Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 15 nº 4 - Oct/Dic - 2018

Artículo Original Imprimir 

Páginas 36 a 43


Violencia física escolar perpetrada contra alumnos de escuelas públicas de un municipio del noreste brasileño

Physical school violence perpetrated against students of public schools in a municipality in northeastern Brazil

Violência física escolar perpetrada contra alunos de escolas públicas de um município do nordeste brasileiro

Autores: Gustavo Correia Basto da Silva1; Emanuella de Castro Marcolino2; Alessandro Leite Cavalcanti3

1. Graduación en Odontología por la Universidad Estadual de Paraíba (UEPB). Maestría académica en Salud Pública por la UEPB. Campina Grande- PB, Brasil
2. Graduación en Enfermería, bachillerato y licenciatura, por la Universidad Estadual de Paraíba (UEPB). Máster en Salud Pública por la UEPB. Campina Grande, PB, Brasil. Doctoranda en Enfermería por la Universidad Federal de Rio Grande do Norte (UFRN). Natal, RN, Brasil
3. Post-Doctorado en Odontopediatría por la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG). Belo Horizonte, MG, Brasil. Doctorado en Odontología por la Universidad Federal de Paraíba (UFPB). João Pessoa, PB, Brasil. Maestría en Odontología por la Universidad de São Paulo (USP). São Paulo, SP, Brasil. Profesor Asociado de la Universidad Estadual de Paraíba(UEPB). Campina Grande, PB, Brasil

Gustavo Correia Basto da Silva
Rua Emídio Lucas da Silva, Bairro Universitário
Campina Grande, PB, Brasil. CEP: 58497-000
(gugacorreiaa@gmail.com)

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Violencia, adolescente, bullying.
Keywords: Violence, adolescent, bullying.
Descritores: Violência, adolescente, bullying.

Resumen:
OBJETIVO: Describir el perfil de la violencia física sufrida por adolescentes en escuelas públicas de un municipio del noreste brasileño.
MÉTODOS: Se realizó un estudio transversal, con técnica de observación directa, que involucró a la población de escolares adolescentes, con edad entre 10 y 19 años de la red municipal de enseñanza de la zona urbana de Campina Grande - PB. Se obtuvieron 694 cuestionarios respondidos por escolares del 6º al 9º año, en los cuales se verificó la frecuencia de violencia escolar. Se utilizó una escala que varía entre "ninguna" y "7 o más". Utilizando el programa SPSS® realizamos test de asociación y análisis bivariado, como el test Chi-Cuadrado de Pearson y el test Exacto de Fisher, con un nivel de significación del 5%.
RESULTADOS: Se verificó un total de 678 casos de violencia física entre los alumnos. La violencia física fue auto indicada por el 63,27%, predominando en el sexo femenino. Las niñas sufrieron más bofetadas, ya los niños fueron más agredidos por golpes y patadas.
CONCLUSIÓN: Se verificó un considerable acometimiento de violencia física contra alumnos de escuelas públicas, habiendo la necesidad de la estimulación de acciones que culminen en la prevención de esta problemática.

Abstract:
OBJECTIVE: Describe the profile of physical violence suffered by adolescents in public schools in a municipality in northeastern Brazil.
METHODS: This is a cross-sectional study using a direct observation technique involving adolescents aged between10 to 19 years old from a municipal school network of Campina Grande - PB. A total of 694 questionnaires were answered by schoolchildren from 6th to 9th grade, in which the frequency of school violence was verified, a scale ranging from "none" to "7 times or more" was used. Using the program SPSS®, association tests were used, and also bivariate analysis, such as Pearson's Chi-square test and Fisher's exact test, with a significance level of 5%.
RESULTS: A total of 678 cases of physical violence were verified among the students. Physical violence was self-reported by 63.27%, predominantly female. The girls suffered more slaps, and the boys were hit harder by punching and kicking.
CONCLUSION: There was a considerable involvement of physical violence against students of public schools, and there is a need to stimulate actions that culminate in the prevention of this problem.

Resumo:
OBJETIVO: Descrever o perfil da violência física sofrida por adolescentes em escolas públicas de um município do nordeste brasileiro.
MÉTODOS: Foi realizado um estudo transversal, com técnica de observação direta, que envolveu a população de escolares adolescentes, com idade entre 10 e 19 anos da rede municipal de ensino da zona urbana de Campina Grande - PB. Obteve-se 694 questionários respondidos por escolares do 6º ao 9º ano, nos quais se verificou a frequência da violência escolar. Foi utilizada uma escala que variou entre "nenhuma" e "7 vezes ou mais". Utilizando o programa SPSS® fizemos testes de associação e análise bivariada, como o Teste do Qui-quadrado de Pearson e Exato de Fisher, com nível de significância de 5%.
RESULTADOS: Foi verificado um total de 678 casos de violência física entre os alunos. A violência física foi autorrelatada por 63,27%, predominando o sexo feminino. As meninas sofreram mais tapas, já os meninos foram mais atingidos por socos e chutes.
CONCLUSÃO: Foi verificado um considerável acometimento da violência física contra alunos de escolas públicas, havendo a necessidade da estimulação de ações que culminem na prevenção desta problemática.

INTRODUCCIÓN

La violencia se configura como un importante problema de salud pública en todo el mundo1 ya que es un perfil etiológico multifactorial2, generan daño físico, emocional y social a menudo irreparables y reducen la calidad de vida, además de concebir un gasto considerable al poder público. El entorno escolar no está exento de la realización de actos de violencia y su manifestación más común en estos lugares es percibida por el bullying3, que puede ser entendido por la experiencia de victimización de la hostilidad practicada por otros estudiantes y/o empleados con el fin físico o emocional4. Según las estimaciones de la Organización Mundial de Salud, un tercio de los estudiantes relató haber sido víctima de bullying en escuelas, indicador que señala la necesidad de acciones de intervención y concientización que posibiliten una reducción de esta práctica5.

La violencia contra niños y adolescentes es una problemática discutida constantemente en todo el mundo por alcanzar bruscamente diversas naciones. Siendo un entorno habitado preferentemente por personas jóvenes, hay una gran presencia de violencia física en las escuelas7. La violencia escolar se caracteriza por la aplicación intencional y repetitiva de la conducta agresiva y no deseada, directa o indirectamente, causando trastornos comúnmente destructivos para el desarrollo de la escuela6. Se puede manifestar directamente a través de agresiones físicas, amenazas e insultos, e indirectamente a través de las relaciones de poder en que los individuos utilizan formas de exclusión para ganar dominios territoriales8.

Hay una alta prevalencia de violencia entre pares en los ambientes escolares, ya sea por el uso del poder de forma coercitiva emocional o por agresión física, resultando en serios perjuicios a la salud de los estudiantes, tales como fatiga, insomnio, trastornos psicosomáticos, ansiedad, daños funcionales por la dificultad de aprendizaje, ausencia o abandono de la escuela, calidad del sueño reducida e incluso puede hacer con que el individuo cometa suicidio9.

Algunos factores pueden influir en el comportamiento agresivo de los estudiantes, como una conflictiva convivencia familiar, la transmisión cultural de prácticas de violencia de género personificado en su mayoría por la figura masculina como detentora del poder y la manipulación, problemas psicológicos previos, bajos ingresos, contacto con usuarios de alcohol y drogas10. El hecho de que el individuo como un niño expuesto a violencia - ya sea física o psicológica - presenciar ciertas situaciones agresivas, conduce a una mayor probabilidad en el futuro de practicar la violencia en la vida escolar11

En un estudio12 desarrollado en territorio africano se constató que casi la mitad (47%) de los niños consultados relató haber sido víctima de violencia por pares en escuelas, sobre todo los grupos de niñas y personas homosexuales, ya que en estos grupos se encontró una fuerte asociación entre violencia escolar y cuestiones de género. Otro factor muy importante relacionado con la violencia en la escuela es la participación de personas con discapacidad, por tratarse de grupos en situaciones más vulnerables y dependientes, por lo que es objetivo de las múltiples formas de agresión e insultos12.

A partir de 1990, con la promulgación del Estatuto del Niño y del Adolescente, se elaboraron políticas de monitoreo y enfrentamiento de violencia contra niños y adolescentes en Brasil, resultando en la inclusión de la violencia interpersonal y  auto perpetrada en la Lista de Notificación Compulsiva. En el año 2001 se regularon los instrumentos de notificación relacionados con los maltratos practicados contra niños y adolescentes asistidos por el Sistema Único de Salud, ocasionando conflictos entre los profesionales de salud en el sentido de la dificultad de identificación de signos y síntomas relacionados con esos abusos13.

Ante lo expuesto, se tuvo por objeto describir el perfil de violencia física sufrida por adolescentes en escuelas públicas de un municipio del noreste brasileño.


MATERIAL Y MÉTODOS

Un estudio transversal con enfoque inductivo y extensa técnica de observación directa14. El estudio involucró a la población de escolares adolescentes, con edad entre 10 y 19 años, del 4º ciclo de la enseñanza primaria de la red municipal de la zona urbana de Campina Grande, segunda ciudad más grande del estado de Paraíba. La selección de los participantes se dio por medio de muestreo del tipo probabilístico por conglomerado en un estrato (grupos). El cálculo del tamaño de la muestra se realizó teniendo en cuenta la prevalencia del 50% de violencia escolar, siendo adoptado un nivel de confianza del 95% y margen de error del 5%, efecto de diseño (Deff) de 1,7 y un aumento del 20% para las pérdidas. En ese sentido, se calculó la muestra final estimada en 678 adolescentes. Se realizó la distribución proporcional de la muestra considerando el número de alumnos por escuela a fin de garantizar la representatividad de la misma.

El instrumento de recolección de datos utilizado se denomina Escala de la violencia escolar (EVE). Éste se caracteriza por escala tipo Likert con el objetivo de investigar la frecuencia y la gravedad de la violencia escolar, así como identificar a las víctimas y agresores15. En los ítems para verificar la frecuencia de violencia escolar, la escala se constituye en el orden de ninguna, 1 o 2 veces, 3 o 4 veces, 5 o 6 veces, 7 veces o más. La EVE para alumnos se constituye de cuatro subescalas definidas por análisis factorial: victimización de alumnos por alumnos; la victimización de alumnos por funcionarios de la escuela; autoría de violencia a alumnos por alumnos; comportamiento de riesgo de los alumnos15.

Colecta de datos

La recolección de datos fue realizada por la investigadora responsable y dos investigadoras colaboradoras. El equipo de colaboración pasó por un proceso de calibración interexaminador desarrollado durante la ejecución del estudio piloto.

Al final de la recolección de datos se obtuvieron 694 cuestionarios respondidos por escolares del 6º al 9º año de las escuelas municipales de Campina Grande.

Análisis de datos

La elaboración del banco de datos y el análisis estadístico del mismo se basó en el programa estadístico Statistical Package for the Social Sciences - SPSS®, versión 18.0. El análisis descriptivo fue delineado por medio de las distribuciones absolutas, en porcentajes y las medidas estadísticas: media, mediana y desvío estándar, a fin de caracterizar la frecuencia y la gravedad de la violencia escolar. En cuanto al análisis bivariado, se utilizaron los test de asociación Chi-cuadrado y Exacto de Fisher. El nivel de significancia a ser adoptado en las pruebas estadísticas fue del 5% y el intervalo de confianza del 95%.

Para el análisis de la intensidad de la violencia escolar - bullying - fue utilizado un punto de corte: más de cuatro victimizaciones del mismo acto de violencia escolar, conforme estudio16.

Aspectos éticos

El estudio fue aprobado por el Comité de Ética de la Universidad Estatal de Paraíba (CAAE 27623214.3.0000.5187). De conformidad con la Resolución Nº 466/2012 del Consejo Nacional de Salud, a los participantes en la encuesta se les pidió el permiso a los padres o tutores por medio de la firma del Término de Consentimiento Libre y Esclarecido y del Término de consentimiento Libre e Informado.


RESULTADOS

En el período del estudio se verificó un total de 678 casos de violencia física experimentada por alumnos de la red pública de enseñanza. En relación a los auto relatos, el 63,27% de los alumnos indicó haber sufrido violencia física, de éstos, 59,91% eran del sexo femenino y 40,09% del sexo masculino (Tabla 1).




Con respecto a la variable "sufrir bofetadas", las niñas fueron las más afectadas (58,03%). Cuando se consultó hecho de que había acto de repetición, la mayoría de los casos presentó un perfil de una o dos repeticiones, sin embargo dieciséis alumnas manifestaron haber experimentado más de siete bofetadas al momento de la encuesta. Todas las ocasiones "sufrir golpes" y "sufrir chutes", el joven se lesionó más, lo que indica un total de 67 y 92 pacientes, respectivamente (Tabla 2).




DISCUSIÓN

Fue posible verificar una alta frecuencia de víctimas de violencia física entre adolescentes de escuelas públicas en Campina Grande. Tanto estudios realizados en Brasil como estudios de otros países presentaron resultados similares en lo que se refiere al alto índice de adolescentes violentados, ya sea de forma directa o indirecta7, 13, lo que desencadena una preocupación con respecto a la violencia en este grupo de edad, ya que es bastante clara la relación entre la adolescencia y la vulnerabilidad a la violencia por ser un grupo más propenso a adquirir hábitos nocivos.

La violencia contra las mujeres está presente en todos los grupos de edad de manera asombrosa - hecho notorio históricamente por la desigualdad de género e involucrar a las culturas de inferioridad de la mujer. Incluso con la promulgación de la Ley Maria da Penha de Brasil, todavía hay un alto ataque contra la mujer, especialmente la perpetrada por sus parejas, a pesar de este escenario estar en modificación, por el número de registro de quejas y sanción de estos atacantes17.

Un estudio llevado a cabo en Quebec, Canadá, ha demostrado que los adolescentes son más propensos a sufrir violencia, sobre todo psicológica, bajo constantes amenazas y abuso sexual. Este dato se agrava a partir del momento en que se lleva en consideración las peleas entre novios, que caracteriza un cuadro de temor, angustia y estrés post traumático18. En Brasil, además de ser notada una alta prevalencia de violencia contra adolescentes del sexo femenino, también son preocupantes los frecuentes abusos contra gestantes, llegando a figurar un escenario alarmante, ya que entre las notificaciones de violencia contra la mujer, casi la mitad de ellas se encontraban embarazadas. Este tipo de violencia se percibe debido al hecho de que en el período de gestación las mujeres se encuentran en mayor vulnerabilidad social y emocional, ya que el estado psicológico y la dependencia física y afectiva inherente al intervalo de embarazo facilitan la práctica de la violencia contra este grupo. Este hecho se justifica con base en los conocimientos histórico-sociales, a partir de los cuales se percibe que desde la época prehistórica la mujer ocupa una posición social subordinada, dando lugar a la aparición de violencia contra ella19. En este estudio hubo un registro más alto de violencia contra las niñas, aunque la diferencia no es estadísticamente significativa de acuerdo con los hallazgos en la literatura13,20.

La alta frecuencia de violencia en el ambiente escolar fue reportada y discutida en otros estudios Nacionales14.21, no obstante este artículo especifica el tipo de violencia entre los estudiantes de las escuelas públicas. De esa forma, se realizó una división en cuanto a la forma en que los escolares sufrieron la violencia y, a partir de entonces, fue subdividida en eventos de sufrir bofetadas, golpes y patadas.

En cuanto a sufrir bofetadas, el sexo femenino fue el más golpeado, hecho justificado por el hecho de que esta nomenclatura estaba comúnmente relacionada con la forma menos agresiva, perpetrada más frecuentemente por niñas en ambiente escolar, mostrándose estadísticamente significativa.

La Investigación Nacional de Salud del Escolar buscó, en los años 2009, 2012 y 2015, realizar un estudio de la prevalencia del bullying en escuelas públicas y privadas de las 26 capitales brasileñas, con escolares del noveno año de enseñanza fundamental. Se observó un aumento de prevalencia del bullying entre los años de las investigaciones, llegando al 19,8%. En este escenario, se identificaron perfiles sociales vulnerables, sobre todo en el sentido del contexto familiar en el cual existe una realidad de frecuente agresión familiar y faltas a la escuela sin justificación de los padres. El uso de drogas, incluyendo el tabaco, la experiencia de la relación sexual prematura y la escolaridad materna se mostraron fuertemente asociados al bullying. Los niños sufrieron más bullying en las tres ediciones de la encuesta, lo que confirma los hallazgos de este estudio22. De esta forma, se percibió la necesidad de inclusión de la violencia escolar en las pautas de los debates parlamentarios, con el objetivo de formular de políticas públicas dirigidas a la mitigación de los efectos de ese tipo de violencia, teniendo en cuenta su potencial crecimiento y efecto destructivo en la sociedad, especialmente en la adolescencia, por ser considerado un período en que la personalidad y los ideales del mundo están en consolidación.

En algunos estudios que analizaron la relación entre violencia escolar y el contexto familiar se pudieron obtener datos que mostraron relación entre la vivencia de la violencia en la escolaridad y la convivencia en un ambiente familiar en que prevalece el mal comportamiento, violencia física, muerte, asalto, uso y tráfico de drogas, favoreciendo la adhesión de estos jóvenes a esta Realidad17.23.

Es posible inferir que, para sostener un debate a nivel de la escuela que incluya el tema de la violencia - en sus diversos aspectos - y adopción del lenguaje de alto nivel a los estudiantes para tratar de introducir prácticas sociales respetuosas, podrá ser alcanzada una concientización e inclusive, resultados satisfactorios en la lucha contra la propagación de la violencia entre los estudiantes24.

Además de la violencia física observada en las escuelas, en un estudio de revisión25 fue verificada una gran prevalencia de violencia psicológica, sobre todo contra el género femenino, así como experiencia de humillaciones, desprecios, bullying y el preconcepto. Estos aspectos fueron fundamentales para el aumento de la falta escolar debido a la sensación de inseguridad, lo que ocasiona a menudo reacciones asoladoras como aislamiento social y un cuadro psicológico sugestivo de estrés y depresión.

Al realizar un análisis de violencia escolar en relación con los aspectos de género, existe una mayor participación de los hombres, tanto en el sentido de victimización, como la realización de actos de agresión violenta, como se ha visto en este estudio26. Es justificable cuando estos actos se relacionan con el machismo como dominio territorial, cuando los individuos del sexo masculino están condicionados a ejercer y, con ello, reafirmar su masculinidad ante la sociedad, por medio de la práctica de la agresión, sea física o psicológica, hecho histórico que acompaña a la sociedad27.

Se puede destacar como fragilidad del estudio la amplitud del enfoque metodológico limitado a las escuelas públicas, dada la gran probabilidad de que estas escuelas estén situadas en áreas urbanas con mayor vulnerabilidad social, en las cuales la violencia escolar es más prevalente, además del perjuicio cuando se refiere a la validez externa, ya que se ha estudiado un grupo de estudiantes limitado a la educación primaria, con las características propias de la edad, por lo que es difícil extrapolar los datos a la escuela secundaria, aunque existen registros de prevalencia más alta de violencia física entre los estudiantes de la escuela primaria28. A pesar de la ratificación de esta inferencia, hay una diferencia en el patrón de violencia física escolar de acuerdo a las diferentes clases sociales, de entre las cuales los estudiantes de escuelas públicas tienen más acceso a las armas, en comparación con escuelas privadas29. Otra fragilidad observada se debe al delineamiento transversal, ya que no puede establecerse una relación de causa y efecto.

En contrapartida, a pesar de verificadas tales fragilidades, este estudio se destaca por presentar datos que indican la gravedad de la violencia entre estudiantes de la escuela pública, señalando la situación de exposición de esos adolescentes a la violencia física. Como la violencia se considera un fenómeno de consistencia compleja, se sugiere el desarrollo de estudios que busquen relacionar tal fenomenología a aspectos socioeconómicos, religiosos, culturales y psicosociales, a fin de ampliar el análisis de los factores que influencian su surgimiento.


CONCLUSIÓN

En vista de una coyuntura verificada, es posible establecer la inferencia a partir de la cual se afirma que la violencia en estos campos escolares figura la realidad de esos estudiantes, acarreando en daños físicos preocupantes a la salud.

Se observó una alta prevalencia de violencia física entre los adolescentes de las escuelas públicas. Los adolescentes del sexo masculino fueron los más afectados en la forma más agresiva de violencia.

Por consiguiente, la violencia en el contexto escolar debe ser entendida como un fenómeno multifacético, necesitando la actuación de los diversos protagonistas que actúan en este ambiente, en el sentido de ampliación de acciones que inciten a la prevención de esta problemática.


REFERENCIAS

1. Malta DC, Minayo MCS, Filho AMS, Silva MMA, Montenegro MMS, Ladeira RM, et al. Mortalidade e anos de vida perdidos por violências interpessoais e autoprovocadas no Brasil e Estados: análise das estimativas do Estudo Carga Global de Doença, de 1990 e 2015. Rev Bras Epidemiol. 2015; 20(1): 142-156.

2. Sousa RI, Bernardino IM, Castro RD, Cavalcanti AL, Bento PM, D'Ávilla S. Facial trauma as physical violence markers against elderly Brazilians: A comparative analysis between genders. Arch Gerontol Geriatr. Amsterdam 2016; 67: 55-60.

3. Singham T, Viding E, Schoeler T, Arseneault L, Ronald A, Cecil CM, et al. Concurrent and Longitudinal Contribution of Exposure to Bullying in Childhood to Mental Health: The Role of Vulnerability and Resilience. JAMA Psychiatry 2017; 74(11): 1112-1119.

4. Hawker DSJ, Boulton MJ. Twenty years' research on peer victimization and psychosocial maladjustment: a meta-analytic review of cross-sectional studies. J Child Psychol Psychiatry 2000;41(4):441-455.

5. Currie C, Zanotti C, Morgan A, Currie DV, Looze M, Roberts C, et al.; WHO Regional Office for Europe. Risk behaviours: being bullied and bullying others. In: Social Determinants of Health andWell-being Among Young People: Health Behaviour in School-Aged Children (HBSC) Study: International Report From the 2009/2010 Survey (Health Policy for Children and Adolescents, No. 6). Copenhagen, Denmark:Word Health Organization (WHO); 2012:191-200.

6. Sampasa-Kanyinga H, Willmore J. Relationships between bullying victimization psychological distress and breakfast skipping among boys and girls.Appetite. 2015; 89: 41-46.

7. Fontes LFC, Conceição OC, Machado S. Violência sexual na adolescência, perfil da vítima e impactos sobre a saúde mental. Ciênc Saúde Col. 2017; 22:9.

8. Juvonen J, Graham S. Bullying in schools: The power of bullies and the plight of victims. Annu Rev Psychol. 2014; 65:159±85.

9. Sowislo Jf, Orth U. Does low self-esteem predict depression and anxiety? A meta-analysis of longitudinal studies.Am Psychol . 2013; 139(1): 213-240.

10. Alvarez-García D, García T, Núñez J. Predictors of school bullying perpetration in adolescence: A systematic review. Aggress Violent Behav. 2015; 23:126±36.

11. Bowes L, Arseneault L, Maughan B, Taylor A, Caspi A, Moffitt TE. School, neighborhood, and family factors are associated with children's bullying involvement: A nationally representative longitudinal study. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry. 2009; 48(5): 545-553.

12. Wandera SO, Clarck K, Knight L, AllenE, Walakira E, Namy S, et al. Violence against children perpetrated by peers: A cross-sectional school-based survey in Uganda. Child Abuse Negl. 2017; 68: 65-73.

13. Ministério da Saúde (BR). Linha de cuidado para atenção integral à saúde de crianças, adolescentes e suas famílias em situação de violência: orientações para gestores e profissionais de saúde. Secretaria de Atenção à Saúde. Departamento de Ações Programáticas e Estratégicas. Brasília/ DF. 2010. 91p.

14. Marconi MA, Lakatos EM. Fundamentos da Metodologia Científica. EdAtlas. 2003; 5ª edição.

15. Stelko-Pereira AC, Williams LCA. Escala de Violência Escolar (EVE). Universidade Federal de São Carlos. Laboratório de Análise e Prevenção da Violência, 2012.

16. Wolke D, Woods S, Bloomfiled L, Karstadt L. Bullying involvement in primary school and common health problems. Arch Dis Child. 2001; 85: 197-201.

17. Patias ND, Aglio DDD. Prevalência de exposição à violência direta e indireta: um estudo com adolescentes de colégios públicos. Acta Colomb Psicol. 2017; 20(1): 90-100.

18. Martine H, Martin B, Francine L. Prevalence of teen dating victimization among a representative sample of high school students in Quebec. Int. J. Clin. Health Psychol. 2017; 17(3): 225-233.

19. Silva LMP, incluir cinco autores, et al. Violência entre namorados adolescentes em Pernambuco, Brasil. Adolesc. Saúde 2017; 14(3): 63-70.

20. Karmaliani R., Mcfarlane J, Somani R, Khuwaja HMA, Bhamani SS, Ali TS, et al. Peer violence perpetration and victimizacion: Prevalence, associated, factors and pathways among 1752 sixth grade boys and girls in schools in Pakistan. PlosOne. 2017; 17.

21. Nunes T, Pontes F, Silva L, Dell'Aglio DD. Fatores de risco e proteção na escola: reprovação e expectativa de futuro de jovens paraenses. PsicolEsc Educ. 2014; 18, 203-210.

22. Melo FCM, Malta DC, Prado RR, Farias MS, Alencastro LCS, Silva MAL. Bullying e fatores associados da Região Sudeste segundo a Pesquisa Escolar de Saúde do Escolar. RevBras Epidemiol 2016; 19(4): 866-877.

23. Murray J, Cerqueira D, Kahn T. Crime and violence in Brazil: Systematic review of time trends prevalence rates and risk factors. Aggress Violent Behav. 2013; 18: 471-483.

24. Basch CE. Aggression and violence and the Achievement Gap Among Urban Minotiry Youth. J School Health. 2011; 81 (10).

25. Nesello F, Sant'Anna FL, Santos HG, Andrade SM, Mesas AE, González AD. Características da violência escolar no Brasil: revisão sistemática de estudos quantitativos. Rev Bras Saúde Matern Infant. 2014; 14(2): 119-136.

26. Mello FCM, Silva JL, Oliveira WA, Prado RR, Malta DC, Silva MAI. A prática de bullying entre escolares brasileiros e fatores associados, Pesquisa Nacional de Saúde do Escolar 2015. Ciênc saúde Col 2017; 22(9): 2939-2948.

27. Landstedt E, Gillander GK. Experiences of violence among adolescents: gender patterns in types, perpetrators and associated psychological distress. Int J Public Health. 2011; 56:419-27.

28. Felix ED, Furlong MJ, Austin G. A cluster analytic investigation of school violence victimization among diverse students. J Interpers Violence. 2009; 24: 1673-95.

29. Malta DC, Silva MAI, Mello FCM, Monteiro RA, Sardinha LMV, Crespo C, et al. Bullying nas escolas brasileiras: resultados da Pesquisa Nacional de Saúde do Escolar (PeNSE), 2009. Ciênc Saúde Col. 2010; 15: 3065-76.
adolescencia adolescencia adolescencia
GN1 © 2004-2019 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
Boulevard 28 de Setembro, 109 - Fundos - Pavilhão Floriano Stoffel - Vila Isabel, Rio de Janeiro, RJ. CEP: 20551-030.
E-mail: revista@adolescenciaesaude.com