Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 15 nº 4 - Oct/Dic - 2018

Artículo Original Imprimir 

Páginas 82 a 91


Métodos de evaluación para predicción de la composición corporal utilizados en adolescentes con síndrome de Down: una revisión sistemática

Evaluation methods for predicting body composition used in adolescents with Down syndrome: a systematic review

Métodos de avaliação para predição da composição corporal utilizados em adolescentes com síndrome de Down: uma revisão sistemática

Autores: Geiziane Leite Rodrigues Melo1; Rafael dos Reis Vieira Olher2; Luiz Humberto Rodrigues Souza3; Rodrigo Vanerson Passos Neves4; Tânia Mara Vieira Sampaio5; Milton Rocha Moraes6

1. Bachiller y Licenciatura en Educación Física y Maestranda en Educación Física por la Universidad Católica de Brasilia (UCB). Brasilia, DF, Brasil
2. Máster en Educación Física por la Universidad Católica de Brasilia (UCB). Doctorando en Educación Física por el Programa de Post-Graduación en Educación Física por la UCB. Brasilia, DF, Brasil
3. Máster en Educación Física y Doctorando en Educación Física por el Programa de Post-Graduación en Educación Física por la Universidad Católica de Brasilia (UCB). Brasilia, DF, Brasil. Docente del curso de Educación Física en el DEDC/XII de la Universidad del Estado de Bahía (UNEB). Guanambi, BA, Brasil
4. Doctorando en Educación Física por el Programa de Post-Graduación en Educación Física por la Universidad Católica de Brasilia (UCB). Miembro del Grupo de Estudios en Entrenamiento de Fuerza en la Salud y Rehabilitación de la UCB y del Grupo de Estudios en Educación Física y Deportes del Centro Universitario Estácio Brasília. Brasilia, DF, Brasil
5. Post-Doctorado en Estudios de Recreación por la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG). Belo Horizonte, MG, Brasil. Docente en el Instituto Federal de Educación, Ciencia y Tecnología de Goiás (IFG) - Campus Luziânia. Miembro del Consejo Editorial de la Editora do IFG. Luziânia, GO, Brasil
6. Post-Doctorado concluido en el programa de Inmunología de la Universidad de São Paulo (USP, y desarrollado en el Instituto de Ciencias Biomédicas-ICB-IV. São Paulo, SP, Brasil. Profesor permanente del Programa de Post-Graduación Stricto Sensu en Educación Física (CAPES nota 4) y del curso de Educación Física de la Universidad Católica de Brasilia (UCB). Brasilia, DF, Brasil

Geiziane Leite Rodrigues de Melo
Universidade Católica de Brasília
Brasília, DF, Brasil. CEP: 71966-700
(geizianemelo93@gmail.com)

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Antropometría, obesidad, deficiencia intelectual, Síndrome de Down.
Keywords: Anthropometry, obesity, intellectual disability, Down Syndrome.
Descritores: Antropometria, obesidade, deficiência intelectual, Síndrome de Down.

Resumen:
OBJETIVO: Analizar los métodos de evaluación de la composición corporal en niños y adolescentes con síndrome de Down como herramienta de predicción a la obesidad. Metodología: estudio de revisión sistemática utilizando las siguientes bases de datos (PubMed/Medline, Scopus, SciELO y Lilacs). La búsqueda de artículos se llevó a cabo a través de las siguientes palabras clave en portugués, inglés y español: "Obesidad" y "Síndrome de Down". Los criterios de inclusión fueron: ser artículo original y muestra de niños y adolescentes.
RESULTADO Y DISCUSIÓN: 21 artículos contemplaron los criterios propuestos. Los métodos de evaluación utilizados fueron los pliegues cutáneos (DC) presentes en ocho estudios, seguido por la absorciometría radiológica de doble energía (DEXA) con 5 estudios. Con respecto a las ecuaciones utilizadas para predecir el porcentaje de grasa (% G) por medio de la DC, el más utilizado fue Slaughter et al. (1988), que se considera un buen predictivo para determinar la obesidad en adolescentes con SD, e índice de masa corporal (IMC) presente en todos los artículos.
CONCLUSIÓN: El IMC fue menos preciso en la evaluación de la composición corporal en comparación con la DC y el DEXA. Con relación a la deficiencia intelectual, la revisión mostró que ella influye en la obesidad de adolescentes, de modo que sugiere mayor atención a ese grupo en cuanto a la alimentación y actividad física.

Abstract:
OBJECTIVE: Analyze the methods of evaluation of body composition in children and adolescents with Down syndrome as a tool to predict obesity.
METHODOLOGY: Systematic review study using the following databases (Pubmed / MedLine, Scopus, Scielo and Lilacs). The search for the articles occurred through the following descriptors in Portuguese, English and Spanish: "Obesity" and "Down Syndrome". The inclusion criteria were: original article and sample of children and adolescents.
RESULT AND DISCUSSION: 21 articles contemplated the proposed criteria. The most commonly used methods of evaluation were skinfolds present in 8 studies, followed by dual energy radiological absorptiometry (DXA) with 5 studies. With respect to the equations used to predict the percentage of fat (% G) by means of the skinfolds, the most used was Slaughter et al. (1988) is a good predictor for obesity in adolescents with DS, and body mass index (BMI) present in all articles.
CONCLUSION: The BMI was less accurate in assessing body composition when compared to DC and DEXA. Regarding the intellectual disability, the revision shown that it influences adolescent obesity, so it suggests greater attention to this group regarding food and physical activity.

Resumo:
OBJETIVO: Analisar os métodos de avaliação da composição corporal em crianças e adolescentes com síndrome de Down como ferramenta de predição a obesidade.
METODOLOGIA: Estudo de revisão sistemática utilizando as seguintes bases de dados (Pubmed/MedLine, Scopus, Scielo e Lilacs). A busca dos artigos ocorreu por meio dos seguintes descritores em português, inglês e espanhol: "Obesidade" e "Síndrome de Down". Os critérios de inclusão foram: ser artigo original e amostra de crianças e adolescentes.
RESULTADO E DISCUSSÃO: 21 artigos contemplaram aos critérios propostos. Os métodos de avaliação mais utilizados foram dobras cutâneas (DC) presentes em 8 estudos, seguida pelo absortometria radiológica de dupla energia (DEXA) com 5 estudos. Com relação às equações utilizadas para predizer a percentagem de gordura (%G) por meio da DC, a mais utilizada foi Slaughter et al. (1988) que foi considerada uma boa preditora para determinar obesidade em adolescentes com SD, e o índice de massa corporal (IMC) presente em todos artigos.
CONCLUSÃO: O IMC foi menos preciso na avaliação da composição corporal quando comparado a DC e ao DEXA. Com relação à deficiência intelectual, a revisão mostrou que ela influencia na obesidade de adolescentes, de modo que sugere maior atenção a esse grupo quanto à alimentação e atividade física.

INTRODUCCIÓN

La incidencia de la obesidad ha aumentado considerablemente en todo el mundo1 y se caracteriza por la acumulación excesiva de grasa que también ha afectado a los niños y adolescentes con síndrome de Down (SD)2. La prevalencia en este público puede ser causada por el aumento de estilo de vida sedentario, el exceso de ingesta de calorías y nutrientes4, hipotonía muscular, menor tasa metabólica basal3, y enfermedades secundarias tales como hipotiroidismo y apnea del sueño4.

En niños y adolescentes con síndrome de Down, cuadros elevados de obesidad se han registrado desde los años 80 hasta la actualidad, por lo que existe la probabilidad de éstos ser adultos obesos1. Según Rimmer et al.4 la incidencia ha aumentado en los individuos con síndrome de Down antes de llegar a 20 años.

A partir de este marcado aumento, es razonable inferir que este marco de obesidad en crecimiento puede contribuir al aumento de riesgos para la salud3 y riesgo de comorbilidades, siendo fundamental para evitar esta situación en los jóvenes con SD5. Como resultado, los métodos de evaluación de la composición corporal se utilizan para controlar el crecimiento y desarrollo del cuerpo, y también para evaluar la composición corporal de los niños y adolescentes con SD6.

Sin embargo, hoy en día hay pocos métodos que estiman la grasa corporal en niños y adolescentes en comparación a los adultos3. Por otra parte, coexiste la incertidumbre6 acerca de su uso y hay un hiato en la literatura cuando se trata de personas con síndrome de Down. Para Casey6 existen pocos estudios que determinan con confiabilidad y precisión la validez de los métodos de evaluación de la composición corporal en personas con discapacidad intelectual.

Otro factor a considerar son las desventajas en aplicarse métodos indirectos, tales como la pletismografía por desplazamiento de aire (ADP); absorciometría radiológica de doble energía (DEXA) y bioimpedancia eléctrica (BIA). A pesar de que son más precisos y fiables cuando se compara con los métodos doblemente indirectos, por ejemplo, pliegues de la piel (DC) y la circunferencia del cuerpo, tienen un alto costo financiero para estimar la grasa corporal en estudios de población. En contraste, los métodos doblemente indirectos son de bajo costo y se pueden aplicar en una investigación de estudio de la población7.

Además de eso, estudios indican fallas en la aplicación de métodos para evaluar la composición corporal tanto en la población con y sin SD, especialmente en relación con el índice de masa corporal (IMC)5. En este sentido, se reconoce que aunque el IMC sea un parámetro para la predicción de obesidad mundialmente aceptado, hay que notar su fragilidad como instrumento, teniendo en cuenta la posibilidad de correlacionar el peso corporal total dentro de una estimación absoluta, no diferenciando el peso corporal de masa delgada6.

De este modo, es importante averiguar por medio de una revisión sistemática los diferentes métodos de análisis de composición corporal más utilizado en niños y adolescentes con SD para determinación del grado de obesidad.


MÉTODO

La búsqueda fue realizada en periódicos indexados en las bases de datos electrónicos MEDLINE/PUBMED, LILACS, SCIELO y SCOPUS, sobre los métodos de evaluación de la composición corporal más utilizado en niños y adolescentes con SD para predecir la obesidad. Los descriptores utilizados para la búsqueda electrónica en las bases de datos han sido identificados en consulta con los Descriptores en Ciencias de la Salud (DeCS), a través del portal de la Biblioteca Virtual en Salud (BVS). La búsqueda se realizó a partir de octubre 2014 a septiembre 2017, usando las siguientes palabras clave: síndrome de Down o Mongolismo y obesidad, en combinación con el operador and  tanto en el idioma inglés, español y portugués.

Los criterios de inclusión de los estudios para análisis fueron: artículos de estudios primarios cuantitativos que hayan investigado la obesidad en niños y adolescentes con Síndrome de Down; como objetivo principal o secundario de estudio; estudios publicados entre 2005 y 2017; estudios publicados en portugués, inglés y español y muestra de niños y adolescentes.

Como criterios de exclusión se utilizaron los siguientes requisitos: artículos de revisión; artículos repetidos; una muestra formada por un grupo de edad de 0 a 2 años, adultos y ancianos; investigación realizada con animales; los artículos que tratan enfermedades tales como trastornos del sueño para respirar, apnea del sueño, asma, la amigdalectomía, adenoidectomía, adenoamigdalectomía, Alzheimer. Fueron excluidos también trabajos de monografías, disertaciones y tesis.


RESULTADOS

La figura 1 muestra el diagrama de flujo que contiene las etapas del proceso de búsqueda y selección de los artículos incluidos en la presente revisión. A partir de las palabras clave se identificaron inicialmente en 1171 artículos potenciales, siendo que las combinaciones que se llevaron a cabo en cada base de datos fueron: Síndrome de Down and obesidad (SciELO y LILACS); Down Syndrome and obesity (SCOPUS y PubMed) y Mongolism and obesity (MEDLINE), siendo que el segundo término mongolismo fue utilizado según MeSH como sinónimo, pues la base de datos MEDLINE tiene como indexado ese término. En esta etapa, 914 fueron identificados en la base de datos SCOPUS, 142 artículos en MEDLINE, 72 en PUBMED, 34 en LILACS, y nueve en SCIELO y, a partir de eso, 21 artículos fueron considerados elegibles para el estudio.


Figura 1. Identificación y selección de los artículos incluidos en la revisión.



Se observó que los países que más publicaron sobre la temática de la obesidad para público con SD fueron España y Estados Unidos de América, cinco y seis respectivamente, siendo que Brasil contribuye con tres estudios. El grupo de edad varía entre 2 a 20 años de edad, con muestras entre 22 y 333 individuos. La Tabla 1 describe los métodos utilizados para evaluar la composición corporal de la mayoría de los estudios revisados, que eran: DC estaban presentes en 11 estudios, seguido por DEXA en seis estudios y otros métodos (ADP y BIA) en dos trabajos. Con respecto a las ecuaciones utilizadas para predecir el porcentaje de grasa (%G) por DC, los más utilizados fueron Slaughter et al.14 en cada ocho trabajos, seguido por Durnin et al.15 y Brook et al16. Otras ecuaciones estaban presentes en otros dos estudios: Johnston et al. 17; Durnin y Rahman 18; Weststrate y Deurenberg 19. Un aspecto relevante a destacar es que todos los estudios adoptaron el IMC para predecir la obesidad de esta población.




En las tablas 2 y 3 figuran los resultados de IMC y %G tanto para sexos masculinos y femeninos y/o juntos. A partir de la distribución de los valores de IMC se observó que las niñas mostraron IMC y %G mayor que los niños20. Además, en siete estudios que contenían una muestra tanto de con y sin SD se observó que los individuos con SD tienen mayor IMC con respecto a los individuos sin SD. De la misma forma, en otros cuatro estudios se observó que los individuos con SD tienen mayor %G con relación a los individuos sin SD.






DISCUSIÓN

Se observó en la tabla 1 que los métodos más utilizados para predecir la obesidad fueron DC, con el 52,3% de los estudios revisados, que posiblemente fue el más utilizado por ser un método de fácil manejo y costo relativamente bajo, además de estimar la grasa corporal total en situaciones de campo y clínica6. El ADP e BIA juntos fueron poco utilizados (13,4%) mismo siendo métodos fáciles, rápidos y precisos para determinar el %G en comparación, respectivamente, por DC y DEXA2,7. Sin embargo, para Loverday2 el BIA es válido para medir el %G en personas con SD, lo que puede ser derivado de presentar una composición corporal propia. Otro aspecto destacado es que la ADP fue utilizada por 38,09% de los estudios, y el DEXA fue utilizado por 28,5 muestra, usados como parámetro de evaluación corporal en niños y adolescentes con precisión7.

Con relación a las ecuaciones más utilizadas para predecir el %G, el examen indicó que el método con DC más utilizado fue el de Slaughter et al.14 presente en 72.7% de los artículos3,5,7,22-26. González-Agüero et al.7 investigaron la precisión de las ecuaciones para estimar el %G por medio de la DC comparando con ADP en niños y adolescentes con SD, de modo que el resultado encontrado fue la ecuación de Slaughter et al.14 que presentó valores próximos de ADP. La ecuación de Slaughter et al.14 es usada en investigaciones de práctica clínica y de población, la cual lleva en consideración el nivel de madurez, raza y sexo. De ese modo, el abordaje multicomponente de la composición corporal y la inmadurez química de los niños deben ser consideradas14.

En el estudio de González Agüero et al.27 en el que compara la distribución regional y global de la masa grasa y leve entre los niños y adolescentes con y sin SD, se observó que los valores de IMC fueron más bajos para las personas con y sin SD, en comparación con los métodos de ADP y DEXA indirecta. El hecho que vale la pena mencionar es que en todos los estudios se adoptó el índice de masa corporal para predecir la obesidad, incluso con discusiones y diferentes interpretaciones de su uso en la población general5, por lo que el IMC puede variar según la edad cronológica, biológica, etnicidad y género5. En contraste, el alto IMC en la adolescencia es un indicador de riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles relacionadas con la obesidad en la edad adulta1. Sin embargo, Freire et al.5 encontraron una fuerte correlación entre el IMC y % G por medio de DC, por lo que para saber el peso ideal no se recomienda utilizar solamente la altura, pero sí considerar la somatotipo, es decir, el tipo físico de cada persona y el %G asociados a otras medidas de composición corporal más fidedignas. Por otra parte, el dimorfismo sexual27, fisiológico, ambiental y diferencias genéticas7, la actividad física y la mala alimentación22 deben ser considerados.

De esta manera, se ha encontrado en estudios de Izquierdo-Gomes23, Hill8, Izquierdo-Gomes24, Galli9, Wee28 e Izquierdo-Gomes26 que el índice de masa corporal de los sujetos de ambos sexos con SD fue mayor que sin SD, y lo mismo ocurrió para el %G para ese grupo. Esto se debió a factores ambientales, biológicos y sociales que pueden influir en la obesidad a través de la cultura en que esta población se inserta23, ya que el nivel de ejercicio físico regular en los jóvenes con SD es bajo27.29. Algunas imposibilidades a la práctica de actividad física serían el pie plano, la laxitud de los ligamentos e hipotonía muscular, lo que refleja la movilidad y pueden desempeñar cambios en el control postural, desalentando al participante con SD30. En relación a los aspectos fisiológicos, el aumento de los niveles de leptina, gasto energético en reposo y modelo de la ingesta de alimentos también puede influir en la mayor incidencia de obesidad en esta población8,21,22,23.

Estudios Bandini13, Loveday2, Bertapelli3 y Freire Samur-San Martin12 demostraron una marcada diferencia cuando se compara el índice de masa corporal y %G en individuos con síndrome de Down en comparación con el sexo, donde las niñas tenían el IMC y G% más alto que los niños. Según González-Agüero27 y Bertapelli27, eso se produce debido al dimorfismo sexual y la distribución de la masa de grasa, que tienen una incompatibilidad en relación con la diferencia sexual cada vez más evidente en la transición de la pubertad. Y es en esa fase en que se nota un cambio en la composición corporal significativa entre el niño y la niña. Esta distribución de la grasa tiene una relación con los trastornos de la regulación hormonales que pueden resultar en el desarrollo sexual y, por lo tanto, influir en la composición corporal25.

En cuanto a la distribución de la grasa corporal, en los estudios de Bertapelli3 y Grammatikopoulou2, se observa que los niños tienen el mayor %G antes de la pubertad, que es alrededor de los 12 años. Por otro lado, el %G de las niñas fue más acentuado después de los 12 años. El mismo fenómeno se produce en la población sin SD, que durante la edad adulta suaviza este dimorfismo sexual en la composición corporal1.2.

En cuanto al grado de discapacidad intelectual (DI), de acuerdo a Jankowinz et al.20 encontró que las mujeres tienen mayor índice de masa corporal y el %G más elevado cuando la discapacidad intelectual es moderada y, además, tienen una mayor tendencia a la ganancia de peso corporal total. El grado DI leve y moderado de las mujeres permaneció similar en comparación con los hombres. Por lo tanto, las mujeres presentan mayor riesgo para desarrollar la obesidad cuando se relaciona con el grado de DI de esta población con SD. Lo mismo se encontró en el estudio Wee28 que mostró que los participantes que tienen DI de ambos sexos presentaron mayor IMC en la población general, de manera que la DI influencia en la obesidad.


CONSIDERACIONES FINALES

Los métodos más utilizados en los estudios analizados fueron DC y el DEXA. El IMC, aunque sea objeto de discusión sobre su eficacia, está presente en todos los estudios. Por otra parte, se puede observar que los resultados encontrados de IMC desentonan en comparación con métodos indirectos (DEXA) y doblemente indirecto (DC). Por lo tanto, el uso de otros parámetros de evaluación de la composición corporal para determinar la obesidad en individuos con SD deben ser utilizados. Además, se observó que la DI influye en la obesidad de niñas adolescentes, en comparación con los niños, de modo que este estudio sugiere mayor atención a ese grupo en relación a los cuidados con la alimentación y actividad física. Luego, se sugieren nuevas búsquedas con diferentes descriptores para profundizar en la temática de métodos de composición corporal en niños y adolescentes con SD.


REFERENCIAS

1. Tirosh A, Shai I, Afek A, Dubnov-Raz G, Ayalon N, Gordon B, et al. Adolescent BMI trajectory and risk of diabetes versus coronary disease. New England Journal of Medicine 2011;364(14):1315-25.1.

2. Loveday SJ, Thompson J, Mitchell EA. Bioelectrical impedance for measuring percentage body fat in young persons with Down syndrome: validation with dual-energy absorptiometry. Acta Paediatrica 2012;101(11).

3. Bertapelli F, Gorla JI, da Silva FF, Costa LT. Prevalence of obesity and the body fat topography in children and teenagers with down syndrome. Journal of Human Growth and Development 2013.

4. Rimmer J, Yamaki K, Lowry B, Wang E, Vogel L. Obesity and obesity-related secondary conditions in adolescents with intellectual/developmental disabilities. Journal of Intellectual Disability Research 2010;54(9):787-94.

5. Freire F, Costa LT, Gorla JI. Indicadores de obesidade em jovens com síndrome de down. Motricidade. 2014;10(2):02-10.

6. Casey AF. Measuring body composition in individuals with intellectual disability: a scoping review. Journal of obesity 2013.

7. González-Agüero A, Vicente-Rodríguez G, Ara I, Moreno L, Casajús J. Accuracy of prediction equations to assess percentage of body fat in children and adolescents with Down syndrome compared to air displacement plethysmography. Research in developmental disabilities 2011;32(5):1764-9.

8. Hill DL, Parks EP, Zemel BS, Shults J, Stallings VA, Stettler N. Resting energy expenditure and adiposity accretion among children with Down syndrome: a 3-year prospective study. European journal of clinical nutrition 2013;67(10):1087-91.

9. Galli M, Cimolin V, Rigoldi C, Condoluci C, Albertini G. Effects of obesity on gait pattern in young individuals with Down syndrome. International Journal of Rehabilitation Research. 2015;38(1):55-60.

10. Ordonez FJ, Rosety M, Rosety-Rodriguez M. Influence of 12-week exercise training on fat mass percentage in adolescents with Down syndrome. Medical science monitor. 2006;12(10):CR416-CR9.

11. Asha KR, Subhash L, Nanjaiah CM. A cross sectional study of stature and weight in Down syndrome patients. Research Journal of Pharmaceutical, Biological and Chemical Sciences2014, 5(5):294-97.

12. Samur-San-Martin JE, Moreira Gonçalves E, Bertapelli F, Teixeira Mendes R, Guerra-Júnior G. Body mass index cutoff point estimation as obesity diagnostic criteria in Down syndrome adolescents. Nutricion hospitalaria 2016;33(5).

13. Bandini LG, Fleming R, Scampini R, Gleason J, Must A. Is body mass index a useful measure of excess body fatness in adolescents and young adults with Down syndrome? Journal of Intellectual Disability Research 2013;57(11):1050-7.

14. Slaughter MH, Lohman T, Boileau R, Horswill C, Stillman R, Van Loan M, et al. Skinfold equations for estimation of body fatness in children and youth. Human biology 1988:709-23.

15. Durnin JV, Womersley J. Body fat assessed from total body density and its estimation from skinfold thickness: measurements on 481 men and women aged from 16 to 72 years. British journal of nutrition 1974;32(1):77-97.

16. Brook C. Determination of body composition of children from skinfold measurements. Archives of Disease in Childhood 1971;46(246):182-4.

17. Johnston JL, Leong MS, Checkland E, Zuberbuhler PC, Conger PR, Quinney H. Body fat assessed from body density and estimated from skinfold thickness in normal children and children with cystic fibrosis. The American journal of clinical nutrition 1988;48(6):1362-6.

18. Durnin J, Rahaman MM. The assessment of the amount of fat in the human body from measurements of skinfold thickness. British Journal of Nutrition 1967;21(3):681-9.

19. Weststrate JA, Deurenberg P. Body composition in children: proposal for a method for calculating body fat percentage from total body density or skinfold-thickness measurements. The American journal of clinical nutrition 1989;50(5):1104-15.

20. Jankowicz-Szymanska A, Mikolajczyk E, Wojtanowski W. The effect of the degree of disability on nutritional status and flat feet in adolescents with Down syndrome. Research in developmental disabilities 2013;34(11):3686-90.

21. Magge SN, O'Neill KL, Shults J, Stallings VA, Stettler N. Leptin levels among prepubertal children with Down syndrome compared with their siblings. The Journal of pediatrics 2008;152(3):321-6.

22. Grammatikopoulou MG, Manai A, Tsigga M, Tsiligiroglou-Fachantidou A, Galli-Tsinopoulou A, Zakas A. Nutrient intake and anthropometry in children and adolescents with Down syndrome-a preliminary study. Development al neuro rehabilitation 2008;11(4):260-7.

23. Izquierdo-Gomez R, Martínez-Gómez D, Tejero-Gonzalez CM, Cabanas-Sánchez V, Ruiz Ruiz J, Veiga ÓL. Are poor physical fitness and obesity two features of the adolescent with Down syndrome? Nutricion Hospitalaria 2013;28(4).

24. Izquierdo-Gomez R, Martínez-Gómez D, Villagra A, Fernhall B, Veiga ÓL, UP, et al. Associations of physical activity with fatness and fitness in adolescents with Down syndrome: The UP&DOWN study. Research in developmental disabilities 2015;36:428-36.

25. Venegas E, Ortiz T, Grandfeltd G, Zapata D, Fuenzalida P, Mosso C. Nutrition assessment and indicators of visceral fat and subcutaneous fat in children with Down syndrome. International Medical Review on Down Syndrome 2015;19(2):21-7.

26. Izquierdo-Gómez R, Martínez-Gómez D, Fernhall B, Sanz A, Veiga ÓL. The role of fatness on physical fitness in adolescents with and without Down syndrome: The up&downstudy. International Journal of Obesity 2016;40(1):22.

27. González-Agüero A, Ara I, Moreno LA, Vicente-Rodríguez G, Casajús JA. Fat and lean masses in youths with Down syndrome: gender differences. Research in developmental disabilities 2011;32(5):1685-93.

28. Wee SO, Pitetti KH, Goulopoulou S, Collier SR, Guerra M, Baynard T. Impact of obesity and Down syndrome on peak heart rate and aerobic capacity in youth and adults. Research in developmental disabilities 2015;36:198-206.

29. Whitt-Glover MC, O'Neill KL, Stettler N. Physical activity patterns in children with and without Down syndrome. Pediatric rehabilitation 2006;9(2):158-64.

30. Pau M, Galli M, Crivellini M, Albertini G. Relationship between obesity and plantar pressure distribution in youths with Down syndrome. American journal of physical medicine & rehabilitation 2013;92(10):889-97.

31. Carter J. Part 1: The Heath-Carter anthropometric somatotype-instruction manual. Fromhtth/cmvwsomatotypeorg/Heath-CarterManualpdf [Retrieved 31 Janu-uary 2013]. 2002:3-4.
adolescencia adolescencia adolescencia
GN1 © 2004-2019 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
Boulevard 28 de Setembro, 109 - Fundos - Pavilhão Floriano Stoffel - Vila Isabel, Rio de Janeiro, RJ. CEP: 20551-030.
E-mail: revista@adolescenciaesaude.com