Revista Adolescência e Saúde

Revista Oficial do Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente / UERJ

NESA Publicação oficial
ISSN: 2177-5281 (Online)

Vol. 16 nº 3 - Jul/Sep - 2019

Artículo Original Imprimir 

Páginas 22 a 31


Evaluación del estilo de vida individual de los adolescentes escolares

Evaluation of individual lifestyle of school adolescents

Avaliação do estilo de vida individual de adolescentes escolares

Autores: Maria Lucileide Costa Duarte1; Francisco Elizaudo Brito-Júnior2; Paulo Felipe Ribeiro Bandeira3

1. Máster Profesional en Educación en Salud (Salud Infantil y Adolescente) de la Universidad Estatal de Ceará (UECE). Trabajadora social por el Instituto Federal de Educación, Ciencia y Tecnología de Ceará (IFCE). Crato, CE, Brasil
2. Doctorado en Ciencias Biológicas (Bioquímica Toxicológica), Universidad Federal de Santa María (UFSM). Profesor de la Universidad Regional de Cariri (URCA). Crato, CE, Brasil
3. Estudiante de doctorado en 3D en Ciencias del Movimiento Humano, Universidad Federal de Rio Grande do Sul (UFRGS). Master en Ciencias del Movimiento Humano por la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (UFRGS). Profesor de la Universidad Regional de Cariri (URCA). Crato, CE, Brasil

Maria Lucileide Costa Duarte
(lucileideduarte@hotmail.com ou lucileide@ifce.edu.br)
Instituto Federal de Educação, Ciência e Tecnologia do Ceará (IFCE), Departamento de Assuntos Estudantis, Campus Crato
Rodovia CE 292, Bairro Gisélia Pinheiro
Crato, CE, Brasil. CEP: 63115-500

Enviado el 12/12/2018
Aprobado el 18/03/2019

PDF Portugués      


Scielo

Medline

Como citar este artículo

Palabra Clave: Adolescente Estilo de Vida; Calidad de Vida.
Keywords: Adolescent; Life Style; Quality of Life.
Descritores: Adolescente; Estilo de Vida; Qualidade de Vida.

Resumen:
OBJETIVO: El objetivo de este estudio fue evaluar el estilo de vida de los estudiantes de los cursos técnicos integrados a la escuela secundaria de una Institución Federal de Educación de Ceará, campus Crato.
MÉTODO: Este es un estudio transversal, cuantitativo y censal de 202 adolescentes de 14 a 19 años. Tres casos no estaban en la base de datos, resultando en 199 participantes. Utilizamos el Perfil de estilo de vida individual - Pentáculo de bienestar y estadísticas descriptivas (media y desvío estándar), donde se adoptó un nivel de significancia de p <0.05.
RESULTADOS: los estudiantes presentaron un estilo de vida general regular. El promedio más bajo ocurrió en el comportamiento preventivo. Los niños tuvieron mejores resultados que las niñas en todos los componentes del Perfil de estilo de vida individual.

Abstract:
OBJECTIVE: It was aimed to evaluate students' lifestyle of the technical courses integrated to the high school of the Federal Institute of Education, Science and Technology, campus Crato.
METHODS: It is a transversal, quantitative and census study with the participation of 202 adolescents aged between 14 to 19. Three cases were not included in the database, resulting in 199 participants. It was used the individual lifestyle profile - Pentacle of welfare, and descriptive statistics (mean ± SD) using a significance level of p <0.05.
RESULTS: The students presented a regular lifestyle. The lowest mean occurred in the preventive behavior. The boys had better results than the girls in all components of the Individual Lifestyle Profile.

Resumo:
OBJETIVO: Objetivou-se avaliar o estilo de vida dos escolares dos cursos Técnicos integrados ao ensino médio de uma Instituição Federal de Educação do Ceará, campus Crato.
MÉTODO: Este é um estudo transversal, quantitativo e censitário com 202 adolescentes com idade entre 14 e 19 anos. Três casos não constaram no banco de dados, resultando em 199 participantes. Usou-se o Perfil do Estilo de Vida Individual -Pentáculo do bem-estar, e estatística descritiva (média e desviopadrão), onde adotou-se um nível de significância de p< 0,05.
RESULTADOS: Os discentes apresentaram um estilo de vida geral regular. A menor média ocorreu no comportamento preventivo. Os meninos tiveram resultados melhores que as meninas em todos os componentes do Perfil do Estilo de Vida Individual.

INTRODUCCION

Las transformaciones socioeconómicas, políticas, culturales y ambientales causadas por la revolución técnico-científica han influido en el comportamiento y el estilo de vida de las personas, incluidos los adolescentes, influyendo en su calidad de vida. Según la Organización Mundial de Salud (OMS), la calidad de vida es "la percepción que tiene el individuo sobre su posición en la vida, considerando el contexto cultural, los valores, así como sus objetivos, expectativas, estándares y preocupaciones"1.

Según Nahas2, la calidad de vida resulta de un conjunto de parámetros individuales y socio ambientales que pueden ser modificables o no, caracterizando así las condiciones de vida del ser humano. Él entiende que el estilo de vida es un "conjunto de acciones habituales que reflejan las actitudes, valores y oportunidades de las personas en la vida" 2. El autor señala que estas acciones incluyen hábitos alimenticios, control del estrés, actividad física habitual, relaciones sociales y prevención de conductas de riesgo.

Se observa que este parámetro es algo inherente a todos los grupos de edad, incluida la adolescencia. Esta es una fase marcada por cambios en el cuerpo, en la forma de ser, pensar y actuar del adolescente. Hay transformaciones biológicas, sociales y de comportamiento que afectan significativamente los hábitos alimenticios, las relaciones sociales, familiares, culturales y espirituales, y en una forma de (mal) entendimiento con el propio ser3.

En esta dirección, la relevancia de la adquisición y el mantenimiento de hábitos saludables destinados a mejorar la calidad de vida y la salud, a través del fomento de la actividad física regular, una alimentación adecuada y saludable, un sueño suficiente, se ha enfatizado últimamente, restricción en el consumo de alcohol, fumar, así como en el tiempo libre, control emocional y de estrés4.

Es de destacar que en la adolescencia, los patrones de comportamiento y los estilos de vida ganan espacio para la capacitación. Tales comportamientos influirán en el patrón de morbilidad y atención médica futuras. Teniendo en cuenta que los factores de riesgo de enfermedades crónicas pueden comenzar durante este período, esta fase se percibe como esencial para las intervenciones y los cambios en los hábitos y comportamientos de los adolescentes5.

La investigación aplicada en Brasil y en todo el mundo, concatenada con el comportamiento de los escolares, demuestra excesos en el comportamiento de los adolescentes, lo que plantea la necesidad de realizar estudios sobre el tema6.

En este sentido, Farias et al.7 señalaron que los estudiantes de secundaria experimentan una fase marcada por muchos descubrimientos, incertidumbres e inseguridades y, en general, los adolescentes están influenciados por la construcción de su personalidad, que puede determinar su forma de vida. En este período, incorporar más información sobre la adopción de un estilo de vida saludable puede ser crítico para su futuro bienestar.

En vista de lo anterior, el objetivo de este estudio es evaluar el estilo de vida general de los estudiantes adolescentes en cursos técnicos integrados en la escuela secundaria de una Institución Federal de Educación de Ceará (IFCE) de la ciudad de Crato.


METODOLOGÍA

Estudio basado en la base de datos de investigación "Determinantes sociodemográficos y conductuales del estilo de vida y la calidad de vida en adolescentes escolares" del Máster Profesional en Salud Infantil y Adolescente de la Universidad Estatal de Ceará (UECE), en colaboración con la Universidad Regional do Cariri (URCA).

Este es un estudio transversal, cuantitativo, censal realizado en un Instituto Federal de Educación de Ceará (IFCE). Un total de 202 estudiantes participaron en la investigación, y tres casos no se incluyeron en la base de datos, lo que resultó en 199 participantes para el análisis (111 niños y 88 niñas). El rango de edad de los estudiantes tenía entre 14 y 19 años, matriculados en los Cursos Integrados de Técnico Superior en Agricultura y Técnico en Computación para Internet.

La recopilación de datos tuvo lugar en las últimas dos semanas de febrero de 2018, con la presencia del investigador en las fechas y horarios programados en el aula. Los estudiantes participaron en la investigación después de devolver los Términos de consentimiento informado (ICF), firmados por sus padres/tutores, así como los Términos de consentimiento informado (TALE), de acuerdo con los estándares éticos requeridos por la Resolución del Consejo No. 466/12. Salud nacional.8 Este estudio fue aprobado por el Comité de Ética de Investigación (CEP) con el Número de Opinión: 2.421.758.

Los estudiantes en situaciones de licencia temporal o permanente, aquellos que no estaban en condiciones físicas y mentales para responder los cuestionarios y los estudiantes cuyos padres / tutores no firmaron el formulario de consentimiento fueron excluidos del estudio.

Para evaluar el estilo de vida, aplicamos el instrumento Perfil de estilo de vida individual, derivado del Pentáculo de Bienestar, validado en Brasil por Nahas, Barros, Francalacci9. Es un cuestionario auto administrado, que consta de preguntas que deben responderse individualmente, en una escala de cero a tres (cero significa ausencia total de tal característica en el estilo de vida y tres expresa el logro completo del comportamiento considerado).

El instrumento tiene 15 elementos para completar y los participantes deben colorear con crayones las bandas representativas de cada uno de los elementos autocalificados. Cuanto más colorida sea la representación gráfica, más apropiado será su estilo de vida. El Pentáculo del Bienestar está representado en forma de una estrella de cinco puntas, cada una de las cuales se refiere a un factor particular: nutrición, actividad física, comportamiento preventivo, relaciones y estrés2.

Los datos obtenidos se digitalizaron en la hoja de cálculo Excel 2016 y se analizaron en el lenguaje de programación R y Python 3.6. Se utilizó estadística descriptiva (media y desvío estándar), lo que permitió la construcción de figuras y la construcción de gráficos de barras de acuerdo con la frecuencia de las respuestas a los ítems, y se adoptó un nivel de significancia de p <0.05.


RESULTADOS

Los componentes del estilo de vida se analizaron de acuerdo con los valores promedio de cada dimensión del Pentáculo de Bienestar. En el componente de Nutrición, el promedio fue de 1.29% y 1.22% para niños y niñas, respectivamente. En el componente de Actividad Física, los hombres tenían un puntaje de 1.42% y las niñas, 1.04%. En Comportamiento preventivo, se observó un promedio de estudiantes varones de 1.08% y mujeres de 1.02%; En el componente de Relación Social, los adolescentes varones tuvieron un puntaje de 1.96% y las niñas, 1.80; En el componente Control de estrés, los puntajes fueron 1.59% y 1.37% para niños y niñas, respectivamente. El estilo de vida general para los estudiantes varones fue de 1.46% y para las niñas fue de 1.29%. Todas las variables presentaron resultados significativos, y el componente con el puntaje más alto fue Relación social y el más bajo, Comportamiento preventivo (Tabla 1).




Para promover una mejor visualización de los resultados del Perfil de estilo de vida de adolescentes, presentamos a continuación, la figura 1 que representa la estrella de cinco puntas que describe los cinco factores relacionados con el estilo de vida2.


Figura 1. Estrella del Pentáculo de Bienestar
Fuente: Elaboración propia.



Las Figuras 2 y 3 presentan los datos porcentuales de las respuestas de cada dimensión de estilo de vida (nutrición, actividad física, relaciones, comportamiento preventivo y control del estrés) separadas por género de los adolescentes analizados.


Figura 2. Datos porcentuales, hombres y respuestas de cada dimensión de estilo de vida de los adolescentes inscritos en los cursos técnicos integrados de la escuela secundaria de un Instituto Federal de Educación. EC 2018
Fuente: Elaboración propia.


Figura 3. Datos de porcentaje, mujeres y respuestas de cada dimensión de estilo de vida de los adolescentes inscritos en los cursos técnicos integrados de la escuela secundaria de un Instituto Federal de Educación. EC 2018
Fuente: Elaboración propia.



DISCUSION

Conocer los factores que corroboran el desarrollo de un estilo de vida saludable, especialmente en la adolescencia, es de fundamental importancia. Las experiencias en esta fase son comunes a la mayoría de las personas, pero son independientes solo de los problemas orgánicos o económicos, pero también del contexto psicosocial en el que se insertan, que se centra en las actitudes y la toma de decisiones (comportamientos), lo que los convierte en un sujeto de necesidades amplias y más específicas10.

En este entendimiento, está claro que los resultados evidenciados en el estilo de vida de los estudiantes de este estudio indican una situación que requiere atención. Esta situación es algo similar al estudio de Orsano et al.11, al evaluar el estilo de vida y la forma física en estudiantes de secundaria de Demerval Lobão - PI. Los autores observaron un EV promedio general de 1.79%, que se clasificó como "regular". En los estudios de Westphal et al.12, el promedio general alcanzó el puntaje mucho más alto (2.09%) que indica un estilo de vida positivo de los participantes.

El promedio del componente de actividad física observado en este estudio fue similar al resultado de estas investigaciones, en las cuales los niños presentaron promedios más altos que las niñas. Una situación similar se encontró en la Encuesta nacional de salud escolar - 201513, la Encuesta global de salud estudiantil basada en la escuela - 201514, y en estudios internacionales realizados en Kuwait, Indonesia, Guatemala y Mozambique. Es decir, parece ser una tendencia mundial para que las niñas practiquen menos actividad física que los niños.

La literatura ha registrado una mayor proporción de niños activos en comparación con las niñas y parece que ser hombre es un factor asociado positivamente con un mayor nivel de actividad física. Esto puede explicarse por el contexto sociocultural. Desde la infancia, los niños están motivados para hacer ejercicio, como trepar a los árboles, andar en bicicleta, jugar a la pelota, mientras que se alienta a las niñas a desarrollar actividades típicamente sedentarias15. Además de los factores socioculturales, también hay factores biológicos y educativos16.

Dado lo anterior, es interesante motivar a los estudiantes, especialmente a los adolescentes, para que disfruten del ambiente escolar físico disponible para ellos, como gimnasios, canchas deportivas, gimnasios, áreas verdes, así como otras actividades extracurriculares. Además de las clases de educación física, se pueden utilizar otros mecanismos para despertar el interés en los deportes y proporcionar significados innovadores que se agregarán a la vida cotidiana de las niñas y adolescentes en general.

Aludiendo al componente de relaciones sociales, hubo un puntaje general muy cercano al nivel 2, el mínimo deseable en la escala de perfil de estilo de vida individual. Los hallazgos de Orsano et al.11 alcanzaron un puntaje de 2.6%, considerado "positivo" para el estilo de vida. Esta misma positividad (promedio 2.1%) se obtuvo en una encuesta con estudiantes de secundaria de Alfenas - MG17, y en un estudio con adolescentes de nivel medio de Canoinhas-SC donde también se alcanzó un nivel "bueno", expresado en el puntaje 2,3 % 12.

El componente de relación social es uno de los más relevantes del Pentáculo. La integración social promovida por la inserción de niños y adolescentes en reuniones con amigos, actividades deportivas grupales y participación en asociaciones genera bienestar mental y equilibrio entre sus valores, cultura y hábitos. Sin embargo, actualmente, las relaciones sociales han perdido sus espacios para la tecnología, motivando a los adolescentes y jóvenes a unirse a los personajes del mundo virtual, sin conocerlos personalmente, poniendo en peligro su salud y seguridad18.

En referencia a este componente, las buenas relaciones interpersonales se han visto en la literatura como una característica fundamental para la construcción de una identidad social. Buscando cultivar amistades y relacionarse mejor, el individuo trata de comprender mejor la dinámica social, teniendo una posición más flexible frente a las barreras existentes en la sociedad19.

Esto es válido para todas las etapas de la vida de cada ser humano y, en este sentido, a través de las relaciones, el adolescente expande su ciclo de amistad y, naturalmente, es invitado a insertarse en las actividades más diversas de su mundo extrafamiliar.

Con respecto al comportamiento preventivo, está claro que el promedio estuvo alerta, requiriendo orientación y cambios en el estilo de vida de los participantes. Estos hallazgos diferían mucho de los resultados encontrados en otros estudios con adolescentes de secundaria12, que encontraron un puntaje de 2.5%. Flausino et al.17 observaron un promedio de 1.46% y Orsano et al.11 encontraron un valor de 2%.

Otra investigación con adolescentes que utilizaron diferentes instrumentos metodológicos también mostró signos de advertencia. Se descubrió que los participantes estaban involucrados en uno o más comportamientos riesgosos, tales como: niveles insuficientes de actividad física, baja ingesta de frutas/verduras, tabaquismo, abuso de alcohol, uso de drogas ilícitas, participación en peleas, uso irregular de condones y comportamiento sedentario20-22.

En una revisión sistemática del estilo de vida, Pôrto et al.23 concluyeron que existe un consenso sobre la necesidad de algunas actitudes para mantener un estilo de vida saludable. Por lo tanto, se entiende que los adolescentes deben adoptar actitudes preventivas para su bienestar, porque según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mayoría de las amenazas a la salud se deben a factores de comportamiento como la inactividad física, el abuso de sustancias. y trastornos alimentarios24.

En alusión al componente de Nutrición, el promedio general mostró una posición crítica considerando la positividad en la escala del puntaje 2. Situación similar a la encontrada en otros estudios11-17. En un estudio de Vasconcelos et al.25, encontraron que el 78.3% de los adolescentes comía en la escuela con galletas, jugos, bocadillos y refrescos y solo el 21.7% comía frutas. Dividiendo algunos de estos resultados, Maria et al.26 señalaron en su investigación que, en general, los adolescentes tenían un comportamiento positivo, pero el hábito de comer en restaurantes de comida rápida era preocupante. Farias, Souza y Santos7 ya encontraron un nivel satisfactorio en el comportamiento nutricional de sus investigados, destacando una mayor positividad en los hombres.

Según Noll et al.27, el perfil actual de los hábitos alimenticios se basa en el alto consumo de productos grasos, especialmente ricos en grasas saturadas y trans, azúcares simples, sodio, conservantes y con pequeñas cantidades de fibra y micronutrientes, especialmente alimentos preparados o procesados para consumo en detrimento de productos frescos. Además, es probable que los hábitos formados en la infancia y la adolescencia continúen hasta la edad adulta y el sobrepeso es un factor de riesgo para otras enfermedades como el síndrome cardiovascular, metabólico, diabetes y algunos tipos de cáncer.

En cuanto al componente de control del estrés, presentó un promedio similar a otros estudios11,17,26. Contrariamente a estos hallazgos, la investigación ha demostrado comportamientos positivos en este componente del estilo de vida. En este elemento, Westphael et al.12 observaron un puntaje de 2.29% y Farias, Souza y Santos7 consideraron un comportamiento insatisfactorio en un pequeño número de adolescentes.

En la concepción de Flausino et al.17, el estrés está constituido por factores sociales, ambientales y físicos. El control del estrés es una obligación continua y vital en la vida urbana y el mundo moderno. Situación requerida por la sucesión acumulativa de estresores, que exigen una adaptación constante en la vida cotidiana de los individuos.

Por lo tanto, el estrés generalmente se debe al estilo de vida que adopta el individuo y la forma en que se enfrenta la adversidad. Es posible que el sujeto no se sienta capaz de eliminar las situaciones que lo causan, pero las estrategias para responder a estas situaciones pueden cambiarse2.


CONCLUSION

Este análisis demostró que el estilo de vida general de los adolescentes en los cursos técnicos integrados con la escuela secundaria IFCE en el municipio de Crato requiere atención. Los hombres obtuvieron resultados más satisfactorios que las niñas en todos los componentes del Perfil de estilo de vida individual. Aunque ambos sexos eran vulnerables, las mujeres tenían un mayor grado.

Vale la pena señalar que promover un estilo de vida saludable implica una mejor calidad de vida. También es digno de mención que esta promoción es responsabilidad de toda la sociedad, comenzando en el entorno familiar y perpetuando en las diversas instancias que apoyan al adolescente, incluidos los educadores allí.

La escuela tiene al maestro de educación física como un instrumento motivador para la adopción de hábitos de estilo de vida saludables, y cuanto antes se incorporen estos hábitos, más fácil será consolidarse en la edad adulta. También es importante observar más de cerca a las niñas para identificar qué razones interfieren con la adhesión a mejores actitudes para su bienestar físico, social y mental, ya que los niños tuvieron puntajes más altos que los suyos.

Vale la pena señalar un punto fuerte de esta investigación revelada en la participación del 60% de los adolescentes matriculados en el año 2018. Sin embargo, se deben presentar algunas limitaciones: en cuanto al instrumento Perfil de estilo de vida individual, no ofrece al investigador el resultado de EV, sino más bien la explicación de esta construcción, ya que está marcada marcadamente por la subjetividad. En cuanto a los hallazgos, se refieren a los adolescentes de los cursos técnicos integrados a la escuela secundaria de una institución de educación federal de la ciudad de Crato / CE, y no pueden generalizarse a aquellos que, por alguna razón, están fuera de la escuela, a otros estudiantes de secundaria o para quienes viven en otras áreas o regiones. También es un estudio transversal que no permite inferencias de causa y efecto.


REFERENCIAS

1. The WHOQOL Group. The World Health Organization quality of life assessment (WHOQOL): position paper from the World Health Organization. Social Science and Medicine 1995; 10:1403-09.

2. Nahas M V. Atividade física, saúde e qualidade de vida: conceitos e sugestões para um estilo de vida ativo. Londrina: Midiograf; 2010. 318p.

3. Moreira RM, Boery EN, Oliveira DC, Sales ZN, Boery RNSO, Teixeira JRB et al. Representações Sociais de adolescentes sobre qualidade de vida: um estudo de base estrutural. Ciênc. saúde coletiva. 2015 Jan [acesso 2018 Dez 02]; 20(1): 49-56. Disponível em: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&∓pid=S1413-81232015000100049∓lng=en.

4. Rafhaelli CO, Pretto ADB, Dutra GF. Prevalência de hábitos de vida em escolares de um Município do Sul do Brasil. Adolesc. Saúde. 2016 [acesso 2018 nov 22];13(2): 16-23. Disponível em: http://www.adolescenciaesaude.com/detalhe_artigo.asp?id=553.

5. Silveira MF, Almeida JC, Freire RS, Ferreira RC, Martins AEBL, Marcopito LF. Qualidade de vida entre adolescentes: estudo seccional empregando o SF-12. Ciênc. saúde coletiva. 2013 Jul [acesso 2018 Jul 13]; 18(7): 2007-15. Disponível em: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&∓pid=S1413-81232013000700016&∓lng=en.

6. Fonseca FF, Sena RKR, Santos RLA. Dias OV, Costa SM. The vulnerabilities in childhood and adolescence and the Brazilian public policy intervention. Rev. paul. pediatr. 2013 jun [acesso 2018 Jul 13]; 31(2): 258-64. Disponível em: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&∓pid=S0103-05822013000200019&∓lng=en.

7. Farias ES, Souza LG, Santos JP. Estilo de vida de escolares adolescentes. Adolesc. Saúde. 2016 [acesso 2018 Nov 4];  13 (2):40-9, Disponível em: http://www.adolescenciaesaude.com/detalhe_ artigo.asp?id=556.

8. Brasil. Resolução Nº 466 de 12 de dezembro de 2012. Aprova as diretrizes e normas regulamentadoras de pesquisas envolvendo seres humanos. Diário Oficial da República Federativa do Brasil, Brasília, DF; 2013.

9. Nahas MV, Barros MVG, Francalacci V. O pentáculo do bem-estar: base conceitual para avaliação do estilo de vida de indivíduos ou grupos. Rev. bras. ativ. fís. saúde. 2000 [acesso 2018 Jun 30]; 5(2). Disponível em: http://rbafs.org.br/RBAFS/article/view/1002/1156.

10. Ponte Neto VF, Coelho MMF; MIRANDA KCL, Cabral RL, Beserra ST F, Almeida P C. Análise dos comportamentos de risco entre adolescentes escolares. Rev enferm UFPE. 2015 [acesso 2018  Abr 14];  9(Supl.3):7572-81.  Disponível em: https://periodicos.ufpe.br/revistas/revistaenfermagem/article/download/10496/11360.

11. Orsano VSM, Lopes RS, Andrade DT, Prestes J. Estilo de vida e níveis de aptidão física relacionada à saúde em adolescentes de Demerval Lobão/PI. R. bras. Ci. e Mov. 2010 [acesso 2018  jul 9]; 18(4):81-89. Disponível em: https://bdtd.ucb.br/index.php/RBCM/ article/viewFile/2419/1804.

12. Westphal PV, Mascarenhas LPG, Queiroga MR, Grzelczak MT, Souza WC. Avaliação da qualidade de vida em adolescentes do ensino médio do município de Canoinhas/SC. Rev. Bras. Qualidade de vida. 2016 [acesso 2018  jul 9]; 8(3):218-28. Disponível em: https://periodicos.utfpr.edu.br/rbqv/article/view/4090.

13. Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística. Pesquisa nacional de saúde do escolar. 2016 [acesso 2018 Jul 9]. Disponível em: https://biblioteca.ibge.gov.br/visualizacao/livros/liv97870.pdf.

14. Global School. Based student health survey: Guatemala. 2015 [acesso 2018  Ago 20]. Disponível em: http://www.who.int/ncds/surveillance/gshs/gshs_fs_guatemala_2015.pdf.

15. Matias ST, Martina KSBR, Camilie PS, Alexandro A. Hábitos de atividade física e lazer de adolescentes. Pensar a Prática. 2012 [acesso 2018  Mar 11]; 15(3): 551-820, Disponível em: https://www.revistas.ufg.br/fef/article/view/14744.

16. Fermino RC, Rech CR, Hino AA, Rodriguez ACR, Reis RS. Physical activity and associated factors in high-school adolescents in Southern Brazil. Rev Saude Publica. 2010 [citado 2018 Jun 30]; 44(6):986-95. Disponível em: http://www.scielo.br/pdf/rsp/v44n6/en_1886.pdf.

17. Flausino NH, Noce F, Mello MT, Ferreira RM, Penna EP, Costa VT. Estilo de vida de adolescentes de uma escola pública e de uma particular. R. Min. Educ. Fís. 2012 [acesso 2018 Jun 30]; 1: 491-500, 2012. Disponível em: https://www.researchgate.net/.../publication/...Estilo_de_vida_de_adolescentes_de_um

18. Garcia IC, Alexandre MC, Pereira LT, Manoel DBM, Santos LA; Cardos AL et al. Parâmetros qualidade de vida e aptidão física de alunos em idade escolar na cidade de Içara/SC. Coleção Pesquisa em Educação Física. 2015 [acesso 2018  Jun 11]; 14(4) 1981-4313. Disponível em: https://ecitydoc.com/download/fontoura-virtual_pdf.

19. Marques LCSS, Samanta GS, Ademar Júnior AS, Lídia ASO. Perfil do estilo de vida individual em universitários de diferentes formações do interior de Goiás. Revista Movimenta. 2017 [acesso 2018  Mar 15]; 10(2):230-36. Disponível em: http://www.revista.ueg.br/index.php/movimenta/ article/view/5875.

20. Brito AS, Hardman CM, Barros MVG. Prevalence and factors associated with the co-occurrence of health risk behaviors in adolescents. Rev. paul. pediatr. [acesso 2018  Jun 11];  33(4): 423-30. Disponível em: http://www.scielo.br/pdf/rpp/v33n4/0103-0582-rpp-33-04-0423.pdf.

21. Coutinho RX, Santos WM, Folmer V, Puntel RL. Prevalência de comportamentos de risco em adolescentes. Cad. saúde colet.  2013  [acesso  2018  Set 03];  21(4): 441-49. Disponível em: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1414-462X2013000400013&lng=en.

22. Farias JR JC, Nahas MV, Barros MVG, Loch MR, Elusa SA. Oliveira ESA et al. Comportamentos de risco à saúde em adolescentes no sul do Brasil: prevalência e fatores associados. Rev. Panam Salud Publica. 2009 [acesso  2018 Ago 23]; 25(4):344-52. Disponível em: http://www.scielop.org/scielo.php?script=sci_arttexxt&pid=S1020.

23. Pôrto EF, Kümpel C, Castro AAM. Oliveira IM, Alfieri FM. Como o estilo de vida tem sido avaliado: revisão sistemática. Acta Fisiatr.  2015 [acesso  2018  Ago  23]; 22(4):199-205. Disponível em: http://www.revistas.usp.br/actafisiatrica/article/view/122509.

24. Vieira TPF, Alves NJCRC, Lima DCS, Dias CSL, Fonseca AMLFM. Assimetrias regionais. Que diferenças nos estilos de vida e na satisfação com a vida dos adolescentes? Um estudo realizado em alunos do 3º ciclo do Ensino Básico em Portugal. Ciênc. saúde coletiva. 2015  Jan [acesso 2018 Nov 03]; 20(1): 17-28. Disponível em: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1413-81232015000100017&lng=en.

25. Vasconcelos TB, Lima AS, Farias MSQ, Câmara TMS, Pontes SMM, Sausa CT et al. Estilo de vida de adolescentes das escolas públicas de ensino fundamental, em Fortaleza/CE, em relação ao risco de hipertensão. J Health Biol Sci. 2013 [acesso 2017 Nov 03]; 1(1):10-5. Disponível em: http://www.periodicos.unichristus.edu.br/index.php/jhbs/article/view/3.

26. Maria WB, Guimarães ACA, Matias TS. Estilo de vida de adolescentes de escolas públicas e privadas de Florianópolis-SC. J Phys Educ. 2009 [acesso 2017 Nov 3]; 20(4):615-23. Disponível em: http://www.periodicos.uem.br/ojs/index.php/RevEducFis/article/view/6943.

27. Noll PRS, Noll M, Neto JLR, Vilela PM. Perfil antropométrico e hábitos alimentares de escolares de diferentes redes de ensino. Adolesc Saude. 2016 [acesso 2018 Nov 3]; 13(4):15-24. Disponível em: http://www.adolescenciaesaude.com/detalhe_artigo.asp?id=615.
GN1 © 2004-2020 Revista Adolescência e Saúde. Fone: (21) 2868-8456 / 2868-8457
Núcleo de Estudos da Saúde do Adolescente - NESA - UERJ
Boulevard 28 de Setembro, 109 - Fundos - Pavilhão Floriano Stoffel - Vila Isabel, Rio de Janeiro, RJ. CEP: 20551-030.
E-mail: revista@adolescenciaesaude.com