention for this population aiming to provide access of these adolescents to healthcare services where they may find a place to have an open dialog and help for deconstruction of violence.

Resumo:
OBJETIVO: Descrever o perfil da violência perpetrada entre namorados adolescentes no estado de Pernambuco notificados no período de 2009 a 2012.
MÉTODOS: Estudo descritivo em uma população de 604 adolescentes com idades entre 10 e 19 anos que mantinham alguma relação de intimidade (namoro) com o agressor.
RESULTADOS: 98% das vítimas eram do sexo feminino das quais 48% estavam grávidas, 43% tinham de 10 a 14 anos e 80% eram de raça/cor parda ou negra. 37 e 26% dos casos apresentaram violência sexual e física, respectivamente. 81% dos casos foram encaminhados para os serviços contemplados nos eixos de defesa e promoção de direitos.
CONCLUSÃO: Evidencia-se a necessidade de intervenção precoce para esta população visando o acesso dos adolescentes aos serviços de saúde, nos quais existam espaços de diálogo aberto e apoio para a desconstrução da naturalização da violência.

INTRODUCIÓN

La violencia ha sido reconocida mundialmente como una importante cuestión de salud pública. La Organización Mundial de Salud (OMS) reveló el problema como un desafío universal trayendo la discusión al área de salud, que intervenía apenas en las consecuencias de esos eventos. Algunos estudiosos han apuntado la importancia de la intersectorialidad en el desarrollo de estrategias vueltas a los grupos poblacionales más vulnerables¹.

En virtud de una mayor vulnerabilidad de los adolescentes, la violencia contra ese grupo etario es más preocupante², incluyendo aquellas que ocurren en las relaciones íntimas, tema reciente en la literatura científica³. Este tipo de relación permea estrategias de control y restricción de autonomía del compañero, y puede perdurar en la vida adulta4.

En ese sentido, se define la violencia en el relacionamiento como un comportamiento que tiene intención de dominar al(la) compañero(a), pudiendo ocurrir por las diversas formas de violencia5. Según Nascimento y Cordeiro6 "la violencia en el relacionamiento es entendida como cualquier acto o acción, ya sea de naturaleza física, verbal, moral, o inclusive de naturaleza simbólica, que cause muerte, daño o sufrimiento".

Las experiencias de violencia vividas en las relaciones amorosas producen efectos negativos y significativos a la salud en corto y largo plazo. Los efectos pueden incluir reacciones emocionales negativas (miedo, ira, aislamiento, tensión, sufrimiento), consecuencias físicas (heridas, cefaleas, insomnio) con perjuicio al estándar de vida, pudiendo tales repercusiones tornarse graves para el sistema de salud. Frente a eso, se vuelve necesaria la diseminación de estudios sobre el tema, posibilitando el conocimiento de la realidad sobre violencia en las relaciones íntimas (VRI) entre adolescentes, en virtud de ser un fenómeno poco visible y raramente identificado.

Pesquisas sobre VRI entre adolescentes vienen creciendo en las últimas décadas en diferentes continentes, especialmente en América del Norte8. En 2005, el "National Survey of Children's exposure to violence", un gran estudio de base escolar realizado en Estados Unidos, sugiere la existencia de cerca de 400.000 a 900.000 víctimas de violencia severa en el relacionamiento4.

En Brasil, un estudio desarrollado en 2001, intitulado "Vivencia de violencia en las relaciones afectivo-sexuales entre adolescentes" fue realizado en cinco regiones brasileñas con adolescentes de escuelas públicas y privadas, y reveló que cerca del 80% de los cuatro mil adolescentes investigados en las diferentes regiones del país, ya sufrieron algún tipo de violencia en el relacionamiento. Entretanto, aún existe carencia de grandes estudios sobre el tema, siendo la mayor parte de ámbito estadual o municipal6.

Asimismo, el presente estudio tuvo como objetivo describir el perfil de violencia perpetrada entre enamorados adolescentes en el estado de Pernambuco, notificados en el período de 2009 a 2012.


MÉTODOS

Este estudio es de carácter descriptivo y cuantitativo conducido desde el banco de datos del Sistema de Vigilancia de Violencia (VIVA) que compone el Sistema de Información de Agravantes de Notificación - Violencia (SINAN -VIVA).

Fueron incluidos en la muestra adolescentes de 10 a 19 años que sufrieron violencia por parte de sus enamorados(as) o ex-enamorados(as) notificados al sistema de vigilancia. Casos cuya situación conyugal estaba definida como unión estable/casamiento no fueron incluidos. Las variables seleccionadas para estudio fueron categorizadas en: a) datos generales de la víctima y del agresor (sexo, edad, raza/color, gestante, zona de ocurrencia, sexo del agresor); b) tipología de violencia; c) encaminamientos dados a los casos de acuerdo con los ejes estratégicos del Consejo Nacional de Derechos del Niño y del adolescente - Conanda: defensa de los derechos humanos y promoción de los derechos humanos.

De acuerdo con el Conanda, en el eje de la defensa de los derechos humanos están concentrados los siguientes órganos/sectores: Consejo tutelar, Vara de infancia y juventud, Casa abrigo, Programa centinela, Comisaría de servicio a la mujer, Comisaría de protección al niño y al adolescente, Otras comisarías, Ministerio público e Instituto de Medicina Legal - IML. Mientras que el Centro de referencia a la mujer, Centro de referencia de asistencia social/CREAS-CREAS, y otros están ligados al eje de promoción de derechos humanos.

Los datos fueron analizados en el programa Statistical Package sea the Social Sciences (SPSS) versión 20.0. La pesquisa fue aprobada por el Comité de Ética bajo CAAE 20281414 0 0000 5207.


RESULTADOS

En el período estudiado fueron registrados 604 casos de violencia en el relacionamiento en Pernambuco, de los cuales 98,3% eran del sexo femenino y, entre éstos, 48,1% estaban embarazadas en el momento de la agresión. En cuanto a la edad y raza/color, 56,3% tenían entre 15 y 19 años, y 80,4% eran parda o negra (Tabla 1).




En cuanto a la zona de ocurrencia, la mayor parte de los casos ocurrió en la zona urbana (87,3%) y en apenas 3% de los casos el agresor era del mismo sexo de la víctima. En lo tocante a la tipología de violencia, en un 37,3% fue sexual, 26,2% física, 5,2% negligencia y 3,8% psicológica, mientras la co-ocurrencia de las diversa tipologías fue registrada en un 33,7% de los casos, siendo que en un 0,3% se registraron las cuatro tipologías en un mismo caso (Figura 1).


Figura 1. Ocurrencia y co-ocurrencia de los diferentes tipos de violencia (F = física; P = psicológica; S = sexual; N = negligencia) en adolescentes víctimas de violencia en el relacionamiento, notificados al sistema oficial de vigilancia. Pernambuco, 2009 a 2012.



La Figura 2 presenta los resultados de los encaminamientos dados a los casos representados por los ejes propuestos por el Conanda. La prevalencia de accionamiento de servicios de los dos ejes (defensa de los derechos humanos y promoción de los derechos humanos) fue del 80,8%, mientras que encaminamientos apenas para el eje de defensa de los derechos fue del 9,6% y para el eje de promoción de los derechos fue del 7,7%.


Figura 2. Número de direccionamientos por el servicio de atención a la salud en casos de violencia en el relacionamiento perpetrados contra adolescentes y notificados al sistema oficial de vigilancia según los ejes del Consejo Nacional de los Derechos del Niño y del Adolescente. Pernambuco, 2009 a 2012.



DISCUSIÓN

Los resultados de este estudio revelaron que la mayor parte de las víctimas de violencia en el relacionamiento son del sexo femenino, con edad entre 15 y 19 años, de raza/color parda o negra, con una alta prevalencia de gestantes en el momento de la notificación. Mostró todavía mayor ocurrencia de casos en la zona urbana, donde la violencia era del tipo sexual, seguida de la física con co-ocurrencia de otras tipologías. Se destacaron los encaminamientos para los dos ejes estratégicos del Consejo Nacional de los Derechos del Niño y del Adolescente.

La mayor ocurrencia de víctimas del sexo femenino corrobora con los datos encontrados en la literatura, en que son evidentes cuestiones culturales relacionadas a las diferencias de género como motivadores de victimización del sexo femenino9. Históricamente, desde el período colonial las construcciones sociales han sido constituidas con base en las desigualdades de género y en la edificación de los papeles masculino y femenino pautados en el subalterno femenino y en la violencia conyugal. Para algunos autores, la violencia contra la mujer se volvió un sinónimo de violencia conyugal. Aunque ésta se asemeje mucho a la VRI entre adolescentes, presenta particularidades, ya que en la última situación estas relaciones pueden ser menos sólidas, permitiendo "menos" compromiso y menor o ninguna cobranza social para que se mantenga6,10.

Estudios indican que la violencia de género afecta negativamente la salud sexual y reproductiva de las mujeres y también de los hombres, aumentando situaciones de exposición a riesgos de contaminación y diseminación de Infecciones Sexualmente Transmisibles (IST). Niñas que viven situaciones de violencia de género, la mayoría de las veces, tienen mayor dificultad de acceso a servicios de salud y a medios de prevención de embarazo, y aún menor posibilidad de negociar el uso de preservativos con el compañero³.

La mayor ocurrencia de violencia encontrada en este estudio fue entre adolescentes que estaban en la franja etaria de 15 a 19 años, sin embargo, gran parte de las víctimas presentaba menos de quince años. Este dato llama la atención de forma significativa, una vez que en esta edad el adolescente debía estar bajo la protección de sus padres o responsables y no encontrarse en situación de riesgo y violencia.

Corroborando con los resultados encontrados, la literatura apunta que gran parte de los adolescentes sufren violencia antes de los 15 años de edad, lo que para Taquete (2009) se justifica en el hecho de que esa franja etaria se encuentra en posición de mayor vulnerabilidad, siendo más indefensa y disponiendo de pocos mecanismos de protección. La franja etaria de 15 a 19 años encontrada en este estudio no se sobrepone a las notificaciones que alcanza la adolescencia precoz.

Aunque se verifique una mayor incidencia de violencia ejercida sobre mujeres, algunos pocos casos de agresión partieron del sexo femenino, permitiendo así el entendimiento de que cada situación de violencia tiene su singularidad, y se vuelve un descuido condensar el problema a una disparidad de género6. De acuerdo con la cartilla de violencia sexual de Recife11-12, existen barreras socioculturales que impiden las denuncias de casos de violencia contra niños, principalmente cuando ésta es sexual, destacando la posibilidad de estos adolescentes ser cuestionados en cuanto su virilidad.

La alta proporción de gestantes entre las víctimas endosa los descubrimientos en la literatura, que apuntan este período como propicio para la identificación de violencia debido a la existencia de un contacto regular con los prestadores de cuidado en el sector salud. Es un momento de mayor vulnerabilidad a la violencia, pues ocurren cambios en las demandas y necesidades físicas, emocionales, sociales y económicas. La VRI asociada al período gestacional puede traer serias complicaciones a la salud de la gestante y del feto. Estas consecuencias traspasan desde recién nacidos con bajo peso hasta la muerte fetal. Se destacan también el parto prematuro, la infección, el aborto, el despegue prematuro de placenta, comportamientos de riesgo, depresión, desórdenes de ansiedad, estrés post-traumático, suicidio (intento), atraso en la iniciación a las atenciones prenatales, mala nutrición materna, uso de tabaco, alcohol y drogas ilícitas13.

Aunque la violencia ocurra en todas las capas sociales e sea independiente de raza/color, la mayor parte de las víctimas encontradas tenía color pardo, lo que corrobora con los datos del Censo 2010, que demuestra que la composición étnica de la población pernambucana en su mayoría está constituida por pardos. Mientras, la ausencia o sub-registro de datos sociales en el sistema de vigilancia en salud dificulta la relación de violencia con condiciones socioeconómicas. Con relación a la zona donde ocurrieron casos de violencia, la mayoría se dio en el área urbana, donde se concentra la mayor parte de la pobación14.

Del total de casos, apenas 3% trataba de agresión entre personas del mismo sexo, dato que puede ser encontrado en la literatura como invisibilidad para violencia en las relaciones homo-afectivas. Los estudios sobre violencia entre parejas se fundamentan en el presupuesto de la heterosexualidad, reforzando así la invisibilidad de violencia entre personas del mismo sexo en el contexto de una relación íntima. Para esta invisibilidad, aporta también con el recelo de aumentar la vulnerabilidad de grupos ya fragilizados debido al contexto de homofobia social e institucional dominante, en el cual la conquista de derechos enfrenta obstáculos y representa riesgos. Aunque la homosexualidad haya sido retirada de la lista de patologías por la Organización Mundial de Salud en 1991, la discriminación en las formas de: homofobia, bifobia y transfobia aún existe en el medio clínico, situación que dificulta las intervenciones que ofrezcan protección a esos grupos15.

La alta prevalencia de violencia sexual seguida de violencia física encontrada en el estudio, contrasta con el resultado de la pesquisa realizada en Recife (PE) que abordó la VRI entre adolescentes y encontró, sobretodo, alta prevalencia de violencia física y psicológica16. La menor proporción de violencia psicológica encontrada puede sugerir sub-notificación, una vez que ésta no deja marcas. Mientras, este tipo de violencia es tan severa como las demás, una vez que puede disminuir la autoestima, provocando miedos y culpas, además de hacer con que las víctimas necesiten de mucho tiempo para librarse de sus efectos nefastos12.

Los perpetradores de abuso sexual, tanto para las víctimas del sexo femenino, como del sexo masculino, son predominantemente hombres, convergiendo con los datos obtenidos en nuestro estudio17. De acuerdo con Graal7, este tipo de violencia se caracteriza por cualquier tipo de conducta sexual no consentida, el cual puede ser tipo contacto corporal no deseado hasta violación o intento, estando presente también la ridiculización del desempeño sexual y la presión por realizar actos sexuales que el individuo no desea o no se sienta listo para tal.

Por tratarse de un problema complejo, el enfrentamiento de violencia exige la articulación de diversos sectores. El Conanda dispone parámetros para la institucionalización y fortalecimiento del Sistema de Garantía de Derechos del Niño y del Adolescente y sistematiza la red de servicio por medio de ejes estratégicos. El eje de defensa de los derechos humanos se caracteriza por la garantía del acceso a la justicia, y tiene atribución de interferir sustancialmente, haciendo cesar las violaciones de derechos. Además, responsabiliza al autor de la violencia por medio de instancias públicas y mecanismos jurídicos. El eje estratégico de promoción de los derechos humanos de los niños y de los adolescentes se instrumentaliza a través del desarrollo de la "política de servicio de los derechos del niño y del adolescente", que está prevista en el Estatuto del Niño y del Adolescente (ECA)18.

La acción de los de los ejes concomitantes, como pudo ser verificado en este estudio, demuestra la actuación de la red de protección y de distintos actores en el enfrentamiento del problema, corroborando con el entendimiento de la violencia como un problema multidimensional por el sector salud. Las disposiciones sobre atención integral a la salud de este público requieren un trabajo articulado para intervención en situaciones específicas de vulnerabilidad y riesgo, creando condiciones para el desarrollo de acciones y estrategias de promoción, prevención, recuperación y rehabilitación19.


CONCLUSIÓN

Este estudio presenta las limitaciones comunes a otros realizados con base de datos secundarias, como la sub-notificación y subregistro de informaciones que mejor caractericen el perfil de violencia en el relacionamiento. Mientras, aunque limitados, los resultados traen contribuciones para visibilidad del problema y, en consecuencia, formulación de políticas públicas y acciones que impacten en la prevención y enfrentamiento de violencia en las relaciones de intimidad entre adolescentes.

Se considera necesario que el sector de salud actúe de forma más efectiva en la prevención de violencia y en la promoción de actitudes y acciones que influencien esas relaciones. A pesar de la dificultad de las víctimas de relatar la violencia sufrida, los servicios de salud componen un campo privilegiado para identificación de esos casos/situaciones, visto que las agresiones pueden ser detectadas por señales indirectas, y esa detección precoz puede coadyuvar en la prevención de consecuencias más graves.


REFERENCIAS

1. Minayo MCS. A inclusão da violência na agenda da saúde: trajetória histórica. Ciência & Saúde Coletiva 2007; 11:1259-1267.

2. Saito MI, Silva LEV, Leal MM. Adolescência: Prevenção e Risco. São Paulo: Atheneu; 2008.

3. Soares JSF, Lopes MJM, Njaine K. Violência nos relacionamentos afetivos-sexuais entre adolescentes de Porto Alegre, Rio Grande do Sul, Brasil: busca de ajuda e rede de apoio. Caderno de Saúde Pública 2013 jun; 29 (6): 1121-1130.

4. Hamby S, Finkelhor D, Tuner H. Teen Dating Violence: Co-occurence With Other Victimization in the National Survey of Children's Exposure to Violence (NatSCEV). Psychology of violence 2012; 2 (2): 111-124.

5. Cornelius TL, Resseguie N. 2007. Primary and secondary prevention programs for dating violence: a review of the literature; 2007; p.264. apud Murta S, Santos BRP, Nobre LA, Araújo IF, Miranda AAV, Rodrigues IO, et al. Prevenção à violência no namoro e promoção de habilidades de vida em adolescentes. Psicologia USP 2013; 24 (2): 263-288.

6. Nascimento FS, Cordeiro RLM, Violência no namoro para jovens moradores do Recife. Psicologia & Sociedade 2011; 23 (3): 516-525.

7. Graal PT. Jovens contra a violência no namoro: Guia para Acção. Graal. 2012 mar; 1: 1-36.

8. Murta SG, Santos BRP, Martins CPS, Oliveira B. Prevenção primária à violência no namoro: uma revisão de literatura. Contextos clínicos 2013 jul-dez; 6 (2):117-131.

9. Soares JSF, Lopes MJM, Njaine K. Violência nos relacionamentos afetivos-sexuais entre adolescentes de Porto Alegre, Rio Grande do Sul: busca de ajuda e rede de apoio. Cadernos de Saúde Pública 2013; 29 (6): 1121-1130.

10. Piosiadlo LCM, Fonseca RMGS, Gessner R. Subordination of gender: reflecting on the vulnerability to domestic violence against women. Esc. Anna Nery 2014 out-dez; 18 (4): 728-733.

11. Taquette SR. Violência entre namorados na adolescência. Adolesc Saude 2009; 6 (2): 6-12.

12. Recife. SS (Secretaria de Saúde). Violência sexual contra crianças e adolescentes: É hora de acabar com essa história. Recife; 2014.

13. Parys AV, Verhamme A, Temmermman M, Verstraelen H. Intimate partner Violence and Pregancy: A Sistematic Review of Intervetions. PlosOne. 2014 jan; 9: 1-10.

14. Pernambuco. SES (Secretaria do Estado). Povo de Pernambuco; 2010. [acesso em 2015 jun 9]. Disponível em: http://www.pe.gov.br/conheça/população/

15. Santos AC. "Entre duas mulheres isso não acontece"- Um estudo exploratório sobre violência conjugal lésbica. Rev Crít Ciên Soc 2012 set; 98: 3-24.

16. Barreira AK, Lima MLC, Avanci JQ. Coocorrência de violência física e psicológica entre adolescentes namorados do recife, Brasil: prevalência e fatores associados. Ciência & Saúde Coletiva 2013; 18 (1): 233-243.

17. Veloso MMX, Magalhães CMC, Dell'Aglio DD, Cabral IR, Gomes MM. Notificação de violência como estratégia de vigilância em saúde: perfil de uma metrópole do Brasil. Ciência & Saúde Coletiva 2013; 18 (5): 1263-1272.

18. Brasil. Constituição, 2006. Resolução nº 113 de 19 de janeiro de 2006. Brasília, DF.

19. Brasil. Ministério da Saúde. Linha de Cuidado para Atenção Integral à Saúde de Crianças e Adolescentes e suas Família em Situação de violência. Brasília. 2010; 77-88.
adolescencia adolescencia adolescencia
GN1 © 2004-2017 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
E-mail: secretaria@adolescenciaesaude.com