Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 15 nº 4 - Oct/Dic - 2018

Artículo Original Imprimir 

Páginas 44 a 52


Calidad del sueño, actividad física y uso de tecnologías portátiles entre alumnos de enseñanza media

Sleep quality, physical activity and use of portable tecnologies among high school students

Qualidade do sono, atividade física e uso de tecnologias portáteis entre alunos do ensino médio

Autores: Ana Clara Soares Lima1; Iaggo Raphael David Dantas dos Santos2; Larissa Alves Guimarães3; Bruno Morbeck de Queiroz4

1. Bachiller en Educación Física por la Facultad de Tecnología y Ciencias (FTC). Investigadora en el Núcleo de Pesquisa de la Facultad de Tecnología y Ciencias (FCT). Vitória da Conquista, BA, Brasil
2. Especialización en Fisiología del Ejercicio por la Facultad de Tecnología e Ciencias (FTC). Investigador en el Núcleo de Pesquisa de la Facultad de Tecnología y Ciencias (FCT). Vitória da Conquista, BA, Brasil
3. Graduación en Odontología por la Facultad Independiente del Noreste (FAINOR). Investigadora del Colegiado de Odontología en la FAINOR. Vitória da Conquista, BA, Brasil
4. Máster en Educación Física por la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC). Profesor del Curso de Educación Física de la Facultad de Tecnología y Ciencias (FTC). Vitória da Conquista, BA, Brasil

Iaggo Raphael David Dantas dos Santos
Avenida Itabuna, casa nº 141, bairro Brasil
Vitória da Conquista, Bahia, Brasil. CEP: 45.051-300
(iaggoraphaell@gmail.com)

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Sueño, tecnología, actividad motriz, adolescente.
Keywords: Sleep, technology, motor activity, adolescent.
Descritores: Sono, tecnologia, atividade motora, adolescente.

Resumen:
OBJETIVO: Este estudio investigó la relación del uso de tecnologías portátiles con la calidad del sueño y práctica de actividad física en estudiantes de la enseñanza media de la red estadual de enseñanza del municipio de Cándido Sales, Bahía.
MÉTODOS: Se trata de un estudio cuantitativo, descriptivo y de asociación. Participaron del estudio 207 adolescentes matriculados en enseñanza media, con edades entre 16 y 17 años. Se utilizó un cuestionario autoaplicable y semiestructurado adaptado del COMPAQ. Para la evaluación del uso de tecnologías se utilizó el Cuestionario de Tecnologías Portátiles e Internet Móvil. En cuanto a la evaluación de la calidad del sueño se empleó el Índice de Calidad de Sueño de Pittsburgh. La actividad física fue verificada en cuanto a la frecuencia y duración de las actividades durante una semana habitual. La asociación entre las variables fue probada por medio de la técnica de regresión lineal. En todos los análisis se fijó un nivel de significancia estadístico del 95% (p <0,05).
RESULTADOS: La mayoría de los pacientes poseían un celular del tipo smartphone (92,6%); el tiempo medio de permanencia en el uso de tecnologías portátiles fue 8,59 (± 5,38) horas / día. En cuanto al tiempo promedio gastado en actividades físicas fue de 356 min/sem. De los entrevistados, el 39% fueron clasificados como mal dormidores. Hubo relación entre el uso de tecnologías durante los fines de semana y la calidad del sueño.
CONCLUSIÓN: El uso de tecnologías portátiles durante el fin de semana fue relacionado a la mala calidad del sueño en adolescentes del interior de Bahía.

Abstract:
OBJECTIVE: This study investigated the relation of the use of portable technologies with sleep quality and practice of physical activity in high school students of the state education system in the city of Cândido Sales, Bahia.
METHODS: This is a quantitative, descriptive, and associative study. Participated in the study a total of 207 adolescents enrolled in high school, with ages between 16 and 17 years. It was used a self-administered and semi-structured questionnaire adapted from COMPAQ. To evaluate the use of technologies it was used the Questionnaire of Portable Technologies and Mobile Internet. The quality of sleep was assessed using the Pittsburgh Sleep Quality Index. The physical activity was verified regarding the frequency and duration of the activities during a usual week. The association between the variables was tested using linear regression technique. Statistical significance level was set at 95% (p< 0,05).
RESULTS: Most of the interviewees had a smartphone (92.6%), the average time spent using portable technologies was 8.59 (± 5.38) hours/day. The average time spent in physical activities was 356 min / wk. Of the interviewees, 39% were classified as bad sleepers. There was a relation between the use of technologies during the weekends and quality of sleep.
CONCLUSION: The use of portable technologies during the weekend was related to poor sleep quality in adolescents from the interior of Bahia.

Resumo:
OBJETIVO: Este estudo investigou a relação do uso de tecnologias portáteis com a qualidade do sono e prática de atividade física em estudantes do ensino médio da rede estadual de ensino, do município de Cândido Sales, Bahia.
MÉTODOS: Trata-se de um estudo quantitativo, descritivo e de associação. Participaram do estudo 207 adolescentes matriculados no ensino médio, com idades prevalentes entre 16 e 17 anos. Foi utilizado um questionário autoaplicável e semiestruturado adaptado do COMPAQ. Para avaliação do uso de tecnologias foi utilizado o Questionário de Tecnologias Portáteis e Internet Móvel. Quanto a avalição da qualidade do sono foi empregado o Índice de Qualidade de Sono de Pittsburgh. A atividade física foi verificada quanto a frequência e duração das atividades durante uma semana habitual. A associação entre as variáveis foi testada por meio da técnica de regressão linear. Em todas as análises foram fixados nível de significância estatística de 95% (p < 0,05).
RESULTADOS: A maioria dos entrevistados possuía celular do tipo smartphone (92,6%), o tempo médio dispendido no uso de tecnologias portáteis foi de 8,59 (±5,38) horas/dia. Quanto o tempo médio gasto em atividades físicas foi de 356 min/sem. Dos entrevistados 39% foram classificados como mal dormidores. Houve relação entre uso de tecnologias durante os finais de semana e qualidade do sono.
CONCLUSÃO: O uso de tecnologias portáteis, durante o final de semana, foi relacionado à má qualidade do sono em adolescentes do interior da Bahia.

INTRODUCIÓN

La adolescencia se define como una fase de desarrollo significativo caracterizado por transformaciones tanto biológicas y psicológicas, como sociales1. La Organización Mundial de Salud (OMS) define la adolescencia como el período que comprende entre 10 y 19 años de edad, que marca el paso de la infancia hacia la edad adulta2. En esta fase ocurre la formación de nuevos hábitos, que pueden ser relevantes para el desarrollo y mantenimiento del estilo de vida de los individuos.

Entre los hábitos relacionados con la salud, adquiridos aún en la adolescencia, la calidad del sueño ha sido objeto de investigaciones2. El sueño es parte de un ciclo cuya función es restaurar y preservar el equilibrio para el correcto funcionamiento de diversas funciones biológicas, que en condiciones naturales presenta sincronización con los factores ambientales, así como la consolidación de la memoria3.

El adolescente tiende a dormir menos de lo necesario, tanto por factores biológicos, como por cambios hormonales y mecanismos de generación y de sincronización de ritmo circadiano1. Las exigencias a que son sometidos, las actividades de independencia y la autonomía, además de las obligaciones escolares, pueden contribuir con los hábitos relacionados al sueño. Además, el uso actual de Internet4 puede estar relacionado con las malas prácticas de sueño, estado de ánimo y los sentimientos de dependencia4,5.

La tecnología innovadora permite el uso de equipos más livianos y portátiles, lo que hace que sea más fácil su acceso, especialmente en las horas que serían aptas para el descanso, a ejemplo de la hora de dormir6. El uso intensivo de dispositivos digitales afecta a las diversas actividades de la vida diaria, incluida la cantidad y calidad del sueño7. Sin embargo, esa relación aún no está totalmente comprendida, sobre todo cuando se considera al público adolescente.

Estudios han resaltado la relación directa entre los condicionantes de la salud, comportamientos y hábitos que una persona adopta durante la vida. La actividad física regular puede ayudar a mejorar la calidad de vida mediante la promoción de beneficios tales como el control de la masa corporal, la reducción de las crisis de ansiedad y depresión, mejora de los aspectos cognitivos y actuar positivamente sobre la calidad y eficiencia del sueño8 . Por lo tanto, dormir3 y la actividad física contribuyen positivamente en la mejora de los componentes físicos e intelectuales de los niños y adolescentes8.

Frente a la información presentada, el estudio tuvo como objetivo evaluar la relación entre el uso de tecnologías portátiles, el nivel de actividad física y la calidad del sueño en adolescentes.


MÉTODOS

El trabajo presenta naturaleza cuantitativa, de delineamiento transversal, exploratorio, descriptivo y procedimiento de investigación de campo. La investigación exploratoria busca estudiar más detalladamente el tema, comprendiendo el problema, su clasificación y su definición. En cuanto a la investigación descriptiva, se caracteriza por la utilización de técnicas estándar de recolección de datos, como el cuestionario y observación sistemática. Finalmente, la investigación de campo consiste en la recolección de datos llevados a cabo en condiciones naturales en que se producen los fenómenos, siendo así directamente observados sin la intervención y manipulación del investigador9.

Esta investigación fue realizada en Cándido Sales, municipio con cerca de 26 mil habitantes, situada en la región Sudoeste de Bahía, que tiene divisa con el estado de Minas Gerais. Este sitio poseía, en el período de la investigación, una única escuela de Enseñanza Media en la red estadual de enseñanza, con funcionamiento en tres turnos que atendía a 881 alumnos.

Para la selección de la muestra fueron considerados todos los 881 adolescentes, de ambos géneros, matriculados regularmente en la Enseñanza Media del municipio, según datos cedidos por la Secretaría de Educación local. El procedimiento de muestreo fue por conglomerado (grupos), siendo los sorteos aleatorios realizados en dos etapas: el primer estadio constituido por el sorteo de las clases considerando la proporción de clases y alumnos en los turnos de enseñanza diurno (matutino y vespertino) y nocturno.

Posteriormente fue realizado censo en la clase sorteada. Para participar del estudio el adolescente debería estar matriculado en una de las series de la Enseñanza Media (1º, 2º o 3º años) de la escuela. Todos los alumnos presentes en la sala eran elegibles. Se adoptó, como criterio de exclusión, estar fuera del grupo de edad de investigación (<14 o> 19 años) y/o manifestar incapacidad para el auto rellenado.

Para determinar el tamaño de muestra fueron utilizados los criterios propuestos por Luiz Magnanini para poblaciones finitas10 siendo adoptados un nivel de significación del 5%, intervalo de confianza del 95% y error tolerable del 3%. Además del total recomendado, se incluyó en la muestra final un 10% más de individuos para compensar posibles pérdidas y rechazos. La prevalencia de desenlace desconocido considerado fue del 50% y se consideró una muestra final de 336 estudiantes.

Para la recolección de las informaciones se utilizó un cuestionario semiestructurado adaptado del COMPAQ, segunda versión, compuesto por las siguientes secciones: informaciones personales, actividad física y comportamientos sedentarios, consumo de alcohol y tabaco, percepción de salud y comportamiento preventivo. Además, también se les aplicó un cuestionario para evaluar el uso de tecnologías (Tecno-Q)11,12 y un cuestionario para evaluar la calidad del sueño (Índice de Calidad del sueño de Pittsburgh - PSQI13).

Para la evaluación del uso de smartphones se utilizó el Cuestionario de Tecnologías Portátiles e Internet Móvil (Tecno-Q), que fue previamente validado para adolescentes, de manera de ser evaluado en cuanto al proceso de validez de cara y contenido (consulta a panel de especialistas), claridad y reproducción test-re-test (aplicación en población adolescente) con siete días de intervalo entre aplicaciones. La variable proveniente del Tecno-Q presentó bajo sesgo de medición en el test Bland-Altman: 8,38 minutos/día (IC95%: 336,4; -319,7).

El Tecno-Q se compone de 17 preguntas divididas en dos secciones: sección 1 = informaciones socio demográficas; sección 2 = tecnologías portátiles y acceso a Internet. El instrumento fue desarrollado para auto rellenado en grupo y de hasta 40 sujetos en presencia de al menos un aplicador12.

El instrumento PSQI se utiliza para cuantificar la calidad del sueño y está estandarizado y validado en portugués, siendo de confianza y de uso internacional. El cuestionario PSQI evalúa la calidad del sueño durante el último mes y se compone de 19 elementos de autoevaluación. Su puntuación global varía de 0 a 20, donde cuanto menor sea la puntuación, mejor la calidad del sueño. Se consideran buenos dormidores aquellos que obtienen puntuación menor que cinco y malos dormidores aquellos que obtienen puntuación mayor que cinco. En PSQI se evalúan elementos: calidad subjetiva del sueño, latencia del sueño, duración del sueño, eficiencia habitual del sueño, trastornos del sueño, la medicación, la somnolencia diurna 14.

Para la evaluación del nivel de actividad física fue considerada la respuesta a los siguientes cuestionamientos: "Durante una semana normal (típica), en cuántos días usted practica actividades físicas moderadas a vigorosas (actividad física en la recreación, en el trabajo y en el desplazamiento)"; "Durante una semana normal (típica), cuánto tiempo al día usted practica actividades físicas moderadas a vigorosas (actividad física en la recreación, en el trabajo y en el desplazamiento). El tiempo en horas y minutos se consideró de forma continua. Posteriormente, el score bruto fue separado en más activo (≥ 300 min/semana en la actividad física) e insuficientemente activos (<300 minutos por semana en las actividades físicas en la recreación). El punto de corte adoptado (300 minutos) está de acuerdo con las directrices específicas para la población de estudio13.

Las variables exploratorias del estudio fueron: indicadores demográficos y socioeconómicos: edad (14 y 15, 16 o 18 años), serie (1 °, 2 ° y 3 ° año), período de estudio (diurno o nocturno), ingreso familiar (hasta dos salarios, tres a cinco salarios y seis salarios o más), y la situación de trabajo (sí o no). Variables conductuales: participación en las clases de Educación Física (sí o no); y, por último, variable de salud: autoevaluación de la salud (positiva o negativa).

Se realizó un análisis descriptivo de las variables de estudio, mediante la distribución de frecuencia absoluta y relativa para las variables categóricas y medidas de tendencia central (media, mediana y moda) y dispersión (desviación estándar y amplitud), para las variables continuas. También se utilizaron modelos de regresión lineal para examinar la asociación entre las variables. Todos los análisis fijaron valor de confianza del 5% (α=0,05). Para el análisis de datos, será utilizado el programa estadístico SPSS® versión 22.0.

Los padres y/o responsables de los adolescentes recibieron el Término de Consentimiento Libre y Esclarecido (TCLE) y sólo con la devolución de éste debidamente firmado es que el adolescente fue incluido en la muestra para posterior evaluación. Esta investigación fue previamente aprobada por el Comité de Ética en Investigación de la Facultad de Tecnología y Ciencia (CEP/FTC) bajo el dictamen nº 2.392.211.


RESULTADOS

Participaron del estudio 207 alumnos debidamente matriculados en la Enseñanza Media del Colegio Estadual de Cándido Sales, con predominio de mujeres (64,7%). La edad de mayor prevalencia fue entre 16 y 17 años (57,1%) y la mayoría de los adolescentes cursaba la 1ª serie de enseñanza media (40,1%) (Tabla 1).




Se encontró una mayor prevalencia de residentes en la zona urbana (85,5%) que frecuentan el turno escolar diurno (82,1%). En cuanto al escenario socio demográfico, se verificó un mayor número de adolescentes solteros (89,4%) que residen con la familia (97,1%) y se ocupan prioritariamente con actividades escolares (76,3%). Con respecto al turno que estudian. Una parte significativa de las familias de los estudiantes vivía con una renta media mensual de hasta 2 (dos) salarios mínimos (Tabla 1).

Se observa que la gran mayoría de los adolescentes participantes de la encuesta (94,2%) tienen teléfono móvil, y de éstos, el 92,6% son de tipo smartphone. Gran parte de los adolescentes hacen uso de Internet por el celular todos los días de la semana (88,8%). Gran parte de los estudiantes entrevistados (87%) no tienen tablet, y el 13% que indicó ser dueño hace uso por dos (2) días a la semana (Tabla 2).




En la tabla 3 se presentan valores descriptivos para las variables de tiempo de uso de tecnologías portátiles y nivel de actividad física en los escolares evaluados. El tiempo promedio en el uso de tecnologías portátiles al día fue de 8,59 (± 5,38) horas durante los días laborables de la semana. En cuanto al nivel de actividad física, el tiempo promedio gastado en actividades en diferentes dominios fue de 356,57 minutos por semana.




Se observó que más de la mitad de los adolescentes clasifican su calidad de sueño como buena (61%). En lo que se refiere a las horas de sueño, sólo el 3,9% de la muestra duerme menos de 5 horas diarias, mientras que el 71,2% de los adolescentes entrevistados duermen 7 horas o más al día. En el análisis de los siete componentes del PSQI fue evidente que una parte sustancial de los adolescentes investigados (51,8%) posee una buena calidad del sueño (PSQI <5), según las informaciones del último mes.

La tabla 4 presenta los valores para el análisis de regresión lineal entre la escala de la evaluación de la calidad del sueño y las variables independientes de uso de tecnología portátil en la semana (días laborables y fines de semana), además del nivel de actividad física. Hubo una relación positiva significativa entre la calidad del sueño y el uso de tecnologías en los fines de semana. El aumento del tiempo de uso de las tecnologías horas se evaluó asociado positivamente (β = 0,48; p-valor- 0.001) con los mayores scores del cuestionario Pittsburgh y, en consecuencia, peores indicadores para el comportamiento evaluado. No hubo asociación entre nivel de actividad física y calidad del sueño.




DISCUSIÓN

Los resultados de este estudio indican que el 92,6% de los adolescentes tenía celular del tipo smartphone y el 88,8% utiliza ese dispositivo todos los días de la semana para acceder a Internet con consumo medio de 8,59 (± 5,38) horas diarias. El 71% de la población investigada duerme siete horas o más por día y hubo relación entre el uso de la tecnología móvil los fines de semana y la mala calidad del sueño entre los adolescentes investigados.

Los resultados presentados son consistentes con el estudio de Oliveira (2016) que evaluó la calidad del sueño de los adolescentes, no observando correlaciones entre los parámetros de sueño durante el día y la estimación del uso diario de las mismos1. En contraste, un estudio de 2400 adolescentes (12-18 años) iraníes encontró que el uso del teléfono celular en la noche se asocia con una peor calidad del sueño2, resultados que también fueron observados en un estudio realizado con adolescentes escoceses3.

El uso de las tecnologías portátiles ha sido relacionado con la mala calidad del sueño, especialmente cuando se utiliza antes de acostarse2,3,15, aunque la asociación entre estas variables no se observó en este estudio para los días de la semana. Otro factor a ser considerado se relaciona al turno en que los escolares estudian. Estudio en los períodos de mañana y tarde estaba relacionado con el sueño más corto que los que estudiaban en el turno de noche15.

Duarte et al., (2007)16 realizó un estudio de 160 adolescentes de 15 a 18 años, en que el 66,25% se clasificó como malos dormidores, valor superior al encontrado en el presente estudio (39%). Algunos factores pueden haber contribuido para los resultados observados como características de la ciudad investigada, pequeño porte del municipio, además de los factores del perfil de estilo de vida.

Además, la asociación entre el sueño-aprendizaje y las nuevas tecnologías de información fue explorada anteriormente. Las dificultades de aprendizaje y rendimiento escolar en los adolescentes pobres han estado directamente relacionadas a la calidad del sueño, ya que una de las funciones del sueño se relaciona con la consolidación de aprendizaje5. Además, los adolescentes que pasan gran parte de la noche en el uso de tales tecnologías pueden haber afectado su calidad del sueño1, lo que reduce el rendimiento escolar5.

Aunque la relación entre el uso de la tecnología y la calidad del sueño viene siendo sugerida, parece que no hay consenso sobre el tema en la literatura científica. El uso de la calidad de los medios electrónicos y el sueño no mostró correlación estadísticamente significativa1. Sin embargo, otros estudios han señalado los efectos dañinos del uso de las aparatos antes de acostarse3.15, los cuales pueden causar impactos negativos en tareas de rendimiento que requieren atención y memoria ocupacional entre adolescentes1.

Los adolescentes de la presente investigación practican en promedio 325 minutos semanales de actividad física, lo que predispone a valores medios que clasifican a los adolescentes investigados como suficientemente activos. Cuando se evaluó la asociación entre los escores del nivel de actividad física y la calidad del sueño, no se observó asociación significativa entre las variables.

Las cuestiones relacionadas con los efectos de la actividad física sobre la calidad del sueño han sido explotados en la literatura, por lo que las sesiones de entrenamiento en diferentes momentos pueden proporcionar un impacto positivo en la calidad del sueño de los adolescentes17. Sin embargo, esta relación tiene que investigarse más a fondo, ya que no hay consenso sobre la influencia real de la magnitud de la actividad física en la calidad del sueño de los adolescentes18,19.

A pesar de que no está este dato en la mencionada investigación, especialmente por la subnotificación, teniendo en cuenta el auto cuestionario, se puede decir que los hijos muchas veces siguen las rutinas de los padres, y éstos, estableciendo reglas para la rutina y el auto cuidado, hacen posible una mejor comprensión de mejores hábitos de sueño y salud, sobre todo en los adolescentes más jóvenes20.


CONCLUSIÓN

Este estudio presenta los resultados sobre el uso del smartphone por adolescentes y su calidad de sueño. El uso excesivo de celular puede estar relacionado con la mala calidad del sueño en adolescentes al interior del Noreste, sobre todo en los fines de semana, siendo importante nuevos estudios que abarquen el ámbito nacional.


NOTA DE AGRADECIMIENTOS

Agradecemos a la Secretaria de Educación del municipio por el apoyo y a los adolescentes y responsables que posibilitaron esta pesquisa.


REFERENCIAS

1. Oliveira MLC. Relação entre o uso de "mídias eletrônicas" e os hábitos de sono, sonolência diurna e processos cognitivos em adolescentes. 2016;116p.

2. Amra B, Shahsavari A, Shayan-Moghadam R, Mirheli O, Moradi-Khaniabadi B, Bazukar M, et al. Associação entre o sono e o uso noturno de celular entre adolescentes. J Pediatr. 2017;93(6):560-7.

3. De Souza  TV, Bittencourt LRA, Tufik S, Moreira GA. Factors influencing excessive daytime sleepiness in adolescents. J Pediatr. 2016;92(2):149-55.

4. Silva RA, Silva PMF, Pereira JF de M, dos Santos DCD, Raposo JC dos S, Gomes B da MR. Adolescentes e abuso de tecnologias: Um indicativo de problemas comportamentais? Adolesc e Saude. 2017;14(3):77-82.

5. Azevedo D. A relação do sono-aprendizagem e as novas tecnologias de informação e comunicação: um desafio na educação dos adolescentes. 2014:1-6.

6. Brunborg GS, Mentzoni RA, Molde H, Myrseth H, Skouverøe KJM, Bjorvatn B, et al. The relationship between media use in the bedroom, sleep habits and symptoms of insomnia. J Sleep Res. 2011;20(4):569-75.

7. Orzech KM, Grandner MA, Roane BM, Carskadon MA. Digital media use in the 2 h before bedtime is associated with sleep variables in university students. Comput Human Behav. 2016;55:43-50.

8. Vin P, Silva C, Jr LC.  Efeitos da atividade física para a saúde de crianças e adolescentes The effects of physical activity on the health of children and adolescents . Psicol argumentos Curitiba. 2011;29(64):41-50.

9. Pereira LM, Silva PA. Relato de experiência: a pesquisa de campo no âmbito da extensão universitária. 2015;6(1):149-55.

10. Luiz RR, Magnanini MMF. A lógica da determinação do tamanho da amostra em investigações epdemiológicas. Cad Saúde Coletiva. 2000;8(2):9-28.

11. Sociedade Brasileira de Pediatria. Saúde de crianças e adolescentes na era Digital. 2016;(1):1-13. Disponível em: http://www.sbp.com.br/src/uploads/2016/11/19166d-MOrient-Saude-Crian-e-Adolesc.pdf

12. Lourenço CLM. Fatores associados ao comportamento sedentário em adolescentes: uma análise do estudo de 'avaliação de comportamentos em saúde e estilo de vida dos adolescentes em uberaba - ACtVU' [dissertação]. Uberaba: Universidade Federal do Triângulo Mineiro; 2016.

13. Physical Activity Guidelines Advisory Committee. Physical Activity Guidelines Advisory Committee Report. Washingt DC US. 2008;67(2):683.

14. Smith MT, Wegener ST. Measures of Sleep. Arthritis Care & Res. 2003;49(5):0-7.

15. Felden ÉPG, Filipin D, Barbosa DG, Andrade RD, Meyer C, Louzada FM. Factors associated with short sleep duration in adolescents. Rev Paul Pediatr. 2016;34(1):64-70.

16. Duarte GGM. A qualidade do sono, o aproveitamento escolar e o stress em adolescentes que permanecem em frente ao computador durante a noite. [dissertação]. Universidade Estadual de Campinas; 2007.

17. Santiago L da CS, Lyra MJ, Cruz PW da S, Santos MAM, Falcão APST. Efeito de uma sessão de treinamento de força sobre a qualidade do sono de adolescentes. 2015;21:148-52.

18. José A, Gonc D. Indicadores da prática de atividade física e da qualidade do sono em escolares adolescentes. Rev Bras Ciênc Esporte. 2016;38(3):290-6.

19. Souza AG, Adriazola MM, Martins RH, Bigliazzi R, Anna S, Weber T. Efeito da atividade física na qualidade do sono e qualidade de vida: revisão sistematizada. Arch Health Invest. 2017;6:561-6.

20. Andrade MMM. Rotina de sono em adolescentes e regras familiares. Adolesc Saude. 2017;14(2):76-84.
adolescencia adolescencia adolescencia
GN1 © 2004-2019 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
Boulevard 28 de Setembro, 109 - Fundos - Pavilhão Floriano Stoffel - Vila Isabel, Rio de Janeiro, RJ. CEP: 20551-030.
E-mail: revista@adolescenciaesaude.com