Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 14 nº 4 - Oct/Dic - 2017

Artículo Original Imprimir 

Páginas 97 a 105


Estudio sad-smoke: Relación del TabaquismoconEstrés, Ansiedad y Depresiónen Adolescentes

Sad-smoke study : Relationship between Smoking with Stress, Anxiety and Depression in Adolescents

Estudo sad-smoke: Relação do Tabagismo com Stress, Ansiedade e Depressão em Adolescentes

Autores: Sara Isabel Rodrigues Martins1; Célia Ferreira Folhas Mata2; Pascoal Moleiro3

1. Especialidad médica de Medicina General y Familiar. Maestríapor laFacultad de Medicina de laUniversidad de Coimbra (FMUC). Leiria, AC, Portugal
2. Especialidade médica de Medicina General y Familiar en la Unidad de Salud Familiar Santiago en desarrollo. Maestríapor laFacultad de Medicina de laUniversidad de Lisboa (FMUL). Leiria, AC, Portugal
3. Grado de Consultor de Carrera Médica y Asistente Graduado de Pediatría - Médico del Servicio de Pediatría del Centro Hospitalario de Leiria. Leiria, AC, Portugal

Correspondência:
Sara Isabel Rodrigues Martins
Unidade de Saúde Familiar (USF) Santiago
Estrada da Mata, nº 56, Marrazes
Leiria, Portugal. CEP: 2415-380
sara.rodrygues@gmail.com

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Hábito de fumar, adolescente, depresión, ansiedad, estrés psicológico.
Keywords: Smoking, adolescent, depression, anxiety, stress, psychological.
Descritores: Hábito de fumar, adolescente, depressão, ansiedade, estresse psicológico.

Resumen:
OBJETIVO: Caracterización del uso de tabaco por adolescentes entre 13-15 años; Identificación de factores clave para el hábito de fumar; Verificaciónde la asociación entre elhumoyestrés, ansiedad y depresiónen adolescentes.
MÉTODOS: Estudio transversal y descriptivo con componente analítico. Muestra de conveniencia con adolescentes entre 13-15 años frecuentando el 9º año escolar. Este fue realizado de 13 a 30 de abril de 2015, utilizando uncuestionario de auto-rellenado, confidencial, anónimo, incluyendo parte delcuestionario GYTS y EADS-C, validados y traducidos a la lengua portuguesa.
ANÁLISIS ESTADÍSTICO: Se utilizóel programa SPSS versión 20.0 para el análisis descriptivo univariabley análisis multivariable utilizando testchi-cuadrado (nivel de significancia de 0,05).
RESULTADOS: Se analizaron 251 adolescentes, 51,4% del sexo femenino con 14,6±0,5 años. Se verificó que 32,7% yahabían experimentado fumar, 6,8% fumaronen el último mes. La mayoría no considera que los fumantes tengan más amistades, estén máscómodosen eventos sociales ni que el cigarro influencie el peso corporal. Apenas 19,1% no presentaroncualquier síntoma de estrés, ansiedad y depresión. El sexo femenino tuve valor de score total superior con diferencia estadísticamente significativa. No se verificó asociación estadísticamente significativa entre experiencia de fumar y síntomas de estrés, ansiedad y depresión (p>0,05).
CONCLUSIÓN: Este estudio permitió mejor conocimiento sobre el consumo de tabaco en la adolescencia, así como de las actitudes y comportamientos. Este estudio fue original enesta temática, pudiendo contribuir para delinear estrategias de prevenciónen adolescentes.

Abstract:
OBJECTIVE: Characterize the use of tobacco by adolescents between 13-15 years; Identify key fators for smoking behavior; Verify the association between smoking and adolescent depression, anxiety and stress.
METHODS: Cross-sectional and descriptive study with analytical component. Convenience sample of adolescents between 13-15 years attending the 9th grade in schools. It was held from 13 to 30 of April of 2015, using a self-fulfillment confidential and anonymous questionnaire, including part of the GYTS and the EADS-C questionnaires, both validated and translated into Portuguese language.
STATISTICAL ANALYSIS: SPSS 20.0 programm was used for univariate descriptive analysis of numerical variables using the chi-square test (with a 0,05 significance level).
RESULTS: 251 adolescents were analyzed, 51,4% being female, with a mean age of 14,6±0,5 years. It was verified that 32,7% of teens have tried smoking but only 6,8% smoked in the last month. Most of the teens don't think that smokers have more friends, are more at ease in a social event or cigarettes influence body weight. Only 19,1% of adolescents didn't show any depression, anxiety and stress symptoms. The feminine gender had a total score bigger than male with statistically significant difference. There was no statistically significant association between smoking and symptoms of depression, anxiety and stress (p>0,05).
CONCLUSION: This study allowed a better understanding of tobacco use in adolescence as well as attitudes and behaviors towards tobacco. This study was original in this theme and the results may provide a contribution to outline prevention strategies in adolescents.

Resumo:
OBJETIVO: Caracterização do uso de tabaco por adolescentes entre 13-15 anos; Identificação de fatores chaves para o hábito de fumar; Verificação da associação entre o fumo e stress, ansiedade e depressão em adolescentes.
MÉTODOS:Estudo transversal e descritivo com componente analítico. Amostra de conveniência com adolescentes entre 13-15 anos frequentando o 9º ano escolar. Este foi realizado de 13 a 30 de abril de 2015, utilizando um questionário de autopreenchimento, confidencial, anônimo incluindo parte do questionário GYTS e EADS-C, validados e traduzidos para língua portuguesa.
ANÁLISE ESTATÍSTICA: Utilizou-se o programa SPSS versão 20.0 para a análise descritiva univariável e análise multivariável utilizando teste qui-quadrado (nível de significância de 0,05).
RESULTADOS: Analisou-se 251 adolescentes, 51,4% do sexo feminino com 14,6±0,5 anos. Verificou-se que 32,7% já tinham experimentado fumar, 6,8% fumaram no último mês. A maioria não considera que os fumantes tenham mais amizades, estejam mais à vontade em eventos sociais nem que o cigarro influencie o peso corporal. Apenas 19,1% não apresentaram qualquer sintoma de stress, ansiedade e depressão. O sexo feminino teve valor de score total superior com diferença estatisticamente significativa. Não se verificou associação estatisticamente significativa entre experiência de fumar e sintomas de stress, ansiedade e depressão (p>0,05).
CONCLUSÃO: Este estudo permitiu melhor conhecimento sobre o consumo de tabaco na adolescência assim como das atitudes e comportamentos. Este estudo foi original nesta temática, podendo contribuir para delinear estratégias de prevenção em adolescentes.

INTRODUCCIÓN

El tabaquismo es la principal causa eludible de muerte prematura y enfermedad. Según la Organización Mundial de Salud (OMS) la pandemia del tabaquismo es responsable por la muerte de 6 millones de personas por año. Si no es controlada, podrá matar a millones a lo largo del presente siglo1.

De acuerdo con las estimaciones efectuadas en el ámbito de la iniciativa Global Burden of Disease2 (DGB 2010), el consumo de tabaco fue responsable por la muerte de cerca de 11 mil personas fumadores o ex fumadores en Portugal en 2010 (10,3% del total de óbitos de ese año).

La mayoría de los fumadores inicia su consumo de tabaco en la adolescencia. En la Unión Europea, la iniciación ocurre sobre todo entre los 12 y 14 años1. La adolescencia es un período de maduración, donde se pasa por una negación de los hábitos y de las costumbres en una busca del sí propio. Es en este contexto psicológico y social que el tabaco interviene como proceso de socialización. El hecho del hábito de fumar ser considerado socialmente atrayente, acompañado de una actitud de rebeldía contra la desaprobación por parte de los adultos, así como las presiones del grupo, cuentan como los principales factores que favorecen los adolescentes a iniciar el hábito de fumar y de beber3.

Varios estudios intentan identificar los factores predictivos que llevan a los adolescentes a iniciar este consumo. Las situaciones con relación positiva con el inicio del consumo son: existencia de familiares fumadores, insatisfacción académica, padres o hermanos que fuman dentro de casa y tener grupo de amigos fumadores4. La identificación de los adolescentes más susceptibles y de los factores anteriormenteindicados son los principales pasos en la prevención primaria a ser tomado para disminuir la incidencia del tabaquismo.

Un estudio realizado en Portugal en 2006 reveló que a los 13 años, 20% ya experimentaron fumar y cerca del 3% fuman con regularidad (los que fuman ocasionalmente y diariamente)5. Cuando se inicia el acto de fumar, la interrupción es difícil y se torna probable una dependencia de largo plazo4.

Otro estudio nacional sobre hábitos de tabaco realizado con adolescentes del 9º año aplicando el cuestionario GYTS (Global YouthTobaccoSurvey) concluyó que la mitad de los adolescentes ya experimentó fumar, mayoritariamente mujeres niñas entre los 12-15 años, especialmente en asociación con otros pares consumidores6.

El GYTS7 es un cuestionario escolar, aplicado a adolescentes entre los 13-15 años, proyectado para promover el monitoreo del uso de tabaco en esta franja etaria y para orientar la implementación y evaluación de programas de prevención y control del tabaquismo. Este cuestionario sufrió una expansión y adaptación a la realidad portuguesa en su versión traducida por la Escuela Nacional de Salud Pública, en 20088. Según Harina et Al., existe relación entre dependencia de nicotina y gravedad de síntomas de ansiedad y depresión, sobretodo en el género femenino9.

La Escala de Ansiedad, Depresión y Estrés (EADS) es la versión portuguesa del DepressionAnxietyStressScale, de Lovibond y Lovibond (1995) adaptada por Pais Ribeiro, Honrado y Leal (2004)10. Esta escala fue concebida con el objetivo de discriminar la totalidad de los síntomas de estrés, ansiedad y depresión. Leal et Al. (2009) desarrollaron una escala EADS para niños y adolescentes entre los 8 y los 15 años, la Escala de Ansiedad, Depresión y Estrés para Niños (EADS-C)11.

Los Pediatras y los médicos de Medicina General y Familiar desempeñan un importante papel en la prevención del tabaquismo, ayudando a los padres a abandonar el consumo, lo que puede tener un impacto fundamental en la salud presente y futura de los niños, así como en el comportamiento de éstos con relación al consumo de tabaco12.


OBJETIVOS

El presente trabajo tiene por objetivos: Caracterizar el uso de tabaco por adolescentes entre los 13 y 15 años; Identificar factores determinantes para el comportamiento de fumar; Verificar la asociación entre la experiencia de fumar y Estrés, Ansiedad y Depresión (SAD).


MÉTODOS

Este estudio fue del tipo transversal, descriptivo con componente analítico realizado con adolescentes con edades entre los 13 y los 15 años que frecuentan el 9º año de las escuelas públicas y privadas del Distrito de Leiria (Portugal). Se trató de una muestra de conveniencia que incluyó a los adolescentes que frecuentaban las escuelas entre los días 13 a 30 de abril de 2015, que cumplieron los criterios de inclusión y fueron invitados a participar del estudio. Fueron excluidos los adolescentes que se recusaron a participar, aquellos que no rellenaron el cuestionario correctamente y adolescentes con edad inferior a 13 años y superior o igual a 16 años.

Los datos fueron recolectados a través de la aplicación de un cuestionario de auto-rellenado, confidencial y anónimo, posterior a autorización escrita de los encargados de la educación. Anteriormente fue enviada una carta a la Dirección de cada establecimiento escolar para la obtención de consentimiento para la participación del estudio.

Fue utilizado un cuestionario construido por los investigadores que incluye parte del cuestionario GYTS y el cuestionario EADS-C, ambos validados y traducidos al idioma portugués y utilizados de forma libre.

El GYTS es un cuestionario escolar, aplicado a adolescentes entre los 13 y los 15 años. El cuestionario sobre los hábitos de tabaco tiene 73 preguntas subdivididas en seis grupos: utilización y consumo de tabaco: preguntas de 1 a 16; conocimiento y actitudes de los consultados en relación al tabaco: preguntas de 17 a 34; exposición al humo del tabaco: preguntas de 35 a 42; actitudes para dejar de fumar: preguntas de 43 a 53; conocimiento de los mensajes de medios de los de comunicación social sobre hábitos de tabaco: preguntas de 54 a 68; papel de la escuela como vehículo de la información sobre los males del tabaco: preguntas de 69 a 738.

Fueron utilizadas apenas 24 preguntas del cuestionario GYTS por ser las que mejor se adecuaban al presente estudio. La escala EADS-C es constituida por 21 preguntas que se distribuyen por tres dimensiones con siete apartados cada uno: Estrés, Ansiedad y Depresión. Los apartados incluidos en cada dimensión se proponen evaluar aspectos teóricamente inclusivos de la dimensión: Depresión-Disforia, Desánimo, Desvalorización de la vida, Auto-depreciación, Falta de interés o de envolvimiento, Anhedonia, Inercia; Ansiedad- Excitación del Sistema Autónomo, Efectos Músculo Esqueléticos, Ansiedad Situacional, Experiencias Subjetivas de Ansiedad; Estrés - Dificultad en Relajar, Excitación Nerviosa, Fácilmente Agitado/Aburrido, Irritable/Reacción Desorbitada, Impaciencia.

La respuesta es dada en una escala tipo Likert, en que el individuo evalúa la extensión en la que experimentaron cada síntoma durante la última semana, en una escala de cuatro puntos de gravedad o frecuencia. La escala suministra tres anotaciones, una por cada dimensión, determinadas por la suma de los resultados de los siete apartados. El mínimo es cero y el máximo es veintiuno, correspondiendo las anotaciones más altas a estados afectivos más negativos11.

Se realizó todavía un cuestionario de "sentido de coherencia" constituido por 29 preguntas organizadas en la escala de Likert de 7 puntos y un cuestionario sociodemográfico de 14 preguntas.

Los datos fueron registrados en base de datos electrónica construida por los investigadores en el programa SPSS versión 20.0. El análisis descriptivo univariable de las variantes numéricas comprendió mínimo, media, máximo, mediana y desvío estándar; las variables categóricas fueron descritas en cuanto a las frecuencias absolutas y relativas. La asociación entre las variables consumo de tabaco y depresión, ansiedad y estrés, fue realizada a través de la prueba t-student, para un nivel de significancia de 0,05. Para minimizar el bies, fueron utilizados dos cuestionarios validados y traducidos al idioma portugués.


RESULTADOS

De los cuestionarios distribuidos por las escuelas se obtuvieron 251 correctamente rellenados y utilizados en ese estudio. Participaron cuatro escuelas de la región de Leiria, de las de enseñanza pública y de las de enseñanza privadas, todas insertas en medio urbano. De los 251 adolescentes, 51,4% (n=129) eran del sexo femenino con edades variando entre los 13 y los 15 años, con promedio de edad de 14,6 años (±0,5 años), moda y mediana de 15 años.

Relativamente a la experimentación del tabaco, 32,7% de los adolescentes (n= 82) ya lo hicieron y 67,3% (n=169) nunca fumaron, como se puede verificar por la observación de la Tabla 1. Se verificó que la experimentación fue semejante entre los sexos. De los adolescentes que ya habían experimentado fumar, la mayoría tenía 15 años de edad, con una diferencia estadísticamente significativa con relación a las edades inferiores (p<0,05).




Con relación a la edad que tenían cuando experimentaron fumar por primera vez, 14,7% (n=37), experimentó el tabaco entre los 14 15 años, siguiendo la edad entre los 12 y 13 años con 13,1% adolescentes (n=33). De los que ya experimentaron fumar, 6,8% (n=17) mantuvieron el consumo en el último mes y 4% fuma en promedio 2 a 5 cigarrillos por día. Al ser cuestionados con relación al lugar donde es más común fumar, se destacaron las fiestas y reuniones sociales (47,1%).

En lo que dice respecto al ambiente social envolvente, existen varios factores protectores: la mayoría tiene un mejor amigo que no fuma (58,2%), no observan a los profesores fumar en la escuela (51%), 79,7% fueron informados por los familiares de los efectos negativos de fumar. La mayoría de los alumnos (94,8%) cree que el tabaco es perjudicial para la salud, aun cuando se fume por apenas uno a dos años (62,5%). Sin embargo, 98 de los alumnos tiene por lo menos uno de los padres fumadores (39%).

Con relación a creencias relacionadas al tabaquismo (Tabla 2) y la forma de ver al fumador (Figuras 1 y 2), la mayoría no cree que el hábito de fumar aumente el número de amistades o que ayude en la desinhibición durante fiestas. Gran parte de los adolescentes consideró una niña fumadora menos atrayente (59,8%) mientras que no fueron encontradas diferencias en el atractivo en un muchacho que fume (49,8%). Con relación a la pérdida o ganancia de peso con el tabaco, 45,4% piensan no haber alteración, mientras 44,2% creen que el tabaco hace adelgazar.




Figura 1. Creencias de los adolescentes analizados en relación al tabaquismo siel fumante fuera del sexo femenino (valores expresados en porcentaje).



Figura 2. Creencias de los adolescentes analizados en relación al tabaquismo siel fumante fuera del sexo masculino (valores expresadosen porcentaje).



Cuestionados acerca de la opinión sobre los adolescentes que fuman, la mayoría considera que son unos tontos por el hecho de fumar (45,0% cuestionados acerca de niñas que fuman y 44,2% si los fumadores son del sexo masculino) y que 31,1% de las niñas y 21,9% de los muchachos sienten falta de confianza/inseguridad.

En este estudio, se utilizó la escala EADS-C con 21 preguntas para averiguar la presencia de síntomas de estrés (S), ansiedad (A) y depresión (D) en la muestra de adolescentes en estudio y en elintento de relacionar estos síntomas con el consumo de tabaco. Los resultados están expresados en la Tabla 3. Se verificó que apenas 19,1% de los alumnos no presentaron cualquier síntoma de estas tres dimensiones (SAD), con cero puntos en la totalidad de la escala. La media de la escala de EADS-C fue de 9,0 puntos, dondeseis adolescentes presentaron ≥ 42 puntos.




En lo que concierne a la ansiedad, se verificó la media más baja de las tres dimensiones, con 1,9 puntos, siendo que entre el resultado mínimo y máximo se situó entre 0 y 21 puntos, mostrando niveles de ansiedad inferiores al punto medio de la escala (11 puntos).

Con relación al total de la escala para las tres dimensiones (SAD), se constató que la media fue más alta en el sexo femenino (11,2 puntos) con relación al sexo masculino (6,5 puntos). Se analizó la posible asociación entre el sexo y la presencia de síntomas SAD aplicándose la prueba t-student, donde se verificó una diferencia estadísticamente significativa entre el sexo femenino y niveles más altos de síntomas SAD (p<0,001). La presencia de síntomas SAD, evaluados por la escala EADS-C, no demostró asociación estadísticamente significativa con la experiencia de tabaco (p>0,05).


DISCUSIÓN

La prevalencia encontrada en la muestra con relación a la experimentación del tabaco fue del 32,7%, habiendo sido semejante entre ambos sexos. Este porcentaje es inferior al encontrado en otro estudio realizado en 20136com alumnos del 9º año, donde se obtuvo una prevalencia del 52% y el sexo femenino fue predominante en la experimentación (55,9%).

Según la OMS (2004), 62% de los adolescentes experimentaron el tabaco a los 15 años de edad, lo que está de acuerdo con los datos obtenidos en este estudio: 69,5% experimentaron el tabaco a los 15 años, siendo este valor estadísticamente significativo con relación a las edades inferiores. Este estudio demuestra la importancia de iniciar la educación para la salud en edades precoces, siendo una de las principales formas de prevención de adquisición de hábitos de tabaco en la adolescencia.

De acuerdo con Correa et al.3, 6,6% de los adolescentes analizados reconoció fumar actualmente, y de éstos, cerca del 58% no lo hacen diariamente. Valores semejantes fueron encontrados en nuestro estudio donde 6,8% de los alumnos indican consumir lasustancia, de los cuales 82,4% diariamente. Sin embargo, porcentajes inferiores fueron encontradas en otros estudios8,12.

Fueron encontrados varios factores contra el consumo de tabaco, a semejanza delo descrito en otros estudios4: solamente 39% de los adolescentes tiene uno de los padres fumadores, la mayoría tiene al mejor amigo que no fuma, gran parte de los alumnos indica no observar a los profesores fumar en la escuela y 79,7% afirman estar informados por los familiares de los efectos nefastos del tabaco, lo que lleva a que el 94,8% de la muestra considere que el tabaco es perjudicial para la salud.

Con relación a las creencias asociadas al acto de fumar, la mayoría piensa no existir diferencia con relación al número de amigos, a la desinhibición, a la perceción del impacto en el peso y a la atracción de los muchachos entre los que fuman y los que no fuman. Sin embargo, muchos consideran que las niñas que no fuman son más atrayentes. Estas creencias difieren de las presentadas en el estudio de Ferreira et al.6 en que existió la percepción de que los fumadores tienen menos amistades que los no fumadores. Aunque la escuela haya sido apuntada en la literatura como lugar más común para fumar5, en este estudio se verificó que el lugar donde los adolescentes fuman maioritariamente son las fiestas y reuniones sociales.

Para evaluar síntomas SAD se utilizó la escala EADS-C. Esta escala es práctica y de aplicación rápida en niños y adolescentes, presentando una estructura semejante a la versión para adultos, aunque los valores de las cargas de los apartados en la dimensión sea menos discriminativa11. En este estudio la mayoría de los adolescentes, 80,9%, presentó por lo menos un punto en la totalidad de la escala y la media fue superior en el sexo femenino, verificándose una diferencia estadísticamente significativa.

Nuestro estudio concluyó que no existe asociación estadísticamente significativa entre experimentación de tabaco y la presencia de síntomas SAD, sin embargo hay una inclinación para valores superiores en los que experimentaron el tabaco. En la literatura no fueron encontrados otros estudios que evaluaran esta temática en los adolescentes, siendo este estudio innovador en el área. En el estudio Haría et al.9 realizado en adultos, también se verificó no existir una relación entre ser fumador, ex fumador o no fumador con síntomas de ansiedad o depresión.

La metodología utilizada en este estudio presenta algunas limitaciones, principalmente en lo que dice respecto a la selección de la muestra, habiendo sido ésta una muestra de conveniencia para los investigadores. La muestra puede ser poco representativa de la población-objetivo, pues aunque hubieran sido contactadas varias escuelas, pocas mostraron pretensión de colaborar con el estudio en el actual año lectivo. El propio lugar de rellenadodel cuestionario, en sala de clase, en presencia del maestro, puede haber sesgado las respuestas de los participantes. Todas las escuelas incluidas en el estudio pertenecen a medio urbano, lo que puede llevar a un mayor acceso al tabaco, favoreciendo su consumo.

Son necesarios más estudios longitudinales para mejor caracterización del nexo de causalidad entre los hábitos de tabaco y los síntomas SAD y que permitan reducir los bieses y limitaciones identificados en este estudo. Si bien este estudio no ha demostrado asociación entre síntomas SAD y tabaquismo, la presente pesquisa tiene su valor por ser original en esta temática y sirvió para conocer mejor la problemática del tabaquismo en la adolescencia.

Los resultados obtenidos en este estudio auxilian en la adquisición de esfuerzos preventivos primarios en el tabaquismo en adolescentes, de forma de crear herramientas fundamentales para la reducción de su incidencia. Los médicos con mayor contacto con esta franja etaria (médicos de medicina general, familiar y pediatras) desempeñan un papel primordial en la prevención de estos comportamientos de riesgo, pudiendo tener un impacto fundamental en la presente y futura salud de la población.


REFERENCIAS

1. World Health Organization. WHO report on the global tobacco epidemic, 2013.[acesso em Março de 2015. Disponível em: http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/85380/1/9789241505871_eng.pdf 2. Global Burden of Disease. 2010. [acesso em Março de 2015]. Disponível em: http://www.who.int/healthinfo/global_burden_disease/gbd/en/.

3. Correia P., Carvalho I., Campos R. A. Consumo de Tabaco e Álcool em Adolescentes de Vila Nova de Gaia. ActaPediatrica Portuguesa 2004; 4(35): 329-333.

4. Hock L.K. et al. Correlates of Susceptibility to Smoking among Secondary School Students in Kota Tinggi District, Johor, Malasya. Asian Pacific Journal of Cancer Prevention 2013 14(11): 6971-6978.

5. Fraga S, Ramos E, Barros H. Uso de tabaco por estudantes adolescentes portugueses e fatores associados. Rev. Saúde Pública 2006; 40(4):620-6.

6. Ferreira M, Chitas V, Silva S, Silva R. Hábitos tabágicos dos jovens do 9º ano: estereótipos sobre fumantes, fatores familiares, escolares e de pares e a relação com o consumo de tabaco. Rev Port Saúde Pública 2013; 31(1):108-114.

7. Centers for Disease Control and Prevention. Global Youth Tobacco Survey (GYTS): 2001 handbook. Atlanta: CDC, 2001.

8. GYTS.PT [acesso em Março de 2015]. Disponível em: http://www.tabagismo.info/images/stories/formacao/GYTS/apresentacao_gyts.pdf

9. Farinha H., Raposo de Almeida J., Aleixo A.R., Oliveira H.,Xavier F.,Santos A.I.Relação do tabagismo com ansiedade e depressão nos cuidados de saúde primários. Acta Med Port 2013 Set-Oct; 26(5):523-30.

10. Pais-Ribeiro J.L., Honrado A., Leal I. Contributos para o estudo da adaptação portuguesa das escalas de Ansiedade, Depressão e Stresse (EADS) de 21 itens de Lovibond e Lovibond. Psicologia, Saúde & Doenças 2005, 5: 229-39.

11. Leal I.P., Antunes R., Passos T., Pais-Ribeiro J., Maroco J.Estudo da escala de Depressão, Ansiedade e Stresse para crianças (EADS-C). Psicologia, Saúde & Doenças 2009, 10(2): 277-84.

12. Precioso J., Samorinha C., Macedo M., Antunes H. Prevalência do consumo de tabaco em adolescentes escolarizados portugueses por sexo: podemos ser otimistas? Revista Portuguesa de Pneumologia 2012; 18(4): 182-187.
adolescencia adolescencia adolescencia
GN1 © 2004-2018 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
Boulevard 28 de Setembro, 109 - Fundos - Pavilhão Floriano Stoffel - Vila Isabel, Rio de Janeiro, RJ.
E-mail: revista@adolescenciaesaude.com