Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 15 nº 3 - Jul/Sep - 2018

Artículo Original Imprimir 

Páginas 60 a 68


Embarazo en adolescentes: análisis de la macro región sur/suroeste de Minas Gerais, Brasil

Pregnancy in adolescents: analysis of the macro region south/southwest of Minas Gerais, Brazil

Gravidez em adolescentes: análise da macrorregião do sul/sudoeste de Minas Gerais, Brasil

Autores: Michelly Esteves Ribeiro1; Sandra Cristina Pillon2; Clícia Valim Côrtes Gradim3

1. Máster en Enfermería por el Programa de Post-Graduación en Enfermería por la Universidad Federal de Alfenas (UNIFAL/MG). Enfermera de Atención Primaria a la Salud. Graduación en Enfermería por la UNIFAL/MG. Alfenas, MG, Brasil
2. Doctorado en Ciencias de la Salud en el Programa de Psiquiatría y Psicología Médica por la Universidad Federal de São Paulo (UNIFESP). Profesor Titular de la Escuela de Enfermería de Ribeirão Preto - Universidad de São Paulo (EERP/USP). Ribeirão Preto, SP, Brasil
3. Post-Doctorado por el departamento de Enfermería psiquiátrica y ciencias humanas de la Universidad de São Paulo, Brasil. Doctorado en Ciencias de la Salud por la Escuela de Enfermería de Ribeirão Preto - Universidad de São Paulo (EERP/USP). Profesor Titular de Graduación y Post-Graduación en la Escuela de Enfermería de la Universidad Federal de Alfenas (UNIFAL/MG). Alfenas, MG, Brasil

Michelly Esteves Ribeiro
Universidade Federal de Alfenas
Rua Afonso Arinos, 430
Alfenas/MG, Brasil. CEP: 37175-000
(michellyer@hotmail.com)

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Adolescente, embarazo en la adolescencia, embarazo, parto.
Keywords: Adolescent, pregnancy in adolescence, pregnancy, parturition.
Descritores: Adolescente, gravidez na adolescência, gravidez, parto.

Resumen:
OBJETIVO: El estudio tuvo como objetivo evaluar las características relacionadas a la gestación y tipo de parto en adolescentes.
MÉTODOS: Se trata de un estudio del tipo transversal, con muestra de 11617 adolescentes de la macro región sur / suroeste de Minas Gerais que comprende 154 municipios evaluados entre 2000 a 2013 por medio del Sistema de Declaraciones de Nacidos Vivos del DATASUS. Se evaluaron las siguientes variables: datos sociodemográficos, obstétricos (duración de la gestación, número de consultas de prenatal, tipo de parto y gestación) y neonatales (peso al nacer, Apgar en el primer y quinto minuto después del nacimiento y anomalías).
RESULTADOS: Entre los adolescentes analizados se verificó predominancia de edad entre 17-19 años (62,9%) y 48,1% tenía baja escolaridad. Las adolescentes realizaron siete o más consultas de prenatal (62,2%); la gestación fue entre 37 y 41 (88,4%), el embarazo no gemelar (99,2%), sin anomalías (84,5) y predominio de parto vaginal (51%). Se verificó que tener Enseñanza Media (OR = 1,7) y, Superior (OR = 1,9), no realizar consultas de prenatal (OR = 2,0) y la presencia de algún tipo de malformación (OR = 2,0) OR = 2,1), influenció en casi dos veces la razón de probabilidad de tener hijos por cesárea.
CONCLUSIÓN: Los datos apuntan a la importancia de incrementar estrategias educativas durante las consultas de prenatal promoviendo orientaciones a las adolescentes en relación al tipo de parto y gestación, considerando la alta vulnerabilidad de los agravantes gestacionales y perinatales; con acciones humanizadas dirigidas a la valorización del parto vaginal.

Abstract:
OBJECTIVE: This study aimed to evaluate the characteristics related to gestation and type of delivery in adolescents.
METHODS: This is a cross-sectional study with a sample of 11617 adolescents from the southwest macroregion of Minas Gerais, comprising 154 municipalities evaluated between 2000 and 2013 through the DATASUS Live Births System. The following variables were evaluated: demographic data, obstetric data (duration of gestation, number of prenatal consultations, type of delivery and gestation) and neonatal (birth weight, Apgar at 1 and 5 minutes after birth and abnormalities).
RESULTS: Among the analyzed adolescents the prevalence age was between 17-19 years (62.9%) and 48.1% had low schooling. The adolescents performed seven or more prenatal consultations (62.2%); gestation was between 37 and 41 (88.4%), non-twin pregnancies (99.2%), with no anomalies (84.5) and predominance of vaginal delivery (51%). It was verified that had secondary education (OR = 1.7) and superior (OR = 1.9), did not perform prenatal consultations (OR = 2.0) and the presence of some type of malformation (OR = 2.1), influenced almost two timesthe odds ratio of having children by cesarean section.
CONCLUSION: The data point to the importance of increasing educational strategies during prenatal consultations by providing guidance to adolescents regarding the type of delivery and gestation, considering the high vulnerability of gestational and perinatal diseases; with humanized actions aimed at valuing vaginal delivery.

Resumo:
OBJETIVO: O estudo teve como objetivo avaliar as características relacionadas à gestação e tipo de parto em adolescentes.
MÉTODOS: Trata-se de um estudo do tipo transversal, com amostra de 11617 adolescentes da macrorregião sul/sudoeste de Minas Gerais que compreende 154 municípios avaliados entre 2000 a 2013 por meio do Sistema de Declarações de Nascidos Vivos do DATASUS. Foram avaliadas as seguintes variáveis: dados sociodemográficos, obstétricos (duração da gestação, número de consultas de pré-natal, tipo de parto e gestação) e neonatais (peso ao nascer, Apgar no 1º e 5º minuto após o nascimento e anomalias).
RESULTADOS: Entre os adolescentes analisados verificou-se predominância de idade entre 17-19 anos (62,9%) e 48,1% tinha baixa escolaridade. As adolescentes realizaram sete ou mais consultas de pré-natal (62,2%); gestação foi entre 37 e 41(88,4%), gravidez não gemelar (99,2%), sem anomalias (84,5) e predominância de parto vaginal (51%). Verificou-se que ter Ensino Médio (OR = 1,7) e, Superior (OR = 1,9), não realizar consultas de pré-natal (OR = 2,0) e a presença de algum tipo de má-formação (OR = 2,1), influenciou em quase duas vezesna razão de chance de ter filhos por cesariana.
CONCLUSÃO: Os dados apontam para a importância de incrementar estratégias educativas durante as consultas de pré-natal promovendo orientações às adolescentes em relação ao tipo de parto e gestação, considerando a alta vulnerabilidade dos agravos gestacionais e perinatais; com ações humanizadas voltadas a valorização do parto vaginal.

INTRODUCCIÓN

La Organización Mundial de la Salud (OMS)1 considera a la adolescencia como una etapa del ciclo vital que abarca el grupo de edad entre 10 a 19 años, que sin embargo, para el Estatuto del Niño y la Adolescencia (ECA)2, comprende de los 12 a los 18 años. Este período se caracteriza por una fase de transición entre la infancia y la edad adulta, marcada por transformaciones físicas, psicosociales y en la forma de relación social del individuo3.

La ocurrencia del embarazo en ese período constituye un fenómeno de repercusión mundial, cuyo significado difiere en las diferentes culturas y contextos, representando un desafío para las políticas públicas, ya que el embarazo en los extremos de la vida reproductiva puede acarrear implicaciones psicosociales, económicas y obstétricas que comprometen salud materna y del neonato4.

Desde la década de 1970, se observa en Brasil una reducción gradual del índice de fecundidad general y específica en todas las edades de la mujer, pasando de 5,8 a 1,8 hijos por mujer en 2010. Estos índices pueden variar de acuerdo con las diferencias regionales y grado de escolaridad, todavía existe una relación entre menor grado de escolaridad y mayor tasa de fecundidad5.

El Sureste de Brasil, la región más poblada del país, concentra la mayor ocurrencia de embarazo en la adolescencia, con cerca del 40% de nacimientos, predominantemente en el estado de São Paulo6. En el Estado de Minas Gerais el 0,6% de los recién nacidos vivos en 2010 eran hijos de madres con edad entre 10 a 14 años y 16,2% en el rango de 15 a 19 años5. En 2013, los índices se mantuvieron estables en las edades entre 10 a 14 años, con un descenso en el grupo de edad entre 15 a 19 años, con un 15,7% de los nacimientos6. De esta forma, se percibe que en la región Sureste, los índices de embarazo en la adolescencia se equiparon a los del resto de Brasil (17,7%)6.

En este contexto, es fundamental que los gestores de salud conozcan los índices de su región y los utilicen para planificar sus acciones de control de natalidad entre adolescentes, así como las acciones para la distribución de renta, de mercado de trabajo y de desarrollo del municipio. En el presente estudio, este estudio tiene por objetivo evaluar las características sociodemográficas, obstétricas y neonatales relacionadas al tipo de parto en adolescentes de una microrregión del suroeste de Minas Gerais.


MATERIALES Y MÉTODOS

Se trata de un estudio descriptivo, comparativo, analítico y transversal, basado en datos secundarios. Las informaciones sociodemográficas, obstétricas y neonatales de las adolescentes fueron obtenidas de documentos oficiales gubernamentales, referentes a una microrregión compuesta por 154 municipios del Sureste de Brasil, en el período de 2000 a 2013. Los datos fueron recolectados del registro de las Declaraciones de Nacidos Vivos (DNV) del Sistema de Información sobre Nacidos vivos (SINASC) del Departamento de Informática del Sistema Único de Salud (DATASUS).

Para los criterios de elegibilidad, fueron seleccionados los registros de gestantes con edades entre 10 a 19 años, primíparas y que tuvieron sus hijos por cualquier tipo de parto en los años 2000 a 2013. Las adolescentes mayores de 19 años y que no fuesen primíparas fueron excluidas del análisis.

En los registros de la DNV había 30545 (100%) catastros de gestantes primíparas en el período analizado, envolviendo todas las franjas etarias y tipos de parto. De ese total, se seleccionaron 11617 (38%) catastros de gestantes que atendían a los criterios de inclusión, las cuales componen la presente muestra. En la presente muestra, las adolescentes fueron clasificadas de acuerdo con el grupo de edad, siendo (a) pre-púber o adolescente precoz con edades entre 10 a 16 años y (b) como púber o adolescente tardía entre 17 a 19 años7. Los datos fueron organizados de acuerdo a las informaciones obtenidas en los registros de la DNV, como características sociodemográficas (edad, estado civil, escolaridad), obstétricas (duración de la gestación, número de consultas de prenatal, tipo de parto y de gestación) y neonatales peso al nacer, índice del Apgar en el primer y quinto minuto después del nacimiento y malformación).

Para el análisis del material, se elaboró una base de datos en el Statistical Program of Social Science (SPSS) versión 17 para Windows8. Se realizó el análisis exploratorio por medio de promedios, frecuencia y porcentaje de los datos. La variable dependiente (binaria) fue el tipo de parto (vaginal o cesáreo) y las covariables predictivas fueron edad, estado civil, escolaridad, duración de la gestación, número de consultas de prenatal, presencia de malformación, así como se evaluaron diferencias entre las medias del peso y del índice del Apgar en el primer y quinto minuto después del nacimiento y el tipo de parto. Se empleó, además, el análisis de regresión logística (Odds Ratio - OR), lo que permitió estimar la magnitud de la asociación de cada característica de forma independiente. En esta etapa, se consideraron valores significativos las variables con p <0,05.

La investigación fue aprobada por el Comité de Ética en Investigación de la Universidad Federal de Alfenas (UNIFAL-MG) sobre el nº 1092303/15 y el Término de Consentimiento Libre y Esclarecido dispensado por tratarse de análisis de base de datos.


RESULTADOS

De los 11617 registros de adolescentes que tuvieron hijos entre 2000 a 2013, 51,7% fueron por parto vaginal y 44,2%, por cesárea (Tabla 1). Las adolescentes se caracterizaron predominantemente por ser solteras, primíparas, con edades entre 10 a 19 años, poseer la Enseñanza Media y auto declararse de la raza blanca. Se observó un predominio de parto por vía cesariana en adolescentes en el grupo de edad entre 17 y 19 años (67,2%) y que tenían enseñanza media (57,5%) y eran solteras, mientras que el parto vaginal ocurrió entre las adolescentes entre 10 a (37,1%), solteras (57,4%) y de color blanco (80,9%), con diferencias estadísticamente significativas (p <0,05).




En cuanto a las informaciones neonatales y obstétricas de las adolescentes, el análisis mostró que la duración gestacional de las adolescentes fue entre 37 a 41 semanas, que éstas realizaron siete o más consultas en el prenatal, y tuvieron gestación única de recién nacidos sin anomalías (Tabla 2). Se observa, además, diferencias en las características entre las adolescentes con parto cesárea con predominancia de 37 a 41 semanas de gestación, que realizaron más que siete consultas de prenatal y sin anomalías en el recién nacido. Mientras que las adolescentes que realizaron parto vaginal, la diferencia se destacó sólo en el recién nacido no gemelar.




En el análisis de regresión logística, se verificó que las variables predictivas significativas para la no ocurrencia de parto vaginal en adolescentes fueron la escolaridad (p = 0,000), la raza (p = 0,015), la presencia de malformación (p = 0,001 el número de consultas en el prenatal (p = 0,000), el tipo de embarazo (p = 0,000) y las semanas de gestación (p = 0,000).

De esta forma, se notó que tener Enseñanza Media (OR = 1,7) y Superior (OR = 1,9), no realizar consultas de prenatal (OR = 2,0), tener algún tipo de mala formación (OR = 2,0) OR = 2,1), y tener hijos por cesárea aumentaron en casi dos veces en relación al parto vaginal.

En las adolescentes de raza parda (OR = 0,272 o 72,8%) que realizaron menos de siete consultas prenatales (OR = 0,845 o 15,5%), sin embarazo múltiple (OR = 0,157 o 84,3%), que estaban entre 23 a 27 (OR = 0,345 o 65,5%) y 37 a 41 (OR 0,417 o 52,9%) semanas de gestación, las posibilidades de parto vaginal disminuyeron en relación a tener hijos por parto operatorio.

Al realizar la comparación de las medianas (Independiente T-test) de las variables como edad materna, Apgar de uno y cinco minutos y peso del recién nacido, se verificó que la media de edad de las adolescentes que realizaron parto cesáreo fue mayor (Media M En el caso de los adolescentes que tuvieron parto vaginal (M = 17,6, Dp = 1,7), con diferencias estadísticamente significativas (95% IC [-0,286 - - = 17,1, Desvío estándar Dp = 1,7) 0,170], t = -7,737, p> 0,0001).

En cuanto a la media del índice APGAR de un minuto después del nacimiento, no hubo diferencia entre las medias de los que nacieron por parto vaginal (M = 8,27, Dp = 1,45) y por cesárea (M = 8,29, Dp = 1,285), sin diferencias estadísticamente significativas (95% IC [-0,065 - -0,029] t =, 758, p = 0,449). Sin embargo, la media del índice APGAR de cinco minutos después del nacimiento por parto cesárea (M = 9,48, Dp = 0,890), fue mayor en comparación con la de recién nacidos (RN) que nacieron por parto vaginal (M = 9 , 44, Dp = 1,064), con diferencias estadísticamente significativas (95% IC [-, 073- -0,005] t = -2,276, p = 0,023).

En cuanto al peso, la media fue mayor entre los RN que nacieron por cesárea (M = 3,144, Dp = 505 g), cuando comparados a los que nacieron por parto vaginal (M = 3,004, Dp = 526 g), con diferencias estadísticamente significativas (95% IC [-147,6 - -112,5] t = 14,529; p = 0,000).


DISCUSIÓN

Considerando la población de la muestra en relación al total existente, se observa que el 38% de los partos fueron de adolescentes con edad entre 10 a 19 años. Se observaron las condiciones sociodemográficas, que además de la edad, hay predominio de solteras, niveles de escolaridad compatible con la edad y atención de prenatal satisfactorio, pero lo que no impide la vulnerabilidad de las adolescentes, ya que el número de niñas con menos de 16 años que ya fueron madre fue del 35%.

Interesante notar que el 32,8% de las adolescentes con edad entre 10 y 16 años y el 67,2% con edad entre 17 y 19 años realizaron parto cesáreo (Tabla 1). En Brasil hay estimaciones del creciente número de ese tipo de parto, lo que ha sido un gran desafío a ser enfrentado por el área de salud materna e infantil. La proporción de cesáreas creció del 38% en 2000 al 52% en 201010,11. Sin embargo, hay que considerar que factores no clínicos también influyen fuertemente en el proceso de toma de decisiones sobre el tipo de parto. En comparación, evidencias apuntan una tendencia de decrecimiento en las tasas de embarazo en la adolescencia en países desarrollados4.

La literatura todavía es escasa respecto al embarazo en la adolescencia y principalmente en relación a los tipos de parto y gestación. Los estudios realizados en las décadas de 1980 y 1990 mostraron resultados que sugerían un mayor riesgo de parto quirúrgico en ese grupo, en especial en las edades más tempranas, atribuido, posiblemente, a los aspectos relacionados a la inmadurez ginecológica ya los problemas anatómicos relacionados al mecanismo de parto, , determinaría la mayor ocurrencia de desproporción cefalo-pélvica4,9. Sin embargo, en la presente muestra se observó predominio de parto vía vaginal (51,7%) (Tabla 1).

En la muestra, 48,4% fueron sometidas a cesárea, lo que es un índice muy por encima de los establecidos por la OMS1. La meta de ese órgano propone que entre el 10 y el 15% de partos sean operativos, mediante la indicación médica y considerando el riesgo la morbilidad de ese grupo de edad1.

Un estudio realizado en Campinas relata que el parto vaginal fue mayor (63,8%) que las cesáreas en adolescentes menores de 20 años, donde su frecuencia fue mayor que en las mujeres adultas (45%)2-4. De esta forma, se evidencia que en el grupo de adolescentes se realizan menos partos cesarianos, como también se ha demostrado en otros estudios12,13.

La política de incentivo para la disminución de los partos quirúrgicos del Sistema Único de Salud busca minimizar y optimizar la recuperación de las madres, además de disminuir la tasa de nacimientos de RN de bajo peso12,14. Sin embargo, en el presente estudio, el promedio de peso de los RN entre las adolescentes fue de 3,004 kg, con índices mínimos de bajo peso.

Hay evidencias sobre los riesgos maternos e infantiles de morbilidad derivados de la cesárea en comparación con los del parto normal. Incluso cuando la cesárea es electiva, este riesgo es sustancialmente mayor cuando se compara con el del parto normal10.

El embarazo en la adolescencia es un fenómeno común en todo el mundo y ha sido ampliamente asociada a la baja escolaridad, la falta de apoyo de los compañeros, inicio tardío del prenatal, bajo peso al nacer y prematuridad15. Sin embargo, en este estudio, el bajo peso, la prematuridad y la baja escolaridad no fueron identificados (Tabla 2).

Otro estudio realizado en Minas Gerais evidenció una asociación significativa entre embarazo en la adolescencia e indicadores socioeconómicos bajos en municipios de pequeña población y alto porcentaje de familias beneficiadas por programas sociales del gobierno15. Sin embargo, la región en estudio tiene un Índice de Desarrollo Humano (IDH) alto, lo que puede ser un factor que explique los datos encontrados16.

En el presente estudio se verificó que cuanto menor el tiempo de estudio, mayores son las posibilidades de la realización del parto vaginal ya medida que se acumulan años escolares, el parto prevalente es el cesáreo. De acuerdo con el análisis estadístico realizado, las adolescentes con enseñanza fundamental tuvieron mayor número de partos vaginales (48,1%) en relación a las con la enseñanza media y superior (54,8% y 4,8%), respectivamente (Tabla 1).

La literatura muestra una fuerte correlación entre el bajo nivel de educación y la tendencia a la maternidad en la adolescencia, la reincidencia del embarazo y la asociación con la vulnerabilidad social, además de ser un factor expositivo para el embarazo no planificado17. Sin embargo, se observa que el índice de escolaridad de la población estudiada fue de ocho años o más, siendo que el 50,9% tenía la enseñanza media. Como consecuencia, la relación entre educación y embarazo precoz contribuye al mantenimiento de las precarias condiciones de vida y pobreza, ya que los adolescentes embarazados tienden a abandonar la escuela. La maternidad en la adolescencia es a menudo percibida como una alternativa para el éxito personal y familiar, generando la idea de que no hay más necesidad de los estudios, lo que dificulta el retorno a la escuela17,18.

En el presente estudio, el 76,5% de las adolescentes que realizaron siete o más consultas de prenatal tuvieron el parto quirúrgico (Tabla 2), número de consultas este que corrobora al preconizado por el Ministerio de Salud y los resultados de otros estudios19,20. Sin embargo, el número de consultas realizadas por gestantes es controvertido, pues, en otros estudios, se describieron la realización de cuatro a seis consultas13,14. Hay que pensar que el número reducido de consultas puede estar relacionado con la ocultación del embarazo, o por el desinterés y / o por la falta de información sobre su importancia, tanto para la madre y para el feto.

Los hallazgos de este estudio corroboran a los de otros estudios en cuanto a la asociación de la cesárea con mejores condiciones de vida en primíparas adolescentes, tales como nivel de escolaridad adecuado, posesión de plan de salud, menor riesgo obstétrico, mayor ingreso y realización de más consultas de pre- natal10,13.

Un estudio realizado en un municipio de São Paulo identificó el perfil de adolescentes atendidas en maternidades del sistema público y privado. Se verificó que las usuarias del sistema público realizaron un menor número de consultas de prenatal, tenían menor escolaridad, mayor primiparidad y el parto normal fue más frecuente. Sin embargo, en el privado, fue mayor el número de atención de prenatal, la escolaridad, la primiparidad y la realización de cesárea10. Sin embargo, el SINASC no permite separar el tipo de servicio utilizado por las usuarias, dado que tal vez fuera importante tener en la base de datos.

En cuanto al tipo de parto, los beneficios de la asistencia prenatal en este estudio nos llevan al cuestionamiento de la calidad de la asistencia prestada, ya que el mayor número de consultas expuso a la adolescente a la mayor probabilidad de tener la cesárea como vía de parto. Tal vez las mujeres que tienen más consultas con profesionales médicos han sido aconsejadas sobre el parto cesáreo, es la mejor opción, según la visión de ese profesional, especialmente cuando el parto es asistido por él7.

En cuanto a la duración de la gestación, se percibe que ocurre el parto normal cuanto más prematura es el embarazo y, a medida que la gestación avanza, mayores son las posibilidades de ocurrencia de cesárea. Con base en los datos del estudio, el 90,6% de los embarazos a término en las adolescentes ocurrieron por cesárea, dado semejante a otros estudios13. En cuanto al tipo de gestación, el embarazo del tipo único en las adolescentes ocurrió por el parto normal en el 99,6% de los casos analizados, y cuando fue del tipo múltiple ocurrió vía cesárea (1,9%).

En relación a las anomalías congénitas, tanto en la presencia y en la ausencia de las anomalías utilizaron la vía cesárea para el parto, con el 1,1% y el 86,3%, respectivamente. Se notó una gran cantidad de subnotificaciones y de datos ignorados de esta variable en el banco del SINASC. Los profesionales responsables del llenado de la ficha DNV deben ser entrenados para su llenado, pues por medio de él se pueden observar anomalías genéticas y regionales que pueden contribuir con estudios futuros.

El promedio del índice de APGAR de un minuto después del nacimiento se mantuvo estable cuando se comparó con el tipo de parto vaginal (8,27) y cesáreo (8,29), de la misma forma el índice de cinco minutos después del nacimiento del parto normal 9,44) y quirúrgico (9,48), datos similares en comparación con otros estudios20.

En cuanto a la media del peso de los recién nacidos al nacer, en el estudio no hubo diferencias significativas entre aquellos que nacieron de parto vaginal o cesáreo, que fueron 3,004 Kg y 3,144 Kg, respectivamente. Sin embargo, estudios relacionan el embarazo en la adolescencia con recién nacido de bajo peso, principalmente en el grupo de edad de 10 a 16 años, con precaria asistencia de prenatal, hecho no encontrado en este estudio4,14,20.


CONCLUSIÓN

Hay que considerar que el SINASC es un instrumento que ofrece datos para los profesionales de salud y expertos evaluar, modificar, proponer estrategias para atender mejor a la población y proporcionar subsidios para la formulación de estrategias de promoción, prevención, intervención y políticas públicas para preparar los programas adolescentes en relación con la salud sexual y reproductiva.

El estudio permitió conocer los datos de la macro región donde se verificó que las adolescentes que tuvieron sus hijos en esa región son predominantemente solteras, recibieron asistencia prenatal con siete o más consultas y auto declaradas blancas; el peso de los recién nacidos fue adecuado, así como el APGAR de uno y cinco minutos. Se observó también que el parto vaginal fue predominante en las jóvenes hasta 16 años con menor grado de escolaridad, y que el aumento de la edad y la raza interfirieron en el tipo de parto. La utilización de bases nacionales de datos, como el SINASC, permite conocer el perfil de ese fenómeno, considerando la multiplicidad de factores que pueden interferir en el proceso de evolución gestacional y parto, así como salud de la gestante y el resultado neonatal, los cuales pueden proporcionar subsidios para la formulación de estrategias de prevención e intervención y políticas públicas en relación a salud sexual y reproductiva.

Sin embargo, aun teniendo un índice de parto normal del 51,6%, el índice de cesárea todavía se considera elevado, pero el índice de embarazo en esta macro región viene disminuyendo a lo largo de los años y presenta énfasis en la adolescente tardía.


REFERENCIAS

1. World Health Organization. WHO Statement on Caesarean Section Rates. Geneva: World Health Organization; 2015 (WHO/ RHR/15.02).

2. Brasil. Lei nº 8.069, de 13 de julho de 1990. Dispõe sobre o Estatuto da Criança e do Adolescente e dá outras providências. Diário Oficial da República Federativa do Brasil. Brasília, (DF), 1990.

3. Silva CAB. Gravidez na adolescência x políticas públicas: análise contextual. Interdisciplinar: Revista Eletrônica da Univar2012;7:15 - 20.

4. Santos NLAC Costa MCO, Amaral MTR, Vieira GO, Bacelar EB, Almeida AHV. Gravidez na adolescência: análise de fatores de risco para baixo peso, prematuridade e cesariana. Ciência & Saúde Coletiva 2014;19(3):719-726.

5. Censo Demográfico 2010. Características da população e dos domicílios: resultados do universo. Rio de Janeiro: IBGE, 2011. Disponível em: http://www.ibge.gov.br. Acesso em 10 novembro de 2015.

6. IBGE. Estatísticas do Registro Civil. EstatRegCiv2013;40:1- 212, 2013.

7. Marcondes E, Vaz FAC, Ramos JLA, Okay Y. Pediatria básica: pediatria geral e neonatal. São Paulo: Sarvier; 2004.

8. SPSS 17.0 for Windows. Statistical Package for Social Science (SPSS). Release Version 17.0.1. Chicago (IL): SPSS Incorporation; 2008.

9. Silva SK. Gravidez recorrente na adolescência e vulnerabilidade social no Rio de Janeiro (RJ, Brasil): uma análise de dados do Sistema de Nascidos Vivos. Ciência & Saúde Coletiva 16(5):2485-2493, 2011.

10. Gama SGN et al. Fatores associados à cesariana entre primíparas adolescentes no Brasil, 2011-2012. Cad. Saúde Pública 2014;30 (Sup):117-127.

11. Domingues RMSM et al. Processo de decisão pelo tipo de parto no Brasil: da preferência inicial das mulheres à via de parto final. Cad. Saúde Pública 2014;30 (Supl):101-116.

12. Silva SK. Gravidez recorrente na adolescência e vulnerabilidade social no Rio de Janeiro (RJ, Brasil): uma análise de dados do Sistema de Nascidos Vivos. Ciência & Saúde Coletiva 16(5):2485-2493, 2011.

13. Taveira AM, Santos LA, Araújo A. Perfil das adolescentes grávidas do município de São Gonçalo do Pará/MG. R EnfermCent O Min 2012; 2(3):326-336.

14. Surita FGC, Suarez MBB, Siani S, Silva JLP. Fatores associados ao baixo peso ao nascimento entre adolescentes no Sureste do Brasil. Rev Bras GinecolObstet 2011; 33(10):286-91.

15. Roza DL, Martinez EZ. Spatial distribution of pregnancy in adolescence and associations with socioeconomic and social responsibility indicators: State of Minas Gerais, Southeast of Brazil. RevBrasGinecol Obstet2015; 37(8):366-73.

16. IBGE. Índice de Desenvolvimento Humano - IDH. Disponível em: http://www.cidades.ibge.gov.br/xtras/temas.php?codmun=310620&idtema=118&search=minas-gerais%7Cbelo-horizonte%7Cmunicipal-human-development-index-mhdi-&lang=. Acesso em 01 de dezembro de 2015.

17. Manfredo VA, Cano MAT, Santos BMO. Reincidência de gravidez em adolescentes: retrato de uma realidade. Rev APS 2012; 15(2): 192-198.

18. Jorge MG, Fonseca SC, Silva KS, Costa SF. Recurrent pregnancy in adolescents users of the Unified Health System. Adolesc Saúde 2014;11(3):22-31.

19. Fernandes RMF, Meincke SMK, Thumé E, Soares MC, Collet N, Carraro TE. Características do pré-natal de adolescentes em capitais das regiões Sul e Nordeste do Brasil. Texto Contexto Enferm 2015; 24(1): 80-6.

20. Perez Neto MI, Segre CA. Análise comparativa das gestações e da frequência de prematuridade e baixo peso ao nascer entre filhos de mães adolescentes e adultas. Einstein 2012;10(3):271-7.
adolescencia adolescencia adolescencia
GN1 © 2004-2018 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
Boulevard 28 de Setembro, 109 - Fundos - Pavilhão Floriano Stoffel - Vila Isabel, Rio de Janeiro, RJ. CEP: 20551-030.
E-mail: revista@adolescenciaesaude.com