Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 15 nº 1 - Ene/Mar - 2018

Artículo Original Imprimir 

Páginas 80 a 88


Síndrome Metabólico en adolescentes con Lupus Eritematoso Sistémico

Metabolic Syndrome in Adolescents with Systemic Lupus Erythematosus

Síndrome Metabólica em adolescentes com Lúpus Eritematoso Sistêmico

Autores: Jorgiane das Graças Vilar de Araujo1; Flavio Sztajnbok2; Denise Tavares Giannini3

1. Maestranda en Ciencias por la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad del Estado do Rio de Janeiro (UERJ). Rio de Janeiro, RJ, Brasil. Nutricionista en la Escuela de Ciencias de la Salud de la Universidad de Grande Rio (Unigranrio). Duque de Caxias, RJ, Brasil
2. Doctorado en Clínica Médica por la Universidad Federal de Rio de Janeiro (UFRJ). Reumatólogo en el Servicio de Reumatología del Núcleo de Estudios de Salud del Adolescente (NESA), del Hospital Universitario Pedro Ernesto (HUPE), de la Universidad del Estado de Rio de Janeiro (UERJ). Rio de Janeiro, RJ, Brasil
3. Doctorado en Ciencias por la Universidad del Estado de Rio de Janeiro (UERJ). Nutricionista en la División de Nutrición del Núcleo de Estudios de Salud del Adolescente (NESA), del Hospital Universitario Pedro Ernesto (HUPE), de la Universidad del Estado de Rio de Janeiro (UERJ). Rio de Janeiro, RJ, Brasil

Correspondência:
Jorgiane das G. V. de Araujo
Estrada Professor Daltro Santos, 445, Campo Grande
Rio de Janeiro, RJ, Brasil. CEP: 23092-205
(jo@jvnutricionista.com.br)

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Lúpus Eritematoso Sistémico, síndrome X metabólica, adolescente.
Keywords: Lupus Erythematosus, Systemic, metabolic syndrome X, adolescent.
Descritores: Lúpus Eritematoso Sistêmico, síndrome X metabólica, adolescente.

Resumen:
OBJETIVO: Determinar La frecuencia de síndrome metabólico y de sus componentes en adolescentes con lupus eritematoso sistémico.
MÉTODOS: Fue realizado un estudio transversal en el ambulatorio de reumatología del Núcleo de Estudios de Salud del Adolescente del Hospital Universitario Pedro Ernesto. Fueron analizados adolescentes de 10 a 19 años con diagnóstico de lupus eritematoso sistémico. El síndrome metabólico fue diagnosticado a través de los criterios del International Diabetes Federation. Fueron analizadas variables clínicas, sociodemográficas, de laboratorio y actividad física.
RESULTADOS: El estudio evaluó 42 adolescentes con media de edad de 16,8 ± 1,5 años, siendo 37 (88%) del sexo femenino y cinco (12%) del sexo masculino. El Síndrome Metabólico fue diagnosticado en siete pacientes con lupus (16,7%), siendo todos éstos de la franja etaria entre 17 a 19 años. Sedentarismo, actividad de enfermedad y condiciones socioeconómicas desfavorables fueron las variables más asociadas a la presencia de síndrome metabólico en los adolescentes. Entre los componentes que la integran, la circunferencia de cintura elevada, hipertensión y HDL-c bajo fueron los más prevalentes.
CONCLUSIÓN: Este estudio posibilitó concluir que los adolescentes que presentaron mayor prevalencia de síndrome metabólico pertenecían al sexo femenino, con franja etaria entre 17 a 19 años, cursando enseñanza media, con renta familiar menor a tres salarios mínimos. Las características clínicas más frecuentes fueron la obesidad, uso de antimaláricos, sedentarios y con tiempo de diagnóstico de enfermedad en el período de 1 a 3 años.

Abstract:
OBJECTIVE: Determine the frequency of metabolic syndrome and its components in adolescents with systemic lupus erythematosus.
METHODS: A cross-sectional study was carried out at the Rheumatology Outpatient Clinic of the Center for the Study of Adolescent Health at Pedro Ernesto University Hospital. We analyzed adolescents from 10 to 19 years old with diagnosis of systemic lupus erythematosus. Metabolic syndrome was diagnosed through the criteria of the Internation Diabetes Federation. Were analyzed Clinical, sociodemographic, laboratorial variables, and physical activity.
RESULTS: The study evaluated 42 adolescents with a mean age of 16.8 ± 1.5 years, of which 37 (88%) were female and five (12%) were male. The Metabolic Syndrome was diagnosed in seven lupus patients (16.7%), all of whom were between 17 and 19 years old. Sedentarism, disease activity and unfavorable socioeconomic conditions were the variables most associated with the presence of metabolic syndrome in adolescents. Among the components that integrate it, high waist circumference, hypertension and low HDL-c were the most prevalent.
CONCLUSION: This study made it possible to conclude that the adolescents with the highest prevalence of metabolic syndrome belonged to the female sex, with ages ranging from 17 to 19 years old, attending high school, with a family income of less than three minimum wages. The most frequent clinical features were obesity, use of antimalarials, sedentary and with time of disease diagnosis in the period of 1 to 3 years.

Resumo:
OBJETIVO: Determinar a frequência de síndrome metabólica e de seus componentes em adolescentes com lúpus eritematoso sistêmico.
MÉTODOS: Foi realizado um estudo transversal no ambulatório de reumatologia do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente do Hospital Universitário Pedro Ernesto. Foram analisados adolescentes de 10 a 19 anos com diagnóstico de lúpus eritematoso sistêmico. A síndrome metabólica foi diagnosticada através dos critérios do International Diabetes Federation. Foram analisadas variáveis clínicas, sociodemográficas, laboratoriais e atividade física.
RESULTADOS: O estudo avaliou 42 adolescentes com média de idade de 16,8 ± 1,5 anos, sendo 37 (88%) do sexo feminino e cinco (12%) do sexo masculino. A Síndrome Metabólica foi diagnosticada em sete pacientes lúpicos (16,7%), sendo todos estes da faixa etária entre 17 a 19 anos. Sedentarismo, atividade de doença e condições socioeconômicas desfavoráveis foram as variáveis mais associadas à presença de síndrome metabólica nos adolescentes. Dentre os componentes que a integram, a circunferência da cintura elevada, hipertensão e HDL-c baixo foram os mais prevalentes.
CONCLUSÃO: Este estudo possibilitou concluir que os adolescentes que apresentaram maior prevalência de síndrome metabólica pertenciam ao sexo feminino, com faixa etária entre 17 a 19 anos, cursando ensino médio, com renda familiar menor que três salários mínimos. As características clínicas mais frequentes foram a obesidade, uso de antimaláricos, sedentários e com tempo de diagnóstico de doença no período de 1 a 3 anos.

INTRODUCCIÓN

El Lupus Eritematoso Sistémico (LES) es una enfermedad inflamatoria autoinmune, multisistémica, de origen desconocido que se caracteriza por presentar diversos auto-anticuerpos1. Es descrito en la literatura que pacientes con lupus presentan mayor probabilidad de desarrollar eventos cardiovasculares, aunque su mecanismo aún sea desconocido. Se propone que el propio lupus, por ser una enfermedad inflamatoria, desencadene activación crónica del sistema inmune, con mayor estimulación de citoquinas inflamatorias, llevando a la formación de la aterosclerosis prematura2.

Entre los factores de riesgo modificables para aterosclerosis en adolescentes con LES se destacan la obesidad, hipertensión arterial sistémica (HAS), resistencia a insulina, diabetes mellitus, dislipidemia - alta lipoproteína de baja densidad - Low Density Lipoprotein (LDL), aumento de triglicéridos (TG) y baja lipoproteína de alta densidad - High Density Lipoprotein (HDL), tabaquismo, aumento de homocisteína e interleucinas (IL-1), (IL-6) y (IL-8)3. Los factores no modificables incluyen edad, sexo, genética e historia familiar. Los factores de riesgo cardiovasculares modificables son más prevalentes en pacientes con lupus, acarreando en alteraciones de integridad del endotelio vascular, con presencia en la fase activa o de remisión de la enfermedad4.

El síndrome metabólico (SM) es un conjunto de factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares, que incluyen obesidad abdominal, resistencia a insulina, hipertensión arterial y dislipidemia5. La SM se tornó un disturbio frecuente en Brasil, acometiendo a cerca del 7,5% a 30% de la población brasileña, siendo considerada un gran problema de salud pública6.

Estudio realizado con pacientes con lupus dejaron en evidencia una alta prevalencia de exceso de peso, lo que aumenta en un 50% la posibilidad de desarrollo de SM7. Se refuerza la magnitud con que estos individuos son susceptibles al desarrollo de disturbios metabólicos a lo largo de la terapéutica, siendo de gran importancia la detección precoz de alteraciones metabólicas que posibilitan medidas de estímulo a la mejora de la calidad de vida y promoción de salud8. Adicionalmente se destaca la carencia de estudios sobre perfil metabólico de adolescentes con LES. Frente a esto, el objetivo de este trabajo fue determinar la frecuencia de SM y de sus componentes en adolescentes con LES.


MÉTODOS

Fue realizado un estudio del tipo transversal en el ambulatorio de reumatología del Núcleo de Estudios de la Salud del Adolescente del Hospital Universitario Pedro Ernesto. Participaron del estudio todos los adolescentes con el diagnóstico de LES9 de ambos los sexos, con edad entre 10 a 19 años que firmaron el término de consentimiento libre y esclarecido. Los criterios de exclusión fueron incapacidad para quedarse en decúbito dorsal para realización de la evaluación nutricional.

Las medidas antropométricas realizadas fueron peso (kg), medido por balanza digital de la marca Micheletti, con capacidad para 200kg y graduación de 0,05kg, y estatura (cm) con auxilio de un estadiómetro fijado a la pared de la marca Sanny, con precisión de 0,1 cm. El índice de masa corporal (IMC) fue calculado a través de la relación peso (kg)/estatura (m2), con posterior clasificación del estado nutricional, realizada a través de criterios establecidos para adolescentes de la Organización Mundial de Salud (OMS) en 200710. Para la medida de la circunferencia de la cintura (CC) se utilizó cinta inelástica milimetrada en el punto medio entre la última costilla fija y el borde superior de la cresta ilíaca derecha, medida al final de una expiración normal. Para la clasificación de la CC, se utilizaron los parámetros de Freedman11. Los criterios para diagnóstico de SM fueron realizados de acuerdo con las recomendaciones de la Internation Diabetes Federation (IDF)12 como muestra la tabla 1.




Los pacientes fueron seleccionados en grupos con uno, dos o más de dos componentes de la SM. Los criterios diagnósticos indicados por el IDF (2007)12 fueron la obesidad abdominal - que comprende la circunferencia de la cintura aumentada de acuerdo con porcentaje >90 para edad y sexo, triglicéridos > 150mg/dl, HDL < 40mg/dl, presión sanguínea sistólica ≥130 y diastólica ≥80mmHg, o uso de medicación hipotensora, glicemia de ayuno ≥100mg/dl o uso de medicación hipoglucemiante. Para evaluación de la glucemia de ayuno fue utilizado el método enzimático hexoquinasa, para la dosis de triglicéridos, colesterol total y HDL se utilizó el método colorimétrico enzimático. Los exámenes de laboratorio fueron realizados en el laboratorio del propio hospital posterior a la indicación de ayuno de doce horas.

Datos referentes a escolaridad y renta familiar fueron extraídos de los prontuarios de pacientes. La medida de presión arterial (PA) fue realizada en el brazo derecho con manga apropiada, determinado por la circunferencia braquial (CB), cubriendo aproximadamente 80% de la distancia entre el olécranon y el acromion, a través del método oscilométrico, con la utilización del equipo Omron 705-IT®. Fueron realizadas tres medidas con intervalo de tres minutos, posterior al adolescente descansar por cinco minutos. Fueron considerados normotensos los adolescentes con PA sistólica y/o diastólica bajo el percentil 90 para altura, sexo y edad; con PA limítrofe, si la sistólica y/o diastólica se situaban entre los percentiles 90 y 95 y; como hipertensos, si la PA sistólica y/o diastólica se situaba arriba del percentil 9513.

Fue aplicado el Cuestionario Internacional de Actividad Física - Physical Activity 36 Questionnaire sea Older Children (PAQ-C) en la investigación del nivel de actividad física. Aquellos que obtuvieron score > 300 minuto semana fueron clasificados como activos y aquellos con <300 minuto semana, inactivos. Fueron excluidos de esta variable los individuos con nivel superior a 2.100 minutos/ semana de actividad física14.

El índice SLEDAI (Systemic Lupus Erythematosus Disease Activity Index) fue utilizado para determinar actividad de enfermedad en los adolescentes con LES15 y se adoptó punto de corte un valor ≥3 para clasificar actividad de la enfermedad. Se analizó el uso, o no, de corticoides y antimalárico, adoptando como punto de corte la administración continua de, por lo menos, un mes de uso16.

Para el análisis de datos, los mismos fueron primero almacenados en una planilla del software Excel versión 7. Posteriormente, fueron analizados a través del software STATA versión 10. Las variables continuas fueron descritas por medio de media y desvío-estándar y las categóricas, por proporción. Las variables fueron testeadas a través de la prueba de Kolgomorov-Smirnov para verificar si las mismas poseían distribución normal. Aquellas con distribución normal fueron comparadas a través de la prueba t de Student, y las con distribución no paramétrica, a través de la prueba de Mann-Whitney. Para las variables categóricas, fue utilizado el test del Chi-cuadrado. Para todos los análisis, fue adoptado un valor de (P<0,05) para significancia.


RESULTADOS

Fueron analizados 42 adolescentes, siendo 37 niñas (88%) y 5 niños (12%). La media de la edad fue de 16,8 ± 1,5 años. En cuanto a la clasificación del estado nutricional, se obtuvo mayor número de individuos eutróficos (57,1%), seguidos de obesos (26,2%), con sobrepeso (12%) y bajo peso (4,7%). Se observó que 24 adolescentes usaban corticoides (57,2%) y 37 antimaláricos (88,1%). Con relación a la actividad de la enfermedad, el índice SLEDAI estuvo alterado en 23 pacientes (54,7%). Los demás resultados se encuentran en la tabla 2.




En el análisis individual de los componentes de la SM dejó en evidencia que 15 adolescentes (35,7%) presentaron dos factores de riesgo, 13 (30,9%) presentaron un factor de riesgo y ningún paciente presentó los cuatro componentes utilizados en el criterio de la IDF. A SM fue diagnosticada en siete pacientes (16,7%). De éstos, cinco (71%) eran del sexo femenino y dos (29%) del sexo masculino. De los siete adolescentes que fueron diagnosticados con SM, todos se encontraron en la franja etaria de 17 a 19 años, siendo que seis de éstos (85%) poseían renta familiar ≤ 3 salarios mínimos. En este mismo contexto, se observó que dentro del grupo con SM, cinco (71%) presentaban SLEDAI ≤ 3. Como muestra la tabla 3, la media del IMC fue significativamente mayor en los individuos con presencia de SM (p=0,006) al comparar con la media de aquellos sin la SM (28,4kg/m2 vs 23,6kg/m2). Para a CC, fue verificada una media estadísticamente significativa (p= 0,0006) en aquellos con SM. En cuanto a la glicemia de ayuno, la misma se obtuvo más elevada en los adolescentes con SM. Un aspecto relevante en este trabajo fue el porcentaje de adolescentes sedentarios en el estudio (62,5%), y de éstos, 24% presentaron SM. En la tabla 4 se encuentra la frecuencia de componentes de la SM, donde la CC elevada, hipertensión y el bajo HDL fueron los más prevalentes.






DISCUSIÓN

En ese estudio la frecuencia de SM fue del 16,7%. Ford et Al. hallaron predominio del 4,5% de SM utilizando como referencia de diagnóstico del IDF en una población de adolescentes saludables americanos17. Otro estudio realizado con 79 adolescentes obesos verificó prevalencia del 45,5% de SM18. En cuanto a los criterios de diagnóstico para SM estratificados con relación al estado nutricional, en el presente estudio se confirmó que la SM fue más prevalente en obesos (27,3%).

El porcentaje de exceso de peso medido en el estudio fue del 38,2%. La pesquisa elaborada por Mina et Al. con niños y adolescentes con LES, dejó en evidencia prevalencia del 25% de obesidad en una muestra con 202 pacientes, donde se correlacionó este disturbio metabólico con impacto negativo en la calidad vida, incluyendo reducción de la capacidad física, disfunción social y emocional19. El trabajo realizado por Sinicato et Al., reveló frecuencia del 31% de adolescentes con lupus con obesidad, asociado con altos niveles de citoquinas inflamatorias, con significancia estadística para el TNF- alfa20.

El tratamiento de la LES es individualizado en lo que se dice respecto a los medicamentos administrados y sus dosis, dependiendo del grado de compromiso de órganos o tejidos21. Los glucocorticoides son los fármacos más utilizados en el tratamiento de la LES, y sus dosis diarias irán a diferir de acuerdo con el protocolo individualizado22. De acuerdo con la pesquisa realizada por Mok et Al., que evaluó 29 pacientes con lupus por seis meses, se observó que aquellos que utilizaron dosis altas de corticoides tenían correlación con cambios en el IMC, aumento del porcentaje de grasa y reducción de masa leve23. En este estudio, más de la mitad de los adolescentes con lupus usaban corticoides y la mayoría usaba antimaláricos. Un estudio realizado por Reyes et al.24 verificó frecuencia del 93,7% de uso de prednisona y 69,6% de antimaláricos.

La frecuencia de adolescentes considerados activos de acuerdo con IPAQ-C fue del 37,5% (n=15). Considerando la muestra total, cerca del 62,5% (n=25) de los adolescentes analizados fueron considerados sedentarios, y de éstos, 24% (6) presentaban SM, corroborando la importancia de la práctica de actividad física en la prevención de factores de riesgo para SM. La literatura refuerza la importancia en la mejora de la composición corporal de pacientes con lupus con la práctica de actividad física, así como resistencia al ejercicio, mejor capacidad cardiorrespiratoria y calidad de vida, sin estimular actividad de enfermedad25.

El índice SLEDAI, utilizado para clasificar actividad de enfermedad, estuvo alterado en más del 50% en la muestra, indicando actividad de enfermedad. Ya en pesquisa realizada con mujeres con lupus en el Hospital Universitario de la Universidad Federal de Mato Grosso do Sul (HU-UFMS), se observó un 22,1% de alteración26.

Posterior al análisis de los componentes aisladamente, la CC estuvo alterada en un 31% en los adolescentes con lupus. Se presupone que el aumento de la CC se torna un agravante de la SM en niños y adolescentes y podría ser creada para identificar riesgo de DCV en la práctica clínica27.

Las medias de glicemia en ayuno se mantuvieron más altas en los adolescentes con SM cuando contrastados con aquellos sin SM. Un estudio realizado por Sánchez-Pérez et Al. verificó la presencia de se RI a través de los análisis de HOMA-IR y péptido C en individuos con LES, cuando comparados al grupo de control28. Aunque nuestros datos no hayan verificado si RI en los adolescentes con lupus, se sabe de la importancia en el monitoreo periódico de este parámetro como forma de prevención para las enfermedades crónicas no transmisibles, como Diabetes mellitus29.

Niveles altos de colesterol LDL y bajos de HDL están íntimamente relacionados con el proceso de aterogenesis30. Mientras, en este estudio no fue encontrado valor significativo que relacionara el HDL con la SM. Inclusive, los valores de LDL y Colesterol total (CT), aunque no formen parte del diagnóstico indicado por la IDF, se mantuvieron altos en aquellos con presencia de SM. La presencia de dislipidemia agrava la progresión de la aterosclerosis, especialmente cuando los niveles de CT, LDL y TG estén altos y de HDL reducidos31.

La HAS es un factor de riesgo independiente para ocurrencia de daño vascular aterosclerótico en lupus. Rahman et Al. describieron importante asociación entre HAS, hipocolesterolemia y eventos vasculares en pacientes con LES32. En la indicada pesquisa, 50% de los evaluados presentaron alteración en la PA. En estudio de Telles et Al., el factor de riesgo más prevalente para DCV en los pacientes con lupus fue la HAS, presente en un 48,8% de los individuos estudiados33.


CONCLUSIÓN

En el presente trabajo fue posible concluir que los individuos que presentaron mayor prevalencia de SM fueron adolescentes del sexo femenino, con franja etaria entre 17 a 19 años, cursando enseñanza media, renta familiar menor a tres salarios mínimos, obesos, utilizando medicinas antimaláricas, sedentarios y con tiempo de diagnóstico de enfermedad variando de uno a tres años. Como limitación del estudio se expone la ausencia de dosis individuales de corticoides utilizadas por los adolescentes durante la realización de la pesquisa.

El síndrome metabólico constituye un serio trastorno de salud pública, siendo de extrema importancia el acompañamiento de individuos en riesgo metabólico para que medidas de prevención y control sean establecidas. Particularmente, la población joven con LES puede presentar a lo largo de la trayectoria terapéutica, disfunciones metabólicas con significativas complicaciones y el monitoreo precoz ameniza futuras ocurrencias, principalmente la prevención de las DCNT'S. Adicionalmente, estilos de vida saludables, como práctica de actividad física y alimentación equilibrada son primordiales para el mantenimiento del estado nutricional adecuado. Siendo así, este trabajo alerta para el rastreo de SM en adolescentes con LES, de forma que haya más atención para la detección precoz de anormalidades metabólicas.


REFERENCIAS

1. Borba EF, Latorre LC, Brenol JC, Kayser C, Silva NA, Zimmermann AF et al. Consenso de lúpus eritematoso sistêmico. RevBrasReumatol 2008; 48(4):196-207.

2. Thomas GN, Tam LS, Tomlinson B, Li EK. Accelerated atherosclerosis in patients with systemic lupus erythematosus: A review of the causes and possible prevention. HKMJ 2002; 8:26-32.

3. Borba EF, Bonfá E. Dyslipoproteinemias in systemic lupus erythematosus: influence of disease, activity, and anticardiolipin antibodies. Lupus 1997; 6:533-539.

4. Borba EF, Bonfá E, Vinagre CG, Ramires JAF, Maranhão RC. Chylomicron metabolism in markedly altered in systemic lupus erythematosus. ArthritisRheum 2000; 43:1033-1040.

5. Sociedade Brasileira de Hipertensão. I Diretriz Brasileira de Diagnóstico e Tratamento da Síndrome Metabólica. Revista da Sociedade Brasileira de Hipertensão 2004; 7:122-162

6. Oliveira EP, Souza MLA, Lima MDA. Prevalência de síndrome metabólica em uma área rural do semi-árido baiano. ArqBrasEndocrinolMetab 2006; 50:456-465.

7. Chung CP, Avalos I, Oeser A, Gebretsadik T, Shintani A, Raggi P, et al. High prevalence of the metabolic syndrome in patients with systemic lupus erythematosus: association with disease characteristics and cardiovascular risk factors. Ann Rheum Dis 2007; 66:208-214.

8. Chaiamnuay S, Bertoli AM, Fernandez MM, Apte M, Vilá LM, Reveille JD, et al. The impact of increased body mass index on systemic lupus erythematosus: data from LUMINA, a multiethnic cohort (LUMINA XLVI). J ClinRheumatol 2007; 13:128-133.

9. Hochberg MC. Updating the American College of Rheumatology revised criteria for the classification of systemic lupus erythematosus. ArthritisRheum 1997; 40:1725.

10. World Health Organization. Growth reference data for 5-19 years, WHO reference 2007. Acesso em 25 de maio de 2013.

11. Freedman DS, Serdula MK, Srinivasan SR, Berenson, GS. Relation of circumferences and skinfold thickness to lipid and insulin concentrations in children and adolescents: the Bogalusa Heart Study. Am J ClinNutr 1999; 69:308-317.

12. Zimmet P, Alberti KGMM, Kaufman F, Tajima N, Silink M, Arslanian S, et al. DF Consensus Group. The metabolic syndrome in children and adolescents - an IDF consensus report. Pediatric Diabetes2007;8(5): 299-306.

13. National High Blood Pressure Education Program Working Group on Hipertension Control in Children and Adolescents. The fourth report on the diagnosis, evaluation, and treatment of high blood pressure in children and adolescents. Pediatrics 2004;114:555-576.

14. Kowalski KC, Crocker PRE, Donen RM. The Physical Activity Questionnaire for Older Children (PAQ-C) and Adolescents (PAQ-A) Manual. College of Kinesiology. University of Saskatchewan, Canadá, 2004.

15. Bombardier C, Gladman DD, Urowitz MB, Caron D, Chang CH. Derivation of the SLEDAI. A disease activity index for lupus patients. The Committee on Prognosis Studies in SLE. ArthritisRheum 1992; 35:630-640.

16. Bruce IN. Factors that contribute to accelerated atherosclerosis and premature coronary heart disease in systemic lupus erythematosus. Rheumatology (Oxford) 2005; 44:1492-1502.

17. Ford ES, Li C, Zhao G, Pearson WS, Mokdad AH. Prevalence of the metabolic syndrome among U.S. adolescents using the definition from the International Diabetes Federation. Diabetes Care 2008; 31(3):587-589.

18. Mina R, Klein-Gitelman, MS, Nelson, S, Eberhard BA, Higgins G, Singer NG, et al. Effects of obesity on health-related quality of life in juvenile-onset systemic lupus erythematosus. Lupus 2015; 24:191-197.

19. Sinicato NA, Postal M, Peres FA, Peliçari KO, Marini R, Santos AO, et al. Obesity and Cytokines in Childhood-Onset Systemic Lupus Erythematosus. Journal of Immunology Research 2014; 1-6.

20. Sato E.I. Lúpus eritematoso sistêmico (LES). In: Sato EI. Guia de reumatologia. Barueri: Manole, 2004:146 -152.

21. Gobato AO, Vasques ACJ, Zambon MP, Barros Filho AA, Hessel G. Síndrome metabólica e resistência à insulina em adolescentes obesos. Rev Paul Pediatr 2014; 32:55-62.

22. Kirou KA, Boumpas DT: Systemic glucocorticoid therapy in systemic lupus erythematosus. In: Wallace DJ, Hahn BH (Eds.) Dubois lupus erythematosus. 7 ed. Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkins; 2007:1175-1197.

23. Mok CC, To CH, Ma KM. Changes in body composition after glucocorticoid therapy in patients with systemic lupus erythematosus. Lupus 2008; 17:1018-1022.

24. Reis MG, Costa IP. Qualidade de vida relacionada à saúde em pacientes com lúpus eritematoso sistêmico no Centro-Oeste do Brasil. RevBrasReumatol 2010; 50:408-422.

25. Carvalho MRP, Sato EI, Tebexreni AS, Heidecher RT, Schenkman S, Neto TL. Effects of supervised cardiovascular training program on exercise tolerance, aerobic capacity and quality of life in patients with systemic lupus erythematosus. ArthritisRheum 2005; 53:838-844.

26. Ayache DCG, Costa IPC. Traços de personalidade e suas alterações em mulheres com lúpus. Ver BrasReumatol2009;49:643-657.

27. Pitangueira, JCD, Silva, LR, Santana, MLP, Silva MCM, Costa PRF, Almeida VD. Metabolic syndrome and associated factors in children and adolescents. NutrHosp 2014; 29:865-872.

28. Sánchez-Perez H, Tejera-Segura B, de Vera-González A, González-Delgado A, Olmos JM, Hernández JL. Insulin resistance in systemic lupus erythematosus patients: contributing factors and relationship with subclinical atherosclerosis. ClinExpRheumatol 2017; 35(6):885-892.

29. Sinha R, Fisch G, Teague B, Tamborlane WV, Banyas B, Allen K, et al. Prevalence of impaired glucose tolerance among children and adolescents with marked obesity. N Engl J Med 2002; 346:802-810.

30. Ettinger WH, Goldberg AP, Applebaum-Bowden D, Hazzard WR. Dyslipoproteinemia in systemic lupus erythematosus. Effectofcorticosteroids. Am J Med 1987; 83:503-508.

31. Malcon C, Achaval M, Komlos F, Partata W, Sauressig M, Ramirez G, et al. GMP protects against quinolinic acid-induced loss of NADPH- diaphorase- positive cells in the rat striatum. Neurosci Lett 1997; 225:145-148.

32. Rahman P, Aguero S, Gladman DD, Hallett D, Urowitz MB. Vascular events in hypertensive patients with systemic lupus erythematosus. Lupus 2000; 9:672-675.

33. Telles RW, Lanna CD, Ferreira GA, Carvalho MAP, Ribeiro AL. Frequência de doença cardiovascular aterosclerótica e de seus fatores de risco em pacientes com lúpus eritematoso sistêmico. RevBras de Reumatologia 2007; 47:165-172.
adolescencia adolescencia adolescencia
GN1 © 2004-2018 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
Boulevard 28 de Setembro, 109 - Fundos - Pavilhão Floriano Stoffel - Vila Isabel, Rio de Janeiro, RJ. CEP: 20551-030.
E-mail: revista@adolescenciaesaude.com