Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 14 nº 4 - Oct/Dic - 2017

Artículo Original Imprimir 

Páginas 41 a 47


Vulnerabilidad social de adolescentes que permanecieron en tratamiento en CAPS-AD

Social vulnerability of adolescents who remained on treatment in CAPS-AD

Vulnerabilidade social de adolescentes que permaneceram em tratamento em CAPS-AD

Autores: Grasiella Bueno Mancilha1; Luciana de Almeida Colvero2

1. Enfermera Psiquiátrica y Especialista en Dependencia Química. Máster en Ciencias de la Salud por la Escuela de Enfermería de la Universidad de São Paulo (USP). São Paulo, SP, Brasil. Docente de la Facultad Santa Marcelina (FASM). São Paulo, SP, Brasil
2. Doctora en Enfermería por la Escuela de Enfermería de la Universidad de São Paulo (EEUSP). Profesora Libre Docente del Departamento de Enfermería Materno Infantil y Psiquiátrica de la Escuela de Enfermería de la Universidad de São Paulo (USP). São Paulo, SP, Brasil

Correspondência:
Grasiella Bueno Mancilha
Av. Dr. Enéas de Carvalho Aguiar, 419
São Paulo, SP, Brasil. CEP: 05403-000
grasiella.mancilha@gmail.com

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Adolescente, trastornos relacionados al uso de sustancias, servicios de salud, vulnerabilidad en salud.
Keywords: Adolescent, substance-related disorders, health services, health vulnerability.
Descritores: Adolescente, transtornos relacionados ao uso de substâncias, serviços de saúde, vulnerabilidade em saúde.

Resumen:
OBJETIVO: Describir y analizar las principales vulnerabilidades sociales de los adolescentes que permanecieron en Centros de Atención Psicosocial (CAPS-AD).
MÉTODOS: Estudio descriptivo exploratorio donde el análisis fue realizado por medio de diálogo de los datos empíricos con el referencial teórico de la vulnerabilidad en salud, los principios de la reducción de daños utilizando la técnica de análisis de contenido temático.
RESULTADOS: Los adolescentes, en su mayoría del sexo masculino, con edad entre 14 a 19 años, poseían enseñanza fundamental incompleta, familias monoparentales del sexo femenino; se sentían ociosos e insatisfechos con su rutina. Estos son usuarios múltiples de drogas e hicieron el primer uso, en promedio, a los 12 años, principalmente en fiestas y en la calle en compañía de amigos, donde la marihuana es la sustancia preferida. El estándar de uso actual es menor que en otros momentos de la vida de los adolescentes analizados, y el envolvimiento con el tráfico fue el principal motivo de histórico de conflicto con la ley.
DISCUSIÓN Y CONSIDERACIONES FINALES: Es importante conocer el perfil de los adolescentes para que se desarrollen estrategias más conducentes con sus singularidades individuales y colectivas. Conocer los valores y modelos de referencia para el adolescente y joven es de fundamental importancia para elaboración de estrategias de cuidado más próximas y efectivas para esa población.

Abstract:
OBJECTIVE: Describe and analyze the main social vulnerabilities of adolescents who remained in Centros de Atenção Psicossocial (CAPS-AD).
METHODS: A descriptive exploratory study where the analysis was performed through dialogue of the empirical data based on theoretical health vulnerability, the principles of harm reduction using the analysis technique of thematic content.
RESULTS:The teenagers, mostly male, aged 14-19 years, had incomplete primary education,single parents of female sex, felt idle and dissatisfied with their routine. They are are multiple drug users and made their first use, on average at 12 years, especially in clubs and in the street in the company of friends, where marijuana is the preferred substance. The current use pattern was smaller than in other times of life, and involvement with traffic was the main reason for historic conflict with the law.
DISCUSSION AND FINAL CONSIDERATIONS: It is important to know the profile of adolescents in order to develop more suitable strategies to their individual and collective singularities. Knowing the values and role models for adolescents has a fundamental importance for elaborations of more consistent and effective care strategies for this population.

Resumo:
OBJETIVO: Descrever e analisar as principais vulnerabilidades sociais dos adolescentes que permaneceram em Centros de Atenção Psicossocial (CAPS-AD).
MÉTODOS: Estudo descritivo exploratório onde a análise foi realizada mediante o diálogo dos dados empíricos com o referencial teórico da vulnerabilidade em saúde, os princípios da redução de danos utilizando a técnica de análise de conteúdo temática.
RESULTADOS: Os adolescentes, em sua maioria do sexo masculino, com idade entre 14 a 19 anos, possuíam ensino fundamental incompleto, famílias monoparentais do sexo feminino; se sentiam ociosos e insatisfeitos com sua rotina. Estes são usuários múltiplas drogas e fizeram o primeiro uso, em média, aos 12 anos, principalmente em baladas e na rua em companhia de amigos, onde a maconha é a substância preferida. O padrão de uso atual é menor que em outros momentos da vida dos adolescentes analisados, e o envolvimento com o tráfico foi o principal motivo de histórico de conflito com lei.
DISCUSSÃO E CONSIDERAÇÕES FINAIS: É importante conhecer o perfil dos adolescentes para que se desenvolvam estratégias mais condizentes com suas singularidades individuais e coletivas. Conhecer os valores e modelos de referência para o adolescente e jovem é de fundamental importância para elaborações de estratégias de cuidado mais condizentes e efetivas a essa população.

INTRODUCIÓN

La concepción histórico-social de la adolescencia y los modos singulares de ser y vivir del adolescente posibilitan diferentes miradas frente a la adolescencia e interpretaciones singulares que propician intervenciones más efectivas frente al fenómeno del uso de drogas1-4.

Sin embargo, son predominantes miradas que traen las concepciones sobre la adolescencia como un período de instabilidad emocional, una fase marcada por transformaciones físicas, psicológicas y sociales permeada por conflictos familiares, agresividad y transgresión. Esas características son traídas principalmente por el campo biomédico apoyadas por señales y síntomas de la pubertad, como alteraciones hormonales, madurez de las características sexuales secundarias y por el desarrollo psicosocial, marcado por crisis y conflictos con los padres, llamado por muchos de fase de la "aborrecencia"5-8.

Al explorar un poco más esas características, estudios resaltan también la presencia de comportamientos impulsivos, búsqueda por el placer inmediato y por vivencias intensas que pueden incitar en el adolescente el sentimiento de insatisfacción y descontento con el cuerpo, además de estar más propenso a las experimentaciones, buscando a través de esto la sensación de libertad, identificación frente a su espacio social y con sus grupos de amigos6,8.

El simple análisis de lo que es difundido por la concepción biomédica, aun cuando ésta considere diversas dimensiones de la adolescencia, trae aún una visión arraigada a estereotipos que tienden entender el adolescente o la adolescencia de forma homogénea, muchas veces deteniéndose en la visión del adolescente "problema", como un sujeto en transición, valorando poco el momento presente y considerándolo siempre "un venir a ser"1. La concepción de la adolescencia como construcción histórica social avanza en el sentido de comprender al adolescente y la adolescencia como un proceso dinámico, en que sus modos de vida y expresión están en constante movimiento, necesitándose todavía analizar el contexto histórico, social y los contornos de ser adolescente y joven en una sociedad contemporánea1-4,9-13.

Esas discusiones acerca de la ampliación de la concepción de adolescencia son traídas principalmente por estudios descriptivos en las áreas clínicas, antropológicas y comunitarias de la sociología y psicología social, demostrando que recortes etarios no son suficientes si consideramos la complejidad que envuelve los parámetros biológicos y psicosociales característicos de la adolescencia1-4.

Para la concepción histórico-social de la adolescencia, los diversos cambios acontecen de forma interconectada e interdependiente, lo que confiere al proceso de adolescencia vivencias singulares, bien distintas de intentos homogéneos y universales de ese momento de la vida12,13. Esta concepción histórico-social de la adolescencia posibilita mirar a las diferentes adolescencias, lo que nos ha ayudado a pensar sus interfaces frente a fenómeno del uso de drogas.

La permanencia del adolescente que hace uso problemático de drogas en el tratamiento es un desafío apuntado tanto por especialistas en práctica asistencial cuanto por la literatura. La permanencia del adolescente en este estudio se opone a la idea usual del paciente de servicios de salud, pasivo, sumiso y obediente a la orientación del profesional y como el mayor responsable de su adhesión al tratamiento. Siendo así, el concepto de permanencia será comprendido como la presencia del adolescente en el servicio de salud mientras un usuario autónomo en una relación de corresponsal con profesionales de salud por su proceso terapéutico y por la continuidad del tratamiento8,14.

La construcción de un plan terapéutico singular compartido entre los servicios de la red de atención psicosocial (RAPS) están descritos en la portería nº 3.088 de 201115. Son los componentes de la RAPS: las Unidades Básicas de Salud (UBS); los Centros de Atención Psicosocial (CAPS); el Servicio de Atención en Urgencia y Emergencia (SAMU); la Atención Habitacional de Carácter Transitorio; la Atención Hospitalaria; las Estrategias de Desinstitucionalización y de Rehabilitación Psicosocial de los componentes de la RAPS, resaltamos el papel de los CAPS, un servicio de nivel secundario de salud, que debe funcionar de acuerdo con la lógica territorial y componiendo una de las puertas de entrada en el Sistema Único de Salud - SUS. El CAPS es destinado al acompañamiento de personas que presentan cuadros de trastornos mentales de medio a grave; poseen papel de articulador de la red de cuidado psicosocial, ofreciendo servicio diario a los usuarios, servicio a los familiares o cuidadores que están envueltos en el cuidado y en la convivencia próxima de éstos, desintoxicación, acciones terapéuticas con enfoque comunitario con el objetivo de reintegración social, entre otras.

Los esfuerzos para avances en esa área han privilegiado la comunicación del propio adolescente, al entenderlo como sujeto protagonista de su vida, además de investigar y conocer mejor el territorio en que vive y sus recortes socioculturales y económicos, las potencialidades y obstáculos de acceso a informaciones y articularlas para después transformarlas en acciones de protección. Así, el referencial teórico de la vulnerabilidad en salud posibilita un análisis amplio del adolescente frente a uso problemático de drogas, considerando aspectos históricos, sociales, económicos y culturales en que ese uso acontece. La vulnerabilidad es compuesta por tres componentes - el individual, el social y el programático - que deben ser entendidos como interconectados e interdependientes, sin embargo, en este resumen presentamos algunos aspectos del componente social16,17.


OBJETIVO

Describir y analizar las principales vulnerabilidades sociales de los adolescentes que permanecieron en CAPS-AD.


MÉTODO

Estudio es del tipo descriptivo exploratorio donde fueron realizadas entrevistas individuales con 12 adolescentes que frecuentaron el grupo de adolescentes de un CAPS-AD en el período de la recolección de datos. El análisis fue realizado mediante el diálogo con datos empíricos, con referencia teórica de vulnerabilidad en salud 16, más específicamente al componente social y con los principios de la reducción de daños utilizando la técnica de análisis de contenido de Bardin18.

El componente social de la vulnerabilidad apunta al proceso de enfermedad como proceso social. El estándar de información y la capacidad de analizarla críticamente y transformarla en comportamientos protectores no dependen solo del individuo y está correlacionada con el aspecto social. Es decir, dependerá del acceso que el sujeto tiene a medios de comunicación, a la escolarización, a la disponibilidad de recursos materiales, a la posibilidad de enfrentar barreras culturales sin ser violentado y con viabilidad de protegerse. Los aspectos evaluados por este componente están relacionados a las condiciones económicas, a las relaciones de género y raciales, a la escolarización, al acceso a recursos materiales, a la participación en las decisiones políticas y a aspectos culturales16.


RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Los datos analizados revelaron que los 12 adolescentes del CAPS, en su mayoría, son del sexo masculino, con edad entre 14 a 19 años, 75% se auto-declararon negros, poseen enseñanza fundamental incompleta y evasión escolar.

Todos los adolescentes relataron usar varios tipos de drogas e hicieron el primer uso a los 12 años. El adolescente que experimentó más precozmente lo hizo a los siete años, y el que lo hizo más tardíamente, fue a los 16 años. El tipo de droga más consumida en ésa primera ocasión fue marihuana, seguido por lanza-perfume, cocaína, tabaco y alcohol. Con relación al lugar y con quien estaban en la situación de primer uso, cuatro estaban en baladas o fiestas, otros cuatro estaban en la calle en compañía de amigos o inclusive solos, dos estaban en la propia casa o en la casa de amigos y solamente de dos de ellos estaban en la escuela. Destacamos que nueve de estos adolescentes relatan que estaban con amigos, correspondiendo al 75% de las situaciones del primer uso. La substancia de preferencia de la mayoría de los adolescentes es la marihuana, siendo también la más utilizada por primera vez y a que relatan tener mayor dificultad de quedar sin consumir.

Ricardo: ¡Por lo menos de la cocaína y del lanza-perfume, eh?! Lo que está difícil es la marihuana. Es así, la cocaína yo ya la descarté, el lanza-perfume también. Solo es más difícil la marihuana.


La mayoría de los adolescentes (67%) residen con sus familiares, siendo 50% de ellos pertenecientes a la familia monoparental del sexo femenino y 33% están acogidos institucionalmente. Las fragilidades de las relaciones familiares constituyen una importante vulnerabilidad social al uso de drogas19. Familias dirigidas por mujeres son consideradas más vulnerables20,21, siendo una susceptibilidad más a la que están expuestos esos adolescentes. Apenas dos de los adolescentes conviven en la misma casa con el padre y la madre. Un adolescente indica que pasa algunos días con la familia y otros en casa alquilada con la enamorada. Cuatro de ellos están acogidos institucionalmente y alejados de convivencia familiar.

La gravedad de las situaciones vividas por esos adolescentes en la dimensión familiar se evidencia por el histórico de presencia de droga que permea las relaciones familiares desde la infancia. La renta familiar declarada fue de 1-4 salarios mínimos y el promedio de personas en la familia por residencia es de cuatro personas.

Aún sobre las relaciones familiares, los adolescentes traen la percepción de que los conflictos familiares, la no convivencia con algunos miembros de la familia y el hecho de que posean familiares próximos que también hicieron, o hacen uso de drogas, interfirieron e interfieren negativamente en su uso. De los doce adolescentes, siete relataron tener parientes próximos que hicieron o hacen uso de drogas, incluyendo madre, padre, hermanos y tíos.

Vagner: Mi padre, mi tío, mi primo, mi hermano. Casi la familia entera, menos las mujeres. En la de mi padre todo el mundo bebe. Mi padre ya es fallecido, pero él bebía y fumaba marihuana. Mi padre solo no aspiraba.

A no convivencia y la falta de diálogo con padres y responsables son marcados en el relato de los adolescentes, evidenciando una vez más las fragilidades de las relaciones parentales14,19,22. La ausencia del monitoreo parental a esos adolescentes queda claro cuando describen su dinámica familiar. Algunas prácticas parentales referentes al monitoreo incluyen el acompañamiento de las actividades de sus hijos, saber lo que están haciendo en el tiempo libre, con qué están gastando dinero y quiénes son sus amigos19. La incapacidad de controlar a los hijos, la falta de soporte, el uso de drogas por los padres y actitudes permisivas de éstos frente al uso de drogas son importantes conductas parentales, predisponentes a la experimentación y continuidad del uso de drogas por el adolescente19,22. Otro factor potencial de vulnerabilidad social fue evidenciado cuando la mayoría de los adolescentes relató sentirse desocupado, denotando insatisfacción al decir que pasan la mayor parte de su tiempo asistiendo televisión.

Roberto: Ah, yo despierto, tomo desayuno, después voy a asistir televisión. Después del almuerzo, bajo al bar de mi abuelo, me quedo un poco allá, después subo y me quedo asistiendo televisión. Es así como paso el día.


De acuerdo con la literatura, la rutina de un adolescente es muchas veces organizada a través de su frecuencia a la escuela y actividades complementarias como actividades deportivas, cursos de idiomas, entre otras. Esas actividades organizan y limitan las horas de la agenda del adolescente, que deberá tener una hora para despertar, para dormir, para hacer deberes escolares etc. Sin embargo, cuando no hay a esas actividades programadas, percibimos un vacío de sentidos atribuidos a otras actividades y su consecuente desorganización23.

Los adolescentes que relatan tener mucho tiempo libre, que tienen muchos amigos que usan drogas y que frecuentan muchas fiestas son los que usan más droga (estándar de uso más pesado) y los que menos permanecen en el tratamiento. Muchos momentos de diversiones citados por los adolescentes coinciden con momentos de uso de drogas. Situaciones éstas que aportan para el aumento de su vulnerabilidad social8,14.

José: (...) como es que yo te voy a decir, uno es humilde, uno no tiene un lugar adecuado para divertirse. Era más baile funk, entonces em baile funk se encuentra eso, droga. Era ésa nuestra diversión. Era la única diversión que uno tenía. ¿Entendió? Era lo que uno sabía, lo que uno veía y lo que le gustaba. Era la influencia que uno tenía (...).


Los adolescentes apuntan que lo que más estorba en la continuidad de su tratamiento es la influencia negativa de su grupo de amigos, compuesto por otros jóvenes y adolescentes tenidos como referencia y que, en su gran mayoría, también usan drogas14,22.

Michel: ¿Lo qué estorba? Mente débil. (...) ¿por qué él tiene la mente débil? Porque va por la cabeza de los otros.


Más allá de la cuestión de solamente estar o no abstinente, muchos adolescentes relatan que el estándar de uso actual (en el día de la entrevista) era hecho en menores cantidades que lo hecho en otros momentos de la vida, alertándonos de que es posible trabajar con estrategias de Reducción de Daños con los adolescentes que permanecen en el CAPS-AD. Estrategias éstas que pueden aprovechar la presencia del adolescente en el servicio, buscando fomentar con él momentos de ponderación sobre su uso y no uso de drogas, pensando y construyendo conjuntamente (profesional-adolescente) formas prácticas y realistas sobre la relación con la droga consumida.

Michel: No está la misma cosa, ya hasta paré de expeler.

[al hablar pretende parar o continuar el uso]

No, un pito de vez en cuando solamente.


Por otro lado, el envolvimiento de un amigo en el tratamiento favorece la continuidad del tratamiento por el adolescente, reforzando la importancia de éstos en la vida del adolescente22. Datos recientes de revisión integral identificaron que la relación familiar fortalecida puede minimizar la influencia del grupo de amigos usuarios y añade que las relaciones familiares pueden ser más determinantes en el uso abusivo de drogas que en los pares19. Así, como las relaciones familiares de los adolescentes participantes de la pesquisa son en su mayoría debilitadas y presentan algunos predisponentes para el uso abusivo de drogas, el grupo de pares asume una mayor importancia para ellos. Siendo esos amigos modelos y referencia con los cuales el adolescente se siente perteneciente, la ausencia del familiar que acompañe el tratamiento es un factor de influencia negativa en la permanencia del adolescente en el servicio de salud8,14,22.

La mayoría de los adolescentes de esta pesquisa afirmó el envolvimiento con el tráfico de drogas, resaltando la actividad como oportunidad para que adquirir bienes materiales que hasta entonces no conseguían tener acceso. Muchos de ellos indicaron que "optaron" por la actividad ilícita como posibilidad de reconocimiento que les garantiría un estatus de poder en el territorio en el que viven24-26. Este dato también fue apuntado en otros estudios envolviendo adolescentes usuarios de drogas en conflicto con a ley27. De los adolescentes masculinos, cinco de ellos poseen histórico de conflicto con la ley, hecho que aporta para la situación de marginación social de esos adolescentes. De las tres adolescentes del sexo femenino, dos de ellas relatan el envolvimiento con el tráfico, sin embargo, ninguna de ellas había sido aprehendida hasta el momento de la pesquisa.

El tráfico no deja ninguna duda en cuanto a la fuerte atracción que ejerce sobre una parte de los jóvenes de la periferia. Las entrevistas realizadas con jóvenes infractores en diferentes barrios de São Paulo indican que esa "fascinación" por la delincuencia se expresa en el deseo de dominar, imponer su voluntad al otro, y es visto por todos los demás miembros como una actitud de gran relevancia24.

Como una de las consecuencias del envolvimiento cada vez mayor de adolescentes y jóvenes en actividades ilícitas, principalmente en el tráfico de drogas, hay un creciente aumento de violencia. El envolvimiento de los adolescentes en actividades ilícitas es presentado como una de las formas más fáciles de tener más condiciones financieras para obtención de droga o incluso como oportunidad para adquirir bienes materiales como gorros, zapatillas y ropas de marcas famosas. Evidenciamos que estos adolescentes se exponen a muchas situaciones de violencia y criminalidad, y así algunos de los desenlaces consecuentes del envolvimiento en estas situaciones son las muertes precoces.

Así, ese envolvimiento en actividades ilícitas, principalmente en el tráfico drogas, es la forma por la cual el adolescente que hace uso nocivo obtiene la droga y no se quede debiendo a los traficantes, o incluso, cuando el adolescente no usa drogas aumenta la facilidad de acceso y disponibilidad de la substancia. Tales factores son predisponentes importantes para que inicie el uso de drogas25,26,28.


CONSIDERACIONES FINALES

El componente social de vulnerabilidad envuelve importantes dificultades relatadas por los adolescentes. Conocer el perfil de los adolescentes es necesario para para desarrollar estrategias más conducentes a sus necesidades. Conocer los valores y modelos de referencia para el adolescente y joven es de fundamental importancia para que pauten las discusiones y elaboración de estrategias de cuidado a esa población. Factores como fragilidad de los vínculos familiares, disponibilidad de drogas en la calle, cultura del grupo investigado, sus valores y referencias, así como otros factores psicosociales, son encontrados en esta pesquisa como importantes elementos favorecedores del uso (y continuidad) de drogas para esos adolescentes.


REFERENCIAS

1. León OD. Adolescência e Juventude: das noções às abordagens. In: Freitas MV, organizadora. Juventude e Adolescência no Brasil: referências conceituais. São Paulo: Ação Educativa; 2005. p. 10-18.

2. Catani AM, Gilioli RSP. Culturas Juvenis: múltiplos olhares. São Paulo: Editora UNESP, 2008 (Paradidáticos Série Cultura).

3. Pais JM. Buscas de si: expressividades e identidades juvenis. In: Almeida MIM, Eugenio F, organizadoras. Culturas Jovens Novos Mapas do Afeto. Rio de Janeiro: Jorge Zahar Ed., 2006. p. 7-21.

4. Dayrell J. O jovem como sujeito social. Rev. Bras. de Educação. 2003; 24(set-dez):40-52.

5. Leal MM, Saito MI. Síndrome da adolescência normal. In: Saito MI, Silva LEV, Leal MM, organizadores. Adolescência: Prevenção e Risco 2ª Ed. São Paulo: Atheneu; 2008. p. 81-9.

6. Moraes E, Chalem E, Figlie NB. Abuso de álcool, tabaco e outras drogas na adolescência. In: Figlie NB, Bordin S, Laranjeira R, organizadores. Aconselhamento em Dependência Química 2ª ed. São Paulo: Roca; 2010. p. 377-94.

7. Scivoletto, S. Abuso e Dependência de Drogas. In: Saito MI, Silva LEV, Leal MM, organizadores. Adolescência: Prevenção e Risco 2ª ed. São Paulo: Atheneu; 2008. p. 489-514.

8. Vasters GP, Pilon SC. O uso de drogas por adolescentes e suas percepções sobre adesão e abandono de tratamento especializado. Rev Latino-Am Enfermagem 2011; 19(2).

9. Ferreira MA, Alvim NAT, Teixeira MLO, Veloso RC. Saberes de adolescentes: estilo de vida e cuidado à saúde. Texto Contexto Enferm 2007; 16(2): 217-24.

10. Faffermann M, Figueiredo R. Redução de Danos como estratégia de prevenção de drogas entre jovens. Boletim do Instituto de Saúde [Internet]. 2006 nº 40. [citado 2015 abr. 10]. Disponível em: http://www.ip.usp.br/portal/images/stories/Nepaids/reduo_de_danos.pdf 11. Marques JF; Queiroz MVO. Cuidado ao adolescente na atenção básica: necessidades dos usuários e sua relação com o serviço. Rev Gaúcha Enferm 2012;33(3):65-72.

12. Ozella S, Aguiar WMJ. Desmistificando a Concepção de Adolescência. Cadernos de Pesquisa. 2008;38(133):97-125.

13. Ozella S. Adolescência: um estereótipo ou uma construção histórico-social? In: Silva EA, De Micheli D. Adolescência uso e abuso de drogas: uma visão integrativa. São Paulo: FAP-Unifesp, 2011. p. 31-50.

14. Vasters GP. Trajetórias de adolescentes usuários de drogas em um serviço especializado: do primeiro uso ao tratamento. [mestrado] Ribeirão Preto: Escola de Enfermagem de Ribeirão Preto da Universidade de São Paulo; 2009.

15. Brasil. Ministério da Saúde. Portaria GM n. 3.088, de 23 de dezembro de 2011. Institui a Rede de Atenção Psicossocial para pessoas com sofrimento ou transtorno mental e com necessidades decorrentes do uso de crack, álcool e outras drogas, no âmbito do Sistema Único de Saúde. Diário Oficial da União, Brasília.

16. Ayres JRCM, França Júnior I, Calazans GJ, Saleti Filho HC. O conceito de vulnerabilidade e as práticas de saúde: novas perspectivas e desafios. In: Czeresnia D, organizadora. Promoção da saúde: conceitos, reflexões e tendências. 2 ed. rev. amp. Rio de Janeiro: Fiocruz, 2009. p. 121-143.

17. Sodelli M. Uso de drogas e Prevenção: da desconstrução da postura proibicionista às ações redutoras de vulnerabilidade. São Paulo: Iglu; 2010b. A noção de vulnerabilidade na prevenção ao uso nocivo de drogas; p. 73-9.

18. Bardin L. Análise de conteúdo. Lisboa, Edições 70; 1997.

19. Paiva FS, Ronzani TM. Estilos parentais e o consumo de drogas entre adolescentes: revisão sistemática. Psicologia em Estudo Maringá 2009;14(1):177-183.

20. Gelinski CROG. Famílias monoparentais femininas e apoio nos cuidados de saúde. In: Anais Eletrônicos do Seminário Internacional Fazendo Gênero 10 Desafios Atuais do Feminismo; 2013 set. 16-20; Florianópolis [Internet]. Florianópolis: UFSC; 2013. [citado 2015 bar. 28]. Disponível em: http://www.fazendogenero.ufsc.br/10/resources/anais/20/1386793624_ARQUIVO_CarmenRosarioOrtizGutierrezGelinski.pdf

21. Najar AL, Baptista TWF, Andrade CLT. Índice de desenvolvimento da família: uma análise comparativa em 21 municípios do Estado do Rio de Janeiro, Brasil. Cad. Saúde Pública 2008; 24(1):p.134-147.

22. Almeida MM. A adesão de adolescentes ao tratamento para o uso de álcool e outras drogas: Um bicho de sete cabeças? São Paulo: [Doutorado] Escola de Enfermagem da Universidade de São Paulo; 2010.

23. Freitas MC. O aluno-problema - forma social ética e inclusão. Rio de Janeiro: Ed. Cortez; 2012.

24. Spagnol AS. Jovens delinquentes paulistanos. Tempo Social Rev Sociologia da USP 2005; 17(2): p.275-299.

25. Moura YG. Uso e abuso de drogas entre os adolescentes em diferentes contextos. In: Silva EA, De Micheli D. Adolescência uso e abuso de drogas: uma visão integrativa. São Paulo: FAP-Unifesp, 2011. p. 257-270.

26. Hart C. Um preço muito alto. A jornada de um neurocientista que desafia a nossa visão sobre as drogas. 1ª ed. Rio de Janeiro: Zahar; 2014. Escolhas e Oportunidades; p. 128-143.

27. Scisleski ACC, Maraschin C. Internação psiquiátrica e ordem judicial: saberes e poderes sobre adolescentes usuários de drogas ilícitas. Psicologia em Estudo Maringá. 2008; 13(3): p. 457-465.

28. Branco BM, Wagner A. Os adolescentes infratores e o empobrecimento da rede social quando do retorno à comunidade. Ciência Saúde Coletiva 2009; 14(2): p. 557-566.
adolescencia adolescencia adolescencia
GN1 © 2004-2018 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
E-mail: secretaria@adolescenciaesaude.com