Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 14 nº 4 - Oct/Dic - 2017

Artículo Original Imprimir 

Páginas 121 a 132


Experimentación y uso de cigarro electrónico en la adolescencia

Experimentation and use of E-cigarette in adolescence

Experimentação e uso de cigarro eletrônico na adolescência

Autores: Carla Marisa de Oliveira Ferreira1; Diana Sofia Antunes Bordalo2; Cláudia Raquel Ferrao de Melo3; Filipe José Vaz Duarte Oliveira e Sá4; Fernanda Maria de Jesus Carvalho5; Paula Maria Rodrigues da Fonseca Coutinho6

1. Licenciatura y Maestría integradaen Medicina. Interna de Formación Específica de Pediatría del Servicio Pediátrico del Hospital de Senhorada Oliveira - Guimarães. Guimarães, AC, Portugal
2. Licenciatura y Maestría integradaen Medicina. Interna de Formación Específica de Pediatría del Servicio Pediátrico del Centro Hospitalario deMédio Ave. Vila Nova de Famalicão, Portugal
3. Asistente hospitalario de Pediatría del Servicio de Pediatría del Centro Hospitalario São João. Porto, Portugal
4. Asistente hospitalario de Pediatría del Servicio de Pediatría del Centro Hospitalario deMédio Ave. Vila Nova de Famalicão, Portugal
5. Asistente hospitalario de Pediatría del Servicio de Pediatría del Centro Hospitalario deMédio Ave. Vila Nova de Famalicão, Portugal
6. Asistente graduada, Másteren salud del adolescente del Servicio de Pediatría del Centro Hospitalario deMédio Ave. Vila Nova de Famalicão, Portugal

Correspondência:
Carla Marisa de Oliveira Ferreira
Hospital da Senhora da Oliveira - Guimarães, Serviço de Pediatria
Rua dos Cutileiros, 114, Creixomil
Guimarães, Portugal. CEP: 4835-044
carlamf85@hotmail.com

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Adolescente, hábito de fumar, canabinoides, tabaco.
Keywords: Adolescent, smoking, cannabinoids, tobacco.
Descritores: Adolescente, hábito de fumar, canabinoides, tabaco.

Resumen:
OBJETIVO: Evaluar la experimentación de cigarro electrónico (e-cigarro) en la adolescencia y determinar factores de riesgo para su experimentación.
MÉTODOS: Estudio de base comunitaria dirigido a adolescentes frecuentando la enseñanza secundario, a quienles fue aplicado uncuestionario de auto-rellenado. Fueronevaluadas las características biopsicosociales de los adolescentes, su conocimiento sobre ele-cigarro, la experimentacióny uso de e-cigarro,y experimentacióny uso de tabaco y canabinoides.
RESULTADOS: Fueron incluidos 360 adolescentes conunpromedio de edad de 16,4±1,2 años. La mayoría admitió conocer ele-cigarro. No obstante, la presencia de nicotina en sucomposición era desconocida por 33%, y 24% desconocía las consecuencias do su uso para la salud. La experimentación de e-cigarro fue de 35% y 5,3% de los adolescentes mantuvoel consumo. El consumo doble actual (e-cigarroy tabaco) estuvo presente en 5% de la muestra. El análisis multivariado realizado demostró que ser del género masculino (OR:3,2; IC95%[1,6-6,4]) tener auto percepción de pubertad precoz (OR:3,1; IC95%[1,1-8,9]), tener espíritu aventurero (OR:6,6;IC95%[2,0-21,4]), ser consumidor de tabaco (OR:6,3;IC95%[2,8-14,1]) y ser consumidor de canabinoides (OR:4,5;IC95%[1,3-15,2]) está asociado a mayor riesgo  de experimentación dee-cigarro.
CONCLUSIÓN: En ese estudio contemporáneo, cerca de un tercio de los adolescentes experimentaronele-cigarro. Ser del sexo masculino, consumidor de tabaco y de canabinoides fueronlos factores de riesgo más importantes asociados a la experimentacióndele-cigarro. No obstante,son necesarios más estudios para entender mejor cuálesson los factores de riesgo asociadosa la adicción de e-cigarroen la adolescencia, para que se puedan diseñar estrategias preventivas dirigidas a esos grupos de riesgo.

Abstract:
OBJECTIVE: Analyze e-cigarette experimentation in adolescents and determinate risk factors associated with its experimentation.
METHODS: A community based study target at high school students, to whom it was applied a selfreport questionnaire. There were evaluated adolescents' biopsychosocial features, their knowledge about e-cigarettes, their experimentation and use of e-cigarette, tobacco and cannabinoids.
RESULTS: Were included 360 students with a mean aged of 16.4±1.2years. Almost all knew e-cigarettes. However, the presence of nicotine in e-cigarette composition was unknown by 33%, and 24% were unaware of e-cigarette health consequences. The e-cigarette experimentation was 35% and 5.3% of adolescents maintained its use. The current double consumption (e-cigarette and tobacco) was present in 5% of the sample. The multivariate analysis demonstrate that being male (OR:3,2;IC95%[1.6-6.4]) having a self-perception of early pubertal timing (OR:3.1;IC95%[1.1-8.9]), feeling adventurous (OR:6.6;IC95%[2.0-21.4]), being current tobacco (OR:6.3;IC95%[2.8-14.1]) and cannabinoids smokers (OR:4.5;IC95%[1.3-15.2]) were associated with an increased risk of e-cigarette experimentation.
CONCLUSION: In this contemporary study, about one-third of adolescents tried e-cigarettes. Being male, current tobacco or cannabinoid smoker were the major risk factors associated with e-cigarette experimentation. Further studies are important to better understand factors responsible for addiction to e-cigarettes in adolescence and to develop prevention strategies to this growing experimentation.

Resumo:
OBJETIVO: Avaliar a experimentação de cigarro eletrônico (e-cigarro) na adolescência e determinar fatores de risco para sua experimentação.
MÉTODOS: Estudo de base comunitária dirigido a adolescentes frequentando o ensino secundário, a quem foi aplicado um questionário de autopreenchimento. Foram avaliadas as características biopsicossociais dos adolescentes, seu conhecimento sobre o e-cigarro, a experimentação e uso de e-cigarro e experimentação e uso de tabaco e canabinóides.
RESULTADOS: Foram incluídos 360 adolescentes com uma média de idade de 16,4±1,2 anos. A maioria admitiu conhecer o e-cigarro. No entanto, a presença de nicotina na sua composição era desconhecida por 33%, e 24% desconhecia as consequências do seu uso para a saúde. A experimentação de e-cigarro foi de 35% e 5,3% dos adolescentes manteve o consumo. O consumo duplo atual (e-cigarro e tabaco) esteve presente em 5% da amostra. A análise multivariada realizada demonstrou que ser doo gênero masculino (OR:3,2; IC95%[1,6-6,4]) ter auto perceção de puberdade precoce (OR:3,1; IC95%[1,1-8,9]), ter espirito aventureiro (OR:6,6;IC95%[2,0-21,4]), ser consumidor de tabaco (OR:6,3;IC95%[2,8-14,1]) e ser consumidor de canabinóides (OR:4,5;IC95%[1,3-15,2]) está associado ao maior risco de experimentação do e-cigarro.
CONCLUSÃO: Nesse estudo contemporaneo, cerca de um terço dos adolescentes experimentaram o e-cigarro. Ser do sexo masculino, consumidor de tabaco e de canabinóides foram os fatores de risco mais importantes associados à experimentação de e-cigarro. No entanto são necessários mais estudos para melhor compreender quais os fatores de risco associado à adição de e-cigarro na adolescência, para que se possam desenhar estratégias preventivas direcionadas a esses grupos de risco.

INTRODUCCIÓN

En la última década, el aparecimiento del cigarrillo electrónico (e-cigarrillo) revolucionó el consumo de tabaco1. Este dispositivo electrónico fue originalmente introducido en el mercado en 2004 y en Europa en 2008, teniendo con el principal atractivo reducir los efectos nefastos del consumo de tabaco2.

Debido a su comercialización no ser regulada, la verdadera constitución del e-cigarrillo es desconocida y como tal, los efectos de su consumo a largo plazo son impredecibles. Algunos autores alertan para la posibilidad de sobredosis en nicotina, pues a pesar de los fabricantes indicar concentración de nicotina de 6 a 24mg, fueron encontrados en algunos dispositivos concentraciones de 100mg3,4. La presencia de propilenoglicol en su composición es también preocupante, una vez que su inhalación está asociada la irritación ocular e irritación y obstrucción de las vías respiratorias5. Recientemente fueron identificadas en su composición otras substancias potencialmente peligrosas como dietilenoglicol, formaldeído, acetaldeído, acroleína y nitrosaminas6.

A pesar de la creciente preocupación con hechos del consumo del e-cigarrillo, el mercado publicitario lo divulga como siendo saludable o más saludable que el tabaco y una importante arma para dejar de fumar7. Por otro lado, la ley es omisa con relación al e-cigarrillo, una vez que no existe legislación sobre su uso, posibilitando su consumo en lugares públicos, así como la venta a menores de 18 años, ambas prohibidas para el tabaco. Estos hechos asociados al número creciente de tiendas han llevado a la divulgación y popularidad del e-cigarrillo8. De hecho, a nivel internacional es notoria la creciente popularidad del e-cigarrillo entre adolescentes y jóvenes adultos. De acuerdo con los datos del National Youth Tobacco Survey de Estados Unidos (EU), en 2011 la experimentación de e-cigarrillo fue del 0,6%-6,2% en los adultos, 4,9%-7,0% en los adultos jóvenes y <1%-3,3% en los adolescentes de enseñanza secundaria9. Sin embargo, la actualización de esos datos en 2013 reveló que el 11,9% de los adolescentes de enseñanza secundaria experimentaron e-cigarrillo y 4,5% se tornaron consumidores regulares10.

Con el aumento del número de adolescentes a experimentar y consumir e-cigarrillo, varias cuestiones quedan por contestar, como por ejemplo las consecuencias a largo plazo, si la utilización del e-cigarrillo es benéfica el cese tabáquico11,12, o por el contrario, si su uso puede ser un punto de partida para la adicción en nicotina de un futuro fumador de tabaco13. Así, los objetivos del presente trabajo fueron determinar la prevalencia de experimentación de e-cigarrillo en una población de adolescentes, así como identificar los factores de riesgo asociados a su experimentación.


MÉTODOS

Diseño del estudio

Fue realizado un estudio transversal de base comunitaria en adolescentes de enseñanza secundaria a través de la aplicación de un cuestionario de auto-rellenado. Fueron incluidos todos los alumnos del 10º, 11º y 12º año de una escuela pública portuguesa, del concelho de Famalicão. La tasa de respuesta fue del 83%.

La aplicación de los cuestionarios fue realizada en sala de clase, habiendo sido entregados por los profesores. Su rellenado fue hecho de forma individual, anónima y confidencial. La recolección de información fue realizada en abril y mayo de 2015. La pesquisa fue aprobada por la dirección de la escuela donde fue realizado el estudio y fue obtenido el término de consentimiento libre y esclarecido de todos los adolescentes incluidos, así como de los respetivos representantes legales.


Variables analizadas

Debido a la falta de cuestionarios validados para evaluar la experimentación y consumo de e-cigarrillo, los autores construyeron un cuestionario compuesto de 53 cuestiones cerradas organizado en 3 partes: 1- características socio-demográficas del adolescente; 2 - hábitos de consumo de e-cigarrillo, tabaco y canabinoides; 3 - conocimiento sobre e-cigarrillo. Fue realizado un estudio piloto previo a la aplicación del cuestionario, que no reveló dificultades en las respuestas por parte de los adolescentes.


Parte 1 - Características socio-demográficas

Las características demográficas evaluadas fueron el género, la edad (años), el año de escolaridad, el tipo de enseñanza (regular o profesional) y el número de reprobaciones. Las características biosociales de los adolescentes incluyeron la determinación de factores protectores para comportamientos de riesgo (actividades de grupo, práctica deportiva, auto percepción de pubertad en edad adecuada), así como determinación de la auto percepción de características de conducta ("espíritu aventurero", "hacer cosas sin pensar", "variación del humor a lo largo del día", "planear con antecedencia", "autocontrol", "facilidad en hacer amigos", "gustarle hacer cosas peligrosas", "gustarle quebrar las reglas"). Las características familiares analizadas fueron el tipo de familia, edad y profesión de los padres, así como los hábitos de tabaco parentales (tabaco y e-cigarrillo). Fue también determinada la auto percepción del adolescente sobre la exigencia parental con relación a su educación.


Parte 2 - Hábitos de consumo

Para evaluar los hábitos de consumo, fue preguntado a los adolescentes si nunca experimentaron e-cigarrillo, tabaco y canabinoides, y en caso positivo, se preguntó en qué edad y cuál fue el motivo de esa experimentación. Fueron también abordados el consumo pasado (ex consumidores) y el actual regular (últimos 30 días) de e-cigarrillo, tabaco y canabinoides. En lo que dice respecto al consumo actual de e-cigarrillo y tabaco, fueron creadas cuatro categorías a través de la tabulación cruzada de estas variables: consumidores de e-cigarrillo, consumidores de tabaco, consumidores de ambos (uso doble) y no consumidores. Fue determinado el grado de dependencia de nicotina de los adolescentes fumadores actuales de tabaco a través de la aplicación de la aplicación de la escala de Fagerstrom14. Fueron determinados los hábitos de consumo de los pares con relación al e-cigarrillo, tabaco y canabinoides.


Parte 3 - Conocimiento de los adolescentes sobre el e-cigarrillo

Fue determinado el conocimiento de los adolescentes sobre el e-cigarrillo a través de la aplicación de tres preguntas: "¿Ya oyó hablar del e-cigarrillo? ", "¿Cree que el e-cigarrillo hace mal para la salud?" y "¿El e-cigarrillo tiene nicotina en su composición?".


Análisis de datos

El análisis estadístico fue realizado a través de la utilización del Statistical Package for the Social Sciences®, versión 21.0. En el análisis estadístico descriptivo fue utilizada la media y desvío estándar (DP) para reportar variables continua y frecuencias absolutas (n) y relativas (%) para reportar variables categóricas. Fue utilizado el test t-student para comparar diferencias entre grupos de variables continuadas y la prueba Pearson's chi-square2) o prueba exacta de Fisher, cuando fuera apropiado, para comparar diferencias entre variables categóricas. Para identificar factores predictivos de experimentación de e-cigarrillo, los Odds Ratio (razón de posibilidades) (OR), fue realizado un modelo de regresión logística. Se adoptó un valor p <0.05 como teniendo significado estadístico


RESULTADOS

Características de la población

Fueron incluidos 360 adolescentes con una edad Media de 16,4±1,2 años y una distribución análoga entre géneros. Atendiendo a la performance escolar, 51% frecuentaba la enseñanza profesional y 49% la enseñanza regular, siendo que 39% frecuentaban el 10º año, 35% el 11º año y 26% el 12º año. La mayoría (72%) nunca reprobó (Tabla 1).




Con relación a las características de los adolescentes asociadas a protección de comportamientos de riesgo, 33,9% frecuentaban actividades de grupo y 62,4% realizaban práctica deportiva extracurricular regular. En lo que dice respecto a la auto percepción de características de conducta, 13,3% admitieron ser muy impulsivo y 52,9% tener un espíritu muy aventurero (Tabla 1).

La mayoría de los adolescentes formaban parte de una familia del tipo nuclear (75%), 15% parte de una familia amplia y 10% monoparental. El padre fue apuntado como el principal progenitor a consumir tabaco (26,9%), y 5,8% de los adolescentes indicaron que ambos progenitores (padre y madre) eran fumadores (Tabla 2).




Hábitos de consumo

La experimentación de e-cigarrillo, tabaco y canabinoides fue 35%, 57,5% y 24,2%, respetivamente (Tabla 2). La experimentación de tabaco ocurrió predominantemente a los 13/14 años, y la experimentación de e-cigarrillo y canabinoides a los 15/16 años. Teniendo en consideración apenas los adolescentes que admitieron haber experimentado e-cigarrillo, se averiguó que 37% experimentaron e-cigarrillo y tabaco con la misma edad, 43% experimentaron primer tabaco y 20% experimentaron el primer e-cigarrillo. La principal razón apuntada como motivo para esa experimentación fue la curiosidad. En el análisis de las características del adolescente asociadas a la experimentación de e-cigarrillo se averiguó que ser del género masculino (p 0,000), frecuentar la enseñanza profesional (p 0,002), tener auto percepción de pubertad precoz (p 0,01) y practicar actividades físicas (p 0,008) estuvieron asociadas a la experimentación de e-cigarrillo. Tener un espirito rebelde (0,002) y aventurero (p 0,000), ser impulsivo (p 0,002) y tener menos facilidad en hacer amigos (p 0,006) fueron características de conducta asociadas a mayor experimentación. En lo que dice respecto a los hábitos de tabaco del adolescente y de los pares, se verificó que ser fumador actual de tabaco y de canabinoides (p 0,000), así como tener amigos que usan e-cigarrillo (p 0,024), estuvieron asociadas a la experimentación de e-cigarrillo (Tabla 3).




Por otro lado, ninguna característica familiar estuvo asociada a experimentación de e-cigarrillo (Tabla 3). De acuerdo con el modelo de regresión logístico, presentaron mayor posibilidad de experimentación del e-cigarrillo los adolescentes del género masculino (OR 3,2), adolescentes con auto percepción de pubertad precoz (OR 3,1), adolescentes con espíritu más aventurero (OR 6,6), consumidores de tabaco (OR 6,3) y de canabinoides (OR 4,5) (Tabla 4).




En lo que dice respecto al consumo actual, se verificó que 24,5% de los adolescentes consumían tabaco, 12,9% consumían canabinoides y 5,3% consumían e-cigarrillo (Tabla 2). El doble consumo de e-cigarrillo y tabaco fue del 5% y apenas 0,3% consumían apenas e-cigarrillo. La mayoría indicó que los amigos consumían tabaco y canabinoides (Tabla 2). La aplicación de escala de Fagerstrom a los fumadores actuales reveló una dependencia de nicotina moderada de un 8,7%, dependencia elevada de un 4,3% y dependencia muy elevada de un 4,3%.


Conocimiento sobre el e-cigarrillo

La gran mayoría de los adolescentes (98%) estaban familiarizados con e-cigarrillo. En lo que dice respecto a las consecuencias de su uso en la salud, 68,8% confirmaron y 6,7% negaron los efectos nefastos del e-cigarrillo para la salud, siendo que 24,5% desconocían las consecuencias de su uso para la salud. Teniendo en cuenta el contenido de nicotina en el e-cigarrillo, 54,5% confirmaron y 12,4% negaron la presencia de nicotina en el e-cigarrillo, siendo que 33,1% desconocían si el e-cigarrillo tenía nicotina en su composición. Se verificó que la experimentación del e-cigarrillo estuvo asociada a un conocimiento correcto sobre e-cigarrillo, especialmente sobre sus consecuencias para la salud y el contenido de nicotina (p<0,05) (Tabla 5).




DISCUSIÓN

La experimentación del e-cigarrillo en la adolescencia es un fenómeno emergente, siendo de extrema importancia comprender cómo los adolescentes encaran esta novedad. Es necesario percibir si los adolescentes se sienten atraídos por el e-cigarrillo, si su experimentación está aumentando, si aquellos que experimentan continúan a consumir, y se existen factores de riesgo consistentes para la experimentación y uso continuo.

De acuerdo con nuestros resultados, 35% de los adolescentes experimentaron e-cigarrillo. Este valor es superior al repuesto por Barrington-Trimis et Al., que averiguaron tasas más altas de experimentación, donde 24% de los adolescentes de su muestra experimentaron e-cigarro15. Según el National Youth Tobacco Survey en 2013, 11,9% de los adolescentes de enseñanza secundaria experimentaron e-cigarro10. El resultado obtenido en el presente estudio puede revelar una inclinación creciente de la experimentación de e-cigarrillo, sin embargo, se resalva que a pesar de la alta experimentación encontrada en nuestra población, el consumo actual de e-cigarrillo (5,3%) es semejante al de estos dos estudios10,15. Para comprender mejor este hecho, sería importante comparar los resultados obtenidos con otros datos nacionales, una vez que factores culturales y sociales pueden influenciar la aceptación del e-cigarrillo. Sin embargo, del conocimiento de los autores, este es el primer estudio a revelar esta problemática en Portugal.

Fue igualmente explorada la existencia de factores predictivos de la experimentación de e-cigarrillo. El género masculino estuvo asociado a mayor probabilidad de experimentación, a semejanza de lo reportado por otros autores16. Corroborando con los resultados demostrados por Babineau et Al., ser adolescente fumador también fue un importante factor de riesgo para la experimentación de e-cigarrillo en el presente estudio, aumentado la posibilidad de experimentación del e-cigarrillo en 6,6 vezes17. También se observó un riesgo elevado de experimentación del e-cigarrillo por adolescentes que consumían canabinoides, sin embargo, esta asociación fue reportada con menos frecuencia a pesar de existir algunos autores que mostraron haber una asociación positiva18. Se sabe que los adolescentes que maduran precozmente tienen mayor probabilidad de comportamientos de riesgo, como por ejemplo, comportamientos sexuales de riesgo y consumo de sustancias adictivas19. También con relación a la experimentación de e-cigarrillo, se verificó que la auto percepción de pubertad precoz estuvo asociada a un aumento de la posibilidad de experimentación en 3,1 veces.

El uso de e-cigarrillo y de tabaco ha sido vastamente estudiado, en el sentido de percibir si el e-cigarrillo podrá ser un auxilio en la cesación de tabaco o, si por otro lado, podrá ser el punto de partida para el consumo de tabaco. De acuerdo con Durmowicz et Al., los adolescentes que usan e-cigarrillo también consumen tabaco, tal como lo observado en nuestra mostra20. El consumo doble de e-cigarrillo y tabaco, fue del 5% y apenas 0,3% de adolescentes consumieron e-cigarrillo aisladamente. Estos números, aliado al hecho del 43% de los adolescentes haber experimentado anteriormente tabaco al e-cigarrillo, nos lleva a ponderar que el e-cigarrillo no ha sido útil en la cesación tabáquica. Recientemente, Barrington-Trimis et Al. en un estudio con duración de 16 meses con 146 adolescentes reveló que 40,4% de los consumidores de e-cigarrillo y 10,5% de aquellos que nunca usaron e-cigarrillo se tornaron consumidores de tabaco, habiendo aumentado el uso de e-cigarrillo el riesgo de tabaquismo en 6,17 veces21. El uso simultáneo de e-cigarrillo y tabaco trae preocupaciones adicionales, una vez que existe una exposición acumulativa a la nicotina con riesgo de intoxicación, así como la exposición a otros productos potencialmente nefastos.

En lo que dice respecto al conocimiento de los adolescentes sobre el e-cigarrillo, averiguamos que a pesar del 98% afirmar estar familiarizado con el dispositivo, la mayoría no tenía conocimientos adecuados sobre el mismo, una vez que apenas 1/3 reconoció la posibilidad de efectos negativos de su uso para la salud. Los adolescentes que experimentaron e-cigarrillo fueron los que conocían sus consecuencias para la salud y los que reconocieron la presencia de nicotina como uno de los constituyentes del e-cigarrillo. Una explicación posible para este hallazgo puede estar relacionada con el hecho de que el e-cigarrillo poder ser percibido como menos nocivo que el tabaco, tal como se demuestra por Wills et Al. que verificaron que el 67% de los adolescentes considera el e-cigarrillo más saludable que el tabaco15,22. En el futuro sería importante la introducción de este tema en los programas de educación escolar, a semejanza de lo que acontece con consumo de sustancias adictivas, para que se potencie el correcto conocimiento de los adolescentes sobre estos nuevos dispositivos.

Como limitaciones del presente estudio se resalta el hecho de tratarse de un estudio transversal, qué inviabiliza percibir cómo evolucionó la experimentación del e-cigarrillo en esta población. Sería importante complementar estos resultados con la realización de un estudio longitudinal para que se consiga establecer la evolución de esta situación. Se resalta aún el uso de un cuestionario no validado, pero por tratarse de una problemática reciente, no existen instrumentos validados para evaluar la experimentación y uso del e-cigarrillo en la adolescencia. Sin embargo, se intentó disminuir este hecho con la realización de un estudio piloto.

Los autores consideran los resultados de extrema importancia, una vez que se asocian la aplicabilidad práctica, al permitir conocer la realidad de la experimentación y uso del e-cigarrillo por parte de los adolescentes portugueses, desconocida hasta el presente. Así, dada la alta experimentación de e-cigarrillo, es sensato que el abordaje de este asunto pase a formar parte de la entrevista HEEADSSS del adolescente, especialmente en el abordaje de la D (drugs), conjuntamente con tabaco, alcohol y drogas. El uso simultáneo de e-cigarrillo y tabaco debe ser también motivo de preocupación para los profesionales de salud que se manejan directamente con los adolescentes, una vez que en estos casos existe exposición acumulativa a la nicotina, así como otras sustancias perjudiciales existentes en el e-cigarrillo.

El presente trabajo permitió concluir que el e-cigarrillo es ampliamente experimentado por los adolescentes, particularmente por las muchachos que fuman tabaco convencional y canabinoides. Teniendo en cuenta estudios previos, la alta incidencia de experimentación de e-cigarrillo obtenida podrá revelar una inclinación creciente de experimentación de este dispositivo. El uso actual de e-cigarrillo y tabaco fue del 5% y el uso de e-cigarrillo fue de apenas 0,3%, de esta manera, no está claro si e-cigarrillos son apenas una novedad que los jóvenes que acabaron de experimentar, o si ellos tienen potencial para competir en el mercado con cigarrillos convencionales.


NOTA DE AGRADECIMIENTOS

Los autores quieren agradecer a todos los que aportaron para la realización de este estudio, especialmente a todos los adolescentes que aceptaron participar, así como a todos los profesores.


REFERENCIAS

1. C. Protano, Milia L, Orsi G, Vitali M. Electronic cigarette: a threat or an opportunity for public health? State of the art and future perspectives. Clin Ter 2015; 166 (1):32-37.

2. Duffy E, Jenssen B. Electronic Cigarettes: The New Face of Nicotine. Pediatrics 2014;134 (1)

3. Rahman M, Hann N, Wilson A, Worrall-Carter L. Electronic cigarettes: patterns of use, health effects, use in smoking cessation and regulatory issues. Tobacco Induced Diseases 2014, 12:21

4. Grana R, Benowitz N, Glantz S. E-Cigarettes A Scientific Review Circulation 2014;129:1972-1986.

5. Wieslander G, Norbäck D, Lindgren T. Experimental exposure to propylene glycol mist in aviation emergency training: acute ocular and respiratory effects. Occup Environ Med 2001;58(10):649-55.

6. Jensen R, Luo W, Pankow J, Strongin R, Peyton D. Hidden Formaldehyde in E-Cigarette Aerosols. N Engl J Med 2015; 372:392-394

7. World Health Organization [homepage on the Internet]. Geneva: WHO [acesso 2014 Jan 13]. Marketers of electronic cigarettes should halt unproved therapy claims [about 2 screens]. Disponível em: http://www.who.in

8. Global Advisors Smoke free Policy. Electronic smoking devices. [Available at www.njgasp.org/E-Cigs_White_Paper.pdf. Accessed Set 25 2013.]

9. Centers for Disease Control and Prevention. Notes from the Field: Electronic Cigarette Use Among Middle and High School Students - United States, 2011-2012. MMWR 2013; 62(35):729-730.

10. Centers for Disease Control and Prevention. Tobacco Use Among Middle and High School Students - United States, 2013. MMWR 2014; 63(45):1021-1026.

11. Bullen C, Howe C, Laugesen M. Electronic cigarettes for smoking cessation: a randomized controlled trial. Lancet. 2013; 382(9905):1629-1637.

12. Britton J. Electronic cigarettes: pro. Thorax BMJ, April 2015 ; 70(4).

13. Khan J. E-cigarettes: A gateway to nicotine addiction? J Postgrad Med Inst 2015; 29(4): 213-4.

14. Fagerstrom KO Measuring degree of physical dependence to tobacco smokin with reference to individualization of treatment. Addict Behav 1978;3(3-4):235-41

15. Barrington-Trimis J, Berhane K, Unger J, Cruz T, Huh J, Leventhal A, et al. Psychosocial Factors Associated With Adolescent Electronic Cigarette and Cigarette Use. Pediatrics 2015;136:308.

16. Czoli CD, Hammond D, White CM. Electronic cigarettes in Canada: Prevalence of use and perceptions among youth and young adults. Canadian journal of public health 2014, 105(2), e97.

17. Babineau K, Taylor K, Clancy L. Electronic Cigarette Use among Irish Youth: A Cross Sectional Study of Prevalence and Associated Factors. PLOS ONE 2015; 27.

18. Morean M, Kong G, Camenga D, Cavallo D, Krishnan-Sarin S.High School Students' Use of Electronic Cigarettes to Vaporize Cannabis. Pediatrics 2015;136:611.

19. Patton G, McMorris B, Toumbourou J, Hemphill S, Donath S, Catalano R. Puberty and the Onset of Substance Use and Abuse. Pediatrics. 2004 Set; 114(3): e300-306.

20. Durmowicz E L. The impact of electronic cigarettes on the paediatric population. Tob Control 2014;23.

21. Jessica L. Barrington-Trimis, Robert Urman, Kiros Berhane, Jennifer B. Unger, Tess Boley Cruz, Mary Ann Pentz, Jonathan M. Samet, Adam M. Leventhal and Rob McConnell. E-Cigarettes and Future Cigarette Use. PediatricsJune, 2016.

22. Wills T, Knight R, Williams R J, Pagano I, Sargent J D. Risk Factors for Exclusive E-Cigarette Use and Dual E-Cigarette Use and Tobacco Use in Adolescents. Pediatrics 2015;135;e43.
adolescencia adolescencia adolescencia
GN1 © 2004-2018 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
E-mail: secretaria@adolescenciaesaude.com