Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 14 nº 4 - Oct/Dic - 2017

Artículo de Revisión Imprimir 

Páginas 150 a 156


Sueño, percepción de salud y actividad física en adolescentes universitarios

Sleep, health perception and physical activity in university adolescents

Sono, percepção de saúde e atividade física em adolescentes universitários

Autores: Rubian Diego Andrade1; Érico Pereira Gomes Felden2; Clarissa Steffani Teixeira3; Andreia Pelegrinil4

1. Doctorando en Ciencias del Movimiento Humano. Máster en Ciencia del Movimiento Humano por la Universidad del Estado de Santa Catarina (UDESC). Florianópolis, SC, Brasil
2. Doctorado en Educación Física por la Universidad Federal de Paraná (UFPR). Profesor Adjunto de la Universidad del Estado de Santa Catarina (UDESC). Florianópolis, SC, Brasil
3. Post-Doutorado. Doctorado en Ingeniería de Producción. Profesora Adjunta del Departamento de Ingeniería del Conocimiento, de la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC). Florianópolis, SC, Brasil
4. Doctorado en Educación Física por la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC). Florianópolis, SC, Brasil. Profesora Adjunta del Departamento de Educación Física, de la Universidad del Estado de Santa Catarina (UDESC). Florianópolis, SC, Brasil

Correspondência
Érico Pereira Gomes Pereira
Universidade do Estado de Santa Catarina (UDESC), Centro de Ciências da Saúde e do Esporte (CEFID)
Rua Paschoal Simoni, 358, Coqueiros
Florianópolis, SC, Brasil. CEP: 88080-350
ericofelden@gmail.com

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Actividad motriz, nivel de salud, salud del adolescente, sueño.
Keywords: Motor activity, health status, adolescent health, sleep.
Descritores: Atividade motora, nível de saúde, saúde do adolescente, sono.

Resumen:
OBJETIVO: El presente estudio tuvo como objetivo analizar indicadores de sueño y actividad física de acuerdo con la percepción de salud en adolescentes universitarios.
MÉTODOS: Participaron del estudio 84 adolescentes con edades de 17 a 21 años (52,4% jóvenes), los cueles respondieron a cuestionarios con preguntas sobre sueño, actividad física y percepción de salud.
RESULTADOS: El promedio de duración de sueño fue de 7,2 (1,4) horas y 56,3% fueron clasificados como insuficientemente activos. De los adolescentes investigados, 57,8% y 28,9% poseen una percepción buena y excelente de su salud, respectivamente, y apenas 13,3% la percibieron como regular. Académicos con mayor duración de sueño presentaron percepción más positiva de su salud (p=0,010), así como aquellos con mayor tiempo dedicado a las actividades físicas vigorosas (p=0,002). A pesar de eso, la duración del sueño y el tiempo de actividades físicas moderadas (p=0,902) o vigorosas (p=0,738) no presentaron correlación significativa.
CONCLUSIÓN: Duración del sueño y tiempo de actividad física son factores relevantes para una percepción positiva de salud. Sin embargo, ambas variables poseen relaciones complejas y no pudieron ser explicadas por correlaciones directas. Además de eso, la actividad física vigorosa parece ser más relevante para una percepción positiva de salud.

Abstract:
OBJECTIVE: This study aimed to analyze sleep and physical activity indicators according to self-reported health in university adolescents.
METHODS: 84 adolescents participated in the study with ages between 17-21 years (52.4% boys), who answered questionnaires with inquiries about sleep, physical activity and self-reported health.
RESULTS: The average sleep duration was 7.2 (1.4) hours and 56.3% were classified as insufficiently active. Among the adolescents surveyed, 57.8% and 28.9% have good and excellent perception of their health, respectively, only 13.3% perceived it as regular. Academics with longer sleep duration showed more positive perception of their health (p=0.010), as well as those with more time devoted to vigorous physical activity (p=0.002). Nonetheless, sleep duration and time of physical activity, moderate (p=0.902) or vigorous (p=0.738), were not correlated.
CONCLUSION: Sleep duration and length of physical activity are important factors for a positive self-reported health. However, both variables have complex relationships that could not be explained by direct correlations. Moreover, vigorous physical activity seems to be more relevant to a positive perception of health.

Resumo:
OBJETIVO: O presente estudo teve como objetivo analisar indicadores de sono e atividade física de acordo com a percepção de saúde em adolescentes universitários.
MÉTODOS: Participaram do estudo 84 adolescentes com idades de 17 a 21 anos (52,4% rapazes), os quais responderam a questionários com perguntas sobre sono, atividade física e percepção de saúde.
RESULTADOS: A média da duração do sono foi de 7,2 (1,4) horas e 56,3% foram classificados como insuficientemente ativos. Dos adolescentes investigados, 57,8% e 28,9% possuem uma percepção boa e excelente da sua saúde, respectivamente, e apenas 13,3% a perceberam como regular. Acadêmicos com maior duração de sono apresentaram percepção mais positiva de sua saúde (p=0,010), assim como aqueles com maior tempo dedicado às atividades físicas vigorosas (p=0,002). Apesar disso, a duração do sono e o tempo de atividades físicas moderadas (p=0,902) ou vigorosas (p=0,738) não apresentaram correlação significativa.
CONCLUSÃO: Duração do sono e tempo de atividade física são fatores relevantes para uma percepção positiva de saúde. No entanto, ambas as variáveis possuem relações complexas não puderam ser explicadas por correlações diretas. Além disso, a atividade física vigorosa parece ser mais relevante para uma percepção positiva de saúde.

INTRODUCCIÓN

El sueño es una de las funciones fisiológicas más relevantes para la vida y salud de las personas. Durante el sueño, innúmeros procesos fisiológicos esenciales para la supervivencia son realizados incluyendo la secreción de neuro-hormonas1, la consolidación de la memória1,2 y la organización de redes neurales3. Además, a pesar del sueño presentar un ritmo biológico regulado básicamente por factores endógenos, diversos factores ambientales y comportamentales pueden influenciar o regular la expresión de este y de otros ritmos cíclicos4-7.

En este contexto, diferentes expresiones del ciclo vigilia-sueño pueden ser verificados en diferentes fases de la vida. El estudio de Carskadon et al.8 relató que ocurren importantes cambios en el ciclo vigilia-sueño como por ejemplo, el proceso biológico llamado atraso de la fase de sueño en la adolescencia, lo cual se caracteriza por horas más tardías, tanto en la hora de dormir cuanto de despertar. Eso, sumado al inicio de las actividades escolares y utilización de medios de comunicación por la noche, puede repercutir en importantes reducciones en la duración del sueño hasta el final de la adolescencia.

La actividad física es apuntada como factor potencial relacionado al sueño, pero los resultados de esta asociación son divergentes. De entre las teorías más aceptadas para explicar esta posible relación está la tesis de que el ejercicio físico llevaría a modificaciones en la temperatura corporal6 lo que remetería la posibilidad del ejercicio físico, especialmente el aeróbico, asumir papel de sincronizador no fótico de los ritmos biológicos, incluyendo el sueño7.

Frente a eso, se puede apuntar que las relaciones entre salud, sueño y actividad física, especialmente en la adolescencia, se constituyen en importante laguna de conocimiento a ser abordada considerando las posibilidades de intervención que tales relaciones puedan aportar para la planificación y ejecución de intervenciones. Se torna importante discutir todavía posibles diferencias en las relaciones entre sueño y actividad física de acuerdo con la intensidad de estas actividades. Así, el objetivo de este estudio fue analizar indicadores de sueño y actividad física de acuerdo con la percepción de salud en adolescentes que ingresan a la enseñanza superior universitaria.


MÉTODOS

Participaron del estudio nuevos universitarios de los cursos de Bachillerato y Licenciatura en Educación Física de una universidad pública del Sur de Brasil, en los semestres lectivos 2012.2 y 2013.1. En estos semestres, ingresaron en los cursos 120 universitarios. De éstos, formaron parte de la muestra 84 universitarios presentes el día de clase en que fue realizada la colecta y que contestaron correctamente a los cuestionarios. Además, fueron incluidos en la muestra apenas aquellos con edades de 17 y 21 años.

El proyecto fue analizado y aprobado por el Comité de Ética en Pesquisa con Seres humanos de la institución de origen (Parecer n°. 83192/2012). Esta pesquisa fue conducida de acuerdo con la resolución 466/12 del Consejo Nacional de Salud del Ministerio de Salud que establece criterios para pesquisas envolviendo seres humanos. Los académicos fueron anteriormente informados sobre los objetivos y procedimientos del estudio y firmaron el Término de Consentimiento Libre y Esclarecido. Fue solicitado que los participantes de la pesquisa contestaran a cuestionarios con preguntas relacionadas a su percepción de salud, hábitos de sueño y actividad física.

Los participantes del estudio fueron ubicados en tres franjas etarias considerando la distribución de los datos: 17 a 18 años, 19 a 20 años, y 21 años. Además, los estudiantes fueron analizados de acuerdo con el turno del curso superior (matutino o nocturno).

La duración del sueño fue cuantificada considerándose las horas de dormir y despertar durante los días de clase. Adolescentes con menos de ocho horas de sueño fueron clasificados con baja duración, conforme recomendaciones de Perez-Chada et al.8 y Pereira et al.9. La percepción de la estándar de sueño fue investigada desde la cuestión "durante los últimos treinta días (¿en general) cómo usted clasificaría la estándar de su sueño?" teniendo como alternativas: "muy bueno", "bueno", "malo" y "muy malo". Para la clasificación de baja estándar del sueño fueron consideradas las respuestas a las alternativas "malo" y "muy malo".

Los estudiantes fueron clasificados en diferentes cronotipos de acuerdo con la preferencia individual para período de la mañana y noche por medio del cuestionario ya validado para Brasil10 compuesto por 19 preguntas que envuelven situaciones de vida diaria y la preferencia personal para ejecución de estas actividades. Su puntuación varia de 16 a 86 puntos, clasificando al individuo en vespertino, matutino o indiferente.

El nivel de actividad física fue evaluado por medio de la versión corta del Cuestionario Internacional de Actividad Física (IPAQ), en el cual los individuos indicaron la cantidad de días y minutos de actividad física moderada y vigorosa, siendo éstas clasificadas por el tiempo total en minutos por semana11. Fue considerado el punto de recorte de 300 minutos en actividades físicas vigorosas y moderadas para identificación de los sujetos exiguamente activos12-13. Finalmente, la percepción de salud fue investigada por medio de la pregunta "¿cómo usted clasifica su estado de salud actual?" considerando las respuestas "excelente", "bueno", "regular" o "malo".

Los datos recolectados fueron primero analizados por medio de estadística descriptiva (distribución de frecuencia, media y desvío-estándar). Las diferencias entre promedios fueron calculados por medio de la prueba Kruskal-wallis, con análisis post-hoc por medio de la prueba Dunn, y las asociaciones entre proporciones por medio de la prueba Chi-cuadrado, siendo que para los análisis con una frecuencia esperada menor de cinco fue usado el Test Exacto de Fisher. Fue utilizado el programa estadístico SPSS 20.0 y se adoptó en todos los análisis estadísticos un nivel de probabilidad de significancia del 5%.


RESULTADOS

El grupo investigado presentó promedio de edad de 18,4 (1,2) años, siendo 52,4% del sexo masculino. La mayoría de los universitarios (52,4%) frecuentan el turno de la mañana y el restante en el nocturno (47,6%). La duración media del sueño fue de 7,2 (1,4) horas en los días de clase. Se identificó que el 87,7% de los universitarios poseían baja duración de sueño (menos de 8 horas de sueño por noche) y 34,6% bajo estándar de sueño. Con relación a la actividad física, se verificó que los universitarios realizaban, en promedio, 161,8(218,0) minutos de actividad física moderada por semana, 145,5 (216,5) minutos de actividad física vigorosa por semana y un total de 309,0 (333,7) minutos por semana. Considerando el punto de recorte de 300 minutos de actividades físicas moderadas o vigorosas, el porcentaje de universitarios exiguamente activos fue del 56,3%. De los estudiantes investigados, un 86,7% percibieron su salud como buena o excelente (Tabla 1). Se destaca todavía que ningún universitario indicó tener una "mala" salud.




La duración del sueño fue diferente entre los turnos (p<0,001) siendo que, mientras los universitarios del turno nocturno dormían 7,8 (1,4) horas, los del turno de la mañana dormían 6,5 (1,1) horas. No fueron observadas diferencias entre la cantidad de minutos de actividades físicas moderadas (p=0,076) y vigorosas (p=0,105) entre los turnos. Sin embargo, al considerar la suma de actividades físicas moderadas y vigorosas, fue identificada la diferencia entre los turnos, en el cual los estudiantes del turno nocturno presentaron mayor tiempo de actividad (p=0,041). No fueron verificadas diferencias en los indicadores de sueño, percepción de salud y actividad física en las franjas etarias evaluadas.

En el análisis de la duración del sueño y estándar del sueño con relación a la percepción de salud se verificó que los universitarios con duración de sueño mayor presentaron una percepción más positiva de salud (excelente) (p=0,010). Ya con relación al bajo estándar del sueño, no fueron observadas diferencias (Tabla 2).




En los análisis de duración de la actividad física, considerando las intensidades moderada y vigorosa, se verificó que apenas la actividad física vigorosa presentó diferencias entre las categorías de percepción de salud (p=0,002) (Figura 1). Con el análisis post-hoc, las diferencias fueron más evidentes entre las categorías excelente y regular, o sea, los universitarios con percepción positiva de salud (excelente) participan de una cantidad mayor de actividades físicas vigorosas comparados a aquellos con percepción negativa de salud (regular). En cuanto a la actividad física moderada, esta diferencia no fue observada (p=0,842). También no fueron observadas asociaciones entre el cronotipo, considerando tanto la percepción de salud como el nivel y la intensidad de las actividades físicas.


Figura 1. Actividad física vigorosa con relación a las categorías de percepción de salud en adolescentes universitarios.



DISCUSIÓN

Este estudio buscó analizar indicadores de sueño y actividad física de acuerdo con la percepción de salud en adolescentes universitarios ingresantes de la enseñanza superiora. Tanto el sueño4 como la actividad física, poseen importancia comprobada para una buena salud, pero sus relaciones aún no están claras en la literatura. Además, las interrelaciones de estas variables con la percepción general de salud pueden aportar para el mejor entendimiento de la importancia del sueño y actividad física en la vida de las personas.

Los resultados del análisis del sueño apuntaron para baja duración de sueño en la mayoría de los universitarios que ingresaron (87%), lo que remite a la necesidad de aumento de horas de sueño en la muestra como un todo. La prevalencia de baja duración del sueño observada en los universitarios fue superior a las observadas en los estudios de Perez-Chada et al.8 y Bernardo et al.14 que identificaron prevalencias del 49% y 39% respectivamente, considerando el mismo punto de corte de horas de sueño. Además, se verificó que los universitarios del turno nocturno presentaron duración del sueño significativamente superior a los del turno matutino indicando, probablemente, que los adolescentes con compromisos académicos por la mañana no están consiguiendo adelantar los horarios de dormir.

Al analizar la duración del sueño con relación a la percepción de salud, se identificó que los universitarios con duración de sueño mayor presentaban percepción de salud más positiva. Estos resultados corroboran a los hallazgos de Do Young et al.15 que verificaron que el estándar de sueño fue significativamente asociada con la percepción negativa de salud en 5.226 estudiantes chinos. De acuerdo con Geiger et al.16, la percepción subjetiva de salud es considerada un potencial predictivo de varias patologías y, aunque no haya muchos estudios disponibles, parece existir asociación entre horas insuficientes de sueño y percepción negativa de salud. El estudio de Geiger et al.16 apuntó, aún, que cuanto más días de sueño insuficiente, mayor es la percepción negativa de salud fortaleciendo, de esta forma, los resultados observados en los universitarios analizados.

Con relación al análisis de la percepción de salud, se identificó que la mayor parte de los universitarios (86,5%) presentaron buena o excelente percepción de salud. Este resultado corrobora las pesquisas de Sousa et al.17 que verificaron en estudiantes de la enseñanza media de Santa Catarina, frecuencias superiores a 85% de percepción positiva de salud. Se destaca aún que en el presente estudio, ninguno de los académicos investigados se refirió a su salud como "mala" siendo la variable "salud negativa" definida apenas con la opción "regular" de respuesta.

La prevalencia de universitarios exiguamente activos (56,3%) fue superior a la observada en los estudios de Silva et al.18 que identificaron que aproximadamente 30% de adolescentes de la muestra de población del estado de Santa Catarina era exiguamente activa. Además, los resultados observados también discrepan de los hallazgos de Sousa et al.17 y Silva et al.18 en que la asociación entre actividad física y percepción de salud no fue encontrada. Sin embargo, el presente estudio avanzó en estos análisis investigando separadamente los niveles de actividad física siendo observado que los adolescentes universitarios con mayor cantidad de actividad física vigorosa presentaron percepción más positiva de salud.

Los resultados observados por Page et al.19 refuerzan la diferencia observada entre actividad física vigorosa y percepción positiva de salud, ya que identificó que adolescentes que realizaban actividades físicas deportivas más intensas presentaron frecuencias menores de percepción negativa de salud. Los resultados observados en los estudiantes analizados corroboran todavía con los observados por Jansen y Ros20, que verificaron efectos superiores de actividad física vigorosa con relación a la moderada en el control del síndrome metabólico.

En el presente estudio no fueron identificadas diferencias entre actividad física y sueño. Con relación a este tema, la literatura sugiere que la actividad física regular presenta una práctica favorable para hábitos de sueño7. Sin embargo, estudios que buscan correlacionar variables de sueño y actividad física encuentran aún algunas barreras, indicando la necesidad de profundizar en detalles de la muestra y del real efecto de intervenciones basadas en la práctica de actividades físicas considerando diferentes intensidades.

Se apuntan como principales limitaciones del estudio el número de adolescentes investigados y el hecho de éstos pertenecer a apenas un curso de graduación, lo que debe ser investigado en futuras pesquisas. Además, análisis comparativos entre percepción subjetiva de salud, actividad física por medio de medidas objetivas y evaluaciones de sueño utilizando actímetros y polisomnografía pueden indicar con mayor claridad el valor de esta cuestión en pesquisas sobre el sueño e inclusive en la práctica clínica.


CONCLUSIÓN

Tanto la duración sueño como la práctica de actividades físicas se mostraron como factores relevantes para una percepción positiva de salud. Sin embargo, ambas variables poseen una relación compleja, no pudiendo ser explicada por una asociación directa entre duración del sueño y tiempo de actividad física. Además, la actividad física vigorosa parece ser más relevante para una percepción positiva de salud. Se destaca la necesidad de profundizar estudios de asociación entre sueño y actividades físicas que necesiten detallar con mayor rigor cuestiones como características comportamentales (si poseen, por ejemplo, baja o alta duración del sueño), prácticas de actividades físicas en el esparcimiento, trabajo y desplazamiento, tipo e intensidad de actividad física, horas y ambientes en los cuales son realizadas las actividades física, entre otros.


REFERENCIAS

1. Antunes HKM, Andersen ML, Tufik S, Mello MT. Privação de sono e exercício físico. Rev Bras Med Esporte 2008;14(1): 51-6.

2. Soares CS, Almondes KM. Sono e cognição: implicações da privação do sono para a percepção visual e visuoespacial. Psico 2012; 43(1): 85-92.

3. Crowley SJ, Carskadon MA. Modifications to weekend recovery sleep delay circadian phase in older adolescents. Chronobiol Int 2010; 27(7): 1469-92.

4. Pereira EF, Anacleto ST, Louzada FM. Interação entre sincronizadores fóticos e sociais: repercussões para a saúde humana. Rev Biol 2012; 9(3): 68-73.

5. Carskadon MA, Acebo C, Jenni OG. Regulation of adolescent sleep: implications for behavior. Ann N Y Acad Sci 2004; 1021(1): 276-91.

6. Driver HS, Taylor SR. Exercise and sleep. Sleep Med Rev 2000; 4(4): 387-402.

7. Back FA, Fortes FS, Santos EHR, Tambelli R, Menna-Barreto LS, Louzada FM. Sincronização não-fótica: o efeito do exercício físico aeróbio. Rev Bras Med Esporte 2007; 13(2): 1-5.

8. Perez-Chada D, Perez-Lloret S, Videla AJ, Cardinali D, Bergna MA, Fernández-Acquier M, et al. Sleep disordered breathing and daytime sleepiness are associated with poor academic performance in teenagers. A study using the Pediatric Daytime Sleepiness Scale (PDSS). Sleep 2007; 30(12): 1698-703.

9. Pereira EF, Bernardo MPSL, D'Almeida V, Louzada FM. Sono, trabalho e estudo: duração do sono em estudantes trabalhadores e não trabalhadores. Cad Saúde Pública 2011; 27(5): 975-84.

10. Benedito-Silva AA, Menna-Barreto L, Marques N, Tenreiro S. Self-assessment questionnaire for the determination of morningness-eveningness types in Brazil. Prog Clin Biol Res 1990; 314(b): 89-98

11. Matsudo SM, Araújo T, Matsudo VR, Andrade D, Andrade E, Oliveira LC, et al. Questionário Internacional de Atividade Física (IPAQ): estudo de validade e reprodutibilidade no Brasil. Rev Bras Ativ Fís Saúde 2001; 6(2): 5-18.

12. Prochaska JJ, Sallis JF, Long B. A physical activity screening measure for use with adolescents in primary care. Arch Pediatr Adolesc Med 2001; 155(5): 554-9.

13. Siqueira FV, Nahas MV, Facchini LA, Silveira DS, Piccini RX, Tomasi E, Thumé E, Hallal PC. Aconselhamento para a prática de atividade física como estratégia de educação à saúde. Cad Saúde Pública 2009; 25(1): 203-13.

14. Bernardo MPSL, Pereira ÉF, Louzada FM, D'Almeida V. Duração do sono em adolescentes de diferentes níveis sócio econômicos. J Bras Psiquiatr 2009; 58(4): 231-7.

15. Do YK, Shin E, Bautista MA, Foo K. The associations between self-reported sleep duration and adolescent health outcomes: What is the role of time spent on Internet use? Sleep medicine 2013; 14(2): 195-200.

16. Geiger SD, Sabanayagam C, Shankar A. The relationship between insufficient sleep and self-rated health in a nationally representative sample. J Environ Public Health 2012.

17. Sousa TF, Silva KS, Garcia LMT, Duca GFD, Oliveira ESA, Nahas MV. Autoavaliação de saúde e fatores associados em adolescentes do Estado de Santa Catarina, Brasil. Rev Paul Pediatr 2010; 28(4): 333-9.

18. Silva KS, Nahas MV, Peres KG, Lopes AS. Fatores associados à atividade física, comportamento sedentário e participação na Educação Física em estudantes do Ensino Médio em Santa Catarina, Brasil. Cad Saúde Pública 2009; 25(10): 2187-200.

19. Page RM, Suwanteerangkul J. Self-rated health, psychosocial functioning, and health-related behavior among Thai adolescents. Pediatr Int 2009; 51(1): 120-5.

20. Janssen I, Ross R. Vigorous intensity physical activity is related to the metabolic syndrome independent of the physical activity dose. Int J Epidemiol 2012; 41(4): 1132-40.
adolescencia adolescencia adolescencia
GN1 © 2004-2018 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
E-mail: secretaria@adolescenciaesaude.com