Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 15 nº 2 - Abr/Jun - 2018

Artículo Original Imprimir 

Páginas 72 a 80


Violencia Sexual entre Adolescentes Escolares Brasileños

Sexual violence among Brazilian adolescent students

Violência Sexual entre Adolescentes Escolares Brasileiros

Autores: Felipe Barbosa de Sousa Costa1; Cássio Eduardo Soares Miranda2; Malvina Thais Pacheco Rodrigues3; Márcio Dênis Medeiros Mascarenhas4

1. Graduado en Fisioterapia por la Facultad de Ciencias y Tecnología de Maranhão (FACEMA). Caxias, MA, Brasil. Maestría del Programa de Post-Graduación en Salud y Comunidad - Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Federal de Piauí (UFPI). Teresina, PI, Brasil
2. Doctor en Psicología por la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ). Río de Janeiro, RJ, Brasil. Profesor Permanente del Programa de Post-Graduación en Salud y Comunidad - Centro de Ciencias de la Salud de la UFPI. Teresina, PI, Brasil
3. Doctora en Salud Colectiva por la Universidad Estadual de Ceará (UECE). Fortaleza, CE, Brasil. Profesora Permanente del Programa de Post-Graduación en Salud y Comunidad - Centro de Ciencias de la Salud de la UFPI. Teresina, PI, Brasil
4. Doctor en Ciencias Médicas por la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp). Campinas, SP, Brasil. Profesor Permanente del Programa de Post-Graduación en Salud y Comunidad - Centro de Ciencias de la Salud de la UFPI. Teresina, PI, Brasil

Felipe Barbosa de Sousa Costa
Rua Castelo Branco, n° 815, Campo de Belém
Caxias, MA, Brasil. CEP: 65609-130
(felipe_barbosama@hotmail.com)

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Violencia sexual, adolescente, estudiantes.
Keywords: Sexual violence, adolescent, students.
Descritores: Violência sexual, adolescente, estudantes.

Resumen:
OBJETIVO: Describir la prevalencia de violencia sexual contra adolescentes escolares brasileños e identificar a los principales perpetradores de este tipo de violencia.
MÉTODOS: Estudio descriptivo a partir de micro datos de la Encuesta Nacional de Salud del Escolar (PeNSE) del año 2015, efectuado con estudiantes del 9º año de la enseñanza básica (fundamental) de escuelas públicas y privadas de Brasil. Se estimaron las prevalencias y respectivos intervalos de confianza (IC95%) de violencia sexual según el sexo, dependencia administrativa de la escuela por regiones y unidades federativas, además de estimadas las prevalencias e IC según el autor de la agresión por regiones geográficas.
RESULTADOS: El 48,3% de los estudiantes eran del sexo masculino y el 51,7% del sexo femenino. Los resultados mostraron que el 4,0% (IC: 3,8-4,3) de los adolescentes escolares brasileños fueron forzados a tener relación sexual alguna vez en la vida, siendo más prevalente en el sexo femenino (4,3%, IC: 4, (0,47), en los estudiantes de la red pública de enseñanza (4,4%, IC: 4,1-4,7) y de la Región Norte del país (5,3%, IC: 4,8-5, 9). Se observaron altas prevalencias de agresores familiares y / o con relaciones afectivas y amorosas con la víctima, principalmente de violencia perpetrada por el novio (a) / ex novio (a) de la víctima (26,6%: IC: 24,3-28 9).
CONCLUSIÓN: La violencia por relación sexual forzada es un grave problema social y de Salud pública, presentando tasas significativas entre escolares brasileños. El autor de la agresión frecuentemente tiene algún vínculo con la víctima, despertando atención a la alta prevalencia de violencia observada en las relaciones afectivas-amorosas.

Abstract:
OBJECTIVE: Describe the prevalence of sexual violence against Brazilian adolescent students and identify the main perpetrators of this type of violence.
METHODS: Descriptive study based on micro-data from the National Survey of School Health (PeNSE) of the year 2015 made with students from the 9th year of elementary education in public and private schools in Brazil. It was estimated the prevalence and respective confidence intervals (IC95%) of sexual violence according to sex, administrative dependency of the school by regions and federative units, besides estimated the prevalence and IC according to the author of the aggression by geographic regions.
RESULTS: 48,3% of students were male and 51,7% female. The results showed that 4,0% (IC: 3,8-4,3) of Brazilian students were forced to have sexual intercourse at any time of their lives, being more prevalent in females (4,3%, IC: 4,0-4,7), in students of the public school system (4,4%, IC: 4,1-4,7) and in the Northern Region of the Country (5,3% IC: 4,8-5,9). There were high prevalence of family aggressors and / or with affective and loving relationships with the victim, mainly violence perpetrated by the victim's boyfriend/girlfriend/ex-boyfriend/ex-girlfriend (26,6%; IC: 24,3-28,9).
CONCLUSION: Violence through forced sexual intercourse is a serious social and public health problem, presenting significant rates among Brazilian students. The perpetrator of the aggression often has some connection with the victim, drawing attention to the high prevalence of violence observed in affective-loving relationships.

Resumo:
OBJETIVO: Descrever a prevalência de violência sexual contra adolescentes escolares brasileiros e identificar os principais perpetradores deste tipo de violência.
MÉTODOS: Estudo descritivo a partir de microdados da Pesquisa Nacional de Saúde do Escolar (PeNSE) do ano 2015 feito com estudantes do 9º ano do ensino fundamental de escolas públicas e privadas do Brasil. Estimou-se as prevalências e respectivos intervalos de confiança (IC95%) de violência sexual segundo o sexo, dependência administrativa da escola por regiões e unidades federativas, além de estimadas as prevalências e IC segundo o autor da agressão por regiões geográficas.
RESULTADOS: 48,3% dos estudantes eram do sexo masculino e 51,7% do sexo feminino. Os resultados mostraram que 4,0% (IC: 3,8-4,3) dos adolescentes escolares brasileiros foram forçados a ter relação sexual alguma vez na vida, sendo mais prevalente no sexo feminino (4,3%; IC: 4,0-4,7), em estudantes da rede pública de ensino (4,4%; IC: 4,1-4,7) e da Região Norte do País (5,3%; IC: 4,8-5,9). Foram observadas altas prevalências de agressores familiares e/ou com relacionamentos afetivos e amorosos com a vítima, principalmente de violência perpetrada pelo namorado(a)/ex-namorado(a) da vítima (26,6%: IC: 24,3-28,9).
CONCLUSÃO: A violência por relação sexual forçada é um grave problema social e de saúde pública, apresentando taxas significativas entre escolares brasileiros. O autor da agressão frequentemente possui algum vínculo com a vítima, despertando atenção a alta prevalência de violência observada nos relacionamento afetivos-amorosos.

INTRODUCCIÓN

Someter a los niños y adolescentes a situación de violencia sexual, rompe con las reglas sociofamiliares de responsabilidad de los adultos hacia los individuos en formación y desarrollo, transgrediendo derechos y atentando gravemente contra la dignidad del menor1. En la realidad brasileña, los últimos datos oficiales disponibles por la Secretaría Nacional de Derechos Humanos, muestran que en el año 2015 se realizaron más de 80 mil denuncias de violación de los derechos del niño y del adolescente, siendo que de ellas, más del 25% corresponden al crimen de violación sexual2.

Ante la problemática de la violencia sexual perpetrada contra niños y adolescentes, se tomaron importantes medidas, por ejemplo la ley 8.069 del 13 de Julio de 1990, que establece el Estatuto del Niño y del Adolescente (ECA) y que en su artículo 5 afirma que: ningún niño o adolescente será objeto de cualquier forma de negligencia, discriminación, explotación, violencia, crueldad y opresión, castigando en la forma que indique la Ley cualquier atentado, por acción u omisión, a sus derechos fundamentales3.

Las formas de violencia contra niños y adolescentes, incluyen violencia física, psicológica y sexual. Esta última, objeto de este estudio, se divide en abuso sexual intrafamiliar, abuso sexual extrafamiliar y explotación sexual comercial1,4.

Actualmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera la violencia sexual como uno de los mayores problemas de Salud pública del mundo, ya que causa daño físico, psicológico y social5. Diversos estudios internacionales indican al miembro familiar como el principal agresor sexual de niños y adolescentes. Sin embargo, se observan diversas situaciones de violencia sexual involucrando adolescentes, incluso en las relaciones afectivo-sexuales6.

Este estudio tiene como objetivo describir la prevalencia y los principales perpetradores de violencia sexual contra adolescentes escolares brasileños.


METODOLOGÍA

El presente estudio es una investigación descriptiva que fue realizada a partir de los microdatos de un estudio transversal, desarrollado por el Ministerio de Salud de Brasil y por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, titulado "Investigación Nacional de Salud del Escolar" (PeNSE) en el año 20157. Los datos fueron recogidos en el sitio electrónico del IBGE y se encuentran bajo dominio público7.

La PeNSE 2015 adquirió innovaciones después de las ediciones de 2009 y 2012. Una de las principales fue la puesta a disposición de dos planes muestrales, uno con escolares que están frecuentando el 9º año de la enseñanza fundamental en escuelas públicas y privadas de Brasil y el segundo plano muestreal, cubriendo escolares de 13 a 17 años de edad del 6º al 9º año de la enseñanza fundamental y de la enseñanza media7. En este estudio se utilizaron datos disponibles del plan muestral 1. La muestra 1 de la PeNSE 2015 fue representativa de la población brasileña, contempló los 26 municipios de las capitales y el Distrito Federal, las 26 Unidades de la Federación (UF), las cinco grandes regiones y Brasil n = 102.072), totalizando 53 estratos geográficos7.

Una muestra de escuelas de cada estrato fue dimensionada y seleccionada en cada estrato geográfico. En consecuencia, se realizó la selección de una muestra de clases en cada escuela, seguida de invitación a los alumnos para participar en el estudio. Así, se obtuvo una muestra independiente en cada estrato formado. Se crearon los estratos de asignación en los estratos geográficos, donde las escuelas fueron identificadas de acuerdo con el cruce de los estratos geográficos, la dependencia administrativa (pública o privada) y el tamaño de las escuelas de acuerdo con el número de clases registradas el 9º año de la enseñanza básica. Para los extratos de los municipios de las capitales y del Distrito Federal, se seleccionaron las escuelas en los estratos de asignación de manera proporcional al tamaño de las escuelas, según el número de clases 7.

Las respuestas fueron obtenidas por medio de un cuestionario autoaplicable, con más de 120 preguntas, insertado en los smartphones de los participantes de la investigación. En la versión 2015 del cuestionario hubo acrecimiento de cuestiones y exclusión de otras, además del permiso de la posibilidad de "saltar" la cuestión, en la perspectiva de reducir su tiempo de aplicación y minimizando respuestas inconsistentes. La metodología detallada de PeNSE se describe en una publicación específica7.

Para este artículo, se analizó la violencia sexual involucrando adolescentes escolares por medio de las siguientes preguntas contenidas en el ítem "SEGURIDAD" del cuestionario:

"¿Alguna vez en la vida fuiste forzado a tener relaciones sexuales? (Sí No);

"¿Quién te obligó a tener relaciones sexuales? (novio/novia), amigo (a), padre/madre/padrastro/madrastra, otros familiares, desconocidos, otros.

Se estimó el predominio de violencia sexual con un intervalo de confianza del 95% (IC), según el sexo (femenino o masculino), y dependencia administrativa (pública o privada), por región y UF, y el predominio de violencia sexual de acuerdo con el sexo agresor en una gran región del país. Los datos fueron analizados en el software estadístico Statistical Package for the Social Sciences, SPSS, versión 20.0 utilizando procedimientos del Módulo de Muestras Complejas, adecuado para analizar datos obtenidos por el plan de muestreo complejo.

La PeNSE 2015 fue aprobada en la Comisión Nacional de Ética en Investigación - Conep, del Consejo Nacional de Salud, por medio del Dictamen Nº 1.006.467, del 30.03.2015. Por tratarse de datos secundarios disponibles de dominio público en el sitio del IBGE y no permitir identificación de los participantes de la investigación, el estudio atiende a la resolución 510/2016 del Consejo Nacional de Salud y no requiere apreciación y aprobación del Comité de Ética.


RESULTADOS

Entre los estudiantes entrevistados el 48,3% eran del sexo masculino y el 51,7% del sexo femenino. En lo que se refiere a la edad, aproximadamente el 87,4% de los adolescentes estaban en el grupo de edad de 11 a 15 años y el 12,1% de los entrevistados tenían edad igual o superior a 16 años. En cuanto a la dependencia administrativa, el 79,5% de los estudiantes eran de escuelas públicas y el 20,5% de escuelas privadas.

En la tabla 1, los resultados mostraron que el 4,0% (IC: 3,8-4,3) de los adolescentes escolares brasileños fueron forzados a tener relaciones sexuales alguna vez en la vida, siendo la mayoría del sexo feminino (4,3%; IC: 4,0-4,7), y entre estudiantes de la red pública (4,4%) (IC: 4,1-4,7). La Región Norte del país presentó la situación mas alta de relación sexual forzada (5,3%; IC: 4,8-5,9), con significativa mayoría en el sexo femenino (6,3%; IC: 5,6 -7,1) en relación al sexo masculino (4,3%; IC: 3,6-5,0).




En general, la prevalencia de violencia por relaciones sexuales forzadas, fue menor en la red privada de enseñanza. La tabla 1 muestra que las diferencias significativas de victimización por relación sexual forzada, fueron observadas entre escuelas públicas y privadas en las regiones Nordeste, Sudeste y Sur. En la región Nordeste, por ejemplo, en la red pública la prevalencia fue del 4,2% (IC: 3 , 8-4,6), mientras que en la red privada la prevalencia fue del 2,5% (IC: 2,1-2,9).

n la figura 1 se presentan las prevalencias de escolares que sufrieron relaciones sexuales forzadas por unidades de la federación. En la mayoría de los casos, se observó un aumento en la tasa de mortalidad infantil, (2), 2%, IC: 5,2-7,2), Maranhão (5,7%, IC: 4,7-6 , 6),Tocantins (5,3%, IC: 4,4-6,2), Amapá (5,1%, IC: 4,5-5,8), Pará (4,9%, IC: 3,9-6, (0,8%, IC: 3,6-5,4) y Acre (4,5%, IC: 3, 4, 5, Se observa que entre los diez estados con mayores prevalencias, siete de ellos componen la Región Norte del país, misma región de donde este tipo de violencia fue más prevalente (Tabla 1) La menor prevalencia de Brasil fue observada en el estado de Alagoas (2,8%, IC: 2,2-3,4).


Figura 1. Prevalencia (%) y sus respectivos intervalos de confianza del 95% de escolares del 9º año de la enseñanza primaria que fueron forzados a tener relación sexual alguna vez en la vida, según las Unidades de la Federación, 2015.



Sobre el autor de la violencia, se observa que hubo mayor prevalencia en las relaciones afectivas-amorosas, donde el novio(a)/ex novio(a) fue identificado como el principal autor de la violencia sexual entre los escolares brasileños (26,6%; IC: 24,3-28,9), seguido por amigos (21,9% IC: 19,4-24,1) y otros familiares (19,7%; IC: 17,5-21,9). El agresor menos frecuente en las respuestas de los estudiantes brasileños evaluados fue el padre/madre/padrastro/madrastra, con frecuencia del 11,9% (IC: 10,2-13,6). Se evidenció diferencia estadísticamente significativa (p <0,05) entre la prevalencia de violencia sexual perpetrada por novio(a)/ex novio(a) o por amigos en relación a la violencia perpetrada por el padre/padrastro/madrastra.

 La región Centro-Oeste registró la mayor frecuencia de violencia perpetrada por novio(a)/ex novio (31,7%, IC: 27,5-35,8) y por el padre/madre/padrastro/madrastra 15,3%, IC: 12,0-18,5). Cuando el agresor es un amigo(a), la mayor prevalencia fue evaluada en el Nordeste (24,8%; IC: 21,4-28,2). La región Sur registró la mayor prevalencia para otros familiares (22,9%, IC: 17,5-28,4) y personas desconocidas (16,2%, IC: 11,4-21,1) (Tabla 2).



DISCUSIÓN

La PeNSE 2015 evidenció que la violencia por relación sexual forzada fue más frecuente en el sexo femenino, en la región Norte del país y entre estudiantes de escuelas públicas.

Comprendida como un fenómeno complejo y de distribución no homogénea en el mundo, la violencia, de manera general, es un grave problema social y de Salud pública. Sobre este fenómeno recaen la influencia de factores económicos, sociales, políticos y culturales en que más del 95% de los actos de violencia practicados contra niños y adolescentes ocurren en países con los menores indicadores de desarrollo económico y social8.

La violencia es un fenómeno que se materializa en las relaciones constituidas de forma desigual, estando las víctimas frecuentemente en situación de desventaja social y/o física, con mayor incidencia en clases populares, habitantes de periferias urbanas y regiones de bajo desarrollo socioeconómico9.

Las situaciones de violencia perpetradas contra niños y adolescentes atentan contra las reglas sociales de responsabilización de los adultos por los menores y contraría lo que se preconiza en el Estatuto del Niño y del Adolescente (ECA). Se estima que cada hora se registran cinco denuncias de violencia contra niños y adolescentes en Brasil a través del servicio telefónico Dique 100, y este número puede ser aún mayor al considerar el hecho de que muchos casos permanezcan en secreto10.

Estudios estadounidenses con estudiantes adolescentes indican que el 18% de las niñas y el 12% de los niños ya tuvieron una experiencia de violencia sexual11. De acuerdo con el Centro de Control y Prevención de Enfermedades del departamento de Salud de Estados Unidos, se estima que una de cada cuatro chicas y uno de cada seis chicos ya sufrieron una experiencia de violencia sexual perpetrada por un adulto o adolescente mayor12.

En este estudio, las mayores frecuencias de victimización por violencia sexual se observaron en el sexo femenino. De manera general los estudios sobre la temática de la violencia sexual contra adolescentes, informan con mayor frecuencia en el sexo femenino, pero enfatizan la subnotificación existente en los sistemas de información del país, donde la violencia contra niños es a menudo descuidada13. Se suma a eso, el hecho de que la construcción de nuestra sociedad se basa en una cultura machista, con patrones de masculinidad en que hombres y jóvenes son individuos dotados de fuerza, y por esa razón invulnerables, incompatibles con la posición de víctima, y por ello que a menudo no revelan las experiencias de violencia sexual14.

La OMS destaca que la violencia contra los niños es un problema significativo, con preponderancia observada en países desarrollados entre el 5 y el 10%, y en países en desarrollo se observa prevalencia que varia del 3,6 al 20%15, corroborando con los hallazgos de este estudio, de donde se observaba una estadística de 3,7 (IC: 3,3-4,1).

Aunque este estudio no ha comprobado la relación entre variables socioeconómicas y la vivencia de violencia por relación sexual forzada, se considera importante destacar que la región Norte, donde se observaron las mayores prevalencias, es una de las regiones del país con los menores indicadores sociales y económicos con las mayores tasas de desempleo, menor rango de ingresos, mayores tasas de analfabetismo, entre otros indicadores constantemente narrados en la literatura como factores relacionados con la mayor posibilidad de victimización por violencias16.

La región Norte representa casi la mitad de todo el territorio nacional, lo que se convierte en un gran desafío para el desarrollo de políticas públicas. A este hecho se suman las dificultades de acceso a sus estados -con varias ciudades aisladas, la escasez de informaciones y datos sobre las condiciones de vida de los niños y adolescentes, especialmente de las comunidades rurales10. Tales factores permiten inferir que los números de este tipo de violencia en la región pueden ser mucho mayores que los números verificados en este estudio.

Las investigaciones indican que los individuos con mayor exposición a eventos violentos en la comunidad, son más propensos a sufrir violencia16. En esta perspectiva, se tiene que de entre los diez estados donde se verificaron las mayores informaciones de violencia sexual, cuatro de ellos están entre los diez estados con las mayores tasas de homicidio del país, según el Atlas de la Violencia 2017. De ellos, tres pertenecen a la Región Norte, donde la violencia por relación sexual forzada fue más informada, incluso el estado de Roraima presentó la mayor prevalencia17.

La elevada prevalencia observada en los escolares de la red pública de enseñanza, se justifica por el hecho de que la mayoría de ellos pertenecen a las clases socioeconómicas más bajas y, por lo tanto, son más vulnerables a la exposición a eventos violentos.

Al analizar la vivencia de la relación sexual forzada según sea  el autor de la agresión, la PeNSE 2015 evidenció que en la mayoría de los casos, el agresor es conocido de la víctima y, frecuentemente, a alguien con quien la misma mantiene algún tipo de relación, con mayor frecuencia relatada para el novio(a)/ex novio(a) y amigo(a). Las violencias en las esferas relacionales de los adolescentes y jóvenes han llamado la atención de la comunidad científica por la alta frecuencia de este fenómeno en el mundo. En la fase de la adolescencia se vivencian las primeras experiencias amorosas y sexuales, siendo entonces una etapa de alta vulnerabilidad para relaciones violentas18.

Se estima que de 2/3 a 3/4 de todas las experiencias de violencia sexual contra adolescentes, son perpetradas por un familiar o conocido de la víctima, potenciando los daños causados. La violencia sexual perpetrada contra niños y adolescentes afecta de diversas maneras a la vida de las víctimas, con daños físicos, psicológicos, emocionales y sociales, entre ellos el miedo, la fobia social, la depresión, la idea suicida, el abuso de alcohol y otras drogas, las infecciones sexualmente transmisibles y embarazo8,11.

Los datos de un estudio multicéntrico nacional con adolescentes escolares de las redes públicas y privadas de enseñanza, evidenció que el 10,1% de los escolares evaluados, ya sufrieron violencia sexual en al menos una esfera relacional. En este estudio, la mayor prevalencia de violencia también fue verificada en las relaciones afectivas-amorosas, siendo señalado como principal agresor un amigo de las víctimas6.

Otro estudio realizado con adolescentes y jóvenes de capitales brasileñas, mostró que el socio o ex compañero amoroso fue el principal agente de la coerción (53,6%) para las niñas, seguido de amigo (18,1%). Para los varones, el principal agente fue el amigo (44,5%), seguido de un socio o ex pareja (33,3%)19.

A pesar de no haber sido verificado como principal agresor en este estudio, es importante reflexionar sobre la violencia sexual cometida por los padres y/o personas que ocupan esta posición, ya que tal práctica está rodeada de mitos y tabúes. La familia es considerada un espacio seguro, de cariño y protección, donde estos familiares incapaces de practicar cualquier acto violento contra los suyos, sobre todo la violación sexual. Sin embargo, estos casos ocurren y frecuentemente impera el secreto en la violencia practicada por los padres o responsables, lo que puede explicar la menor información en relación a otros agresores en este estudio10,13.

Los datos presentados mostraron que los adolescentes escolares están expuestos a situaciones de violencia sexual. La PeNSE se constituye de una amplia investigación, pero puede no corresponder a la realidad encontrada en todo el país, sobre todo en las ciudades del interior, además de que la muestra analizada en este estudio sea sólo del 9º año de la enseñanza básica, lo que no incluye a adolescentes que están en otras series de enseñanza.


CONCLUSIÓN

La creciente manifestación de la violencia en el país afecta significativamente a los adolescentes y jóvenes. La violencia por relación sexual forzada es un grave problema social y de Salud pública, presentando tasas significativas entre los escolares brasileños, a pesar de la negligencia y de la potencial subnotificación.

La experiencia de relación sexual forzada analizada por la PeNSE, fue mayoritario en el sexo femenino, entre estudiantes de la red pública de enseñanza y en las regiones con los menores indicadores de desarrollo económico y social, un ejemplo es la Región Norte, donde todos sus estados aparecieron entre los diez estados con las mayores prevalencias de este tipo de violencia sexual. Los principales perpetradores de la agresión pertenecieron a alguna esfera relacional de los adolescentes, con mayores frecuencias verificadas en las relaciones afectivas-amorosas.

Los hallazgos de este estudio describieron el predominio de la violencia por relación sexual forzada contra adolescentes escolares brasileños y posibilitar identificar a los principales perpetradores de esta violencia. Para una mejor comprensión de este fenómeno complejo y dinámico, se hace necesaria la realización de otros estudios que profundicen esta discusión, relacionando características socioeconómicas de los escolares y de los lugares donde habitan, los cuales permitan inferir, por ejemplo, sobre los factores asociados a la mayor preponderancia observados en las mayores prevalencias escolares de las mujeres, de la red pública y de las regiones más pobres del país. Es importante destacar la necesidad de comprender la dinámica del abuso sexual intrafamiliar y en las relaciones afectivas y amorosas de los adolescentes, una vez que la práctica de relación sexual forzada fue más rutinaria en esta esfera relacional.


REFERENCIAS

1. Faleiros VP, Faleiros ES. Escola que Protege: enfrentando a violência contra crianças e adolescentes. Brasília: Ministério da Educação; 2007.

2. Brasil. Ministério das Mulheres, da Igualdade Racial e dos Direitos Humanos. Secretaria Especial de Direitos humanos. Balanço Anual da Ouvidoria Nacional de Direitos Humanos 2015. Brasília, DF; 2016.

3. BrasiL. Lei n 8.069 de 13 de julho de 1990. Dispõe sobre o Estatuto da Criança e do Adolescente e dá outras providências. Diário Oficial da República Federativa do Brasil, p. 13563, Brasília, DF; 1990.

4. Carvalho LS. A violência sexual na adolescência: significados e articulações [tese de Doutorado]. Escola Nacional de Saúde Pública Sergio Arouca, Fiocruz, Rio de Janeiro, RJ; 2012. Páginas.

5. Lustosa A, Pereira A, Moreira D, Silva A, Marques L, Vieira L. Abuso Sexual contra crianças: evidências para o cuidado de enfermagem. Cadernos ESP 2016; 8 (2): 50-63.

6. Carvalho LS, Assis SG, Pires TO. Violência sexual em distintas esferas relacionais na vida de adolescentes. Adolesc Saude. 2017; 14 (1): 14-21.

7. Brasil. Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística (IBGE). Pesquisa Nacional de Saúde do Escolar 2015. Rio de Janeiro: IBGE; 2016.

8. Lima HCAF. Saúde e Violência Sexual contra crianças e adolescentes em Boa Vista - Roraima: limites e desafios. In: VII Jornada Internacional de Políticas Públicas-UFMA; 2015. Ago 25-28; São Luís do Maranhão; 2015.

9. Mekuria A, Nigussie A, Abera M. Childhood sexual abuse experiences and its associated factors among adolescent female high school students in Arbaminch town, Gammo Goffa zone, Southern Ethiopia: a mixed method study. BMC Int Health Hum Rights. 2015; 15 (1): 21.

10. Vieira MS, Oliveira SB, Sókora CA.A violência sexual contra crianças e adolescentes: particularidades da região Norte do Brasil. Rev Intellector 2017. 13 (26): 136-151.

11. Kaufman M. Care of the adolescent sexual assault victim. Pediatrics 2008; 122 (2): 462-470.

12. Levine E. Sexual Violence Among Middle School Students: The Effects of Gender and Dating Experience. J interpersl violence 2015; 32 (14): 2059 - 2082.

13. Hohendorff  JV, Costa LS, Habigzang LF, Koller SH. Documentary Analysis of Cases of Sexual Violence Against Boys Reported in Porto Alegre. Paidéia 2014; 24 (58): 187-196.

14. Haile RT, Kebeta ND, Kassie GM. Prevalence of sexual abuse of male high school students in Addis Ababa, Ethiopia. BMC Int Health Hum Rights 2013; 13 (1): 24.

15. Krug EG, Dahlberg LL, Mercy JA, Zwi AB, Lozano R. World report on violence and health. Geneva, Switzerland: WHO; 2002. Paginação?

16. Dos Santos GR, Pales RC, Rodrigues SG. Desigualdades Regionais no Brasil-1991-2010. Inter Science Place. 2015; 1 (31): 145-173.

17. Cerqueira D, Lima RS, Bueno S, Valencia LI, Hanashiro O, Machado PHG, et al. Atlas da Violência 2017. Instituto de Pesquisa Econômica e Aplicada. Fórum Brasileiro de Segurança Pública; 2017. Paginação?

18. Schoenmaker M, Gessner R, Fornari L, Fonseca R, Oliveira R. A violência por parceiro íntimo entre adolescentes: percepções a partir de um jogo online. In: 5º Congresso Ibero-Americano Em Investigação Qualitativa 2016 Jul 12-14; Porto, Portugal; 2016. p. 748-757.

19. Moraes CL, Cabral CS, Heilborn ML. Magnitude e caracterização de situações de coerção sexual vivenciadas por jovens de três grandes capitais brasileiras: Porto Alegre, Rio de Janeiro e Salvador. Cad Saúde Públ 2006; 22 (7): 1493-1504.
adolescencia adolescencia adolescencia
GN1 © 2004-2018 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
Boulevard 28 de Setembro, 109 - Fundos - Pavilhão Floriano Stoffel - Vila Isabel, Rio de Janeiro, RJ. CEP: 20551-030.
E-mail: revista@adolescenciaesaude.com